Viernes, 23 Junio 2017

15   Banner   Publicite Aqui

10   Banner    Anunciate Aqui

 Jesús evangelizando Jesús evangelizando Sígueme.net

Miguel Manzanera: "Descendió a los infiernos"

Abr 19, 2017

Tal como los cristianos recitamos en el Credo, Jesucristo “Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día resucitó de entre los muertos y subió a los cielos…”. Posiblemente muchos creyentes que repiten está oración no saben explicar que significa la frase “Descendió a los infiernos”. A nuestro juicio, sin embargo, esta frase tiene gran importancia para comprender la totalidad del plan divino de salvación, profetizado en la Biblia y realizado en Cristo Jesús.

Que Jesús murió en la cruz es un hecho atestiguado por quienes presenciaron su agonía. El apóstol Juan relata la presencia al pie de la cruz de la Virgen María, de María Magdalena y de otras mujeres seguidoras de Jesús (Jn 19, 25). El evangelio de Mateo menciona que al morir Jesús tembló la tierra y las rocas se hendieron, algunos sepulcros se abrieron y muchos cuerpos de santos y difuntos resucitaron y se aparecieron a muchas personas (Mt 27, 51-53).

Según la creencia hebrea los terremotos, frecuentes en Israel, muchas veces eran producidos por la apertura violenta del “sheol” o “hades” (en hebreo y en griego), lugar ubicado en las entrañas de la tierra, que en el Credo recibe el nombre de “infiernos” o sea lugares inferiores donde bajaban las sombras de los difuntos y allí esperaban el juicio final de sus obras según la Ley de Moisés, codificada en el Decálogo y en la Biblia.

Para entender el significado del “sheol” en tiempos de Jesús, hay que remontarse hacia etapas anteriores de la historia de la salvación o sea el Antiguo Testamento. El ángel Satán o sea el Tentador estaba encargado de comprobar la fe de los hombres a los que tentaba, exponiéndolos muchas veces en situaciones extremas como se muestra en el caso de Job (Job, capítulos 1 y 2) y también en el del mismo Jesús.

Como consecuencia de estas tentaciones muchas personas caían en el pecado y, al morir, no podían ser admitidas en el Reino de los Cielos. Mientras sus cuerpos se corrompían en el sepulcro, su sombra era llevada al “sheol”. Allí permanecían indefinidamente encerrados con llave bajo el poder de Satán, quien ejercía el cargo de fiscal y castigaba manteniendo en el sheol a quienes no habían cumplido la Ley de Moisés (Hb 2, 14-18).

Para liberarnos de esa grave injusticia el Hijo de Dios se hizo hombre en el seno de la Virgen María tomando nuestra naturaleza humana. Jesús fue tentado por Satán, incluso de manera extrema de la cruz, pero supo resistir a las tentaciones confiando en su Padre Dios, muriendo y entregándole su Espíritu. La muerte de Jesús puso de manifiesto la maldad del Satán quien con el pretexto de probar la fe de los hombres, los sometía a graves tentaciones para llevarlos después de la muerte al sheol.

Por eso Jesús se solidarizó con los difuntos, sufriendo su misma suerte, y descendió a los infiernos. Allí predicó el evangelio de la salvación a quienes vivían en sombras de muerte. Muchos de ellos creyeron en Jesús y fueron llevados por Él al Reino celestial. Esta evangelización de Jesús es testimoniada en la primera carta del apóstol Pedro, cabeza de la naciente Iglesia en Roma: “Por eso hasta a los muertos se les ha anunciado la Buena Nueva, para que, condenados en carne, según los hombres, vivan en Espíritu según Dios” (1 Pe 4, 6).

Al quedar desvelada la malicia de Satán, Dios le retiró su confianza y envió al Arcángel Miguel con los ángeles buenos a luchar contra el Diablo y sus secuaces rebeldes que fueron derrotados, expulsados del cielo y arrojados a la tierra (Ap 12, 7-17). Jesús fue premiado por su fidelidad y habilitado por la Santa Rúaj (Espíritu) para volver a la vida terrena a completar su misión de evangelizar.

Al tercer día de su muerte Jesucristo resucitó, retomando su cadáver yacente en el sepulcro y transformándolo en cuerpo glorioso. No hubo testimonio directo de ese momento, pero varias personas sintieron un gran movimiento telúrico, atribuido al Ángel del cielo que hizo rodar la enorme piedra circular que cerraba la gruta del sepulcro (Mt 28, 2). Según una tradición piadosa Jesús resucitado se apareció a la Virgen María para consolarla y darle la nueva misión de ser su Esposa y Madre de la Iglesia. Los evangelios narran la aparición de Jesús a las mujeres que le seguían y a los apóstoles para infundirles su propia Rúaj, preparándoles para la gran fiesta de Pentecostés.

Con ello Jesús cumplió la etapa de su vida terrena. En el Credo se recoge sucintamente esta verdad del descenso a los infiernos, que no es fácil de entender en la mentalidad moderna, no raras veces cerrada a la actuación sobrenatural de Dios y a su misma existencia. La resurrección de Jesús es la prueba definitiva de nuestra fe en Él como Juez Salvador de vivos y muertos.

 

Información adicional

  • Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor: Miguel Manzanera SJ

Ultimas noticias - Analisis

15 - Banner - Publicite Aqui

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

monsenor Tito Solari

 artes velas

 06 - Infodecom - Diakonia

11   Infodecom   Religion Digital

banner papa francisco sitio web 2015

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom