Jueves, 08 Diciembre 2016

15   Banner   Publicite Aqui

10   Banner    Anunciate Aqui

INFODECOM SE ADHIERE A LAS BODAS DE PLATA DE MONS. SOLARI

Mar 07, 2012

Los buenos conocedores de Bolivia, habrán escuchado decir – no con poca picardía – que Cochabamba es un pequeño Vaticano; esto debido al gran número de congregaciones y comunidades religiosas, que el maravilloso clima de “La Llajta”, y su ubicación en el corazón de Bolivia y, porque no, de América Latina; ha invitado a echar raíces para levantar tantas comunidades. Lo que aún no se ha escuchado es que: si la arquidiócesis de Cochabamba es un pequeño Vaticano, entonces el Arzobispo es un pequeño Sumo Pontífice!

Esta pequeña deducción lógica, no quiere más que llamar la atención de nuestros lectores hacia una persona especial en una ocasión especial, Mons. Solari este 19 de marzo cumple 25 años como obispo, es decir como pastor, maestro y padre de la Iglesia.

Por este motivo hemos decidido homenajearlo plasmando en nuestra portada durante este mes el “reclaim”  de su aniversario; de hecho nuestro periódico virtual nació en el seno de su casa arzobispal y como buen padre que es, un día dejo que esta iniciativa volara por sí sola, bajo la protección también de otros pastores que sí creyeron que la Buena Noticia no puede amarrarse sólo a estructuras rígidas.


Fue su vocación de entrega que lo ha traído hasta Cochabamba y todavía parecen resonar en la catedral las palabras que el sacerdote Enrique Jiménez (Q.D.G.) pronunció en la misa de su posesión como arzobispo de Cochabamba: “bienvenido mons. Solari, a la temida arquidiócesis de Cochabamba”.

De Mons. Solari, se podrá decir, en honor a la verdad, que es un hombre que ha pasado haciendo y sembrando el bien. Este padre, pastor y maestro ha sido bendecido con algunos dones particulares que los ha puesto al total servicio de su vocación sacerdotal.

Al sumarnos pues, a la nutrida agenda de festejos que prepara la arquidiócesis de Cochabamba para celebrar a su Pastor, este pequeño periódico presenta esta nota para sumarse tímidamente a la fiesta valluna con las que se alzarán pañuelos blancos para saludar los 25 años de nuestro “cristiano”, como llama él mismo a sus amigos.

¡Felicidades Mons. Tito!