Martes, 23 Mayo 2017

15   Banner   Publicite Aqui

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Parece contradictorio hablar de Espíritu y política, pues el Espíritu parece algo interior y espiritual, mientras que la política es algo mundano, compromiso histórico con la sociedad, con la “polis”, con la ciudadanía. Parecería que el Espíritu, todo lo más, se limitaría a la Iglesia, a la jerarquía, a los sacramentos y a algunas personas místicas…

Efectivamente el Espíritu es algo interior a nosotros, “dulce huésped del alma”, como le llama un himno litúrgico medieval. Ciertamente el Espíritu está presente en toda la Iglesia, pero no queda encerrado en ella, sino que desborda los límites eclesiales, porque ha sido derramado sobre toda la humanidad. Por esto otro himno medieval lo llama Espíritu “creador” y “padre de los pobres”.

Es Espíritu “creador”, Señor y dador de vida, que hace emerger la vida en medio del caos de los orígenes de la creación, hace que mujeres estériles tengan hijos y que una Virgen conciba, es el que defiende y protege la vida, sin él la vida vuelve al polvo y desaparece. En cambio, él es capaz de resucitar una vida nueva que participe de la resurrección de Jesús. El Espíritu promueve la defensa de la creación y el respeto a toda vida, es un Espíritu ecológico.

Es ”padre de los pobres” , el que suscita profetas que luchen por la justicia y la solidaridad, el que clama a través de los pobres, el que promueve en nosotros la opción por los pobres y marginados, el que dice “no” a un sistema que mata y discrimina, el que a través de grupos y movimientos sociales busca una sociedad más justa, igualitaria y fraterna, con tierra, trabajo y techo, el que promueve puentes de diálogo y no muros de división. El Espíritu es un Espíritu político, dirige la historia de toda la humanidad hacia el Reino. Por esto no podemos ser profetas de calamidades. Nos corresponde a todos nosotros discernirlo y seguirlo, no extinguirlo. Otro mundo es posible.

Pero al mismo tiempo, a diferencia de Babel que significa confusión y división, el Espíritu respeta personas y minorías, respeta culturas y religiones, respeta identidades sexuales, respeta las diferencias. Todo intento de represión, todo lo que sea negar legítimas libertades y diferencias, todo lo que sea amordazar a la opinión pública con un pensamiento único, no es del Espíritu, pues el Espíritu no es totalitario ni dictatorial, sino Espíritu de verdadera y genuina libertad, de pluralismo, no de centralismo, sea eclesial o político. Es un Espíritu dialogante, ecuménico, no sectario ni fundamentalista. Todos los avances sociales, económicos, políticos y culturales son últimamente fruto del Espíritu que actúa a través de personas y grupos humanos.

En últimamente instancia el Espíritu es el Espíritu de Jesús y nos lleva a seguir las huellas de Jesús: amor, servicio, entrega, solidaridad, justicia, compasión, respeto y confianza en Dios Padre. Y esto tanto a nivel personal y eclesial, como a nivel social y político. Por esto otro mundo es posible.

 

La Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Boliviana emitió un comunicado denunciando ante la opinión pública sobre la aprobación del artículo 157 de la Propuesta de Ley del nuevo Código Penal referido a la ampliación a las causales del aborto en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados.

A continiación el comunicado de la Oficina de Prensa de la CEB:

La conciencia por encima de leyes injustas
“No matarás” (Éxodo 20, 13)

La Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Boliviana denuncia ante la opinión pública la aprobación, el día de ayer en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, del artículo 157 de la Propuesta de Ley del nuevo Código Penal referido a la ampliación a las causales del aborto. Lamenta profundamente que con esta aprobación se desoiga las voces de cientos de miles de ciudadanos que en los últimos meses han hecho conocer su rechazo a través de marchas y cartas.

Fieles a la misión profética de la Iglesia, insistimos que una eventual aprobación de este Proyecto de Ley implica una derrota del conjunto de la sociedad boliviana y el avance de una cultura de muerte, tal como lo aseguraron los Obispos de Bolivia a la conclusión de su última Asamblea Plenaria. Con esta decisión mostramos a nuestros hijos un país que no enfrenta sus problemas respetando y cuidando la vida y la dignidad de sus habitantes más vulnerables como son los niños y las mujeres, y prefiere resolver esos problemas eliminando a los inocentes. Nos preguntamos ¿es éste el “vivir bien” que pregonan nuestros gobernantes?

Apoyados en las enseñanzas de la Iglesia Católica aseguramos que la conciencia está por encima de leyes injustas, porque el mal seguirá siendo mal aunque una ley lo permita. En esta línea, la última palabra reside en cada persona y es nuestra obligación moral cuidar y hacer prevalecer el derecho a la objeción de conciencia.

