Infodecom - Información de la comunidad
director

director

URL del sitio web: http://www.infodecom.net
Viernes, 01 Agosto 2014 03:16

Mons. Antonio Reimann: Carta desde Polonia

Estimados Hermanos y Hermanas. Les saludo desde mí parroquia natal en Polonia.

Considero que mi estadía en España fue muy provechosa. Un día se lo contaré. Ahora quiero hacer mi informe a la Congregación de la Evangelización de los Pueblos, con el motivo de 50 aniversario de la aprobación del Decreto Ad Gentes, un documento de fundamental importancia, ya que ha dado una nueva orientación a la actividad misionera. También aprovecho la estadía en mi patria para agradecer a los Bienhechores por su ayuda espiritual y material a las misiones. En la fiesta de Santa Ana, en el santuario franciscano dedicado a ella, se ha hecho una colecta especial, para el equipamiento de la casa para los jóvenes con discapacidad.

Aunque estoy ocupado con estas actividades, a la mente me viene muchas veces todo lo que pasa en nuestro Vicariato. Estoy curioso cómo está la situación de los presos en la cárcel en Concepción, como resultado el encuentro de la Pastoral Familiar a nivel del Vicariato, u/o de la formación de los catequistas, etc. Espero que hayan recibido mi carta de invitación para seguir preparando en todas las parroquias el Congreso Eucarístico del Vicariato.

"A la parroquia de Santa Clara, en El Fortín Libertad, que cumple en este año 60 aniversario de la fundación, les felicito por mantener la fe y la esperanza en Dios nuestro Padre.  Les deseo que sigan creciendo en la fe, que es la respuesta al amor de Dios,  alimentándola con el pan de la Palabra de Dios, el pan de la Eucaristía, y con el amor fraterno que se traduce en la caridad mutua. Qué Santa Clara, la Patrona de la parroquia, implore muchas bendiciones sobre todo el Pueblo de Dios que camina en esta parroquia, bajo la guía del párroco, la animación de la Vida Consagrada, y los laicos comprometidos en la evangelización y promoción humana.

También muchas felicitaciones por las fiestas patronales en la parroquia de La Asunta, y de San Ramón".

Agradezco a todos por la oración con la que me acompañan, y que nos hace siempre unidos al Señor y entre nosotros, a pesar de la distancia. En estos días visitaré al Santuario Mariano de Czestochowa, donde los tendré presentes a todos. 


Reciban mi saludo fraterno: +Antonio B. Reimann, OFM
Kadlub Turawski, 29 de Julio de 2014

El cardenal español Santos Abril y Castelló, enviado del papa Francisco a terciar en una disputa entre dos obispos locales, anunció el sábado la suspensión de las ordenaciones sacerdotales "hasta nueva orden" en el Obispado de Ciudad del Este.

"En el seminario de Ciudad del Este se van a suspender por un tiempo las ordenaciones sacerdotales o de diáconos hasta que el Santo Padre pueda determinar", dijo Abril y Castelló en conferencia de prensa antes de retornar al Vaticano.

El cardenal dijo que hasta dentro de seis meses no se darán a conocer otras determinaciones e informó que el propio Pontífice lo hará.

El enviado papal había iniciado el lunes una "visita pastoral" a la diócesis de Ciudad del Este (300 kms al este de Asunción), al mando del obispo del Opus Dei, monseñor Rogelio Livieres, enfrentado con el arzobispo de Asunción, monseñor Pastor Cuquejo.

El primero había tratado de "homosexual" al arzobispo, luego de que este se mostrara a favor de una investigación de la conducta del cura argentino Carlos Urrutigoity -principal colaborador de Livieres- que había sido denunciado por supuesto abuso de menores cuando estaba radicado en Estados Unidos.

En la conferencia de prensa, monseñor Claudio Gimenez, presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), dijo valorar la presencia del enviado vaticano "por su esfuerzo, disponibilidad, alegría, serenidad y apertura para conversar con todos nosotros".

La reacción de monseñor Livieres

"Recibí por escrito la disposición del Papa. Es una medida precautoria que tomó el Santo Padre hasta tanto se aclare la situación, porque, tanto la Conferencia Episcopal Paraguaya como la Nunciatura habían enviado noticias pésimas, infundadas y calumniosas sobre nosotros".

"Entonces el Papa me envía un papel en que me dice que suspenda las ordenaciones hasta tanto se aclare la situación".

Preguntado si sus cuestionamientos a la Conferencia Episcopal y a la Nunciatura se deben a que desconfiaron de su labor en la formación de sacerdotes, indicó: "Desconfiaron olímpicamente o usted cree que los enviados papales vinieron aquí de paseo".

Mons. Livieres Plano dijo que obedecerá la decisión papal como siempre lo hizo, "y tal como me señala el Papa en el papel".

El obispo relató que Santos Abril le dijo: "Conociendo su espíritu de obediencia y siempre atento a las indicaciones de la Santa Sede, confío en que usted hará en este caso esto". Y monseñor Livieres le contestó: "Por supuesto, encantado de la vida suspendo todo lo que quiera porque yo hago lo que quiere Dios y el vocero de Dios es el Papa. Pues, entonces, fenómeno".

Consultado si esta prohibición significa que era deficiente la formación que hacían en su seminario, indicó que "la información que envió el nuncio Eliseo Antonio Ariotti, en la que incluye las publicaciones de los periodistas que son pésimas y sumada a la información pésima de algunos sacerdotes y algunos obispos, eso junto con el informe de la Nunciatura, originaron esta visita que a Dios gracias terminó y va a terminar excelentemente bien".

Domingo 17 -27 de Julio, 2014 – Parroquia San José (San Juan Bautista)

Concédenos un corazón comprensivo

Queridos Hermanos.

A nivel internacional las noticias esta semana se han centrado en el caso del avión derribado sobre Ucrania que cobró la vida de 298 pasajeros y la guerra entre Israel y Hamás en Palestina con casi mil muertos. En ambos caso, hay muchos niños muertos, víctimas de quienes buscan una victoria a través de la violencia que justifican desde su particular punto de vista. Aunque un lado prevalezca, la sangre que derraman, solamente genera nuevos ciclos de violencia y dolor. Y la sangre inocente de los niños victimados clama al cielo.

Lamentablemente, la cultura de la violencia en el mundo es tan antigua que el asesinato de Abel a mano de su hermano Caín, cuya envidia le hizo sordo a la voz de Dios, quien le advirtió para evitar semejante pecado.

Hoy, la cultura de violencia está tan extendida que todos nosotros disfrutamos de películas, historias y juegos donde nos identificamos con un héroe bueno y sacrificado que logra aplastar a los malos para salvarse y salvar a los suyos.

