Martes, 22 Agosto 2017

banner Diakonia 2017 Infodecom 2017 ok ok

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En la mañana de este lunes, el Cardenal Baltazar Porras, junto al Obispo Auxiliar Electo, Vicarios Generales y Episcopales unidos al consejo presbiteral y con la presencia de un grupo de periodistas en representación de diferentes medios de la ciudad, la Arquidiócesis de Mérida inauguró la oficina de prensa, con el cual se busca tener un espacio para informar de los diferentes eventos y actividades de la iglesia merideña.

Luego del corte de la cinta, el Cardenal ofreció una rueda de prensa en la que informó acerca de los preparativos de la Ordenación Episcopal de Mons. Luis Enrique Rojas, Obispo Auxiliar de esta Arquidiócesis, la cual tendrá lugar en la Catedral de Mérida, el próximo 29 de septiembre, a las 10 de la mañana, fecha que coincide con el nacimiento del Siervo de Dios, Mons. Miguel Antonio Salas, quien está camino a los altares.

También se dió a conocer, que a partir de este año, la Arquidiócesis de Mérida, estará otorgando el Premio Arquidiocesano de Periodismo y Comunicación Social, el cual tiene el epónimo Padre Ugo Anzil Zoz,hombre de las comunicaciones quien fundo la Televisora Andina de Mérida y la FM 100.9; la primera entrega de este premio se hará el próximo 27 de julio, para lo cual el jurado calificador está evaluando los diferentes productos.

Esta oficina queda al servicio de todas las dependencias de esta iglesia local, para que informen a los diferentes medios sobre sus actividades a los diferentes medios de comunicación.

El pasado viernes se desarrolló la primera velada al apóstol San Bartolomé, previo a la festividad folclórica Ch’utillos 2017 en la Diócesis de Potosí.

La misa de Acción de Gracias se realizó en el patio de la Alcaldía, posteriormente la procesión con la imagen de San Bartolomé hasta el templo de San Bernardo acompañada por la banda de músicos de la Policía Departamental; además contó con la presencia de trabajadores del Gobierno Municipal, dirigentes, representantes y pueblo en general.

Durante la celebración eucarística el sacerdote Rubén Rollano, celebrante de los actos litúrgicos, pidió a los presentes y al pueblo celebrar la fiesta unidos por la fe y en busca del desarrollo y progreso de Potosí, según el diario "El Potosí".

Además dijo que este tiempo de preparación sirva para que San Bartolomé interceda para que exista unidad entre las autoridades y el pueblo y que la fiesta ayude al crecimiento de la ciudad. Antes de dar la bendición, recordó que se impulse la gestión para que el templo de San Bernardo vuelva a tuición de la Iglesia Católica potosina.

El Papa Francisco es conocido fuera de la Iglesia por reformador -un conservador devenido en inesperado (pregúntenle si no a Rafael Puente) progre-, carismático, político, peronista -por tanto vertical y desconfiado de las élites latinoamericanas- e hincha de San Lorenzo. Se puede conjeturar si su personalidad insondable es debida la orden a la que pertenece, la Compañía de Jesús. Es sabido que los detractores de ésta han dejado huella hasta en el diccionario: la tercera acepción de jesuita es también taimado. En su descargo se puede alegar que es nada menos el Evangelio (Mt. 10:16) el que aconseja ser astutos como serpientes e inocentes como palomas, para que no nos destripen los lobos.

Francisco ha provocado una contienda por el alma de la Iglesia Católica, que incita formidables adhesiones y disensos. Es una circunstancia poco seguida entre nosotros, más ocupados de la indulgencia del Papa con Evo, su mediación fallida en Venezuela o sus muecas a Macri. Mal que les pese a muchos, la Iglesia Católica es influyente. Nadie que se tome en serio desdeña sus reflexiones, comenzando por Putin, pasando por Raúl Castro y concluyendo en Obama (o, penosamente, en Trump), incluso si ir a misa u orar no es lo suyo.