Animamos a los fieles y personas de buena voluntad a perseverar en oración personal y comunitaria al Dios de la Vida, para que la aprobación de esta ley no se consume y para que los ciudadanos sigamos viviendo de acuerdo con nuestra propia conciencia y con los valores que sustentan nuestras culturas ancestrales.

Oficina de Prensa de la
Conferencia Episcopal Boliviana
La Paz, 20 de mayo de 2017

El papa Francisco anunció ayer domingo que entre los cinco nuevos purpurados está el obispo auxiliar de San Salvador, Mons. Gregorio Rosa Chávez, quien será creado cardenal junto al arzobispo de Barcelona, Mons. Juan José Omella, al arzobispo de Bamako (Mali), Jan Servo; al obispo de Estocolmo, Mons. Anders Arborelius; y al vicario de Paksé, en Laos, Mons. Louis-Marie Lingmangkhanekhoun.

Rosa Chávez con más de 30 años de servicio como obispo auxiliar, conoció de cerca a monseñor Óscar Arnulfo Romero y es uno de los promotores de la causa para su canonización. Su nombramiento llega poco después de cumplir 75 años, edad en la que el Derecho Canónico pide la renuncia. Su elevación a Cardenal prolongará su ejercicio dentro de la iglesia.

En una entrevista a Radio Mayavisión este domingo, monseñor Rosa Chávez dijo que su nombramiento era “un regalo de Dios” y que posiblemente al momento de tomar la decisión, el papa Francisco pensó en el país de monseñor Romero.

Mons Gregorio Rosa Chávez nació en Sociedad, en el Departamento de Morazán, el 3 de septiembre de 1942. Los estudios secundarios fueron ya en el Seminario Menor San José de la Montaña,de San Salvador (1957 – 1961). Estudio Filosofía y Teología: en el Seminario Central San José de la Montaña,de San Salvador (1962 – 1964; 1966 – 1969).

En 1965 trabajo en el Seminario Menor de la Diócesis de San Miguel. Realizó su especialización en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica (1973 – 1976), habiendo obtenido la licenciatura en comunicación social.

Habla francés y tiene conocimientos generales de ingles, portugués e italiano.
Fue ordenado sacerdote el 24 de enero de 1970, en la catedral de San Miguel, El Salvador, de manos de Monseñor José Eduardo Álvarez Ramírez, c.m. obispo de San Miguel.

Fue secretario episcopal de la Diócesis de San Miguel (1970 – 1973); párroco de la Iglesia El Rosario,en la ciudad de San Miguel (1970 – 1973); director de los medios de comunicación social de la Diócesis de San Miguel: Radio pax y Semanario Chaparrastique (1971 – 1973).

Se desempeñó como asesor espiritual de varias asociaciones y movimientos de apostolado seglar (1970 – 1973), y pasó a ser rector del Seminario Central San José de la Montaña, de San Salvador (1977 – 1982). Profesor de Teología en el Seminario Central San José de la Montaña,de San Salvador (1977 – 1982) fue también miembro de la Junta Directiva de la Organización de Seminarios Latinoamericanos (1979 – 1982). Fue nombrado obispo auxiliar de la Arquidiócesis de San Salvador: 3 de julio de 1982.

Como parte de la peregrinación por conmemorarse 400 años de su deceso, los restos de la Santa de América fueron recibidos por la población. Santa Rosa de Lima.

Al conmemorarse los 400 años de su fallecimiento, la población de Ica recibió las Reliquias de Santa Rosa de Lima en el óvalo del estadio José Picasso Perata desde donde partió la concentración a lo largo de la céntrica avenida Matías Manzanilla hasta la Plaza de Armas.

En peregrinación, los feligreses recorrieron las calles Bolívar y Andahuaylas, hasta llegar al colegio particular San José donde pernoctarán las reliquias.

Reliquias en Chincha. Más temprano arribó a la ciudad de Chincha la reliquia de Santa Rosa de Lima, patrona de América, las Filipinas, la Policía Nacional y las enfermeras. La reliquia fue escoltada por os efectivos de la policía y fue recibida por el alcalde provincial, César Carranza Falla y la población en general con gran algarabía.

Los restos fueron llevados al templo parroquial Santo Domingo de Guzmán, lugar donde se ofició una misa especial por esta visita. Según las misioneras dominicanas y de la Inmaculada Concepción, para esta semana continuará su viaje a la ciudad de Ica y de allí a la Prelatura de Chuquibamba.