En la práctica, esto resulta ser una fantasía infantil, la violencia no es simple destrucción del malo, sino participación en la maldad que se pretender vencer.

En este contexto es bienvenido la oración de Salomón que escuchamos en nuestra primera lectura hoy:

“Concede entonces a tu servidor un corazón comprensivo, para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal. De lo contrario, ¿quién sería capaz de juzgar a un pueblo tan grande como el tuyo?”

Salomón lo hizo por sentirse joven e ingenuo frente a la gran responsabilidad que le tocaba al suceder al Rey David en el trono de Israel. Sin embargo, es una oración que necesitamos todos para navegar las ambigüedades de la vida: “Concede a tu servidor un corazón comprensivo, para discernir entre el bien y el mal”. Seguramente, muchas de nuestras decisiones serían mejores, si primero pidiésemos sabiduría a Dios con la actitud del Salmo:  

Yo amo tus mandamientos y los prefiero al oro más fino. Por eso me guío por tus preceptos y aborrezco todo camino engañoso. Tus prescripciones son admirables: por eso las observo. La explicación de tu palabra ilumina y da inteligencia al ignorante.”

Hubo un momento en que nuestro Señor Jesucristo dijo: “Aquí tienes a uno que es mayor que Salomón” (Mt 12,42; Lc 11,31). Hablaba de sí mismo y de su propia sabiduría que suele resultar elusivo para los sabios y vivos de este mundo, pero que es revelado a los pequeños y humildes.

Jesús hablaba siempre del “El reino de los cielos”, o “El reino de Dios”. Hoy lo presenta como un Tesoro Escondido y como una Perla Fina, cuyo valor, en ambos casos, justifica una inversión total. Jesús mismo es este comerciante que lo vende todo para comprar el Reino. Lo compra con su cuerpo entregado en la cruz; lo negocia con su sangre inocente derramando para el perdón de los pecados. Es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, que consiste en la violencia con que intentamos crear nuestros propios reinos, en vez de la obediencia que requiere el Reino de Dios.

Jesús no hubiera podido asumir la cruz, si no creyera lo que San Pablo explica en la segunda lectura:

Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquéllos que Él llamó según su designio.” (Rm 8,28).

El recurso a la violencia, a la imposición, al engaño siempre indica que el Tesoro permanece escondido, que no se percibe lo fino de esta Perla, que se cree en el reino que propone Satanás y no en el Reino de Dios.

Mientras, prevalece esta situación, el mundo se llenará con “llanto y rechinar de dientes” por los niños masacrados a manos de quienes se creen buenos y justos en su causa.

Concede entonces, Señor, a tus servidores, un corazón comprensivo, para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal. Ayúdanos a encontrar el Tesoro Escondido; ayúdanos a comprar la Perla Fina.

 

Insurgentes del Estado Islámico han ordenado que todas las niñas y mujeres de entre 11 y 46 años de Mosul sean sometidas a la mutilación genital, informa la ONU.

Combatientes del Estado Islámico han ordenado en una fatua que todas las niñas y mujeres de la ciudad de Mosul y alrededores sean sometidas a la mutilación genital, informa Naciones Unidas.

Según el organismo, unas cuatro millones de mujeres podrían ser víctimas de la fatua en Irak, donde la ablación no es una práctica común.

Este es uno de los numerosos decretos religiosos emitidos por el grupo yihadista desde que tomara el control del norte de Irak el mes pasado. Además, en uno de sus últimos informes, la ONU acusó al Estado Islámico de emplear en Irak métodos como ejecuciones, violaciones y reclutamiento forzado de niños. El documento también les acusó de destrucción sin sentido y saqueo de lugares de culto o de importancia cultural o histórica.

"Esto es algo muy nuevo para Irak, particularmente en esta zona. Es motivo de gran preocupación y debe ser abordado",  aseguró la coordinadora humanitaria de la ONU en Irak, Jacqueline Badcock, desde la ciudad iraquí de Erbil a través de una videoconferencia con periodistas en Ginebra.


"Esta no es la voluntad del pueblo iraquí ni de las mujeres de Irak en estas áreas vulnerables ocupadas por los terroristas", afirmó Badcock, según la cadena Al Arabiya.

Desde el mes de junio el violento levantamiento de este grupo, conocido anteriormente como Estado Islámico de Irak y el Levante, ha sumido a Irak en una nueva situación de guerra que amenaza a toda la región de Oriente Medio.

Se cree que la milicia del Estado Islámico, que opera en Irak y Siria, está compuesta por, al menos, 10.000 combatientes, lo que le permitiría combatir exitosamente contra el Ejército iraquí y, de esta forma, intentar tomar el control de una región que se extiende desde la ciudad de Alepo en Siria hasta las ciudades de Faluya, Mosul y Tal Afar en Irak.

Además, expertos afirman que el grupo obtiene un millón de dólares al día a través de la venta de crudo procedente de campos petrolíferos que se encuentran bajo su control en Irak y que es transportado a Turquía e Irán.

 

Combatientes del Estado Islámico han ordenado en una fatua que todas las niñas y mujeres de la ciudad de Mosul y alrededores sean sometidas a la mutilación genital, informa Naciones Unidas.

Según el organismo, unas cuatro millones de mujeres podrían ser víctimas de la fatua en Irak, donde la ablación no es una práctica común.

Este es uno de los numerosos decretos religiosos emitidos por el grupo yihadista desde que tomara el control del norte de Irak el mes pasado. Además, en uno de sus últimos informes, la ONU acusó al Estado Islámico de emplear en Irak métodos como ejecuciones, violaciones y reclutamiento forzado de niños. El documento también les acusó de destrucción sin sentido y saqueo de lugares de culto o de importancia cultural o histórica.

"Esto es algo muy nuevo para Irak, particularmente en esta zona. Es motivo de gran preocupación y debe ser abordado",  aseguró la coordinadora humanitaria de la ONU en Irak, Jacqueline Badcock, desde la ciudad iraquí de Erbil a través de una videoconferencia con periodistas en Ginebra.

Esta no es la voluntad del pueblo iraquí ni de las mujeres de Irak

"Esta no es la voluntad del pueblo iraquí ni de las mujeres de Irak en estas áreas vulnerables ocupadas por los terroristas", afirmó Badcock, según la cadena Al Arabiya

Desde el mes de junio el violento levantamiento de este grupo, conocido anteriormente como Estado Islámico de Irak y el Levante, ha sumido a Irak en una nueva situación de guerra que amenaza a toda la región de Oriente Medio

Se cree que la milicia del Estado Islámico, que opera en Irak y Siria, está compuesta por, al menos, 10.000 combatientes, lo que le permitiría combatir exitosamente contra el Ejército iraquí y, de esta forma, intentar tomar el control de una región que se extiende desde la ciudad de Alepo en Siria hasta las ciudades de Faluya, Mosul y Tal Afar en Irak.

