Infodecom - Información de la comunidad
director

director

URL del sitio web: http://www.infodecom.net

En los ambientes del Equipo Pastoral Rural (EPARU) durante varios días se desarrolló el cursillo para animadores religiosos de las comunidades campesinas e indígenas que son atendidas por la iglesia beniana a través del acompañamiento de las hermanas vicentinas Maritza García y Geralda.

Alrededor de setenta animadores religiosos y religiosas salieron fortalecidos en dicho cursillo que fue clausurado este martes16 de diciembre con una eucaristía presidida por monseñor Julio María Elías, quien los instó a continuar su labor misionera anunciando la palabra de Dios y viviendo en unidad con las familias de sus comunidades.
Uno de los objetivos del cursillo fue la preparación para celebrar la navidad en las comunidades donde no habrá la presencia de sacerdotes en todo un Beni donde el vicariato tiene responsabilidad en seis provincias y actualmente solo cuenta con 23 sacerdotes. “Ellos son los que hacen posible que la comunidad viva el nacimiento del hijo de Dios, hijo de María el que nos trae la paz, el que hace posible que compartamos en familia y vivamos realmente como hermanos, yo estoy feliz de clausurar este cursillo porque además han estado viendo el evangelio de San Marco lo que les va a ayudar los domingos donde ellos puedan animar a la comunidad para ir viendo que es lo que quiere decir Jesús en ese momento en que está haciendo el milagro, o está anunciando la buena nueva”, manifestó Mons. Julio María.

Serafín Moye Jou animador religioso de la comunidad Bella Selva dijo que ellos cumplen una labor importante en sus comunidades. “somos animadores y misioneros que llevamos varios años esta misión, somos los que preparamos las celebraciones y festividades religiosas con nuestras costumbres y tradiciones” afirmó Moye. Quien además expresó que uno de los desafíos que hoy tiene la iglesia beniana es promover nuevas vocaciones sacerdotales que hace tanta falta.

por  Romy Suárez A. para Iglesia Viva,

Darío Menor.  Ciudad del Vaticano.

El Papa Francisco no sólo habla de paz y reza por ella, también la construye. En el día en que celebraba su 78 cumpleaños se supo que ha sido el muñidor del acuerdo por el que Estados Unidos y Cuba comenzarán a hacer las paces. El Pontífice ha escrito en los últimos meses a los presidentes Barack Obama y Raúl Castro para que resolvieran el principal escollo que impedía retomar las relaciones, la cuestión de los presos retenidos en los dos países. La Santa Sede también se convirtió en sede de las negociaciones, pues el pasado mes de octubre acogió un encuentro entre las delegaciones de Washington y de La Habana. Según indicó la Secretaría de Estado del Vaticano en un comunicado, Francisco «se complace vivamente por la histórica decisión de los Gobiernos de EE UU y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas, con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia reciente».

El Vaticano se compromete ahora a seguir apoyando el «diálogo constructivo sobre temas delicados». Con estas palabras se refiere a los próximos pasos adelante que podrían dar ambas naciones para llegar a una supresión total del bloqueo. Para ello pone a disposición sus «buenos oficios», gracias a los cuales se han favorecido las conversaciones de las que han surgido «soluciones satisfactorias» para las dos partes. «La Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivos ciudadanos», dice el comunicado de la Secretaría de Estado, el organismo de la Curia romana encargado de las relaciones entre el Vaticano y los otros países.

La labor de mediador del obispo de Roma fue aplaudida por el propio Obama, quien destacó su implicación «personal» para que Washington y La Habana normalizaran sus relaciones diplomáticas. «Quiero darle las gracias al Papa Francisco, que sabe indicar cómo debe ser el mundo», dijo el inquilino de la Casa Blanca. El líder demócrata fue recibido por el Pontífice en el Vaticano el pasado mes de marzo. La audiencia privada que mantuvieron duró 52 minutos, casi el doble de lo habitual en estos encuentros, lo que hace pensar que ya entonces hablaron de Cuba, pues las negociaciones habrían comenzado hace 18 meses, según «The New York Times».

ADVERTISEMENT

En particular, el Vaticano habría ejercido un papel crucial en la liberación de Alan Gross, el estadounidense encarcelado desde 2009 en Cuba cuando trabajaba para un organismo oficial de desarrollo de su país. Estaba detenido bajo cargos de «espionaje». La luz verde de La Habana a la excarcelación de Gross y de un agente secreto cuya identidad no fue hecha pública permitió a su vez que Washington pusiera en libertad a los espías cubanos. Ésas eran las «cuestiones humanitarias de común interés» a las que hacía referencia la Santa Sede y cuya resolución permite empezar «una nueva fase».

Junto al Vaticano, el otro gran mediador en el establecimiento de las relaciones ha sido Canadá, en cuyo territorio se celebraron las reuniones entre ambas delegaciones. Canadá fue «indispensable» para mantener estos encuentros secretos, explicaron fuentes de la Casa Blanca, que aclararon que funcionarios de aquel país no participaron en las negociaciones. El primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper, dijo que su nación estaba «encantada» de haber acogido estas «conversaciones importantes» y deseó un futuro para Cuba que tenga en cuenta los «valores fundamentales de la libertad, la democracia y los derechos humanos».

 


Comunicado de la Secretaría de Estado

El Santo Padre se complace vivamente por la histórica decisión de los Gobiernos de los Estados Unidos de América y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas, con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia reciente.
En el curso de los últimos meses, el Santo Padre Francisco ha escrito al Presidente de la República de Cuba, el Excelentísimo Señor Raúl Castro, y al Presidente de los Estados Unidos, el Excelentísimo Señor Barack H. Obama, invitándoles a resolver cuestiones humanitarias de común interés, como la situación de algunos detenidos, para dar inicio a una nueva fase de las relaciones entre las dos Partes.
La Santa Sede, acogiendo en el Vaticano, el pasado mes de octubre, a las Delegaciones de los dos Países, ha querido ofrecer sus buenos oficios para favorecer un diálogo constructivo sobre temas delicados, del que han surgido soluciones satisfactorias para ambas Partes. La Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos Naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivos ciudadanos.

Vaticano, 17 de diciembre de 2014

Víctor Manuel Fernández se ha ganado el lugar de “el teólogo de confianza de Bergoglio”. Su sencillez pastoral y su gran capacidad intelectual fueron características que el entonces cardenal valoró enormemente mientras fue gran canciller de la Universidad Católica Argentina. Sin duda, esto ha llevado al ahora papa Francisco a convocarlo a participar del Sínodo para la Familia, formando parte de la Comisión para el Mensaje.

PREGUNTA: ¿Cómo vio al papa Francisco durante el intenso trabajo del Sínodo?
RESPUESTA: Lo vi con una inmensa paciencia para escuchar sin intervenir. Si bien el clima del Sínodo en general fue bueno, algunas intervenciones parecían amenazantes, como dando a entender que se estaba corriendo el grave riesgo de caer en un peligroso relativismo. Pero donde hubo cierta violencia fue afuera del Aula, en los pasillos y en la calle. Allí algunos cardenales (muy pocos, no más de cinco) detenían a otros miembros del Sínodo para decirles que tuvieran cuidado con su conciencia, que estaban poniendo en riesgo la unidad de la Iglesia, e incluso que debían pensar frente a Dios lo que iban a votar. Yo fui testigo de una escena lamentable de falta de respeto hacia un sacerdote, y supe por narración directa que algunos cardenales latinoamericanos fueron abordados para reclamarles que tuvieran mucho cuidado. Sé que no tiene sentido escandalizarse, pero hay que reconocer que esto está lejos del estilo del papa Francisco y que estas actitudes le provocan un especial rechazo. Él solo se ha referido delicadamente y de modo tangencial a esas actitudes en el breve discurso final, donde también reafirmó su autoridad papal para disipar toda duda. En sus últimos años como cardenal, tanto él como otros obispos latinoamericanos sufrieron tratos no siempre amables de parte de algunos curiales en Roma, aunque siempre destacaron la bondad y la calidad humana del cardenal Ratzinger y luego del papa Benedicto XVI. Por eso, digo que ha sido muy paciente, como lo es siempre, porque a un año y medio de su elección no ha optado por rodearse solo de gente que goza con su estilo y con su pensamiento, y aún ha tenido la generosidad de invitar al Sínodo a personas con acentos muy diferentes a los suyos.

P: ¿Qué le impactó más de su persona?
R: En realidad, eso es todo lo que puedo decir, porque el Papa solo escuchó. Confirmo esto porque yo integré la Comisión que redactó el Mensaje y luego fui incorporado en la Comisión para la Relatio Finalis. Esto me permitió tener un trato directo con las autoridades del Sínodo, que en diversas ocasiones se refirieron a la libertad que les daba el Papa. Algunos de los borradores contenían imprecisiones, pero él prefería que fueran corregidas dentro del mismo proceso participativo del Sínodo.

P: ¿Cuáles son los conceptos teológicos que estuvieron en discusión?
R: Nunca estuvieron en discusión las convicciones básicas de la Iglesia sobre el matrimonio: indisolubilidad, unidad, apertura a la vida, etc. El Papa lo reafirmó en su discurso final. Pero la Iglesia siempre puede profundizar su doctrina. Si así no fuera, todavía aprobaría la esclavitud o la pena de muerte, recomendaría la monarquía como la forma de gobierno más perfecta o rechazaría que un no católico pudiera salvarse, etc. Cuando se dice que la doctrina es inmutable, hay que decir también que la comprensión que tiene la Iglesia sobre esa doctrina no es igualmente inmutable, sino que crece y madura. De todos modos, la Relatio Finalis ha reafirmado la indisolubilidad del matrimonio casi hasta la exageración, para disipar toda sospecha.

“El Papa no tiene prisa con las conclusiones”
Víctor Manuel Fernández ya tiene la vista puesta en el Sínodo de 2015: “Debería avanzar mucho más en las motivaciones teológicas y espirituales que alienten a los jóvenes a descubrir la hermosura del matrimonio y la familia”. Para el teólogo argentino, “de un modo o de otro, terminamos encerrados en cuestiones que tienen que ver con la ética sexual”. De ahí que considere que el camino hasta octubre pasa por abrir “un espacio de diálogo con los laicos, pero no solo con los que integran movimientos familiares y estructuras eclesiales”. Pero, ¿cuándo llegarán las conclusiones de Francisco? Para el Papa “el tiempo es superior al espacio, y por eso no tiene prisa”.

Divorciados vueltos a casar

P: ¿Y sobre el tema de los divorciados vueltos a casar…?
R: Aun cuando se habló de la posibilidad de que algunos divorciados vueltos a casar puedan comulgar, siempre se hizo reafirmando la indisolubilidad del vínculo. Lo único que se discute es que la indisolubilidad implique una imposibilidad absoluta de que todos los divorciados vueltos a casar puedan acceder a la Eucaristía. El punto de la Relatio referido a ese tema, de hecho, no asumió algunas argumentaciones que se habían mencionado en el Aula.

P: ¿Qué reflexión le merece la afirmación del cardenal Raymond Burke, que dijo a Vida Nueva que “en el Sínodo estuvo todo manipulado”?
R: Si es verdad que dijo eso, me da mucha pena. Yo no puedo comparar con otros sínodos, pero escuché a muchos cardenales y obispos y dicen que la libertad para participar con sinceridad ha sido mucho mayor en este. De hecho, cuando el Papa pidió que habláramos sin miedo, por algo lo decía. Entonces, si alguien dice que en este Sínodo estuvo todo manipulado, se entiende precisamente como un intento desesperado de manipular la opinión pública en contra del estilo de libertad y de creatividad que trajo el papa Francisco, poniéndolo bajo sospecha. Es parte de esa dinámica autorreferencial y autodefensiva de los que no aceptan perder poder y gastan enormes energías en defender el pasado y en poner el presente bajo una sombra de dudas. Varias veces escuché decir: “Aquí [en el Vaticano] siempre se habló de la misericordia”. No lo dudo, pero sería tonto desconocer que el papa Francisco ha puesto en la misericordia un acento inédito. ¿A qué se debe esa necesidad de ignorar las novedades que trae el Espíritu a través de Francisco? Es evidente que las estructuras caducas se resisten al cambio. La Iglesia ha acogido lo que aportó Juan Pablo II. También hemos acogido como un don de Dios la riqueza reflexiva de Benedicto XVI. Entonces, no seamos rígidos y aceptemos lo que Dios quiere traerle a la Iglesia a través del papa Francisco. De otro modo, en lugar de la fe en el carisma del sucesor de Pedro, y de la fidelidad al Espíritu que actúa en la Iglesia, lo que hay es la defensa violenta de una ideología filosófica. Si el Papa tiene esa ideología, lo adoro; pero si pone otros acentos, se convierte en un latinoamericano ignorante y peligroso que hay que tratar de limitar.