Con el objetivo animar a los Delegados de Pastoral de Comunicación, responsables de medios, agentes y líderes de comunicación del país, para que dentro de su labor asuman la tarea de ser multiplicadores de un lenguaje de perdón, reconciliación y paz, del 29 al 31 de mayo en Bogotá se realizará el encuentro nacional de delegados diocesanos de comunicación, directores y periodistas de medios católicos.

Durante la jornada, organizada por la Conferencia Episcopal de Colombia, el Secretariado Nacional de Pastoral Social y la Comisión Nacional de Conciliación, a través del Centro de Pastoral para la Evangelización de lo Social, se trabajarán los tópicos: Desarmar la palabra; ¿cómo aprovechar las estructuras de comunicación a nivel diocesano y comunitario para ambientar escenarios de reconciliación y paz?; evangelizar en la era digital (del mundo offline al online); ¿cómo construir un Plan Social Media para una pastoral de la paz?

Además, se contará con un espacio para exponer los criterios pastorales de la próxima visita del Papa Francisco a Colombia y las pautas para comunicar la fe en medios laicos.

“Ya lo hemos manifestado en recientes ocasiones, nos preocupa ahora como Pastor en comunión con todos los sacerdotes de nuestra Diócesis, como está creciendo la violencia que en vez de superar la crisis que atraviesa el país la agudiza”, expresó el Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, con motivo de los actos violentos, asesinatos y saqueos de las últimas horas en la región.

Monseñor Mario Moronta, difundió un mensaje preocupado por la situación que ha vivido el Táchira, y lamentando la muerte de algunos manifestantes. “Son hermanos nuestros, hacemos llegar a sus familiares nuestra condolencia y, la seguridad de un recuerdo en la oración”.

Aseveró el Obispo diocesano que la violencia es inaceptable. “La vida es el don más preciado recibido de Dios, y su defensa y cuidado constituye el fundamento de todos los derechos humanos. La violencia de cualquier signo, venga de donde venga, es inaceptable. Desde la represión inhumana hasta los saqueos, desde la ofensa verbal hasta las guarimbas. Por eso en el Nombre de Dios pedimos a todos los que se dedican a promover, aupar, organizar y realizar actos de violencia a que cambien de actitud y se pongan del lado de quienes quieren la paz y la fraterna convivencia, que es la mayoría del pueblo”.

El Prelado exhortó a las autoridades “gubernamentales, militares y policiales” a servir y proteger a los ciudadanos “Por eso no deben apelar a la represión indiscriminada que también hace sentir sus efectos en muchísimas personas indefensa, entre los cuales están: niños, enfermos, y ancianos. Deben controlar los grupos armados que también se dedican a sembrar zozobra en las instituciones y comunidades”.

“Nuestro pueblo tachirense se distingue por su laboriosidad, cordialidad, fraternidad y amor por la paz”, dijo monseñor Moronta. Desaprobando “las manifestaciones de violencia originadas por grupos que se han anarquizado, y que no responden a los intereses del bien común del pueblo”.

También el Obispo Mario Moronta rechazó los saqueos a comercios. “Los rechazamos y los condenamos pues atacan a todos los sectores, no sólo a los comerciantes que están perdiendo el fruto de su trabajo, sino a todos lo ciudadanos que vamos a sufrir el desabastecimiento de insumos necesarios para la vida de familia y personal”.

“En el Nombre de Dios les pedimos a todos aquellos que han promovido la violencia, que la siguen realizando y la tienen como opción, que cambien, les decimos en Nombre de Dios cambien de actitud. Nuestro pueblo quiere la paz y esa forma parte de la vocación de cristianos hijos de Dios, por eso deben cambiar de actitud, deben dejar la violencia”, enfatizó el Obispo.

Recordó también que la protesta pacífica debe ser respetada por el gobierno y los demás sectores, y no puede ser criminalizada “porque algunos se valgan de ella para sus actos de violencia, más aún eso es inmoral, valerse del derecho a la protesta pacifica para hacer actos de carácter anárquico y violento”.

“Hay muchas razones para las protestas, vamos a escuchar esas razones”, dijo el Obispo. Invitando a los dirigentes políticos a “escuchar al pueblo que es el objeto social de la democracia, el pueblo tiene necesidad de ser atendido y escuchado”, y no preocuparse de sus intereses particulares.

A los sacerdotes y fieles de la Iglesia los exhortó a “asumir el papel de ser constructores de paz y solidaridad”. Y finalmente invitó a participar de la Jornada de Oración por Venezuela el próximo 21 de mayo en todas las parroquias, comunidades y familias.

Prensa CEV
Nota de prensa Diócesis San Cristóbal
18 de mayo de 2017

La Arquidiócesis de Lima, la Comisión Episcopal de Misiones, la Comisión Episcopal del Clero y la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias, haciendo eco a los fuertes impulsos misioneros del Papa Francisco y en preparación a celebrar el Congreso Americano Misionero (CAM V) en Santa Cruz de la Sierra en Bolivia en Julio del 2018, siendo conscientes que la renovación misionera se inicia desde el clero y la Vida Consagrada.