Además, expertos afirman que el grupo obtiene un millón de dólares al día a través de la venta de crudo procedente de campos petrolíferos que se encuentran bajo su control en Irak y que es transportado a Turquía e Irán. 

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/134958-onu-estado-islamico-irak-mutilacion-genital

Combatientes del Estado Islámico han ordenado en una fatua que todas las niñas y mujeres de la ciudad de Mosul y alrededores sean sometidas a la mutilación genital, informa Naciones Unidas.

Según el organismo, unas cuatro millones de mujeres podrían ser víctimas de la fatua en Irak, donde la ablación no es una práctica común.

Este es uno de los numerosos decretos religiosos emitidos por el grupo yihadista desde que tomara el control del norte de Irak el mes pasado. Además, en uno de sus últimos informes, la ONU acusó al Estado Islámico de emplear en Irak métodos como ejecuciones, violaciones y reclutamiento forzado de niños. El documento también les acusó de destrucción sin sentido y saqueo de lugares de culto o de importancia cultural o histórica.

"Esto es algo muy nuevo para Irak, particularmente en esta zona. Es motivo de gran preocupación y debe ser abordado",  aseguró la coordinadora humanitaria de la ONU en Irak, Jacqueline Badcock, desde la ciudad iraquí de Erbil a través de una videoconferencia con periodistas en Ginebra.

Esta no es la voluntad del pueblo iraquí ni de las mujeres de Irak

"Esta no es la voluntad del pueblo iraquí ni de las mujeres de Irak en estas áreas vulnerables ocupadas por los terroristas", afirmó Badcock, según la cadena Al Arabiya

Desde el mes de junio el violento levantamiento de este grupo, conocido anteriormente como Estado Islámico de Irak y el Levante, ha sumido a Irak en una nueva situación de guerra que amenaza a toda la región de Oriente Medio

Se cree que la milicia del Estado Islámico, que opera en Irak y Siria, está compuesta por, al menos, 10.000 combatientes, lo que le permitiría combatir exitosamente contra el Ejército iraquí y, de esta forma, intentar tomar el control de una región que se extiende desde la ciudad de Alepo en Siria hasta las ciudades de Faluya, Mosul y Tal Afar en Irak.

Además, expertos afirman que el grupo obtiene un millón de dólares al día a través de la venta de crudo procedente de campos petrolíferos que se encuentran bajo su control en Irak y que es transportado a Turquía e Irán. 

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/134958-onu-estado-islamico-irak-mutilacion-genital

En la madrugada de este viernes 18 de julio ha regresado a la Arquidiócesis de Santa Cruz, el sacerdote Arnulfo Dorado Languidey que después de 4 años de estudio en Roma ha finalizado satisfactoriamente su licenciatura en Historia en la Universidad Gregoriana de Roma.

El Padre Arnulfo, que vivió por 4 años en la parroquia San Giovanni Batista de Rossi, que es la parroquia del Cardenal Terrazas en Roma, termina así una fase de su formación sacerodotal. En su remplazo ha dejado al padre Mario Laverán.

Según hizo saber a nuestra redacción su tesis de licenciatura en historia eclesial versó sobre la "Evangelización en los pueblos Chiquitanos de Bolivia" .

En la foto vemos al padre Arnulfo una de las tantas veces que fue al aeropuerto de Roma a esperar al señor cardenal Julio Terrazas.

https://fbcdn-sphotos-d-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xpf1/t1.0-9/1904067_10153844493675273_993714121_n.jpg

La Virgen del Carmen es Patrona de las Fuerzas Armadas y es venerada casi en todos los pueblos de Bolivia, donde la milagrosa imagen sale por distintas calles en procesión donde la gente rinde tributos.

La devoción a la Virgen del Carmen traída por los misioneros españoles en la época colonial, esta íntimamente unida a la historia de Bolivia. Durante el tiempo de las luchas por la independencia, los patriotas la tomaron como su protectora.

El 16 de julio de 1809 se produjo una revolución en la ciudad de La Paz, encabezada por don Pedro Domingo Murillo en contra del gobierno español, aprovechando la procesión en la fiesta de la Virgen del Carmen. Luego de destituir a las autoridades realistas, la Junta Tuitiva proclamó la liberación de estas tierras del poder de la corona española.

Días después, los patriotas volvieron a sacar en procesión a la imagen de la Virgen del Carmen, en acción de gracias por el triunfo del levantamiento, pero esta vez con el gorro frigio de la libertad en vez de la corona y con un sable en la mano.

El Papa Pío IX la proclamó "Patrona de Bolivia" en 1851 y ratificada por el gobierno de Bolivia en 1852. Posteriormente, por Ley del 11 de octubre de 1948 fue proclamada "Generala y Patrona de las Fuerzas Armadas de la Nación". Su fiesta es celebrada con mucha devoción y solemnidad en muchos pueblos y ciudades del país, y con la participación de las Fuerzas Armadas.

Nuestra Señora del Monte Carmelo, referida comúnmente como Virgen del Carmen o Nuestra Señora del Carmen, es una de las diversas advocaciones de la Virgen María. Su denominación procede del llamado Monte Carmelo, en Israel, un nombre que deriva de la palabra Karmel o Al-Karem y que se podría traducir como 'jardín'. Existen hoy en activo órdenes carmelitas repartidas por todo el mundo, masculinas y femeninas, las cuales giran en torno a esta figura mariana.

En España es patrona del mar y de la Armada Española. También lo es del Ejército de los Andes, que liderado por el general José de San Martín, gestó la independencia de Argentina, Chile y Perú. Es considerada Reina y Patrona de Chile, de sus Fuerzas Armadas y de Carabineros de Chile; es patrona de la Policía Nacional de los colombianos, los transportadores en Colombia; en el Perú es “Patrona del Criollismo” y "Alcaldesa de la Ciudad de Lima"; en Bolivia es la patrona de la Nación y de sus Fuerzas Armadas; y en Venezuela es la patrona del Ejército.

La Arquidiócesis de Bogotá ha reunido recientemente a todo su clero a través de unas asambleas de trabajo, en aras de dar impulso certero a las nuevas iniciativas de evangelización.