P: ¿Qué es lo más importante que ha dejado esta primera reunión del Sínodo para la Familia?
R: Lo más importante es que se ha destacado enormemente el lugar que tienen el matrimonio y la familia en el corazón de la Iglesia. Este es un fuerte mensaje para quienes insinuaban que al Papa no le interesaban estos temas. Hay avances reales. Todos salimos con una conciencia mucho más clara y profunda sobre la gran complejidad de las problemáticas matrimoniales y familiares.
Eso ayudó a que en los textos no aparecieran expresiones agresivas que en la Iglesia eran muy comunes hasta hace pocos años, que tenían que ver con teorías que no se encarnaban en la realidad concreta de la gente. Por otra parte, quedé insatisfecho. Habría deseado más avances en otros temas que preocupan y que considero más importantes que el de los divorciados.

P: Aun así, no me negará que es un tema polémico…
R: Es importante que algunos temas delicados y polémicos se hayan planteado con valentía. Si tenemos en cuenta que los párrafos sobre los divorciados vueltos a casar tuvieron un 60% de votos a favor, pocos años atrás eso era impensable, y yo mismo me sorprendí por ese nivel de aprobación. Dado que esos párrafos representan a más de la mitad, el Papa pidió que sigan siendo parte del documento que se discutirá a partir de ahora. Es decir, tengamos claro que no serán retirados, aunque no hayan alcanzado los dos tercios de los votos. No hay que olvidar, por otra parte, que el Mensaje del Sínodo asume que en esta primera etapa se comenzó a reflexionar “sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión”. Si bien la minoría más dura pedía que esto no se mencionara en el Mensaje, para cerrar el tema, esa petición no fue escuchada y el 95% de los miembros aprobó el Mensaje.

NICOLÁS MIRABET. BUENOS AIRES |

En el nº 2.919 de Vida Nueva

NICOLÁS MIRABET. BUENOS AIRES | Víctor Manuel Fernández se ha ganado el lugar de “el teólogo de confianza de Bergoglio”. Su sencillez pastoral y su gran capacidad intelectual fueron características que el entonces cardenal valoró enormemente mientras fue gran canciller de la Universidad Católica Argentina. Sin duda, esto ha llevado al ahora papa Francisco a convocarlo a participar del Sínodo para la Familia, formando parte de la Comisión para el Mensaje.

Víctor Manuel Fernández: “Las estructuras caducas se resisten al cambio” [extracto]

PREGUNTA: ¿Cómo vio al papa Francisco durante el intenso trabajo del Sínodo?
entrevista4RESPUESTA: Lo vi con una inmensa paciencia para escuchar sin intervenir. Si bien el clima del Sínodo en general fue bueno, algunas intervenciones parecían amenazantes, como dando a entender que se estaba corriendo el grave riesgo de caer en un peligroso relativismo. Pero donde hubo cierta violencia fue afuera del Aula, en los pasillos y en la calle. Allí algunos cardenales (muy pocos, no más de cinco) detenían a otros miembros del Sínodo para decirles que tuvieran cuidado con su conciencia, que estaban poniendo en riesgo la unidad de la Iglesia, e incluso que debían pensar frente a Dios lo que iban a votar. Yo fui testigo de una escena lamentable de falta de respeto hacia un sacerdote, y supe por narración directa que algunos cardenales latinoamericanos fueron abordados para reclamarles que tuvieran mucho cuidado. Sé que no tiene sentido escandalizarse, pero hay que reconocer que esto está lejos del estilo del papa Francisco y que estas actitudes le provocan un especial rechazo. Él solo se ha referido delicadamente y de modo tangencial a esas actitudes en el breve discurso final, donde también reafirmó su autoridad papal para disipar toda duda. En sus últimos años como cardenal, tanto él como otros obispos latinoamericanos sufrieron tratos no siempre amables de parte de algunos curiales en Roma, aunque siempre destacaron la bondad y la calidad humana del cardenal Ratzinger y luego del papa Benedicto XVI. Por eso, digo que ha sido muy paciente, como lo es siempre, porque a un año y medio de su elección no ha optado por rodearse solo de gente que goza con su estilo y con su pensamiento, y aún ha tenido la generosidad de invitar al Sínodo a personas con acentos muy diferentes a los suyos.

P: ¿Qué le impactó más de su persona?
R: En realidad, eso es todo lo que puedo decir, porque el Papa solo escuchó. Confirmo esto porque yo integré la Comisión que redactó el Mensaje y luego fui incorporado en la Comisión para la Relatio Finalis. Esto me permitió tener un trato directo con las autoridades del Sínodo, que en diversas ocasiones se refirieron a la libertad que les daba el Papa. Algunos de los borradores contenían imprecisiones, pero él prefería que fueran corregidas dentro del mismo proceso participativo del Sínodo.

P: ¿Cuáles son los conceptos teológicos que estuvieron en discusión?
R: Nunca estuvieron en discusión las convicciones básicas de la Iglesia sobre el matrimonio: indisolubilidad, unidad, apertura a la vida, etc. El Papa lo reafirmó en su discurso final. Pero la Iglesia siempre puede profundizar su doctrina. Si así no fuera, todavía aprobaría la esclavitud o la pena de muerte, recomendaría la monarquía como la forma de gobierno más perfecta o rechazaría que un no católico pudiera salvarse, etc. Cuando se dice que la doctrina es inmutable, hay que decir también que la comprensión que tiene la Iglesia sobre esa doctrina no es igualmente inmutable, sino que crece y madura. De todos modos, la Relatio Finalis ha reafirmado la indisolubilidad del matrimonio casi hasta la exageración, para disipar toda sospecha.

“El Papa no tiene prisa con las conclusiones”
Víctor Manuel Fernández ya tiene la vista puesta en el Sínodo de 2015: “Debería avanzar mucho más en las motivaciones teológicas y espirituales que alienten a los jóvenes a descubrir la hermosura del matrimonio y la familia”. Para el teólogo argentino, “de un modo o de otro, terminamos encerrados en cuestiones que tienen que ver con la ética sexual”. De ahí que considere que el camino hasta octubre pasa por abrir “un espacio de diálogo con los laicos, pero no solo con los que integran movimientos familiares y estructuras eclesiales”. Pero, ¿cuándo llegarán las conclusiones de Francisco? Para el Papa “el tiempo es superior al espacio, y por eso no tiene prisa”.

Divorciados vueltos a casar

entrevista1P: ¿Y sobre el tema de los divorciados vueltos a casar…?
R: Aun cuando se habló de la posibilidad de que algunos divorciados vueltos a casar puedan comulgar, siempre se hizo reafirmando la indisolubilidad del vínculo. Lo único que se discute es que la indisolubilidad implique una imposibilidad absoluta de que todos los divorciados vueltos a casar puedan acceder a la Eucaristía. El punto de la Relatio referido a ese tema, de hecho, no asumió algunas argumentaciones que se habían mencionado en el Aula.

P: ¿Qué reflexión le merece la afirmación del cardenal Raymond Burke, que dijo a Vida Nueva que “en el Sínodo estuvo todo manipulado”?
R: Si es verdad que dijo eso, me da mucha pena. Yo no puedo comparar con otros sínodos, pero escuché a muchos cardenales y obispos y dicen que la libertad para participar con sinceridad ha sido mucho mayor en este. De hecho, cuando el Papa pidió que habláramos sin miedo, por algo lo decía. Entonces, si alguien dice que en este Sínodo estuvo todo manipulado, se entiende precisamente como un intento desesperado de manipular la opinión pública en contra del estilo de libertad y de creatividad que trajo el papa Francisco, poniéndolo bajo sospecha. Es parte de esa dinámica autorreferencial y autodefensiva de los que no aceptan perder poder y gastan enormes energías en defender el pasado y en poner el presente bajo una sombra de dudas. Varias veces escuché decir: “Aquí [en el Vaticano] siempre se habló de la misericordia”. No lo dudo, pero sería tonto desconocer que el papa Francisco ha puesto en la misericordia un acento inédito. ¿A qué se debe esa necesidad de ignorar las novedades que trae el Espíritu a través de Francisco? Es evidente que las estructuras caducas se resisten al cambio. La Iglesia ha acogido lo que aportó Juan Pablo II. También hemos acogido como un don de Dios la riqueza reflexiva de Benedicto XVI. Entonces, no seamos rígidos y aceptemos lo que Dios quiere traerle a la Iglesia a través del papa Francisco. De otro modo, en lugar de la fe en el carisma del sucesor de Pedro, y de la fidelidad al Espíritu que actúa en la Iglesia, lo que hay es la defensa violenta de una ideología filosófica. Si el Papa tiene esa ideología, lo adoro; pero si pone otros acentos, se convierte en un latinoamericano ignorante y peligroso que hay que tratar de limitar.

P: ¿Qué es lo más importante que ha dejado esta primera reunión del Sínodo para la Familia?
R: Lo más importante es que se ha destacado enormemente el lugar que tienen el matrimonio y la familia en el corazón de la Iglesia. Este es un fuerte mensaje para quienes insinuaban que al Papa no le interesaban estos temas. Hay avances reales. Todos salimos con una conciencia mucho más clara y profunda sobre la gran complejidad de las problemáticas matrimoniales y familiares.
Eso ayudó a que en los textos no aparecieran expresiones agresivas que en la Iglesia eran muy comunes hasta hace pocos años, que tenían que ver con teorías que no se encarnaban en la realidad concreta de la gente. Por otra parte, quedé insatisfecho. Habría deseado más avances en otros temas que preocupan y que considero más importantes que el de los divorciados.

P: Aun así, no me negará que es un tema polémico…
R: Es importante que algunos temas delicados y polémicos se hayan planteado con valentía. Si tenemos en cuenta que los párrafos sobre los divorciados vueltos a casar tuvieron un 60% de votos a favor, pocos años atrás eso era impensable, y yo mismo me sorprendí por ese nivel de aprobación. Dado que esos párrafos representan a más de la mitad, el Papa pidió que sigan siendo parte del documento que se discutirá a partir de ahora. Es decir, tengamos claro que no serán retirados, aunque no hayan alcanzado los dos tercios de los votos. No hay que olvidar, por otra parte, que el Mensaje del Sínodo asume que en esta primera etapa se comenzó a reflexionar “sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión”. Si bien la minoría más dura pedía que esto no se mencionara en el Mensaje, para cerrar el tema, esa petición no fue escuchada y el 95% de los miembros aprobó el Mensaje

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/11/28/victor-manuel-fernandez-las-estructuras-caducas-se-resisten-al-cambio-2/#sthash.7n0rko8I.dpuf

NICOLÁS MIRABET. BUENOS AIRES | Víctor Manuel Fernández se ha ganado el lugar de “el teólogo de confianza de Bergoglio”. Su sencillez pastoral y su gran capacidad intelectual fueron características que el entonces cardenal valoró enormemente mientras fue gran canciller de la Universidad Católica Argentina. Sin duda, esto ha llevado al ahora papa Francisco a convocarlo a participar del Sínodo para la Familia, formando parte de la Comisión para el Mensaje.