No es trivial por eso que Francisco despidiera (o no reeligiera) hace días al conservador Cardenal Müller, sucesor de Joseph Ratzinger como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, encargada de “promover y salvaguardar la doctrina sobre la fe y la moral en todo el mundo católico". En síntesis, uno de los guardianes del alma de la Iglesia, capaz de reprender y callar a la disidencia o al vanguardismo.

Ese cargo pertenece ahora a otro jesuita, Luis Ladaria, quien ha dejado saber que coincide con Francisco, a diferencia del retirado Müller. A éste último no le hizo gracia, por ejemplo, que varias conferencias episcopales publicaran orientaciones sobre la absolución y comunión a los divorciados, derivadas de la exhortación apostólica del Papa, Amoris Laetitia. Por honesto o mal calculador, Müller deslizó su desacuerdo, y ha sido cesado.

Por decisiones duras como ésa, muchos juzgan crudamente a Francisco. Un provincial jesuita latinoamericano habría sostenido que Bergoglio “tiene un aura de espiritualidad que usa para obtener poder”, según uno de los biógrafos de Francisco, en un libro que se vende en la propia librería del Vaticano y no tiene visos de amarillismo. Como católicos, hay que cuidarse de la manía engreída de escandalizar. Pero estos temas interesan y pueden tratarse, como hacen ardiente y afectivamente muchos escritores católicos y medios de la Iglesia.

Hace meses, cuatro cardenales escribieron una dubia al Papa. Es una carta en la que le piden absolver sus dudas sobre Amoris Laetitia. Uno de los temas de fondo de este procedimiento excepcional es consultarle si, con sus tesis, Francisco sigue afirmando la existencia de normas morales absolutas, ese legado que la Iglesia debe custodiar. Ante el silencio del Papa, el mes pasado los mismos Cardenales le pidieron una audiencia para tratar sus dudas. Ellos argumentan que deben ayudar al Papa en el cuidado de la Iglesia, como manda el Derecho Canónico, aunque sea espinoso.

Entre la multitud de actores involucrados en esta contienda hay personalidades laicas, como el conservador católico y columnista del The New York Times, Ross Douthat. Hace un par de años éste preguntaba si la mayoría de los católicos estadounidenses, severos en la moral sexual (como muchos latinoamericanos en la moral social), no acabarían recurriendo al Papa emérito, Benedicto XVI, a causa del “liberalismo” de Francisco. Esa peligrosa insinuación motivó que el llamado “segundo jesuita más famoso del mundo”, el escritor y periodista James Martin S.J., sostuviera con Douthat un debate público punzante, pero respetuoso, en la revista America Magazine, de los jesuitas, de la que Martin es editor.

El Papa ha nombrado este año a James Martin consultor del Departamento de Comunicación del Vaticano. Semanas después, Martin sacudió a una parte del mundo católico, al publicar un libro que aboga construir un puente entre la Iglesia y la comunidad LGTBI. No faltó el escritor que enrostró a Martin inclinarse por una “visión terapéutica” de la religión, acomodada a las condiciones de cada quien, en la que la ley moral ni se menciona para no incomodar.

Sería sencillo ver ésta como otra querella entre progresistas heroicos y conservadores anacrónicos, como los que se miran el ombligo hacen al dividir el mundo a su favor. Al contrario, este debate parte de consideraciones ancladas en sofisticadas miradas del ser humano.

Los críticos del Papa sostienen que éste está sustituyendo la ley católica (la ley mosaica, la tradición y la doctrina de la Iglesia) por un método casuista, como es el discernimiento ignaciano. En palabras de otro jesuita, el profesor emérito de filosofía política de la Universidad de Georgetown, y reconocido filósofo tomista, James Schall S.J., Francisco podría acabar levantando una Iglesia subjetiva, en la que no haya modo de sostener reglas morales objetivas.