Ha sido muy interesante ver, escuchar y sentir a este grupo de hombres consagrados a la misión dentro de su estilo de personas que pertenecen al mundo actual y no a épocas ya idas. Se siente en ellos el frescor de los adultos modernos, la libertad de las personas de hoy en día y también el orgullo por haber consagrado su vida al sacerdocio. Muchas buenas sorpresas se llevarían otras personas que pudieran haber estado en estas asambleas al ver el espíritu de estos hombres, su capacidad de reír, su fraternidad, su interés por evangelizar en estos tiempos y también por su informalidad y apertura.

Creo que, poco a poco, el clero, los sacerdotes concretos de nuestra época, hemos ido dándole un nuevo perfil al ejercicio de la vida sacerdotal. En primer lugar, se podría decir que el sacerdocio ha sido desacartonado y ha sido revestido de jeans para poder andar con vigor por los caminos de la vida.
Esto ha producido unos sacerdotes alegres, de mucho contacto con la gente y, seguramente, con un equilibrio interior más natural que en otras épocas. En segundo lugar, estos hombres han puesto el sacerdocio y al sacerdote muy al alcance de las personas, ya que en favor de ellas recibieron el encargo ministerial. Para servir impulsados por el Espíritu a todo aquel que necesite el amor de Dios y la cercanía de sus hermanos.

Además, el sacerdocio de ahora, en buena medida, transcurre en las calles, por donde deambula la multitud, y esquivo es a encerrarse en viejos y oscuros despachos, aunque algún tiempo la misión se dé allí también.

Dentro de este nuevo perfil, también hay que destacar algo que, quizás en los recintos donde se escriben los mundos ideales, no siempre es bien captado ni entendido. Los sacerdotes actuales, los que están en la calle de la ciudad, han logrado acompañar a las personas en sus situaciones concretas sin dogmatismos irrealizables y sin pragmatismos fríos. Son verdaderos acompañantes que saben que la vida tiene sus propias leyes inexorables y que no es que la gente sea insensata al actuar, sino que se le imponen situaciones existenciales inevitables. Y son también buenos acompañantes porque, en medio de la crudeza de la realidad, también invitan a ver horizontes mayores y más amplios, pero a sabiendas de que conquistarlos no es asunto automático ni inmediato.
Hay en el sacerdocio, como cuerpo de servidores de Dios y de la humanidad, una sabiduría acumulada de valor incalculable.
 
En aras del Reino
El nuevo perfil deja ver también un gusto notable y preferencial por la típica y propia tarea de evangelizar. Es de notar cómo al clero actual, al menos en su gran mayoría, poco le atrae estar en “posiciones de importancia” en la Iglesia. Al cura actual le gusta su independencia para adelantar la misión, la posibilidad de estar siempre con su comunidad, la creatividad en sus celebraciones, la libertad para moverse en medio de un ambiente que requiere alta capacidad de adaptación.

Esto también ha ido generando nuevas y positivas dinámicas y resultados en la tarea evangelizadora. Con esta manera de hacer las cosas, hoy en día ha sido posible llegar a nuevos lugares, a nuevos ambientes y quizás se han abandonado otros donde ya no valía la pena seguir gastando munición.

Finalmente, quisiera destacar un aspecto del clero actual tal vez sorpresivo para algunos: su relativa juventud. Por ejemplo, todo el pastoreo del suroriente de Bogotá está en manos de un clero que ronda los 45 años de edad. Energía por donde quiera que se mire hay allí.
Si la autoridad eclesiástica es capaz de asimilar este nuevo perfil de sacerdote, sabrá que es mejor desatar toda esta fuerza en aras del Reino que atajar y controlar demasiado. Y se me olvidaba un dato: el Papa actual, ¡sí que es de otro perfil!

En el nº 2.901 de Vida Nueva

La Arquidiócesis de Bogotá ha reunido recientemente a todo su clero a través de unas asambleas de trabajo, en aras de dar impulso certero a las nuevas iniciativas de evangelización.

Ha sido muy interesante ver, escuchar y sentir a este grupo de hombres consagrados a la misión dentro de su estilo de personas que pertenecen al mundo actual y no a épocas ya idas. Se siente en ellos el frescor de los adultos modernos, la libertad de las personas de hoy en día y también el orgullo por haber consagrado su vida al sacerdocio. Muchas buenas sorpresas se llevarían otras personas que pudieran haber estado en estas asambleas al ver el espíritu de estos hombres, su capacidad de reír, su fraternidad, su interés por evangelizar en estos tiempos y también por su informalidad y apertura.

Creo que, poco a poco, el clero, los sacerdotes concretos de nuestra época, hemos ido dándole un nuevo perfil al ejercicio de la vida sacerdotal. En primer lugar, se podría decir que el sacerdocio ha sido desacartonado y ha sido revestido de jeans para poder andar con vigor por los caminos de la vida.

Esto ha producido unos sacerdotes alegres, de mucho contacto con la gente y, seguramente, con un equilibrio interior más natural que en otras épocas. En segundo lugar, estos hombres han puesto el sacerdocio y al sacerdote muy al alcance de las personas, ya que en favor de ellas recibieron el encargo ministerial. Para servir impulsados por el Espíritu a todo aquel que necesite el amor de Dios y la cercanía de sus hermanos.

Además, el sacerdocio de ahora, en buena medida, transcurre en las calles, por donde deambula la multitud, y esquivo es a encerrarse en viejos y oscuros despachos, aunque algún tiempo la misión se dé allí también.

Dentro de este nuevo perfil, también hay que destacar algo que, quizás en los recintos donde se escriben los mundos ideales, no siempre es bien captado ni entendido. Los sacerdotes actuales, los que están en la calle de la ciudad, han logrado acompañar a las personas en sus situaciones concretas sin dogmatismos irrealizables y sin pragmatismos fríos. Son verdaderos acompañantes que saben que la vida tiene sus propias leyes inexorables y que no es que la gente sea insensata al actuar, sino que se le imponen situaciones existenciales inevitables. Y son también buenos acompañantes porque, en medio de la crudeza de la realidad, también invitan a ver horizontes mayores y más amplios, pero a sabiendas de que conquistarlos no es asunto automático ni inmediato.

Hay en el sacerdocio, como cuerpo de servidores de Dios y de la humanidad, una sabiduría acumulada de valor incalculable.
 

En aras del Reino

El nuevo perfil deja ver también un gusto notable y preferencial por la típica y propia tarea de evangelizar. Es de notar cómo al clero actual, al menos en su gran mayoría, poco le atrae estar en “posiciones de importancia” en la Iglesia. Al cura actual le gusta su independencia para adelantar la misión, la posibilidad de estar siempre con su comunidad, la creatividad en sus celebraciones, la libertad para moverse en medio de un ambiente que requiere alta capacidad de adaptación.