Víctor Manuel Fernández: “Las estructuras caducas se resisten al cambio” [extracto]

PREGUNTA: ¿Cómo vio al papa Francisco durante el intenso trabajo del Sínodo?
entrevista4RESPUESTA: Lo vi con una inmensa paciencia para escuchar sin intervenir. Si bien el clima del Sínodo en general fue bueno, algunas intervenciones parecían amenazantes, como dando a entender que se estaba corriendo el grave riesgo de caer en un peligroso relativismo. Pero donde hubo cierta violencia fue afuera del Aula, en los pasillos y en la calle. Allí algunos cardenales (muy pocos, no más de cinco) detenían a otros miembros del Sínodo para decirles que tuvieran cuidado con su conciencia, que estaban poniendo en riesgo la unidad de la Iglesia, e incluso que debían pensar frente a Dios lo que iban a votar. Yo fui testigo de una escena lamentable de falta de respeto hacia un sacerdote, y supe por narración directa que algunos cardenales latinoamericanos fueron abordados para reclamarles que tuvieran mucho cuidado. Sé que no tiene sentido escandalizarse, pero hay que reconocer que esto está lejos del estilo del papa Francisco y que estas actitudes le provocan un especial rechazo. Él solo se ha referido delicadamente y de modo tangencial a esas actitudes en el breve discurso final, donde también reafirmó su autoridad papal para disipar toda duda. En sus últimos años como cardenal, tanto él como otros obispos latinoamericanos sufrieron tratos no siempre amables de parte de algunos curiales en Roma, aunque siempre destacaron la bondad y la calidad humana del cardenal Ratzinger y luego del papa Benedicto XVI. Por eso, digo que ha sido muy paciente, como lo es siempre, porque a un año y medio de su elección no ha optado por rodearse solo de gente que goza con su estilo y con su pensamiento, y aún ha tenido la generosidad de invitar al Sínodo a personas con acentos muy diferentes a los suyos.

P: ¿Qué le impactó más de su persona?
R: En realidad, eso es todo lo que puedo decir, porque el Papa solo escuchó. Confirmo esto porque yo integré la Comisión que redactó el Mensaje y luego fui incorporado en la Comisión para la Relatio Finalis. Esto me permitió tener un trato directo con las autoridades del Sínodo, que en diversas ocasiones se refirieron a la libertad que les daba el Papa. Algunos de los borradores contenían imprecisiones, pero él prefería que fueran corregidas dentro del mismo proceso participativo del Sínodo.

P: ¿Cuáles son los conceptos teológicos que estuvieron en discusión?
R: Nunca estuvieron en discusión las convicciones básicas de la Iglesia sobre el matrimonio: indisolubilidad, unidad, apertura a la vida, etc. El Papa lo reafirmó en su discurso final. Pero la Iglesia siempre puede profundizar su doctrina. Si así no fuera, todavía aprobaría la esclavitud o la pena de muerte, recomendaría la monarquía como la forma de gobierno más perfecta o rechazaría que un no católico pudiera salvarse, etc. Cuando se dice que la doctrina es inmutable, hay que decir también que la comprensión que tiene la Iglesia sobre esa doctrina no es igualmente inmutable, sino que crece y madura. De todos modos, la Relatio Finalis ha reafirmado la indisolubilidad del matrimonio casi hasta la exageración, para disipar toda sospecha.

“El Papa no tiene prisa con las conclusiones”
Víctor Manuel Fernández ya tiene la vista puesta en el Sínodo de 2015: “Debería avanzar mucho más en las motivaciones teológicas y espirituales que alienten a los jóvenes a descubrir la hermosura del matrimonio y la familia”. Para el teólogo argentino, “de un modo o de otro, terminamos encerrados en cuestiones que tienen que ver con la ética sexual”. De ahí que considere que el camino hasta octubre pasa por abrir “un espacio de diálogo con los laicos, pero no solo con los que integran movimientos familiares y estructuras eclesiales”. Pero, ¿cuándo llegarán las conclusiones de Francisco? Para el Papa “el tiempo es superior al espacio, y por eso no tiene prisa”.

Divorciados vueltos a casar

entrevista1P: ¿Y sobre el tema de los divorciados vueltos a casar…?
R: Aun cuando se habló de la posibilidad de que algunos divorciados vueltos a casar puedan comulgar, siempre se hizo reafirmando la indisolubilidad del vínculo. Lo único que se discute es que la indisolubilidad implique una imposibilidad absoluta de que todos los divorciados vueltos a casar puedan acceder a la Eucaristía. El punto de la Relatio referido a ese tema, de hecho, no asumió algunas argumentaciones que se habían mencionado en el Aula.

P: ¿Qué reflexión le merece la afirmación del cardenal Raymond Burke, que dijo a Vida Nueva que “en el Sínodo estuvo todo manipulado”?
R: Si es verdad que dijo eso, me da mucha pena. Yo no puedo comparar con otros sínodos, pero escuché a muchos cardenales y obispos y dicen que la libertad para participar con sinceridad ha sido mucho mayor en este. De hecho, cuando el Papa pidió que habláramos sin miedo, por algo lo decía. Entonces, si alguien dice que en este Sínodo estuvo todo manipulado, se entiende precisamente como un intento desesperado de manipular la opinión pública en contra del estilo de libertad y de creatividad que trajo el papa Francisco, poniéndolo bajo sospecha. Es parte de esa dinámica autorreferencial y autodefensiva de los que no aceptan perder poder y gastan enormes energías en defender el pasado y en poner el presente bajo una sombra de dudas. Varias veces escuché decir: “Aquí [en el Vaticano] siempre se habló de la misericordia”. No lo dudo, pero sería tonto desconocer que el papa Francisco ha puesto en la misericordia un acento inédito. ¿A qué se debe esa necesidad de ignorar las novedades que trae el Espíritu a través de Francisco? Es evidente que las estructuras caducas se resisten al cambio. La Iglesia ha acogido lo que aportó Juan Pablo II. También hemos acogido como un don de Dios la riqueza reflexiva de Benedicto XVI. Entonces, no seamos rígidos y aceptemos lo que Dios quiere traerle a la Iglesia a través del papa Francisco. De otro modo, en lugar de la fe en el carisma del sucesor de Pedro, y de la fidelidad al Espíritu que actúa en la Iglesia, lo que hay es la defensa violenta de una ideología filosófica. Si el Papa tiene esa ideología, lo adoro; pero si pone otros acentos, se convierte en un latinoamericano ignorante y peligroso que hay que tratar de limitar.

P: ¿Qué es lo más importante que ha dejado esta primera reunión del Sínodo para la Familia?
R: Lo más importante es que se ha destacado enormemente el lugar que tienen el matrimonio y la familia en el corazón de la Iglesia. Este es un fuerte mensaje para quienes insinuaban que al Papa no le interesaban estos temas. Hay avances reales. Todos salimos con una conciencia mucho más clara y profunda sobre la gran complejidad de las problemáticas matrimoniales y familiares.
Eso ayudó a que en los textos no aparecieran expresiones agresivas que en la Iglesia eran muy comunes hasta hace pocos años, que tenían que ver con teorías que no se encarnaban en la realidad concreta de la gente. Por otra parte, quedé insatisfecho. Habría deseado más avances en otros temas que preocupan y que considero más importantes que el de los divorciados.

P: Aun así, no me negará que es un tema polémico…
R: Es importante que algunos temas delicados y polémicos se hayan planteado con valentía. Si tenemos en cuenta que los párrafos sobre los divorciados vueltos a casar tuvieron un 60% de votos a favor, pocos años atrás eso era impensable, y yo mismo me sorprendí por ese nivel de aprobación. Dado que esos párrafos representan a más de la mitad, el Papa pidió que sigan siendo parte del documento que se discutirá a partir de ahora. Es decir, tengamos claro que no serán retirados, aunque no hayan alcanzado los dos tercios de los votos. No hay que olvidar, por otra parte, que el Mensaje del Sínodo asume que en esta primera etapa se comenzó a reflexionar “sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión”. Si bien la minoría más dura pedía que esto no se mencionara en el Mensaje, para cerrar el tema, esa petición no fue escuchada y el 95% de los miembros aprobó el Mensaje

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/11/28/victor-manuel-fernandez-las-estructuras-caducas-se-resisten-al-cambio-2/#sthash.7n0rko8I.dpuf

NICOLÁS MIRABET. BUENOS AIRES | Víctor Manuel Fernández se ha ganado el lugar de “el teólogo de confianza de Bergoglio”. Su sencillez pastoral y su gran capacidad intelectual fueron características que el entonces cardenal valoró enormemente mientras fue gran canciller de la Universidad Católica Argentina. Sin duda, esto ha llevado al ahora papa Francisco a convocarlo a participar del Sínodo para la Familia, formando parte de la Comisión para el Mensaje.

Víctor Manuel Fernández: “Las estructuras caducas se resisten al cambio” [extracto]

PREGUNTA: ¿Cómo vio al papa Francisco durante el intenso trabajo del Sínodo?
entrevista4RESPUESTA: Lo vi con una inmensa paciencia para escuchar sin intervenir. Si bien el clima del Sínodo en general fue bueno, algunas intervenciones parecían amenazantes, como dando a entender que se estaba corriendo el grave riesgo de caer en un peligroso relativismo. Pero donde hubo cierta violencia fue afuera del Aula, en los pasillos y en la calle. Allí algunos cardenales (muy pocos, no más de cinco) detenían a otros miembros del Sínodo para decirles que tuvieran cuidado con su conciencia, que estaban poniendo en riesgo la unidad de la Iglesia, e incluso que debían pensar frente a Dios lo que iban a votar. Yo fui testigo de una escena lamentable de falta de respeto hacia un sacerdote, y supe por narración directa que algunos cardenales latinoamericanos fueron abordados para reclamarles que tuvieran mucho cuidado. Sé que no tiene sentido escandalizarse, pero hay que reconocer que esto está lejos del estilo del papa Francisco y que estas actitudes le provocan un especial rechazo. Él solo se ha referido delicadamente y de modo tangencial a esas actitudes en el breve discurso final, donde también reafirmó su autoridad papal para disipar toda duda. En sus últimos años como cardenal, tanto él como otros obispos latinoamericanos sufrieron tratos no siempre amables de parte de algunos curiales en Roma, aunque siempre destacaron la bondad y la calidad humana del cardenal Ratzinger y luego del papa Benedicto XVI. Por eso, digo que ha sido muy paciente, como lo es siempre, porque a un año y medio de su elección no ha optado por rodearse solo de gente que goza con su estilo y con su pensamiento, y aún ha tenido la generosidad de invitar al Sínodo a personas con acentos muy diferentes a los suyos.

P: ¿Qué le impactó más de su persona?
R: En realidad, eso es todo lo que puedo decir, porque el Papa solo escuchó. Confirmo esto porque yo integré la Comisión que redactó el Mensaje y luego fui incorporado en la Comisión para la Relatio Finalis. Esto me permitió tener un trato directo con las autoridades del Sínodo, que en diversas ocasiones se refirieron a la libertad que les daba el Papa. Algunos de los borradores contenían imprecisiones, pero él prefería que fueran corregidas dentro del mismo proceso participativo del Sínodo.

P: ¿Cuáles son los conceptos teológicos que estuvieron en discusión?
R: Nunca estuvieron en discusión las convicciones básicas de la Iglesia sobre el matrimonio: indisolubilidad, unidad, apertura a la vida, etc. El Papa lo reafirmó en su discurso final. Pero la Iglesia siempre puede profundizar su doctrina. Si así no fuera, todavía aprobaría la esclavitud o la pena de muerte, recomendaría la monarquía como la forma de gobierno más perfecta o rechazaría que un no católico pudiera salvarse, etc. Cuando se dice que la doctrina es inmutable, hay que decir también que la comprensión que tiene la Iglesia sobre esa doctrina no es igualmente inmutable, sino que crece y madura. De todos modos, la Relatio Finalis ha reafirmado la indisolubilidad del matrimonio casi hasta la exageración, para disipar toda sospecha.

“El Papa no tiene prisa con las conclusiones”
Víctor Manuel Fernández ya tiene la vista puesta en el Sínodo de 2015: “Debería avanzar mucho más en las motivaciones teológicas y espirituales que alienten a los jóvenes a descubrir la hermosura del matrimonio y la familia”. Para el teólogo argentino, “de un modo o de otro, terminamos encerrados en cuestiones que tienen que ver con la ética sexual”. De ahí que considere que el camino hasta octubre pasa por abrir “un espacio de diálogo con los laicos, pero no solo con los que integran movimientos familiares y estructuras eclesiales”. Pero, ¿cuándo llegarán las conclusiones de Francisco? Para el Papa “el tiempo es superior al espacio, y por eso no tiene prisa”.