Schall no usa estas palabras, pero para él Francisco corre el riesgo de que la Iglesia absorba la moral secular prevaleciente y acabe convertida por ésta, sin nada propio que la distinga de las modas inauguradas en los años 60. Schall ha llegado a discurrir qué debería hacerse si surgiera un Papa herético, que abandonase la doctrina católica. Es un índice de lo crispado que está el ambiente.

Un inteligente intérprete de Francisco me decía que el discernimiento que Francisco propone no es para olvidar el mensaje cristiano, sino para hacerlo el centro (como el amor, hasta por el enemigo), incluso a costa de ciertas reglas injustas que la Iglesia deba cambiar, aunque demore. Son los ecos del Concilio Vaticano II y de cómo la Iglesia debe acercarse al mundo. Unos apuntan la necesidad de reconquistarlo para la fe, mitigando el rigor de las reglas; otros se alarman porque la Iglesia termine moldeada por la moral postmoderna.

En el centro está dilucidar ahora qué es, religiosamente, verdad revelada (Derecho Apodíctico), que la Iglesia no puede alterar, y qué es lo que en la religión puede mutar según tiempos, doctrinas y culturas (Derecho Casuístico), como ha ocurrido en el pasado.

El Papa tiene un plan, buscando ser una suerte de epígono de San Pablo, adversario de los infatuados por la letra de la ley. Mientras, sus fustigadores previenen que el mundo secular y su liberalismo a ultranza carcomen las sociedades occidentales, en un cóctel de hedonismo, egoísmo y nihilismo. Unos quieren reafirmar la tradición católica; Francisco, remozarla, enfatizando unos legados sobre otros.

Es un torneo de magníficas personalidades y doctrinas espirituales, filosóficas y morales. Se juegan grandes corrientes, pero en un tono contenido, por las cuidadas y afiladas maneras de la romanità, la tradición vaticana. Como para contrastarlo con la rampante estulticia y catadura de nuestras reyertas políticas locales.

 

 

Un pastor evangélico fue enviado a la cárcel de San Pedro de La Paz, con detención preventiva, luego de ser acusado de violar a tres menores de edad en el municipio de Coroico, La Paz, informó el fiscal Adolfo López Trujillo.

“El juez mixto de Coroico envió a la cárcel de San Pedro al pastor evangélico Eloy Ch. Q. de 40 años por el delito de violación a niño, niña, infante (…), habrían 4 menores víctimas”, señaló López Trujillo.

Según las investigaciones preliminares, las cuatro víctimas de violación tienen entre siete a 15 años de edad, las cuales ya prestaron su declaración mediante la Defensoría de la Niñez.

El fiscal no descarta que existan otras víctimas del pastor, entre ellas sus hijas, situación que será esclarecida en el proceso de investigación.

López Trujillo dijo que una de las menores refirió que el pastor la amedrentaba para no denunciar el caso, pero la menor ya no aguantó callar el hecho y contó a su madre lo ocurrido. Posteriormente la madre de la víctima presentó la denuncia contra el religioso.

El día de ayer, en conferencia de prensa, los obispos de Venezuela emitieron un mensaje al pueblo venezolano y a las principales autoridades.

A continuación el mensaje de los arzobispos y obispos de Venezuela.

MENSAJE URGENTE A LOS CATÓLICOS Y PERSONAS DE BUENA VOLUNTAD EN VENEZUELA

Con nuestro afectuoso saludo, los Obispos de Venezuela nos dirigimos al pueblo venezolano. Le reiteramos nuestra cercanía en estos tiempos difíciles y duros que vivimos. De modo especial, queremos ratificar nuestro acompañamiento a quienes más sufren. Les transmitimos el saludo y la bendición del Santo Padre Francisco, quien, además de seguir de cerca los acontecimientos de nuestra nación, nos invita a buscar soluciones urgentes en paz y concordia entre todos. Nos sentimos unidos y en plena comunión con él, quien nos ha señalado: "en la voz de los obispos venezolanos también resuena mi voz".