Esto también ha ido generando nuevas y positivas dinámicas y resultados en la tarea evangelizadora. Con esta manera de hacer las cosas, hoy en día ha sido posible llegar a nuevos lugares, a nuevos ambientes y quizás se han abandonado otros donde ya no valía la pena seguir gastando munición.

Finalmente, quisiera destacar un aspecto del clero actual tal vez sorpresivo para algunos: su relativa juventud. Por ejemplo, todo el pastoreo del suroriente de Bogotá está en manos de un clero que ronda los 45 años de edad. Energía por donde quiera que se mire hay allí.

Si la autoridad eclesiástica es capaz de asimilar este nuevo perfil de sacerdote, sabrá que es mejor desatar toda esta fuerza en aras del Reino que atajar y controlar demasiado. Y se me olvidaba un dato: el Papa actual, ¡sí que es de otro perfil!

En el nº 2.901 de Vida Nueva

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/07/04/un-nuevo-perfil-sacerdotal-rafael-de-brigard/#sthash.HG2coiL4.dpuf

La Arquidiócesis de Bogotá ha reunido recientemente a todo su clero a través de unas asambleas de trabajo, en aras de dar impulso certero a las nuevas iniciativas de evangelización.

Ha sido muy interesante ver, escuchar y sentir a este grupo de hombres consagrados a la misión dentro de su estilo de personas que pertenecen al mundo actual y no a épocas ya idas. Se siente en ellos el frescor de los adultos modernos, la libertad de las personas de hoy en día y también el orgullo por haber consagrado su vida al sacerdocio. Muchas buenas sorpresas se llevarían otras personas que pudieran haber estado en estas asambleas al ver el espíritu de estos hombres, su capacidad de reír, su fraternidad, su interés por evangelizar en estos tiempos y también por su informalidad y apertura.

Creo que, poco a poco, el clero, los sacerdotes concretos de nuestra época, hemos ido dándole un nuevo perfil al ejercicio de la vida sacerdotal. En primer lugar, se podría decir que el sacerdocio ha sido desacartonado y ha sido revestido de jeans para poder andar con vigor por los caminos de la vida.

Esto ha producido unos sacerdotes alegres, de mucho contacto con la gente y, seguramente, con un equilibrio interior más natural que en otras épocas. En segundo lugar, estos hombres han puesto el sacerdocio y al sacerdote muy al alcance de las personas, ya que en favor de ellas recibieron el encargo ministerial. Para servir impulsados por el Espíritu a todo aquel que necesite el amor de Dios y la cercanía de sus hermanos.

Además, el sacerdocio de ahora, en buena medida, transcurre en las calles, por donde deambula la multitud, y esquivo es a encerrarse en viejos y oscuros despachos, aunque algún tiempo la misión se dé allí también.

Dentro de este nuevo perfil, también hay que destacar algo que, quizás en los recintos donde se escriben los mundos ideales, no siempre es bien captado ni entendido. Los sacerdotes actuales, los que están en la calle de la ciudad, han logrado acompañar a las personas en sus situaciones concretas sin dogmatismos irrealizables y sin pragmatismos fríos. Son verdaderos acompañantes que saben que la vida tiene sus propias leyes inexorables y que no es que la gente sea insensata al actuar, sino que se le imponen situaciones existenciales inevitables. Y son también buenos acompañantes porque, en medio de la crudeza de la realidad, también invitan a ver horizontes mayores y más amplios, pero a sabiendas de que conquistarlos no es asunto automático ni inmediato.

Hay en el sacerdocio, como cuerpo de servidores de Dios y de la humanidad, una sabiduría acumulada de valor incalculable.
 

En aras del Reino

El nuevo perfil deja ver también un gusto notable y preferencial por la típica y propia tarea de evangelizar. Es de notar cómo al clero actual, al menos en su gran mayoría, poco le atrae estar en “posiciones de importancia” en la Iglesia. Al cura actual le gusta su independencia para adelantar la misión, la posibilidad de estar siempre con su comunidad, la creatividad en sus celebraciones, la libertad para moverse en medio de un ambiente que requiere alta capacidad de adaptación.

Esto también ha ido generando nuevas y positivas dinámicas y resultados en la tarea evangelizadora. Con esta manera de hacer las cosas, hoy en día ha sido posible llegar a nuevos lugares, a nuevos ambientes y quizás se han abandonado otros donde ya no valía la pena seguir gastando munición.

Finalmente, quisiera destacar un aspecto del clero actual tal vez sorpresivo para algunos: su relativa juventud. Por ejemplo, todo el pastoreo del suroriente de Bogotá está en manos de un clero que ronda los 45 años de edad. Energía por donde quiera que se mire hay allí.

Si la autoridad eclesiástica es capaz de asimilar este nuevo perfil de sacerdote, sabrá que es mejor desatar toda esta fuerza en aras del Reino que atajar y controlar demasiado. Y se me olvidaba un dato: el Papa actual, ¡sí que es de otro perfil!

En el nº 2.901 de Vida Nueva

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/07/04/un-nuevo-perfil-sacerdotal-rafael-de-brigard/#sthash.HG2coiL4.dpuf

La Arquidiócesis de Bogotá ha reunido recientemente a todo su clero a través de unas asambleas de trabajo, en aras de dar impulso certero a las nuevas iniciativas de evangelización.

Ha sido muy interesante ver, escuchar y sentir a este grupo de hombres consagrados a la misión dentro de su estilo de personas que pertenecen al mundo actual y no a épocas ya idas. Se siente en ellos el frescor de los adultos modernos, la libertad de las personas de hoy en día y también el orgullo por haber consagrado su vida al sacerdocio. Muchas buenas sorpresas se llevarían otras personas que pudieran haber estado en estas asambleas al ver el espíritu de estos hombres, su capacidad de reír, su fraternidad, su interés por evangelizar en estos tiempos y también por su informalidad y apertura.

Creo que, poco a poco, el clero, los sacerdotes concretos de nuestra época, hemos ido dándole un nuevo perfil al ejercicio de la vida sacerdotal. En primer lugar, se podría decir que el sacerdocio ha sido desacartonado y ha sido revestido de jeans para poder andar con vigor por los caminos de la vida.

Esto ha producido unos sacerdotes alegres, de mucho contacto con la gente y, seguramente, con un equilibrio interior más natural que en otras épocas. En segundo lugar, estos hombres han puesto el sacerdocio y al sacerdote muy al alcance de las personas, ya que en favor de ellas recibieron el encargo ministerial. Para servir impulsados por el Espíritu a todo aquel que necesite el amor de Dios y la cercanía de sus hermanos.