Divorciados vueltos a casar

entrevista1P: ¿Y sobre el tema de los divorciados vueltos a casar…?
R: Aun cuando se habló de la posibilidad de que algunos divorciados vueltos a casar puedan comulgar, siempre se hizo reafirmando la indisolubilidad del vínculo. Lo único que se discute es que la indisolubilidad implique una imposibilidad absoluta de que todos los divorciados vueltos a casar puedan acceder a la Eucaristía. El punto de la Relatio referido a ese tema, de hecho, no asumió algunas argumentaciones que se habían mencionado en el Aula.

P: ¿Qué reflexión le merece la afirmación del cardenal Raymond Burke, que dijo a Vida Nueva que “en el Sínodo estuvo todo manipulado”?
R: Si es verdad que dijo eso, me da mucha pena. Yo no puedo comparar con otros sínodos, pero escuché a muchos cardenales y obispos y dicen que la libertad para participar con sinceridad ha sido mucho mayor en este. De hecho, cuando el Papa pidió que habláramos sin miedo, por algo lo decía. Entonces, si alguien dice que en este Sínodo estuvo todo manipulado, se entiende precisamente como un intento desesperado de manipular la opinión pública en contra del estilo de libertad y de creatividad que trajo el papa Francisco, poniéndolo bajo sospecha. Es parte de esa dinámica autorreferencial y autodefensiva de los que no aceptan perder poder y gastan enormes energías en defender el pasado y en poner el presente bajo una sombra de dudas. Varias veces escuché decir: “Aquí [en el Vaticano] siempre se habló de la misericordia”. No lo dudo, pero sería tonto desconocer que el papa Francisco ha puesto en la misericordia un acento inédito. ¿A qué se debe esa necesidad de ignorar las novedades que trae el Espíritu a través de Francisco? Es evidente que las estructuras caducas se resisten al cambio. La Iglesia ha acogido lo que aportó Juan Pablo II. También hemos acogido como un don de Dios la riqueza reflexiva de Benedicto XVI. Entonces, no seamos rígidos y aceptemos lo que Dios quiere traerle a la Iglesia a través del papa Francisco. De otro modo, en lugar de la fe en el carisma del sucesor de Pedro, y de la fidelidad al Espíritu que actúa en la Iglesia, lo que hay es la defensa violenta de una ideología filosófica. Si el Papa tiene esa ideología, lo adoro; pero si pone otros acentos, se convierte en un latinoamericano ignorante y peligroso que hay que tratar de limitar.

P: ¿Qué es lo más importante que ha dejado esta primera reunión del Sínodo para la Familia?
R: Lo más importante es que se ha destacado enormemente el lugar que tienen el matrimonio y la familia en el corazón de la Iglesia. Este es un fuerte mensaje para quienes insinuaban que al Papa no le interesaban estos temas. Hay avances reales. Todos salimos con una conciencia mucho más clara y profunda sobre la gran complejidad de las problemáticas matrimoniales y familiares.
Eso ayudó a que en los textos no aparecieran expresiones agresivas que en la Iglesia eran muy comunes hasta hace pocos años, que tenían que ver con teorías que no se encarnaban en la realidad concreta de la gente. Por otra parte, quedé insatisfecho. Habría deseado más avances en otros temas que preocupan y que considero más importantes que el de los divorciados.

P: Aun así, no me negará que es un tema polémico…
R: Es importante que algunos temas delicados y polémicos se hayan planteado con valentía. Si tenemos en cuenta que los párrafos sobre los divorciados vueltos a casar tuvieron un 60% de votos a favor, pocos años atrás eso era impensable, y yo mismo me sorprendí por ese nivel de aprobación. Dado que esos párrafos representan a más de la mitad, el Papa pidió que sigan siendo parte del documento que se discutirá a partir de ahora. Es decir, tengamos claro que no serán retirados, aunque no hayan alcanzado los dos tercios de los votos. No hay que olvidar, por otra parte, que el Mensaje del Sínodo asume que en esta primera etapa se comenzó a reflexionar “sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión”. Si bien la minoría más dura pedía que esto no se mencionara en el Mensaje, para cerrar el tema, esa petición no fue escuchada y el 95% de los miembros aprobó el Mensaje

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/11/28/victor-manuel-fernandez-las-estructuras-caducas-se-resisten-al-cambio-2/#sthash.7n0rko8I.dpuf

NICOLÁS MIRABET. BUENOS AIRES | Víctor Manuel Fernández se ha ganado el lugar de “el teólogo de confianza de Bergoglio”. Su sencillez pastoral y su gran capacidad intelectual fueron características que el entonces cardenal valoró enormemente mientras fue gran canciller de la Universidad Católica Argentina. Sin duda, esto ha llevado al ahora papa Francisco a convocarlo a participar del Sínodo para la Familia, formando parte de la Comisión para el Mensaje.

Víctor Manuel Fernández: “Las estructuras caducas se resisten al cambio” [extracto]

PREGUNTA: ¿Cómo vio al papa Francisco durante el intenso trabajo del Sínodo?
entrevista4RESPUESTA: Lo vi con una inmensa paciencia para escuchar sin intervenir. Si bien el clima del Sínodo en general fue bueno, algunas intervenciones parecían amenazantes, como dando a entender que se estaba corriendo el grave riesgo de caer en un peligroso relativismo. Pero donde hubo cierta violencia fue afuera del Aula, en los pasillos y en la calle. Allí algunos cardenales (muy pocos, no más de cinco) detenían a otros miembros del Sínodo para decirles que tuvieran cuidado con su conciencia, que estaban poniendo en riesgo la unidad de la Iglesia, e incluso que debían pensar frente a Dios lo que iban a votar. Yo fui testigo de una escena lamentable de falta de respeto hacia un sacerdote, y supe por narración directa que algunos cardenales latinoamericanos fueron abordados para reclamarles que tuvieran mucho cuidado. Sé que no tiene sentido escandalizarse, pero hay que reconocer que esto está lejos del estilo del papa Francisco y que estas actitudes le provocan un especial rechazo. Él solo se ha referido delicadamente y de modo tangencial a esas actitudes en el breve discurso final, donde también reafirmó su autoridad papal para disipar toda duda. En sus últimos años como cardenal, tanto él como otros obispos latinoamericanos sufrieron tratos no siempre amables de parte de algunos curiales en Roma, aunque siempre destacaron la bondad y la calidad humana del cardenal Ratzinger y luego del papa Benedicto XVI. Por eso, digo que ha sido muy paciente, como lo es siempre, porque a un año y medio de su elección no ha optado por rodearse solo de gente que goza con su estilo y con su pensamiento, y aún ha tenido la generosidad de invitar al Sínodo a personas con acentos muy diferentes a los suyos.

P: ¿Qué le impactó más de su persona?
R: En realidad, eso es todo lo que puedo decir, porque el Papa solo escuchó. Confirmo esto porque yo integré la Comisión que redactó el Mensaje y luego fui incorporado en la Comisión para la Relatio Finalis. Esto me permitió tener un trato directo con las autoridades del Sínodo, que en diversas ocasiones se refirieron a la libertad que les daba el Papa. Algunos de los borradores contenían imprecisiones, pero él prefería que fueran corregidas dentro del mismo proceso participativo del Sínodo.

P: ¿Cuáles son los conceptos teológicos que estuvieron en discusión?
R: Nunca estuvieron en discusión las convicciones básicas de la Iglesia sobre el matrimonio: indisolubilidad, unidad, apertura a la vida, etc. El Papa lo reafirmó en su discurso final. Pero la Iglesia siempre puede profundizar su doctrina. Si así no fuera, todavía aprobaría la esclavitud o la pena de muerte, recomendaría la monarquía como la forma de gobierno más perfecta o rechazaría que un no católico pudiera salvarse, etc. Cuando se dice que la doctrina es inmutable, hay que decir también que la comprensión que tiene la Iglesia sobre esa doctrina no es igualmente inmutable, sino que crece y madura. De todos modos, la Relatio Finalis ha reafirmado la indisolubilidad del matrimonio casi hasta la exageración, para disipar toda sospecha.

“El Papa no tiene prisa con las conclusiones”
Víctor Manuel Fernández ya tiene la vista puesta en el Sínodo de 2015: “Debería avanzar mucho más en las motivaciones teológicas y espirituales que alienten a los jóvenes a descubrir la hermosura del matrimonio y la familia”. Para el teólogo argentino, “de un modo o de otro, terminamos encerrados en cuestiones que tienen que ver con la ética sexual”. De ahí que considere que el camino hasta octubre pasa por abrir “un espacio de diálogo con los laicos, pero no solo con los que integran movimientos familiares y estructuras eclesiales”. Pero, ¿cuándo llegarán las conclusiones de Francisco? Para el Papa “el tiempo es superior al espacio, y por eso no tiene prisa”.

Divorciados vueltos a casar

entrevista1P: ¿Y sobre el tema de los divorciados vueltos a casar…?
R: Aun cuando se habló de la posibilidad de que algunos divorciados vueltos a casar puedan comulgar, siempre se hizo reafirmando la indisolubilidad del vínculo. Lo único que se discute es que la indisolubilidad implique una imposibilidad absoluta de que todos los divorciados vueltos a casar puedan acceder a la Eucaristía. El punto de la Relatio referido a ese tema, de hecho, no asumió algunas argumentaciones que se habían mencionado en el Aula.

P: ¿Qué reflexión le merece la afirmación del cardenal Raymond Burke, que dijo a Vida Nueva que “en el Sínodo estuvo todo manipulado”?
R: Si es verdad que dijo eso, me da mucha pena. Yo no puedo comparar con otros sínodos, pero escuché a muchos cardenales y obispos y dicen que la libertad para participar con sinceridad ha sido mucho mayor en este. De hecho, cuando el Papa pidió que habláramos sin miedo, por algo lo decía. Entonces, si alguien dice que en este Sínodo estuvo todo manipulado, se entiende precisamente como un intento desesperado de manipular la opinión pública en contra del estilo de libertad y de creatividad que trajo el papa Francisco, poniéndolo bajo sospecha. Es parte de esa dinámica autorreferencial y autodefensiva de los que no aceptan perder poder y gastan enormes energías en defender el pasado y en poner el presente bajo una sombra de dudas. Varias veces escuché decir: “Aquí [en el Vaticano] siempre se habló de la misericordia”. No lo dudo, pero sería tonto desconocer que el papa Francisco ha puesto en la misericordia un acento inédito. ¿A qué se debe esa necesidad de ignorar las novedades que trae el Espíritu a través de Francisco? Es evidente que las estructuras caducas se resisten al cambio. La Iglesia ha acogido lo que aportó Juan Pablo II. También hemos acogido como un don de Dios la riqueza reflexiva de Benedicto XVI. Entonces, no seamos rígidos y aceptemos lo que Dios quiere traerle a la Iglesia a través del papa Francisco. De otro modo, en lugar de la fe en el carisma del sucesor de Pedro, y de la fidelidad al Espíritu que actúa en la Iglesia, lo que hay es la defensa violenta de una ideología filosófica. Si el Papa tiene esa ideología, lo adoro; pero si pone otros acentos, se convierte en un latinoamericano ignorante y peligroso que hay que tratar de limitar.

P: ¿Qué es lo más importante que ha dejado esta primera reunión del Sínodo para la Familia?
R: Lo más importante es que se ha destacado enormemente el lugar que tienen el matrimonio y la familia en el corazón de la Iglesia. Este es un fuerte mensaje para quienes insinuaban que al Papa no le interesaban estos temas. Hay avances reales. Todos salimos con una conciencia mucho más clara y profunda sobre la gran complejidad de las problemáticas matrimoniales y familiares.
Eso ayudó a que en los textos no aparecieran expresiones agresivas que en la Iglesia eran muy comunes hasta hace pocos años, que tenían que ver con teorías que no se encarnaban en la realidad concreta de la gente. Por otra parte, quedé insatisfecho. Habría deseado más avances en otros temas que preocupan y que considero más importantes que el de los divorciados.

P: Aun así, no me negará que es un tema polémico…
R: Es importante que algunos temas delicados y polémicos se hayan planteado con valentía. Si tenemos en cuenta que los párrafos sobre los divorciados vueltos a casar tuvieron un 60% de votos a favor, pocos años atrás eso era impensable, y yo mismo me sorprendí por ese nivel de aprobación. Dado que esos párrafos representan a más de la mitad, el Papa pidió que sigan siendo parte del documento que se discutirá a partir de ahora. Es decir, tengamos claro que no serán retirados, aunque no hayan alcanzado los dos tercios de los votos. No hay que olvidar, por otra parte, que el Mensaje del Sínodo asume que en esta primera etapa se comenzó a reflexionar “sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión”. Si bien la minoría más dura pedía que esto no se mencionara en el Mensaje, para cerrar el tema, esa petición no fue escuchada y el 95% de los miembros aprobó el Mensaje.