"LOS CLAMORES DE MI PUEBLO SE OYEN POR TODO EL PAIS" (Jer. 8,13).

Hacemos nuestros los clamores de la gente que se siente golpeada por el hambre, la falta de garantías para la salud, la difícil adquisición de medicinas y la inseguridad en todos los sentidos. Aunque el pueblo mantiene la esperanza y la capacidad de superar las dificultades, hoy sufre mucho más. Pide le sea respetada su voluntad democrática, lo estipulado en el ordenamiento jurídico y constitucional, así como la real posibilidad de vivir en concordia, paz, libertad y con un creciente desarrollo humano integral.

En nuestro país se percibe de manera muy clara cómo la violencia ha adquirido un carácter estructural. Son variadas sus expresiones: desde la represión irracional, con su dolorosa cuota de muertos y heridos, los daños a viviendas y estructuras residenciales; y persecuciones, hasta la desatención frente a las necesidades básicas de la gente. La represión oficial genera, en ocasiones, respuestas violentas, lo cual contribuye a crear un clima de tensión y anarquía, con sus peligrosas consecuencias. Nos encontramos ante una terrible escalada de la violencia. La detención de numerosas personas, sobre todo jóvenes, por disentir del Gobierno agrava más la situación. Se escuchan serias denuncias acerca de torturas y de maltratos; hay detenidos que son procesados arbitrariamente ante la justicia militar en contra de la Constitución y las leyes y que han sido llevados indebidamente a cárceles de máxima seguridad (El Dorado y otros centros penitenciarios) como si fueran peligrosos delincuentes. También hay muchos detenidos en instalaciones militares y confinados en lugares insalubres y condiciones infrahumanas. Existe un menosprecio de la dignidad humana que se expresa en la violación y negación continua de los derechos humanos por parte de las autoridades.

Muchas de nuestras comunidades e instituciones son azotadas por grupos paramilitares ilegales que actúan bajo la mirada complaciente de las autoridades. Ejemplo de ello son los acontecimientos del pasado 5 de julio en el ataque a los diputados de la Asamblea Nacional, sólo visto en el asalto del 24 de enero de 1848 al Congreso Nacional por orden del Presidente Monagas. La Asamblea Nacional, expresión de la "soberanía popular", es heredera del Congreso de 1811. Tiene un auténtico valor histórico y real. Por eso, la Guardia Nacional Bolivariana que reside allí tiene la misión de brindar seguridad al recinto y a los diputados y no debe permitir ataques de grupos irregulares.

"CUALQUIERA QUE TOCA A MI PUEBLO, TOCA LA NIÑA DE MIS OJOS, DICE EL SEÑOR DIOS" (Zacarías 2,13).

Es hora de un cambio de rumbo en la orientación política del Gobierno. Aunque la crisis que padecemos los venezolanos data de varios años, en los últimos meses se ha profundizado por la iniciativa del Gobierno de convocar una Asamblea Nacional Constituyente, cuestionada y rechazada por la mayoría del pueblo venezolano. Esta propuesta ha ignorado rotundamente que es el pueblo, en el ejercicio de su propia soberanía, quien la puede y debe convocar. Los venezolanos hemos de recordar que "la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo" (CRBV, art. 5). "El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario" (art 347). Sólo él puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente.