Además, el sacerdocio de ahora, en buena medida, transcurre en las calles, por donde deambula la multitud, y esquivo es a encerrarse en viejos y oscuros despachos, aunque algún tiempo la misión se dé allí también.

Dentro de este nuevo perfil, también hay que destacar algo que, quizás en los recintos donde se escriben los mundos ideales, no siempre es bien captado ni entendido. Los sacerdotes actuales, los que están en la calle de la ciudad, han logrado acompañar a las personas en sus situaciones concretas sin dogmatismos irrealizables y sin pragmatismos fríos. Son verdaderos acompañantes que saben que la vida tiene sus propias leyes inexorables y que no es que la gente sea insensata al actuar, sino que se le imponen situaciones existenciales inevitables. Y son también buenos acompañantes porque, en medio de la crudeza de la realidad, también invitan a ver horizontes mayores y más amplios, pero a sabiendas de que conquistarlos no es asunto automático ni inmediato.

Hay en el sacerdocio, como cuerpo de servidores de Dios y de la humanidad, una sabiduría acumulada de valor incalculable.
 

En aras del Reino

El nuevo perfil deja ver también un gusto notable y preferencial por la típica y propia tarea de evangelizar. Es de notar cómo al clero actual, al menos en su gran mayoría, poco le atrae estar en “posiciones de importancia” en la Iglesia. Al cura actual le gusta su independencia para adelantar la misión, la posibilidad de estar siempre con su comunidad, la creatividad en sus celebraciones, la libertad para moverse en medio de un ambiente que requiere alta capacidad de adaptación.

Esto también ha ido generando nuevas y positivas dinámicas y resultados en la tarea evangelizadora. Con esta manera de hacer las cosas, hoy en día ha sido posible llegar a nuevos lugares, a nuevos ambientes y quizás se han abandonado otros donde ya no valía la pena seguir gastando munición.

Finalmente, quisiera destacar un aspecto del clero actual tal vez sorpresivo para algunos: su relativa juventud. Por ejemplo, todo el pastoreo del suroriente de Bogotá está en manos de un clero que ronda los 45 años de edad. Energía por donde quiera que se mire hay allí.

Si la autoridad eclesiástica es capaz de asimilar este nuevo perfil de sacerdote, sabrá que es mejor desatar toda esta fuerza en aras del Reino que atajar y controlar demasiado. Y se me olvidaba un dato: el Papa actual, ¡sí que es de otro perfil!

En el nº 2.901 de Vida Nueva

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/07/04/un-nuevo-perfil-sacerdotal-rafael-de-brigard/#sthash.HG2coiL4.dpuf

La Arquidiócesis de Bogotá ha reunido recientemente a todo su clero a través de unas asambleas de trabajo, en aras de dar impulso certero a las nuevas iniciativas de evangelización.

Ha sido muy interesante ver, escuchar y sentir a este grupo de hombres consagrados a la misión dentro de su estilo de personas que pertenecen al mundo actual y no a épocas ya idas. Se siente en ellos el frescor de los adultos modernos, la libertad de las personas de hoy en día y también el orgullo por haber consagrado su vida al sacerdocio. Muchas buenas sorpresas se llevarían otras personas que pudieran haber estado en estas asambleas al ver el espíritu de estos hombres, su capacidad de reír, su fraternidad, su interés por evangelizar en estos tiempos y también por su informalidad y apertura.

Creo que, poco a poco, el clero, los sacerdotes concretos de nuestra época, hemos ido dándole un nuevo perfil al ejercicio de la vida sacerdotal. En primer lugar, se podría decir que el sacerdocio ha sido desacartonado y ha sido revestido de jeans para poder andar con vigor por los caminos de la vida.

Esto ha producido unos sacerdotes alegres, de mucho contacto con la gente y, seguramente, con un equilibrio interior más natural que en otras épocas. En segundo lugar, estos hombres han puesto el sacerdocio y al sacerdote muy al alcance de las personas, ya que en favor de ellas recibieron el encargo ministerial. Para servir impulsados por el Espíritu a todo aquel que necesite el amor de Dios y la cercanía de sus hermanos.

Además, el sacerdocio de ahora, en buena medida, transcurre en las calles, por donde deambula la multitud, y esquivo es a encerrarse en viejos y oscuros despachos, aunque algún tiempo la misión se dé allí también.

Dentro de este nuevo perfil, también hay que destacar algo que, quizás en los recintos donde se escriben los mundos ideales, no siempre es bien captado ni entendido. Los sacerdotes actuales, los que están en la calle de la ciudad, han logrado acompañar a las personas en sus situaciones concretas sin dogmatismos irrealizables y sin pragmatismos fríos. Son verdaderos acompañantes que saben que la vida tiene sus propias leyes inexorables y que no es que la gente sea insensata al actuar, sino que se le imponen situaciones existenciales inevitables. Y son también buenos acompañantes porque, en medio de la crudeza de la realidad, también invitan a ver horizontes mayores y más amplios, pero a sabiendas de que conquistarlos no es asunto automático ni inmediato.

Hay en el sacerdocio, como cuerpo de servidores de Dios y de la humanidad, una sabiduría acumulada de valor incalculable.
 

En aras del Reino

El nuevo perfil deja ver también un gusto notable y preferencial por la típica y propia tarea de evangelizar. Es de notar cómo al clero actual, al menos en su gran mayoría, poco le atrae estar en “posiciones de importancia” en la Iglesia. Al cura actual le gusta su independencia para adelantar la misión, la posibilidad de estar siempre con su comunidad, la creatividad en sus celebraciones, la libertad para moverse en medio de un ambiente que requiere alta capacidad de adaptación.

Esto también ha ido generando nuevas y positivas dinámicas y resultados en la tarea evangelizadora. Con esta manera de hacer las cosas, hoy en día ha sido posible llegar a nuevos lugares, a nuevos ambientes y quizás se han abandonado otros donde ya no valía la pena seguir gastando munición.

Finalmente, quisiera destacar un aspecto del clero actual tal vez sorpresivo para algunos: su relativa juventud. Por ejemplo, todo el pastoreo del suroriente de Bogotá está en manos de un clero que ronda los 45 años de edad. Energía por donde quiera que se mire hay allí.

Si la autoridad eclesiástica es capaz de asimilar este nuevo perfil de sacerdote, sabrá que es mejor desatar toda esta fuerza en aras del Reino que atajar y controlar demasiado. Y se me olvidaba un dato: el Papa actual, ¡sí que es de otro perfil!

En el nº 2.901 de Vida Nueva

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/07/04/un-nuevo-perfil-sacerdotal-rafael-de-brigard/#sthash.HG2coiL4.dpuf

La Arquidiócesis de Bogotá ha reunido recientemente a todo su clero a través de unas asambleas de trabajo, en aras de dar impulso certero a las nuevas iniciativas de evangelización.