En el nº 2.919 de Vida Nueva

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/11/28/victor-manuel-fernandez-las-estructuras-caducas-se-resisten-al-cambio-2/#sthash.7n0rko8I.dpuf

NICOLÁS MIRABET. BUENOS AIRES | Víctor Manuel Fernández se ha ganado el lugar de “el teólogo de confianza de Bergoglio”. Su sencillez pastoral y su gran capacidad intelectual fueron características que el entonces cardenal valoró enormemente mientras fue gran canciller de la Universidad Católica Argentina. Sin duda, esto ha llevado al ahora papa Francisco a convocarlo a participar del Sínodo para la Familia, formando parte de la Comisión para el Mensaje.

Víctor Manuel Fernández: “Las estructuras caducas se resisten al cambio” [extracto]

PREGUNTA: ¿Cómo vio al papa Francisco durante el intenso trabajo del Sínodo?
entrevista4RESPUESTA: Lo vi con una inmensa paciencia para escuchar sin intervenir. Si bien el clima del Sínodo en general fue bueno, algunas intervenciones parecían amenazantes, como dando a entender que se estaba corriendo el grave riesgo de caer en un peligroso relativismo. Pero donde hubo cierta violencia fue afuera del Aula, en los pasillos y en la calle. Allí algunos cardenales (muy pocos, no más de cinco) detenían a otros miembros del Sínodo para decirles que tuvieran cuidado con su conciencia, que estaban poniendo en riesgo la unidad de la Iglesia, e incluso que debían pensar frente a Dios lo que iban a votar. Yo fui testigo de una escena lamentable de falta de respeto hacia un sacerdote, y supe por narración directa que algunos cardenales latinoamericanos fueron abordados para reclamarles que tuvieran mucho cuidado. Sé que no tiene sentido escandalizarse, pero hay que reconocer que esto está lejos del estilo del papa Francisco y que estas actitudes le provocan un especial rechazo. Él solo se ha referido delicadamente y de modo tangencial a esas actitudes en el breve discurso final, donde también reafirmó su autoridad papal para disipar toda duda. En sus últimos años como cardenal, tanto él como otros obispos latinoamericanos sufrieron tratos no siempre amables de parte de algunos curiales en Roma, aunque siempre destacaron la bondad y la calidad humana del cardenal Ratzinger y luego del papa Benedicto XVI. Por eso, digo que ha sido muy paciente, como lo es siempre, porque a un año y medio de su elección no ha optado por rodearse solo de gente que goza con su estilo y con su pensamiento, y aún ha tenido la generosidad de invitar al Sínodo a personas con acentos muy diferentes a los suyos.

P: ¿Qué le impactó más de su persona?
R: En realidad, eso es todo lo que puedo decir, porque el Papa solo escuchó. Confirmo esto porque yo integré la Comisión que redactó el Mensaje y luego fui incorporado en la Comisión para la Relatio Finalis. Esto me permitió tener un trato directo con las autoridades del Sínodo, que en diversas ocasiones se refirieron a la libertad que les daba el Papa. Algunos de los borradores contenían imprecisiones, pero él prefería que fueran corregidas dentro del mismo proceso participativo del Sínodo.

P: ¿Cuáles son los conceptos teológicos que estuvieron en discusión?
R: Nunca estuvieron en discusión las convicciones básicas de la Iglesia sobre el matrimonio: indisolubilidad, unidad, apertura a la vida, etc. El Papa lo reafirmó en su discurso final. Pero la Iglesia siempre puede profundizar su doctrina. Si así no fuera, todavía aprobaría la esclavitud o la pena de muerte, recomendaría la monarquía como la forma de gobierno más perfecta o rechazaría que un no católico pudiera salvarse, etc. Cuando se dice que la doctrina es inmutable, hay que decir también que la comprensión que tiene la Iglesia sobre esa doctrina no es igualmente inmutable, sino que crece y madura. De todos modos, la Relatio Finalis ha reafirmado la indisolubilidad del matrimonio casi hasta la exageración, para disipar toda sospecha.

“El Papa no tiene prisa con las conclusiones”
Víctor Manuel Fernández ya tiene la vista puesta en el Sínodo de 2015: “Debería avanzar mucho más en las motivaciones teológicas y espirituales que alienten a los jóvenes a descubrir la hermosura del matrimonio y la familia”. Para el teólogo argentino, “de un modo o de otro, terminamos encerrados en cuestiones que tienen que ver con la ética sexual”. De ahí que considere que el camino hasta octubre pasa por abrir “un espacio de diálogo con los laicos, pero no solo con los que integran movimientos familiares y estructuras eclesiales”. Pero, ¿cuándo llegarán las conclusiones de Francisco? Para el Papa “el tiempo es superior al espacio, y por eso no tiene prisa”.

Divorciados vueltos a casar

entrevista1P: ¿Y sobre el tema de los divorciados vueltos a casar…?
R: Aun cuando se habló de la posibilidad de que algunos divorciados vueltos a casar puedan comulgar, siempre se hizo reafirmando la indisolubilidad del vínculo. Lo único que se discute es que la indisolubilidad implique una imposibilidad absoluta de que todos los divorciados vueltos a casar puedan acceder a la Eucaristía. El punto de la Relatio referido a ese tema, de hecho, no asumió algunas argumentaciones que se habían mencionado en el Aula.

P: ¿Qué reflexión le merece la afirmación del cardenal Raymond Burke, que dijo a Vida Nueva que “en el Sínodo estuvo todo manipulado”?
R: Si es verdad que dijo eso, me da mucha pena. Yo no puedo comparar con otros sínodos, pero escuché a muchos cardenales y obispos y dicen que la libertad para participar con sinceridad ha sido mucho mayor en este. De hecho, cuando el Papa pidió que habláramos sin miedo, por algo lo decía. Entonces, si alguien dice que en este Sínodo estuvo todo manipulado, se entiende precisamente como un intento desesperado de manipular la opinión pública en contra del estilo de libertad y de creatividad que trajo el papa Francisco, poniéndolo bajo sospecha. Es parte de esa dinámica autorreferencial y autodefensiva de los que no aceptan perder poder y gastan enormes energías en defender el pasado y en poner el presente bajo una sombra de dudas. Varias veces escuché decir: “Aquí [en el Vaticano] siempre se habló de la misericordia”. No lo dudo, pero sería tonto desconocer que el papa Francisco ha puesto en la misericordia un acento inédito. ¿A qué se debe esa necesidad de ignorar las novedades que trae el Espíritu a través de Francisco? Es evidente que las estructuras caducas se resisten al cambio. La Iglesia ha acogido lo que aportó Juan Pablo II. También hemos acogido como un don de Dios la riqueza reflexiva de Benedicto XVI. Entonces, no seamos rígidos y aceptemos lo que Dios quiere traerle a la Iglesia a través del papa Francisco. De otro modo, en lugar de la fe en el carisma del sucesor de Pedro, y de la fidelidad al Espíritu que actúa en la Iglesia, lo que hay es la defensa violenta de una ideología filosófica. Si el Papa tiene esa ideología, lo adoro; pero si pone otros acentos, se convierte en un latinoamericano ignorante y peligroso que hay que tratar de limitar.

P: ¿Qué es lo más importante que ha dejado esta primera reunión del Sínodo para la Familia?
R: Lo más importante es que se ha destacado enormemente el lugar que tienen el matrimonio y la familia en el corazón de la Iglesia. Este es un fuerte mensaje para quienes insinuaban que al Papa no le interesaban estos temas. Hay avances reales. Todos salimos con una conciencia mucho más clara y profunda sobre la gran complejidad de las problemáticas matrimoniales y familiares.
Eso ayudó a que en los textos no aparecieran expresiones agresivas que en la Iglesia eran muy comunes hasta hace pocos años, que tenían que ver con teorías que no se encarnaban en la realidad concreta de la gente. Por otra parte, quedé insatisfecho. Habría deseado más avances en otros temas que preocupan y que considero más importantes que el de los divorciados.

P: Aun así, no me negará que es un tema polémico…
R: Es importante que algunos temas delicados y polémicos se hayan planteado con valentía. Si tenemos en cuenta que los párrafos sobre los divorciados vueltos a casar tuvieron un 60% de votos a favor, pocos años atrás eso era impensable, y yo mismo me sorprendí por ese nivel de aprobación. Dado que esos párrafos representan a más de la mitad, el Papa pidió que sigan siendo parte del documento que se discutirá a partir de ahora. Es decir, tengamos claro que no serán retirados, aunque no hayan alcanzado los dos tercios de los votos. No hay que olvidar, por otra parte, que el Mensaje del Sínodo asume que en esta primera etapa se comenzó a reflexionar “sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión”. Si bien la minoría más dura pedía que esto no se mencionara en el Mensaje, para cerrar el tema, esa petición no fue escuchada y el 95% de los miembros aprobó el Mensaje.

En el nº 2.919 de Vida Nuevaojjjjj

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/11/28/victor-manuel-fernandez-las-estructuras-caducas-se-resisten-al-cambio-2/#sthash.7n0rko8I.dpuf

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) ha informado que el día sábado a invitación del Presidente de la República se han encontrado autoridades del Estado Plurinacional de Bolivia y autoridades de la Iglesia, en este caso la directiva de la CEB conformada por Mons. Oscar Aparicio (presidente), Mons. Ricardo Centellas (vicepresidente), Mons. Eugenio Scarpellini (secretario general), además de P. José Fuentes en calidad de secretario general adjunto de la CEB.

Scarpellini indicó que en esta primera reunión han intercambiado información y también han conversado sobre temas de interés para la Iglesia y para el Estado, para conformar una agenda de interés común como son la educación, las obras sociales y las acciones para superar la pobreza.

Sobre la posible visita del Papa Francisco a Bolivia el año 2015, Scarpellini expresó que la visita del Papa se ha vuelto una oportunidad para establecer un diálogo productivo, colaborativo, respetuoso, aun manteniendo cada uno su espacio propio.

El Secretario de la Conferencia Episcopal añadío: "Se está conformando una comisión de diálogo y planificación entre ambas instancias. Se espera que esta comisión pueda trabajar después de las fiestas de fin de año".

Finalmente Scarpellini recordó: "Se acerca la Navidad y recordamos el mensaje del Papa Francisco cuando nos dice que cada uno de nosotros puede set mensaje de Navidad, esa estrella que ilumina a sus hermanos con su testimonio y cercanía".

Mientras esperamos información de la Conferencia Episcopal Boliviana, a continuación presentamos la información de la Agencia Informativa del Gobierno ABI: 

El presidente Evo Morales anunció el sábado la posible visita del Papa Francisco a Bolivia el próximo año y coordinó acciones con la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) para estar preparados ante esa eventualidad.

    "Hemos invitado a la Conferencia Episcopal Boliviana para hablar distintos temas relacionados a temas sociales pero fundamentalmente tenía la obligación de trasmitir un encargo del Papa Francisco. En la última reunión que tuvimos en Roma, Italia, nuestro Papa me dijo que tenía muchos deseos de visitar Bolivia el próximo año, quiero decirles que es casi seguro que el 2015 el Papa Francisco estará en Bolivia", señaló en conferencia de prensa.

    En octubre pasado, el Jefe de Estado y el Papa participaron en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares y posteriormente compartieron una cena en la residencia papal, ubicada a espaldas de la Iglesia de San Pedro, en el Vaticano.

    Morales transmitió el deseo del Papa en una reunión con los jerarcas de la Iglesia en Palacio de Gobierno, para "estar preparados hacia esa posible visita".

    "Fue una buena reunión, también compartido muchos temas importantes del país y mi pedido con mucho respeto a la Conferencia, como son expertos religiosos, que hagan una propuesta para la llegada del Papa Francisco a Bolivia", manifestó.

    Asimismo, indicó que se acordó elaborar una agenda de trabajo que será desarrollada en los próximos meses para atender temas sociales, referidos a la salud y educación.

    "He pedido que me presenten una agenda con temas específicos para avanzar en temas sociales", dijo.