La Constitución ha sido violada nuevamente, y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Consejo Nacional Electoral (CNE) avalan lo que propone el Ejecutivo, sin tener en cuenta los principios básicos de la democracia participativa establecidos en la Constitución. El mencionado proyecto constituyentista pretende imponer al país un régimen dictatorial. Además, al privilegiar, en su conformación, unas bases comiciales sectoriales sin asidero jurídico, se viola el derecho de todos a elegir y a ser elegidos y el principio constitucional (Art. 63 CRBV) de la representación proporcional de la población según su distribución territorial. Asimismo, la Asamblea Nacional Constituyente tendría un poder supraconstitucional con el propósito de eliminar los actuales órganos del Estado, principalmente la Asamblea Nacional, elegida legítimamente por el pueblo. Tampoco se establecen límites en el ejercicio de sus funciones y extensión en el tiempo. Todo deja entrever que lo que se busca es instaurar un Estado socialista, marxista y militar con la desaparición de la autonomía de los poderes, especialmente el legislativo.

El próximo 16 de julio, promovida por la Asamblea Nacional, tendrá lugar una consulta popular que goza de toda legitimidad. Consideramos una provocación de parte del gobierno y del CNE convocar, para ese mismo día, un simulacro de votaciones en algunos centros electorales del país, pues puede generar lamentables conflictos. El pueblo sigue exigiendo el respeto a su dignidad y a sus propios derechos.

COMO PASTORES PREOCUPADOS POR SUS OVEJAS (EZEQUIEL 34,12).

Como pastores de la Iglesia en Venezuela, haciéndonos eco de los clamores de la inmensa mayoría de nuestro pueblo, queremos elevar nuestra voz y exigir:

a) AL GOBIERNO NACIONAL: que retire su propuesta de una Asamblea Constituyente, y posibilite la realización de las elecciones establecidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Es hora de que el Gobierno reconozca la autonomía de los Poderes públicos; abandone la represión inhumana de las manifestaciones de quienes disientan, y se desmantelen y sancionen los grupos armados que, con sus acciones, llenan de zozobra a amplios sectores de la sociedad. La medida acordada recientemente en favor de un importante líder político de los factores de oposición, debe llevar a la liberación de todos los privados de libertad por razones políticas. Es urgente también avocarse a solucionar los gravísimos problemas de la gente y de permitir la apertura de un canal de carácter humanitario para que puedan llegar medicinas y alimentos a los más necesitados en Venezuela.

b) A LA FUERZA ARMADA NACIONAL BOLIVARIANA: que, según lo señala la Constitución Nacional, cumpla su deber de estar al servicio de todo el pueblo en el respeto y garantía del orden constitucional y no simplemente de un régimen, partido o gobernante. "Las personas que prestan su servicio en las fuerzas armadas, tienen el deber específico de defender el bien, la verdad y la justicia...Los militares son plenamente responsables de los actos que realizan, cuando violan los derechos de las personas y de los pueblos" (COMPENDIO DE DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA, 502 y 503).. Apelamos a la conciencia de todos sus miembros: no olviden que también forman parte del pueblo y que deberán rendir cuenta de sus actos ante la Justicia humana y divina.

c) A LA DIRIGENCIA POLITICA: que, en el ejercicio de su vocación ciudadana, esté siempre comprometida sólo con el pueblo y nunca en la búsqueda de propios intereses. Urge seguir dando los pasos para hacer respetar la voluntad democrática de todo el pueblo venezolano y buscar los mecanismos transparentes para encuentros y negociaciones que conduzcan eficazmente a la superación de la crisis.

d) A LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS Y CULTURALES: que colaboren a crear conciencia política y así elevar el nivel sociocultural en todos los ciudadanos.

Fieles a nuestro ministerio de pastores nos comprometemos a seguir acompañando solidariamente a nuestro pueblo, particularmente a los más pobres y excluidos. En este sentido pedimos a todos los miembros de la Iglesia actuar según los criterios del Evangelio y de la Doctrina Social de la Iglesia, para iluminar y para derribar todo muro de división existente en nuestro país y contribuir a la recuperación de nuestra nación, rehacer el tejido social e ir dando los pasos para la reconciliación en el encuentro fraterno entre todos. Alentamos todos los esfuerzos que se puedan realizar a favor de la paz y la convivencia, basados en la ley del amor fraterno. Acompañamos a los jóvenes y estudiantes, quienes son defensores con sus propias vidas de la libertad y de la actual Constitución.