Ha sido muy interesante ver, escuchar y sentir a este grupo de hombres consagrados a la misión dentro de su estilo de personas que pertenecen al mundo actual y no a épocas ya idas. Se siente en ellos el frescor de los adultos modernos, la libertad de las personas de hoy en día y también el orgullo por haber consagrado su vida al sacerdocio. Muchas buenas sorpresas se llevarían otras personas que pudieran haber estado en estas asambleas al ver el espíritu de estos hombres, su capacidad de reír, su fraternidad, su interés por evangelizar en estos tiempos y también por su informalidad y apertura.

Creo que, poco a poco, el clero, los sacerdotes concretos de nuestra época, hemos ido dándole un nuevo perfil al ejercicio de la vida sacerdotal. En primer lugar, se podría decir que el sacerdocio ha sido desacartonado y ha sido revestido de jeans para poder andar con vigor por los caminos de la vida.

Esto ha producido unos sacerdotes alegres, de mucho contacto con la gente y, seguramente, con un equilibrio interior más natural que en otras épocas. En segundo lugar, estos hombres han puesto el sacerdocio y al sacerdote muy al alcance de las personas, ya que en favor de ellas recibieron el encargo ministerial. Para servir impulsados por el Espíritu a todo aquel que necesite el amor de Dios y la cercanía de sus hermanos.

Además, el sacerdocio de ahora, en buena medida, transcurre en las calles, por donde deambula la multitud, y esquivo es a encerrarse en viejos y oscuros despachos, aunque algún tiempo la misión se dé allí también.

Dentro de este nuevo perfil, también hay que destacar algo que, quizás en los recintos donde se escriben los mundos ideales, no siempre es bien captado ni entendido. Los sacerdotes actuales, los que están en la calle de la ciudad, han logrado acompañar a las personas en sus situaciones concretas sin dogmatismos irrealizables y sin pragmatismos fríos. Son verdaderos acompañantes que saben que la vida tiene sus propias leyes inexorables y que no es que la gente sea insensata al actuar, sino que se le imponen situaciones existenciales inevitables. Y son también buenos acompañantes porque, en medio de la crudeza de la realidad, también invitan a ver horizontes mayores y más amplios, pero a sabiendas de que conquistarlos no es asunto automático ni inmediato.

Hay en el sacerdocio, como cuerpo de servidores de Dios y de la humanidad, una sabiduría acumulada de valor incalculable.
 

En aras del Reino

El nuevo perfil deja ver también un gusto notable y preferencial por la típica y propia tarea de evangelizar. Es de notar cómo al clero actual, al menos en su gran mayoría, poco le atrae estar en “posiciones de importancia” en la Iglesia. Al cura actual le gusta su independencia para adelantar la misión, la posibilidad de estar siempre con su comunidad, la creatividad en sus celebraciones, la libertad para moverse en medio de un ambiente que requiere alta capacidad de adaptación.

Esto también ha ido generando nuevas y positivas dinámicas y resultados en la tarea evangelizadora. Con esta manera de hacer las cosas, hoy en día ha sido posible llegar a nuevos lugares, a nuevos ambientes y quizás se han abandonado otros donde ya no valía la pena seguir gastando munición.

Finalmente, quisiera destacar un aspecto del clero actual tal vez sorpresivo para algunos: su relativa juventud. Por ejemplo, todo el pastoreo del suroriente de Bogotá está en manos de un clero que ronda los 45 años de edad. Energía por donde quiera que se mire hay allí.

Si la autoridad eclesiástica es capaz de asimilar este nuevo perfil de sacerdote, sabrá que es mejor desatar toda esta fuerza en aras del Reino que atajar y controlar demasiado. Y se me olvidaba un dato: el Papa actual, ¡sí que es de otro perfil!

En el nº 2.901 de Vida Nueva

- See more at: http://www.vidanueva.es/2014/07/04/un-nuevo-perfil-sacerdotal-rafael-de-brigard/#sthash.HG2coiL4.dpuf

(Reino Unido) Las mujeres sacerdotes británicas de la Iglesia anglicana podrán ser obispos hacia fin de año. Por primera vez en la historia y en una votación donde los modernistas se impusieron a los tradicionalistas después de haber cambiado la mayoría necesaria, el Gran Sínodo reunido en la universidad de York aprobó ayer por la tarde la legislación que lo permitirá.

Con la presencia del arzobispo de Canterbury, Reverendo Justin Welby, y tras un profundo debate sobre un sensible tema que divide a la Iglesia que tiene a la reina como su jefa principal, las tres casas del Sínodo votaron con 37 obispos a favor y dos en contra; 162 sacerdotes a favor y 25 en contra, más 4 abstenciones. Pero en el voto decisivo se consiguieron 152 votos a favor, 45 en contra y 5 abstenciones.

El triunfo se obtuvo después de que fracasaran en noviembre pasado por sólo seis votos. Otra derrota hubiera sumergido a la iglesia en una profunda crisis. El silencio en que fueron anunciados los resultados por el arzobispo de York, doctor John Sentamu, que había pedido sensibilidad y contención, fue interrumpido con gritos y aplausos al conocerse la aprobación de las mujeres obispos.

El arzobispo de Canterbury utilizó toda su persuasión de ex banquero, su autoridad y su capacidad de mediación en tan espinoso debate para resolver eclesiásticamente las diferencias. Se mostró “encantado” con el resultado de la votación, pero prometió que “florecerán en la Iglesia los que no están de acuerdo”.

“Hoy se marca el comienzo de una gran aventura de mutuo florecimiento cuando continúa –en algunos casos– el desacuerdo. El desafío para nosotros será una Iglesia como un modelo de desacuerdo y continuar con nuestro amor por aquellos que no están de acuerdo en el territorio teológico”, dijo el arzobispo Welby, en un comunicado emitido por el palacio de Lambeth, sede de la iglesia anglicana en Gran Bretaña.

En su mediación, el arzobispo Welby estableció que las parroquias que impugnen a una mujer obispo tienen derecho a pedir por un sacerdote varón o llevar el caso a un arbitraje independiente. A él se sumó el premier David Cameron. Una de las amenazas del gobierno, si el Gran Sínodo no aprobaba la nominación de mujeres obispos, era que el Parlamento británico lo hiciera en nombre de la igualdad.