    Por su parte, el presidente de la CEB, Oscar Aparicio, agradeció la invitación del Mandatario y expresó su alegría ante la posible visita del Papa, al señalar que se trabajará en la acogida del pontífice.

    "El Papa quiere mucho a Bolivia, lo ha manifestado muchas veces, conoce Bolivia y por tanto iremos coordinado todo este trabajo", apuntó.

    Además destacó la predisposición gubernamental de entablar un diálogo con la Iglesia para colaborar con las obras a favor del pueblo boliviano.

    "Agradecemos la invitación y este momento de compartir con el Presidente", remarcó.

 

(fotos de Enzo De Luca durante el encuentro entre Evo Morales y la Presidencia de la Conferencia Episcopal)

La arquidiócesis de Cochabamba cuenta con dos nuevos flamantes sacerdotes, Rubén Zurita y Eloy Choque, que se suman a los cuatro nuevos sacerdotes que Mons. Tito Solari ha ordenado este año 2014.

La ordenación sacerdotal tuvo lugar el día de ayer jueves 11 de diciembre en la Catedral de Cochabamba, y fue precedida por Mons. Tito Solari, actual arzobispo emérito de Cochabamba, se cierra así un año que tuvo 6 ordenaciones sacerdotales: los Padres Ademar Onofre, Rubén Flores, Juan Sanizo y Richard Maldonado. 

En un reciente mensaje mons. Solari expresó que "las vocaciones son en verdad dones preciosísimos de Dios y son también el fruto de un largo acompañamiento que se realiza en los seminarios a los jóvenes que ingresan. La Iglesia deposita una gran esperanza en estos jóvenes que llegarán a ser sacerdotes.

Los sacerdotes cumplen un ministerio especial: ser otro Jesús que se encarna en la historia, que camina con las personas, que anima y acompaña a la comunidad… es el verdadero pastor que da la vida por las ovejas. Es un don precioso y misterioso: es misteriosa la llamada, es difícil la respuesta, y es un compromiso de fidelidad perpetua para verdaderamente dar la vida.

El sacerdote refleja el don de un espíritu que Cristo quiere continuar sembrando en el mundo: es el espíritu del amor, de la fraternidad y de la solidaridad. El sacerdote tiene que tener un corazón de pastor, amar con el amor de Dios, perdonar con la misericordia de Dios y acompañar con la luz del Espíritu. Es una presencia de Dios en la historia. Por eso la vocación sacerdotal es preciosísima y a la vez misteriosa.

Finalmente Solari expresó: Demos gracias a Dios por este don y por las vocaciones que el Señor ha otorgado abundantemente a la Iglesia de Cochabamba en este tiempo. Sólo en este año 2014 hemos ordenado ya cuatro presbíteros en nuestra Arquidiócesis: los Padres Ademar Onofre, Rubén Flores, Juan Sanizo y Richard Maldonado. Este jueves se sumarán a ellos Eulogio Choque y Rubén Zurita.

 

https://fbcdn-sphotos-g-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xap1/v/t1.0-9/10847990_873322329378760_5210802269748967534_n.jpg?oh=8046406a454a8768a1f91a6a2970fa06&oe=54FBB6DC&__gda__=1426316800_822ea202f4ecc755793da62215739670

La Pastoral Juvenil Vocacional en nombre de toda la juventud católica de Santa Cruz invita a apoyar a los hogares y obras de asistencias social a través de un evento solidario que se esta organizando este 20 de diciembre en el Estadio Tahuchi Aguilera donde podrás disfrutar de música ( Andrés barba, Romina Mazo, etc) Reinas del carnaval ( reina del carnaval 2015, reinas de las ciudadelas, etc), y el plato central partido de fútbol entre los jugadores de la tahuchi 85-86 (Echeverry, Cristaldo, Mauricio Ramos, Jaime Moreno, etc) y los sacerdotes de la iglesia católica que serán dirijidos por el mundialista Juan Manuel Peña. La entrada es un aporte voluntario de 10 bs, que serán destinado a cubrir el segundo aguinaldo de los trabajadores de estas obras.

FÚTBOL, MÚSICA Y AMISTAD, es parte de lo que habrá en el evento solidario que está organizando la Pastoral Juvenil Vocacional para recaudar fondos a favor de los Hogares y Obras de Asistencia Social que lleva adelante la Iglesia Católica en Santa Cruz.

El evento, al que sin duda se puede asistir con toda la familia, es el 20 de diciembre a las 10 de la mañana en el Estadio Ramón Tahuichi Aguilera. El plato fuerte de la jornada será un encuentro deportivo entre la selección mundialista (Marco A. Echeverry, Erwin Sánchez, Cristaldo…etc) que se enfrentará a la selección de sacerdotes de la Iglesia Católica dirigidos por Juan Manuel Peña. También estará la reina del Carnaval de SCZ (Anabel Angus), las reinas de las ciudadelas, artistas reconocidos de nuestro medio como Andrés Barba, Romina Mazó, entre otros que le pondrán la nota musical, también se anuncia la presencia de humoristas de nuestra ciudad y muchas más sorpresas.

???????????????????????????????

“NO LOS DEJEMOS SOLOS, TAMBIÉN PODRÍAN SER TUS HIJOS” así dice el afiche que promociona este evento deportivo-cultural que partió como una iniciativa de los jóvenes católicos y al que se han sumado ya muchas instituciones que quieren ayudar a los Hogares y Centros de Asistencia Social.

“Movidos por la necesidad que hay de cubrir los gastos que tiene los Hogares, la PJV quiere ayudar a conseguir esos fondos, o por lo menos parte de ellos,  es por eso que se ha invitado a los jugares de la selección de Tahuichi de los años 85/86 que participaron del mundial de China para enfrentarse al equipo de los sacerdotes, además estará la reina del carnaval de Santa Cruz para dar el puntapié inicial, también artistas de la ciudad, allí la gente podrá divertirse, sacarse fotos, disfrutar y al mismo tiempo ayudar”.

El “diablo Echeverry” y los ex-Tahuichis presentes para ayudar a los Hogares

???????????????????????????????

Por su parte Marco Antonio Echeverry conocido como el “Diablo” expresó su agrado de contribuir con esta causa “tenemos la mejor disposición junto con el grupo de estos ex-Tahuichis que queremos volver a jugar futbol y qué mejor manera de volver a reunirnos que esta. En nuestro equipo está Platiní Sánchez, está Mauricio Ramos, Cristaldo, Rafael Arrázola, Saracho, jugadores como Tufiño, Renny Rivera, Sucha Suárez…” indicó el también mundialista de la selección nacional el año 1994 a tiempo de invitar a la población a sumarse a esta noble causa “tenemos que llenar el estadio” enfatizó.

Sacerdotes a la cancha por los Hogares

???????????????????????????????“A nombre de los sacerdotes quiero agradecer a los organizadores por habernos tomado en cuenta para participar de este acto que es en beneficio de los hogares.  Con mucho gusto hemos aceptado y a partir de esta tarde iniciamos nuestro entrenamiento para estar en forma y ese día ofrecer un lindo espectáculo” señaló el representante de los sacerdotes, Padre Ezequiel Pérez.

“Esperamos el apoyo de todo el pueblo, ojalá se llene el estadio ese día para ayudar a los Hogares, es muy importante porque no podemos perder de vista lo que es la solidaridad, ese deseo de compartir con los más necesitados, especialmente cuando se acerca la navidad, fiesta de amor y de alegría”.

Reinas solidarias

Las ciudadelas y la Fecci (Federación de comparsas carnavaleras de las ciudadelas) estamos muy contentos por ser parte de este evento y decimos ¡presente! para dar esta ayuda. Invitamos a toda la población a que asista ya que no hay cosa más hermosa que lo que hace la iglesia por todos, especialmente por los más pobres, la acción social de la iglesia es muy importante así que invitar a todos a que participen.

Cristaldo hace una invitación: “esperamos que estén todos para hacer esta obra buena”

“Quiero invitarlos a todos para el día sábado 20 a las 10 de la mañana, es un evento que tendrá muchos participantes, además de jugar al futbol van a haber cantantes,  humoristas, va a haber mucho entretenimiento para pasarla bien. Pero más allá de ir a vernos a nosotros, ver humoristas… esta le hecho de ayudar a los niños que lo necesitan, esperamos que estén todos para hacer esta obra buena”.

??????????????????????????????? ??????????????????????????????????????????????????????????????

En la clausura del Congreso Eucarístico Diocesano, ayer en el cerro de Cota (Quillacollo), el arzobispo Tito Solari, en presencia de obispos, catequistas sacerdotes y centenares de feligreses, pidió amar la vida y solidaridad para superar los actos de violencia como el feminicidio, las agresiones a niños y los suicidios.

Frente a una gran cantidad de fieles católicos, Solari, acompañado por todos los obispos de Cochabamba, llamó también a la población católica a cultivar la unidad y la concordia que devendrá en superar los actos de violencia existentes en la sociedad.  

“Nuestra visión como Iglesia de Cochabamba es sembrar la concordia (...), que se superen los actos de violencia, feminicidios.

Estás manifestaciones de violencia se han vuelto la cultura que respiramos cada día, no puede ser, asumamos el desafío de cultivar la concordia”, dijo.

Asimismo, señaló que las familias bolivianas deben perseguir la unidad de sus integrantes. Llamó también a los jóvenes a seguir la senda de la Iglesia Católica.

Solari reflexionó sobre la importancia de los misterios de la eucaristía relacionada con el “amor loco de Dios por nosotros” ante una audiencia atenta al mensaje y a la pantalla gigante habilitada por la Iglesia Católica.

“Para tener vida verdadera hay que participar en la eucaristía, pero para participar en la eucaristía es necesario conocerla, meditarla y vivirla”, dijo.

Durante la homilía que duró 15 minutos la población que se había dado cita desde tempranas horas de la mañana pudo presenciar una de las últimas misas de Solari, pues dejará su cargo este 20 de enero 2015 después de 16 años de servicio.

En el lugar del salesiano el obispo y presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) Oscar Aparicio Céspedes será investido como arzobispo metropolitano de Cochabamba.

El Congreso Eucarístico Diocesano clausurado ayer arrancó en junio de 2014 y estuvo marcado por varias actividades de reflexión donde participaron obispos, sacerdotes, catequistas y la comunidad en general. El sábado  se vivió la jornada juvenil “hubo teatro, jornada deportiva y convivencia entre jóvenes de Cochabamba”, señaló un voluntario que participó ayer de la jornada.

Encuentro de catequistas

A lo largo del Congreso existió varias actividades como la semana teológica, el encuentro con catequistas del área rural que reunió a 1.500 personas en Arani, también se desarrollaron  reuniones en todas las parroquias de Cochabamba. Ayer al terminar la misa se compartió comida y refrescos que fueron traídos por los feligreses.

El Congreso Eucarístico Diocesano es una de las actividades preparatorias de la Iglesia Católica  con miras al  V Congreso Eucarístico Nacional que será realizado en Tarija el  próximo año donde participarán todas las jurisdicciones.

Asimismo, el 2018 se celebrará en Santa Cruz el gran Congreso Misionero de toda América con el objetivo de vivir la universalidad de la Iglesia.

En la última liturgia celebrada por Tito Solari como arzobispo de Cochabamba exhortó a que cese la violencia e impere la concordia. Se refirió a las agresiones a niños, a los suicidios y a los alarmantes hechos de feminicidio.

Días antes, Solari anunció que la de ayer iba a ser su última celebración como Arzobispo deCochabamba

La celebración marcó la clausura del Primer Congreso Eucarístico Diocesano desarrollado en Quillacollo los días 22 y 23 de noviembre.

Desde la perspectiva de Solari, la concordia entre ciudadanos podrá frenar las agresiones “que se han vuelto la cultura que respiramos cada día” y debe ser la misión de la Iglesia católica. Demandó a los católicos a sembrar concordia y no discordia; amor y no odio, perdón y no venganza.

Mencionó que solo así tendrá sentido la labor eclesial en las familias, en los barrios y en el área urbana y rural, enfatizó. Las parroquias deben asumir el desafío de ser el centro de formación de los niños y jóvenes.

Cochabamba asumirá la bandera de ser la ciudad de la concordia, insistió Solari.