A todos los miembros de la Iglesia y personas de buena voluntad les invitamos a hacer realidad la opción preferencial por los más pobres y excluidos. Además de sostener con la oración, la reflexión y otras iniciativas todo esfuerzo para la salida de la crisis, les pedimos manifestar la solidaridad con quienes pasan hambre, necesidad y desconsuelo. Fortalezcamos las diversas obras y acciones que, desde la pastoral social, permiten ayudar a muchas personas necesitadas de alimento, atención en salud, protección de sus derechos, educación integral. La acción de Pastoral Social-Caritas en sus diversos ámbitos (nacional, diocesano y parroquial) es un signo de nuestro compromiso con todos, sin excepción de ninguna clase.

Invitamos a nuestros hermanos en la fe y a otros creyentes a una Jornada de Oración y Ayuno el próximo viernes 21 de julio, a fin de pedir a Dios que bendiga los esfuerzos de los venezolanos por la libertad, la justicia y la paz. Imploramos las luces del Espíritu Santo para cada uno de nosotros, pedimos a Dios siga protegiendo a este pueblo y que la maternal protección de María de Coromoto nos aliente a seguir edificando la paz y la convivencia fraterna.

LOS ARZOBISPOS Y OBISPOS DE VENEZUELA
CARACAS, 12 DE JULIO DEL AÑO 2017.

Su Eminencia El Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, junto a sus obispos auxiliares, rindieron un homenaje al Cardenal Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida, por su nombramiento y consagración como segundo cardenal activo del país, convirtiéndose así en el sexto cardenal de la historia de Venezuela.

La Eucaristía se realizó en la parroquia San Juan Pablo II, en la que estuvieron presentes los Arzobispos y Obispos de Venezuela, movimientos pastorales arquidiocesanos y la feligresía de las diferentes parroquias que conforman la Arquidiócesis de Caracas.

Durante la homilía, El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa, destaco la importancia del sacerdocio “como presencia viva de Jesús, cuyo corazón es manso y humilde, y nos consuela en la tribulación”. Refirió que el modelo del sacerdocio es Jesús Buen Pastor, que da la vida pos sus ovejas.
Como obispos y sacerdotes, dijo, que es necesario practicar las virtudes de santidad y entrega al trabajo pastoral al servicio de los fieles que se les ha encomendado, convirtiendo el sacerdocio en instrumento de misericordia en un mundo hostil cargado de penas y sufrimientos.

También hizo memoria de los años de vida sacerdotal del hoy Cardenal Baltazar Porras, a quien describió como un pastor que ha atendido las necesidades espirituales de la grey que se le ha encomendado, dijo además que por su corazón generoso y misericordioso se le ha confiado grandes misiones, entre ellas, presidir la comisión de las visitas del para entonces Papa Juan Pablo II, hoy Santo; y la de ser garante de la vida del presidente de Venezuela en el año 2002, cuando el país atravesaba momentos difíciles, misión que cumplió según lo ha enseñado la iglesia.

El Arzobispo de Caracas, recordó además, que le une una amistad desde jóvenes, con Su Eminencia Baltasar Porras, con quien ha compartido momentos alegrías y tristezas, refirió que es un regalo de Dios compartir la investidura cardenalicia con quien le une una gran amistad.

El Cardenal Urosa Savino, apuntó que el próximo 30 de julio, El Cardenal Porras, celebrará sus bodas de oro sacerdotales, lo cual recordó con alegría, pues fue el diácono que lo acompaño durante su ordenación Sacerdotal, también recordó que esa ordenación estuvo marcada por el terremoto que azotó a la ciudad de Caracas hace 50 años, sin embargo, para la Iglesia venezolana el ministerio de Su Eminencia Baltazar Porras ha sido de gran provecho, al punto, según dijo, que por sus virtudes y cualidades, el Papa Francisco lo incorporó al Colegio Cardenalicio.