Veinte años atrás, la nominación de mujeres sacerdotes también conmovió a los anglicanos en Gran Bretaña. Un debate tan espinoso como el de la votación del Gran Sínodo dividió entonces a la iglesia anglicana y produjo un gran éxodo hacia la Iglesia católica, que incluso autorizó a reverendos anglicanos casados y con hijos a ejercer como sacerdotes católicos en Gran Bretaña tras el traspaso. Las mujeres consiguieron ser sacerdotes y hoy ellas, que lucharon hace dos decadas por ese posibilidad, serán las nuevas obispos anglicanas.

June Osborne, dean en Salisbury, fue una de ellas. Para June es “un día histórico”. “Pienso que es un cambio en nuestra sociedad y un paso hacia adelante en aceptar que las mujeres son real y verdaderamente iguales en autoridad espiritual, así como el liderazgo en la sociedad”, declaró a la BBC. La evangélica Sarah Finch, que representaba a Londres como miembro en el Sínodo, votó en contra. Cree que hombres y mujeres tienes roles diferentes a jugar en la Iglesia. “Si consideramos un salón de baile, los hombres y las mujeres tienen diferentes roles pero bailan juntos”, dijo. Susie Leafe, del grupo Reforma, argumentó que ella no quiere ver mujeres obispos. “Nosotros queremos una Iglesia que siga los principios bíblicos”, especificó.

“Los obispos sirven a los fieles y son hombres”, insistió.

Con este voto a favor de las mujeres, una mujer obispo podrá ordenar sacerdotes. Una función que muchos de los que se oponen a la reforma consideran teológicamente inaceptable. En realidad, en la Biblia no hay obispos, ni mujeres ni varones. Pero los conservadores evangélicos consideran que los Apóstoles eran todos hombres y que esa sucesión apostólica no puede ser quebrada por mujeres sacerdotes. Y otro detalle: esta nominación de mujeres sacerdores mina cualquier posibilidad de reconciliación entre la Iglesia católica y la anglicana para ellos.

A nivel mundial, hay actualmente 7.789 mujeres sacerdotes anglicanas. Las primeras mujeres obispos británicas podrían ser nominadas para la próxima Navidad. La amenaza sobre el Gran Sínodo era que, si no la aprobaban, la designación de mujeres obispos iba a ser tratada y apoyada por la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores a alta velocidad hasta hacerla una ley ineludible.

MONSEÑOR EUGENIO COTER, EN PANDO: “LA RELIGIOSIDAD POPULAR ES UN ESPACIO DE SENCILLEZ Y DE SINCERIDAD EN LA FE QUE HAY QUE ACOMPAÑAR PARA QUE NO SE DEGENERE”.

Las noches Riberalteñas, durante el mes de Julio, mes de la Virgen del Carmen, se caracterizan por las tradicionales “Romerías”; éstas han pasado a ser parte de la cotidianidad y expresión de la fe cristiana de esta población norte amazónica.

Es así que desde el 1 de julio se viene desarrollando la Romería a la Virgen del Carmen en diferentes hogares de los fieles que solicitan la Imagen de Nuestra Señora. Referente al trema de la Religiosidad Popular Monseñor Eugenio Coter, Obispo de Pando, quien viene acompañando esta Romería, hizo notar que la Romería: “es un momento de compartir sencillo, pero profundo, sincero de la gente que expresa la fe, expresa también una cultura que viene desde un siglo atrás que ha marcado la vida de la gente, entonces es de verdad un momento lindo de sencillez y de sinceridad en la fe”, dijo.

Al mismo tiempo la autoridad eclesial se refirió al peligro que amenaza a estas expresiones de fe popular sobre la degeneración de las mismas, es preciso acompañar.

Continuando con su explicación Monseñor Coter señaló que si bien se corre el riesgo de degeneración y distorsión en la Religiosidad Popular, al mismo tiempo hay que dejarla que se exprese: “hay que dejarla expresar porque es una religiosidad que nace de una sinceridad del corazón, en este sentido (la Religiosidad Popular) no es filosófica racional, es espiritual y emocional, y la Iglesia Católica no tiene que tener miedo de estas expresiones”, sostuvo.
“Cuando llega un momento difícil, o cuando llega un momento feliz, uno se confronta y siente que hay una experiencia más grande que adentro de estas cosas sencillas lo sobrepasa, y esta es la experiencia de la Religiosidad Popular que alcanza el corazón de todos, sobre todo de la gente más sencilla” concluyó el Vicario de Pando.

FUENTE: DEPARTAMENTO DE EVANGELIZACIÓN RADIO SAN MIGUEL.

EN BENI, EL CLERO DIOCESANO DE BOLIVIA CELEBRA SU XXIX ASAMBLEA

La asamblea se inauguró con la presencia de 120 sacerdotes y ocho obispos de toda Bolivia, este martes 01 de julio en la ciudad de trinidad, por la mañana, con el lema “Sacerdote diocesano, ministro de la caridad identificados con Cristo en la eucarística”; así informó el padre Simón Díaz.

El P. Pedro Cruz, presidente de la asamblea diocesana del clero boliviano dio inicio con las palabras de bienvenida a todos los sacerdotes y dijo. “Animados por la fuerza del espíritu que acompaña , anima e impulsa a la iglesia, nos reunimos nuevamente como verdadera familia en esta vigésima novena (XXIX) asamblea de la conferencia Boliviana del clero Diocesano(C.B.C.D), sirva para adentrarnos en el corazón de Cristo quien nos da la paz y fortaleza en nuestro comunión presbiteral”.

Asimismo Mons. José María Elías, obispo del vicariato del Beni, saludo a todos los presentes y dijo: sean bienvenidos y que se sientan en casa. Esta asamblea les lleve no solo a reflexionar la caridad; sino a identificarse con Jesús pan partido para la vida del mundo y celebrar la comunión entre quienes hemos sido escogidos por Dios para ser pastores según el corazón del buen pastor de las almas”

Según el programa de la asamblea, hay charlas de reflexión, momentos de confraternización y de celebración y entre otra actividades. La asamblea concluirá el día jueves por la noche con la celebración eucarística del jubileo sacerdotal del P. Adam Bravo (Tori).

(información/foto: por padre Simon Díaz)

Página 1 de 22

Video Destacado

MONS. ADALBERTO: "Los Obispos deben entrar al mundo digital"

Twitter

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

03 - banner Iglesia Viva

 

05 - Infodecom - iNFOGRAFÍA

06 - Infodecom - Diakonia

07 - Infodecom - Radio San Miguel

08 - Infodecom - Audios

09 - Infodecom - Universidad Selesiana

11 - Infodecom - Religion Digital

12 - Infodecom - Catholic News

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom

15 - Banner - Publicite Aqui

 01 - Infodecom - Papa Francisco en Bolivia

 banner Cochabamba medida ok

Buscador de Infodecom