En la oportunidad, el sacerdote también convocó a la unidad y a la solidaridad. “Debemos solidarizarnos hasta que nos duela”, predicó.

Hizo un llamado al amor. Dijo que dar la vida es amar cada día de diferentes formas. Por ejemplo, acercándonos a los enfermos, necesitados, sufridos y excluidos. “El que ama no puede ser indiferente ante el sufrimiento y necesidad del otro”. 

“Hay que hacer nuestros los sufrimientos y necesidades de nuestros hermanos porque ellos son el mismo Jesús”, señaló.

LA CEREMONIA El altar de El Calvario de la Virgen de Urcupiña, en el cerro de Cota, estuvo colmado por centenares de feligreses quienes se organizaron a través de sus parroquias. Muchos llevaban distintivos para ser identificados como por ejemplo poleras o chalecos.

Una alfombra roja fue tendida sobre el piso empedrado para el paso de las autoridades eclesiales y los párrocos de la arquidiócesis de Cochabamba y numerosos arreglos florales de rosas y liliums adornaron el altar.

En la eucaristía participaron los estudiantes del Instituto Eduardo Laredo con la interpretación de las canciones religiosas. Varios grupos de voluntarios se desplazaron para dar seguridad en el acto en el que por lo menos se desmayaron tres monaguillos y un número similar de sacerdotes.

Una pantalla gigante fue instalada para guiar a los devotos con las canciones interpretadas y la hoja dominical.

 

TATIANA CASTRO Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  

El presidente Evo Morales se encuentra en el Vaticano participando de un “Encuentro Mundial de Movimientos Populares”, convocado de manera conjunta por la Pontificia Academia para las Ciencias Sociales y el Pontificio Consejo Justicia y Paz.

La semana pasada el diputado masista Marcelo Elío, presidente de la Cámara Baja en Bolivia, proporcionó informaciones falsas a la prensa afirmando que Evo Morales tendría un encuentro privado con el Papa Francisco. Inmediatamente después la misma Conferencia Episcopal, a través de su Secretario General, Eugenio Scarpellini señaló que la Conferencia no tenía conocimiento de ningún encuentro oficial.

Pero el misterio ha quedado aclarado. Según el boletín informativo de la Santa Sede el Papa Francisco a las 11:30 de la mañana recibió en audiencia a todos los participantes de este encuentro mundial sin mencionar que el Papa haya mantenido ningún encuentro privado con el mandatario Boliviano como se había anunciado hace una semana a la prensa Nacional e Internacional. Sin embargo, en este contexto,  Evo Morales sí saludo brevemente al Papa en su calidad de líder social e indígena, y no de jefe de estado que requeriría otro tipo de protocolo y trato. En efecto, Morales es el único presidente que participa del Encuentro Internacional de Movimientos Sociales.

Evo Morales, como invitado al Encuentro Mundial de Movimientos Populares en su calidad de líder social e indígena, dictará este martes por la tarde la conferencia “Plurinacionalidad, Estado y Movimientos Populares” a los participantes de este encuentro. 

Por su parte la Cancillería de Bolivia, desmintió al diputado Marcelo Elío, pues aseveró a la Agencia de información AFP que Evo y Papa Francisco no sostendrán ningún encuentro privado.

https://pbs.twimg.com/media/B1CjHz3IQAAW44B.jpg:large

_______________________

A continuación presentamos las palabras que Papa Francisco dirigió a los participantes del encuentro

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A LOS PARTICIPANTES EN EL ENCUENTRO MUNDIAL DE MOVIMIENTOS POPULARES

Aula Vieja del Sínodo
Martes 28 de octubre de 2014

Buenos días de nuevo, estoy contento de estar entre ustedes, además les digo una confidencia, es la primera vez que bajo acá, nunca había venido. Como les decía, tengo mucha alegría y les doy una calurosa bienvenida.

Gracias por haber aceptado esta invitación para debatir tantos graves problemas sociales que aquejan al mundo hoy, ustedes que sufren en carne propia la desigualdad y la exclusión. Gracias al Cardenal Turkson por su acogida. Gracias, Eminencia por su trabajo y sus palabras.

Este encuentro de Movimientos Populares es un signo, es un gran signo: vinieron a poner en presencia de Dios, de la Iglesia, de los pueblos, una realidad muchas veces silenciada. ¡Los pobres no sólo padecen la injusticia sino que también luchan contra ella!

No se contentan con promesas ilusorias, excusas o coartadas. Tampoco están esperando de brazos cruzados la ayuda de ONGs, planes asistenciales o soluciones que nunca llegan o, si llegan, llegan de tal manera que van en una dirección o de anestesiar o de domesticar. Esto es medio peligroso. Ustedes sienten que los pobres ya no esperan y quieren ser protagonistas, se organizan, estudian, trabajan, reclaman y, sobre todo, practican esa solidaridad tan especial que existe entre los que sufren, entre los pobres, y que nuestra civilización parece haber olvidado, o al menos tiene muchas ganas de olvidar.

Solidaridad es una palabra que no cae bien siempre, yo diría que algunas veces la hemos transformado en una mala palabra, no se puede decir; pero es una palabra mucho más que algunos actos de generosidad esporádicos. Es pensar y actuar en términos de comunidad, de prioridad de vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos. También es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, la tierra y la vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales. Es enfrentar los destructores efectos del Imperio del dinero: los desplazamientos forzados, las emigraciones dolorosas, la trata de personas, la droga, la guerra, la violencia y todas esas realidades que muchos de ustedes sufren y que todos estamos llamados a transformar. La solidaridad, entendida, en su sentido más hondo, es un modo de hacer historia y eso es lo que hacen los movimientos populares.

Este encuentro nuestro no responde a una ideología. Ustedes no trabajan con ideas, trabajan con realidades como las que mencioné y muchas otras que me han contado… tienen los pies en el barro y las manos en la carne. ¡Tienen olor a barrio, a pueblo, a lucha! Queremos que se escuche su voz que, en general, se escucha poco. Tal vez porque molesta, tal vez porque su grito incomoda, tal vez porque se tiene miedo al cambio que ustedes reclaman, pero sin su presencia, sin ir realmente a las periferias, las buenas propuestas y proyectos que a menudo escuchamos en las conferencias internacionales se quedan en el reino de la idea, es mi proyecto.

No se puede abordar el escándalo de la pobreza promoviendo estrategias de contención que únicamente tranquilicen y conviertan a los pobres en seres domesticados e inofensivos. Qué triste ver cuando detrás de supuestas obras altruistas, se reduce al otro a la pasividad, se lo niega o peor, se esconden negocios y ambiciones personales: Jesús les diría hipócritas. Qué lindo es en cambio cuando vemos en movimiento a Pueblos, sobre todo, a sus miembros más pobres y a los jóvenes. Entonces sí se siente el viento de promesa que aviva la ilusión de un mundo mejor. Que ese viento se transforme en vendaval de esperanza. Ese es mi deseo.

Este encuentro nuestro responde a un anhelo muy concreto, algo que cualquier padre, cualquier madre quiere para sus hijos; un anhelo que debería estar al alcance de todos, pero hoy vemos con tristeza cada vez más lejos de la mayoría: tierra, techo y trabajo. Es extraño pero si hablo de esto para algunos resulta que el Papa es comunista.

No se entiende que el amor a los pobres está al centro del Evangelio. Tierra, techo y trabajo, eso por lo que ustedes luchan, son derechos sagrados. Reclamar esto no es nada raro, es la doctrina social de la Iglesia. Voy a detenerme un poco en cada uno de éstos porque ustedes los han elegido como consigna para este encuentro.

Tierra. Al inicio de la creación, Dios creó al hombre, custodio de su obra, encargándole de que la cultivara y la protegiera. Veo que aquí hay decenas de campesinos y campesinas, y quiero felicitarlos por custodiar la tierra, por cultivarla y por hacerlo en comunidad. Me preocupa la erradicación de tantos hermanos campesinos que sufren el desarraigo, y no por guerras o desastres naturales. El acaparamiento de tierras, la deforestación, la apropiación del agua, los agrotóxicos inadecuados, son algunos de los males que arrancan al hombre de su tierra natal. Esta dolorosa separación, que no es sólo física, sino existencial y espiritual, porque hay una relación con la tierra que está poniendo a la comunidad rural y su peculiar modo de vida en notoria decadencia y hasta en riesgo de extinción.

La otra dimensión del proceso ya global es el hambre. Cuando la especulación financiera condiciona el precio de los alimentos tratándolos como a cualquier mercancía, millones de personas sufren y mueren de hambre. Por otra parte se desechan toneladas de alimentos. Esto constituye un verdadero escándalo. El hambre es criminal, la alimentación es un derecho inalienable. Sé que algunos de ustedes reclaman una reforma agraria para solucionar alguno de estos problemas, y déjenme decirles que en ciertos países, y acá cito el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, “la reforma agraria es además de una necesidad política, una obligación moral” (CDSI, 300).

No lo digo solo yo, está en el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. Por favor, sigan con la lucha por la dignidad de la familia rural, por el agua, por la vida y para que todos puedan beneficiarse de los frutos de la tierra.

Segundo, Techo. Lo dije y lo repito: una casa para cada familia. Nunca hay que olvidarse que Jesús nació en un establo porque en el hospedaje no había lugar, que su familia tuvo que abandonar su hogar y escapar a Egipto, perseguida por Herodes. Hoy hay tantas familias sin vivienda, o bien porque nunca la han tenido o bien porque la han perdido por diferentes motivos. Familia y vivienda van de la mano. Pero, además, un techo, para que sea hogar, tiene una dimensión comunitaria: y es el barrio… y es precisamente en el barrio donde se empieza a construir esa gran familia de la humanidad, desde lo más inmediato, desde la convivencia con los vecinos. Hoy vivimos en inmensas ciudades que se muestran modernas, orgullosas y hasta vanidosas. Ciudades que ofrecen innumerables placeres y bienestar para una minoría feliz… pero se le niega el techo a miles de vecinos y hermanos nuestros, incluso niños, y se los llama, elegantemente, “personas en situación de calle”. Es curioso como en el mundo de las injusticias, abundan los eufemismos. No se dicen las palabras con la contundencia y la realidad se busca en el eufemismo. Una persona, una persona segregada, una persona apartada, una persona que está sufriendo la miseria, el hambre, es una persona en situación de calle: palabra elegante ¿no? Ustedes busquen siempre, por ahí me equivoco en alguno, pero en general, detrás de un eufemismo hay un delito.

Vivimos en ciudades que construyen torres, centros comerciales, hacen negocios inmobiliarios… pero abandonan a una parte de sí en las márgenes, las periferias. ¡Cuánto duele escuchar que a los asentamientos pobres se los margina o, peor, se los quiere erradicar! Son crueles las imágenes de los desalojos forzosos, de las topadoras derribando casillas, imágenes tan parecidas a las de la guerra. Y esto se ve hoy.

Ustedes saben que en las barriadas populares donde muchos de ustedes viven subsisten valores ya olvidados en los centros enriquecidos. Los asentamientos están bendecidos con una rica cultura popular: allí el espacio público no es un mero lugar de tránsito sino una extensión del propio hogar, un lugar donde generar vínculos con los vecinos. Qué hermosas son las ciudades que superan la desconfianza enfermiza e integran a los diferentes y que hacen de esa integración un nuevo factor de desarrollo. Qué lindas son las ciudades que, aun en su diseño arquitectónico, están llenas de espacios que conectan, relacionan, favorecen el reconocimiento del otro. Por eso, ni erradicación ni marginación: Hay que seguir en la línea de la integración urbana. Esta palabra debe desplazar totalmente a la palabra erradicación, desde ya, pero también esos proyectos que pretender barnizar los barrios pobres, aprolijar las periferias y maquillar las heridas sociales en vez de curarlas promoviendo una integración auténtica y respetuosa. Es una especie de arquitectura de maquillaje ¿no? Y va por ese lado. Sigamos trabajando para que todas las familias tengan una vivienda y para que todos los barrios tengan una infraestructura adecuada (cloacas, luz, gas, asfalto, y sigo: escuelas, hospitales o salas de primeros auxilios, club deportivo y todas las cosas que crean vínculos y que unen, acceso a la salud –lo dije- y a la educación y a la seguridad en la tenencia.