Por su parte, el Arzobispo de Mérida, Cardenal Baltazar Porras, agradeció el gesto de hermandad de los obispos de Venezuela ante el homenaje realizado a su persona, dijo que su trabajo y amor por la iglesia ha sido y será su modo de vida.

En cuanto a su investidura como Cardenal, el Arzobispo de Mérida, dijo que la responsabilidad que el Santo Padre le ha encomendado más que ser un privilegio, es un compromiso a ser más servidor de la Iglesia y sus fieles.

Recordó con alegría sus años de juventud junto a quienes hoy le acompañan como obispos, con quienes compartió, según dijo, travesuras en el seminario, pero donde también formación en valores y sabiduría de Dios.

Al finalizar la Eucaristía la Arquidiócesis de Caracas ofreció una cena en homenaje al Cardenal Baltazar Porras, en las instalaciones de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Con frecuencia, Jesús habló a sus seguidores de las dificultades que entrañaba su seguimiento. Les advirtió reiteradamente que ser su discípulo significaba seguir un camino difícil e incluso peligroso. De esta manera mostraba un comportamiento contrario al que suelen usar los políticos, que prometen todo tipo de venturas y soluciones a los que les den el voto.

En esta ocasión, sin embargo, el Señor quiere dejar claro que seguirle es también encontrar alivio y ayuda, aun en medio de las dificultades y del necesario “cargar con el yugo”. Nosotros sabemos que eso es verdad y que nadie como Cristo nos consuela, porque sólo Él puede penetrar hasta el fondo de nuestro corazón y darnos un tipo de ayuda diferente. La ayuda que nos ofrece el Señor no es, con frecuencia, la que a nosotros nos gustaría -quitarnos los problemas a golpe de milagro-, sino la de acompañarnos en nuestra lucha y darnos fuerza para que afrontemos os problemas y los resolvamos o, al menos, podamos ser felices en cualquier circunstancia. Por eso habla Jesús de que el “yugo” permanece, aunque gracias a él se vuelve “ligero”.

Jesús hace esa labor directamente, en la oración, a través de la Eucaristía. Pero la quiere hacer también mediante intermediarios, mediante sus seguidores, mediante nosotros. Imitar a Cristo, imitar a María, siendo “consuelo de afligidos” es un proyecto excelso de vida. Demos a los demás el consuelo que hemos recibido. Seamos para ellos canales que les acercan y conducen al único capaz de aliviar todo dolor.

En este XIV domingo del Tiempo Ordinario, el Santo Padre nos recuerda que Jesús se dirige a ‘todos’ aquellos que están cansados y agobiados por la vida. Pues Jesús conoce la cosas que agobian el corazón: «desilusiones y heridas del pasado, cargas que hay que llevar y perjuicios que hay que soportar en el presente, incertidumbres y preocupaciones para el futuro», y que ante todo ello nos invita a reaccionar y nos dice a cada uno: ¡Ánimo, no te rindas ante los pesos de la vida, no te encierres ante los miedos y los pecados, sino ven a mí!".

A continuación el texto completo de las palabras del Papa antes del rezo del Ángelus:

«Queridos hermanos y hermanas ¡buenos días!

En el Evangelio de hoy, Jesús dice: «Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso» (Mt 11, 28). El Señor no reserva esa frase a alguno de sus amigos, no. La dirige a ‘todos’ aquellos que están cansados y agobiados por la vida. Y ¿quién puede sentirse excluido de esta invitación? El Señor sabe cuán pesada puede ser la vida. Sabe que muchas cosas fatigan el corazón: desilusiones y heridas del pasado, cargas que hay que llevar y perjuicios que hay que soportar en el presente, incertidumbres y preocupaciones para el futuro.