CONVOCAN

A todos los sacerdotes, religiosos (as), seminaristas, aspirantes a Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, al IV CONGRESO NACIONAL MISIONERO PARA SACERDOTES, SEMINARISTAS, RELIGIOSOS(AS) Y ASPIRANTES A LA VIDA CONSAGRADA. Este Congreso se llevará a cabo del 03 al 06 de Agosto del 2017 en el Auditorio del Colegio Peruano Chino Juan XXIII Jirón Mariscal Ramón Castilla 842, San Miguel.

Lema: « CON LA FUERZA DE LA PALABRA, ANUNCIEMOS A CRISTO RESUCITADO»

Tema: “LA PALABRA DE DIOS EN LA MISION DE LA IGLESIA“

OBJETIVO GENERAL:

Renovar la vocación misionera y misericordiosa en el clero y miembros de la vida consagrada, para así conocer mejor, asimilar y vivir las propuestas que el Papa Francisco está promoviendo con su magisterio misionero.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

1. Suscitar una evangelización Cristo céntrica para impulsar una proclamación del evangelio sin fronteras.
2. Discernir sobre los desafíos que el secularismo y la globalización presentan a la vida sacerdotal y religiosa, frente a la propuesta de la nueva evangelización y la misión Ad Gentes.
3. Fortalecer la unidad entre los diferentes ministerios y carismas en la Iglesia para trasmitir un evangelio fuente de alegría.
4. Preparación al V Congreso Americano Misionero en Santa Cruz Bolivia (julio 2018)
5. Difundir las Obras Misionales Pontificias y fortalecer su presencia en la pastoral, como instrumentos válidos y eficaces para la animación, formación, comunión-organización y cooperación misionera.

Considerando la importancia de este Congreso, y los frutos que deseamos conseguir, es necesario que previamente todos los asistentes lean y desarrollen los temas propuestos en Documento Base, trayendo al Congreso sus conclusiones por escrito que serán compartidas en los trabajos de grupo del mismo.

El próximo domingo 21 de mayo, por iniciativa de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), se realizará una Jornada de Oración por la paz en Venezuela.

El arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino invitó a todos los venezolanos a "vivir con mucha espiritualidad este momento de especial oración por nuestra amada patria Venezuela" y pedir con insistencia al Señor “el cese de la violencia, el respeto de los derechos humanos y los valores democráticos, la reconciliación y la paz y nos permita a los venezolanos resolver de manera pacífica los problemas que hoy nos aquejan”.

“El cristiano es y debe ser siempre gente de paz”, escribió el cardenal Urosa en el Mensaje que difundió convocando a la Jornada de Oración. “Y por eso estamos llamados también a respetar y defender los derechos humanos, los nuestros y los de los demás, porque “la paz es fruto de la justicia”, añadió.

“Esta Jornada es una ocasión propicia para que, como discípulos de Jesucristo en Caracas, renovemos nuestra confianza en Dios con espíritu de fe y a la luz de su Palabra, y tomemos conciencia de que, al expresar y defender nuestras convicciones, no debemos caer en el odio y la violencia, que hemos de rechazar siempre, venga de donde venga”.

“Hemos de trabajar por la paz. Esto requiere denunciar lo que impida la paz, y dar los pasos para instaurar la ‘civilización del amor’. Pero ésta no se podrá edificar mientras no se den las condiciones que la favorezcan: el respeto a la dignidad humana, el reconocimiento de la centralidad de la vida humana y la familia, el fortalecimiento de la fraternidad en sana convivencia, el desarrollo integral de nuestro país”.

“Hagamos todo lo que podamos para conseguir la paz y la recuperación del país, con la oración, la Palabra de Dios y la Eucaristía. A pesar de los conflictos, no perdamos la esperanza. El Señor nos alienta y fortalece, pues es el Dios de la vida, de la salvación, de la plenitud de la condición humana, lograda en Jesús resucitado. Comprometámonos a trabajar por la paz y a comunicar a nuestros hermanos, sobre todo a nuestros familiares y vecinos, el amor, la alegría, la paz y la vida de Cristo resucitado, anunciando nuestra fe, y luchando contra el egoísmo, la corrupción, la violencia y la cultura de la muerte”.

“Pidamos a Dios de todo corazón con intenso fervor –concluye el Mensaje del arzobispo de Caracas- y sólida confianza, que nos ayude a los venezolanos a resolver nuestros conflictos de manera pacífica”.