Tercero, Trabajo. No existe peor pobreza material - me urge subrayarlo-, no existe peor pobreza material, que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo. El desempleo juvenil, la informalidad y la falta de derechos laborales no son inevitables, son resultado de una previa opción social, de un sistema económico que pone los beneficios por encima del hombre, si el beneficio es económico, sobre la humanidad o sobre el hombre, son efectos de una cultura del descarte que considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar.

Hoy, al fenómeno de la explotación y de la opresión se le suma una nueva dimensión, un matiz gráfico y duro de la injusticia social; los que no se pueden integrar, los excluidos son desechos, “sobrantes”. Esta es la cultura del descarte y sobre esto quisiera ampliar algo que no tengo escrito pero se me ocurre recordarlo ahora. Esto sucede cuando al centro de un sistema económico está el dios dinero y no el hombre, la persona humana. Sí, al centro de todo sistema social o económico tiene que estar la persona, imagen de Dios, creada para que fuera el denominador del universo. Cuando la persona es desplazada y viene el dios dinero sucede esta trastocación de valores.

Y, para graficar, recuerdo una enseñanza de alrededor del año 1200. Un rabino judío explicaba a sus feligreses la historia de la torre de babel y entonces contaba cómo, para construir esta torre de babel, había que hacer mucho esfuerzo había que fabricar los ladrillos, para fabricar los ladrillos había que hacer el barro y traer la paja, y amasar el barro con la paja, después cortarlo en cuadrado, después hacerlo secar, después cocinarlo, y cuando ya estaban cocidos y fríos, subirlos para ir construyendo la torre.

Si se caía un ladrillo, era muy caro el ladrillo con todo este trabajo, si se caía un ladrillo era casi una tragedia nacional. Al que lo dejaba caer lo castigaban o lo suspendían o no sé lo que le hacían, y si caía un obrero no pasaba nada. Esto es cuando la persona está al servicio del dios dinero y esto lo contaba un rabino judío en el año 1200 explicaba estas cosas horribles.

Y respecto al descarte también tenemos que ser un poco atentos a lo que sucede en nuestra sociedad. Estoy repitiendo cosas que he dicho y que están en la Evangelii Gaudium. Hoy día, se descartan los chicos porque el nivel de natalidad en muchos países de la tierra ha disminuido o se descartan los chicos por no tener alimentación o porque se les mata antes de nacer, descarte de niños.

Se descartan los ancianos, porque, bueno, no sirven, no producen, ni chicos ni ancianos producen, entonces con sistemas más o menos sofisticados se les va abandonando lentamente, y ahora, como es necesario en esta crisis recuperar un cierto equilibrio, estamos asistiendo a un tercer descarte muy doloroso, el descarte de los jóvenes. Millones de jóvenes, yo no quiero decir la cifra porque no la sé exactamente y la que leí me parece un poco exagerada, pero millones de jóvenes descartados del trabajo, desocupados.

En los países de Europa, y estas si son estadísticas muy claras, acá en Italia, pasó un poquitito del 40% de jóvenes desocupados; ya saben lo que significa 40% de jóvenes, toda una generación, anular a toda una generación para mantener el equilibrio. En otro país de Europa está pasando el 50% y en ese mismo país del 50% en el sur el 60%, son cifras claras, óseas del descarte. Descarte de niños, descarte de ancianos, que no producen, y tenemos que sacrificar una generación de jóvenes, descarte de jóvenes, para poder mantener y reequilibrar un sistema en el cual en el centro está el dios dinero y no la persona humana.

Pese a esto, a esta cultura del descarte, a esta cultura de los sobrantes, tantos de ustedes, trabajadores excluidos, sobrantes para este sistema, fueron inventando su propio trabajo con todo aquello que parecía no poder dar más de sí mismo… pero ustedes, con su artesanalidad, que les dio Dios… con su búsqueda, con su solidaridad, con su trabajo comunitario, con su economía popular, lo han logrado y lo están logrando…. Y déjenme decírselo, eso además de trabajo, es poesía. Gracias.

Desde ya, todo trabajador, esté o no esté en el sistema formal del trabajo asalariado, tiene derecho a una remuneración digna, a la seguridad social y a una cobertura jubilatoria. Aquí hay cartoneros, recicladores, vendedores ambulantes, costureros, artesanos, pescadores, campesinos, constructores, mineros, obreros de empresas recuperadas, todo tipo de cooperativistas y trabajadores de oficios populares que están excluidos de los derechos laborales, que se les niega la posibilidad de sindicalizarse, que no tienen un ingreso adecuado y estable. Hoy quiero unir mi voz a la suya y acompañarlos en su lucha.

En este Encuentro, también han hablado de la Paz y de Ecología. Es lógico: no puede haber tierra, no puede haber techo, no puede haber trabajo si no tenemos paz y si destruimos el planeta. Son temas tan importantes que los Pueblos y sus organizaciones de base no pueden dejar de debatir. No pueden quedar sólo en manos de los dirigentes políticos. Todos los pueblos de la tierra, todos los hombres y mujeres de buena voluntad, tenemos que alzar la voz en defensa de estos dos preciosos dones: la paz y la naturaleza. La hermana madre tierra como la llamaba San Francisco de Asís.

Hace poco dije, y lo repito, que estamos viviendo la tercera guerra mundial pero en cuotas. Hay sistemas económicos que para sobrevivir deben hacer la guerra. Entonces se fabrican y se venden armas y, con eso los balances de las economías que sacrifican al hombre a los pies del ídolo del dinero, obviamente quedan saneadas. Y no se piensa en los niños hambrientos en los campos de refugiados, no se piensa en los desplazamientos forzosos, no se piensa en las viviendas destruidas, no se piensa, desde ya, en tantas vidas segadas. Cuánto sufrimiento, cuánta destrucción, cuánto dolor. Hoy, queridos hermanas y hermanos, se levanta en todas las partes de la tierra, en todos los pueblos, en cada corazón y en los movimientos populares, el grito de la paz: ¡Nunca más la guerra!

Un sistema económico centrado en el dios dinero necesita también saquear la naturaleza, saquear la naturaleza, para sostener el ritmo frenético de consumo que le es inherente. El cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la deforestación ya están mostrando sus efectos devastadores en los grandes cataclismos que vemos, y los que más sufren son ustedes, los humildes, los que viven cerca de las costas en viviendas precarias o que son tan vulnerables económicamente que frente a un desastre natural lo pierden todo. Hermanos y hermanas: la creación no es una propiedad, de la cual podemos disponer a nuestro gusto; ni mucho menos, es una propiedad sólo de algunos, de pocos: la creación es un don, es un regalo, un don maravilloso que Dios no ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con respeto y gratitud. Ustedes quizá sepan que estoy preparando una encíclica sobre Ecología: tengan la seguridad que sus preocupaciones estarán presentes en ella. Les agradezco, aprovecho para agradecerles, la carta que me hicieron llegar los integrantes de la Vía Campesina, la Federación de Cartoneros y tantos otros hermanos al respecto.

Hablamos de la tierra, de trabajo, de techo… hablamos de trabajar por la paz y cuidar la naturaleza… Pero ¿por qué en vez de eso nos acostumbramos a ver como se destruye el trabajo digno, se desahucia a tantas familias, se expulsa a los campesinos, se hace la guerra y se abusa de la naturaleza? Porque en este sistema se ha sacado al hombre, a la persona humana, del centro y se lo ha reemplazado por otra cosa. Porque se rinde un culto idolátrico al dinero. Porque se ha globalizado la indiferencia!, se ha globalizado la indiferencia: a mí ¿qué me importa lo que les pasa a otros mientras yo defienda lo mío? Porque el mundo se ha olvidado de Dios, que es Padre; se ha vuelto huérfano porque dejó a Dios de lado.

Algunos de ustedes expresaron: Este sistema ya no se aguanta. Tenemos que cambiarlo, tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que sobre ese pilar se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos. Hay que hacerlo con coraje, pero también con inteligencia. Con tenacidad, pero sin fanatismo. Con pasión, pero sin violencia. Y entre todos, enfrentando los conflictos sin quedar atrapados en ellos, buscando siempre resolver las tensiones para alcanzar un plano superior de unidad, de paz y de justicia. Los cristianos tenemos algo muy lindo, una guía de acción, un programa, podríamos decir, revolucionario. Les recomiendo vivamente que lo lean, que lean las bienaventuranzas que están en el capítulo 5 de San Mateo y 6 de San Lucas, (cfr. Mt 5, 3 y Lc 6, 20) y que lean el pasaje de Mateo 25. Se los dije a los jóvenes en Río de Janeiro, con esas dos cosas tiene el programa de acción.

Sé que entre ustedes hay personas de distintas religiones, oficios, ideas, culturas, países, continentes. Hoy están practicando aquí la cultura del encuentro, tan distinta a la xenofobia, la discriminación y la intolerancia que tantas veces vemos. Entre los excluidos se da ese encuentro de culturas donde el conjunto no anula la particularidad, el conjunto no anula la particularidad. Por eso a mí me gusta la imagen del poliedro, una figura geométrica con muchas caras distintas. El poliedro refleja la confluencia de todas las parcialidades que en él conservan la originalidad. Nada se disuelve, nada se destruye, nada se domina, todo se integra, todo se integra. Hoy también están buscando esa síntesis entre lo local y lo global. Sé que trabajan día tras día en lo cercano, en lo concreto, en su territorio, su barrio, su lugar de trabajo: los invito también a continuar buscando esa perspectiva más amplia, que nuestros sueños vuelen alto y abarquen el todo.

De ahí que me parece importante esa propuesta que algunos me han compartido de que estos movimientos, estas experiencias de solidaridad que crecen desde abajo, desde el subsuelo del planeta, confluyan, estén más coordinadas, se vayan encontrando, como lo han hecho ustedes en estos días. Atención, nunca es bueno encorsetar el movimiento en estructuras rígidas, por eso dije encontrarse, mucho menos es bueno intentar absorberlo, dirigirlo o dominarlo; movimientos libres tiene su dinámica propia, pero sí, debemos intentar caminar juntos. Estamos en este salón, que es el salón del Sínodo viejo, ahora hay uno nuevo, y sínodo quiere decir precisamente “caminar juntos”: que éste sea un símbolo del proceso que ustedes han iniciado y que están llevando adelante.

Los movimientos populares expresan la necesidad urgente de revitalizar nuestras democracias, tantas veces secuestradas por innumerables factores. Es imposible imaginar un futuro para la sociedad sin la participación protagónica de las grandes mayorías y ese protagonismo excede los procedimientos lógicos de la democracia formal. La perspectiva de un mundo de paz y justicia duraderas nos reclama superar el asistencialismo paternalista, nos exige crear nuevas formas de participación que incluya a los movimientos populares y anime las estructuras de gobierno locales, nacionales e internacionales con ese torrente de energía moral que surge de la incorporación de los excluidos en la construcción del destino común. Y esto con ánimo constructivo, sin resentimiento, con amor.

Yo los acompaño de corazón en ese camino. Digamos juntos desde el corazón: Ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos, ninguna persona sin la dignidad que da el trabajo.

Queridos hermanas y hermanos: sigan con su lucha, nos hacen bien a todos. Es como una bendición de humanidad. Les dejo de recuerdo, de regalo y con mi bendición, unos rosarios que fabricaron artesanos, cartoneros y trabajadores de la economía popular de América Latina.

Y en este acompañamiento rezo por ustedes, rezo con ustedes y quiero pedirle a nuestro Padre Dios que los acompañe y los bendiga, que los colme de su amor y los acompañe en el camino dándoles abundantemente esa fuerza que nos mantiene en pie: esa fuerza es la esperanza, la esperanza que no defrauda, gracias.

Página 1 de 24

Video Destacado

Mons. Eugenio Scarpellini: "Tú eres la Navidad"

Twitter

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

Banner Hospital - Ok - Franz

03 - banner Iglesia Viva

ENTREVISTA MONS. OSCAR

06 - Infodecom - Diakonia

07 - Infodecom - Radio San Miguel

08 - Infodecom - Audios

09 - Infodecom - Universidad Selesiana

11 - Infodecom - Religion Digital

12 - Infodecom - Catholic News

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom

15 - Banner - Publicite Aqui

01 - Infodecom - Papa Francisco en Bolivia

banner Cochabamba medida ok

Obispos de Bolivia 04 - aprobado

Buscador de Infodecom