Ante todo ello, la primera palabra de Jesús es una invitación; una invitación a moverse y reaccionar: ‘Vengan’. La equivocación, cuando las cosas van mal, es la de permanecer allí donde se está. Parece evidente, pero ¡qué difícil es reaccionar y abrirse! No es fácil. En los momentos oscuros es natural estar consigo mismo, rumiar sobre cuán injusta es la vida, sobre cuán ingratos son los demás y qué malo es el mundo, y otras cosas así… Todos lo sabemos. Algunas veces hemos sufrido esta experiencia fea, pero así, ensimismados en nosotros mismos, vemos todo negro. Entonces se llega incluso a familiarizar con la tristeza, que se arraiga, aquella tristeza nos postra. Qué cosa fea es esta tristeza. En vez, Jesús quiere sacarnos de esas ‘tierras movedizas’ y por ello le dice a cada uno: ‘¡Ven!’ - ¿Quién? ¡Tú, tú, tú! El camino para salir está en la relación, en el tender la mano y levantar la mirada hacia quien nos ama de verdad.

En efecto, salir de sí mismo no basta, hay que saber dónde ir. Porque tantas metas son ilusorias: prometen alivio y distraen solamente un poco, aseguran paz y dan diversión, dejando luego en la soledad de antes, son ‘fuegos artificiales’. Por ello, Jesús indica dónde ir: ‘Vengan a mí’, así dice Jesús. Tantas veces ante un peso de la vida o ante una situación que nos aflige, intentamos hablar con alguien que nos escuche, con un amigo, con un experto… Es un gran bien, ¡pero no olvidemos a Jesús! No nos olvidemos de abrirnos a Él y de contarle nuestra vida, de encomendarle a las personas y las situaciones. Quizá haya ‘zonas’ de nuestra vida que nunca le abrimos a Él y que han permanecido oscuras, porque nunca han visto la luz del Señor. Cada uno de nosotros tiene su propia historia. Y si alguien tiene esta zona oscura, busquen a Jesús, vayan adonde un misionero de la misericordia, vayan a donde un sacerdote, vayan… Pero vayan a Jesús y cuéntenle eso a Jesús.

Hoy, él nos dice a cada uno: ¡Ánimo, no te rindas ante los pesos de la vida, no te encierres ante los miedos y los pecados, sino ven a mí!’

Él nos espera, nos espera siempre, no para resolvernos mágicamente los problemas, sino para fortalecernos en nuestros problemas. Jesús no nos quita los pesos de la vida, sino la angustia del corazón; no nos quita la cruz, sino que la lleva con nosotros. Y, con Él, todo peso se vuelve ligero (Cfr 30), porque Él es el descanso que buscamos. Cuando en la vida entra Jesús, llega la paz, aquella que permanece aún en las pruebas, en los sufrimientos. Vayamos a Jesús, démosle nuestro tiempo, encontrémoslo cada día en la oración, en un diálogo confiado y personal; familiaricemos con su Palabra, redescubramos sin miedo su perdón, saciémonos con su Pan de vida: nos sentiremos amados y nos sentiremos consolados por Él.

Es Él mismo el que nos lo pide, casi insistiendo. Lo repite nuevamente al final del Evangelio de hoy: ‘Aprendan de mí… y encontrarán descanso para vuestra vida» (29). Aprendamos a ir a Jesús y, mientras, en los meses de verano buscamos un poco de reposo de lo que fatiga el cuerpo, no olvidemos encontrar el descanso verdadero en el Señor. Que nos ayude en esto la Virgen María nuestra Madre, que siempre nos cuida cuando estamos cansados y oprimidos y nos acompaña a Jesús».

Ultimas noticias - Asia

15 - Banner - Publicite Aqui

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

monsenor Tito Solari

 artes velas

 06 - Infodecom - Diakonia

11   Infodecom   Religion Digital

banner papa francisco sitio web 2015

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom