Lunes, 20 Febrero 2017

15   Banner   Publicite Aqui

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Monseñor Virginio Bressanelli, obispo de Neuquén, convocó a la comunidad a prepararse para el 5º Congreso Misionero Nacional (CoMiNa), que tendrá como sede la ciudad de Neuquén y se desarrollará del 25 al 27 de noviembre de 2017. Con el lema “Argentina en misión, el Evangelio es alegría”, reunirá a delegados de las diócesis de todo el país.

“Nos sentimos honrados, muy bendecidos por el Señor, y comprometidos a hacer todo lo posible para que este Congreso sea una gracia especial para nuestra Iglesia Diocesana y para cuantos participen como delegados de las demás diócesis del país”, expresó monseñor Bressanelli, refiriéndose a la oportunidad de ser la diócesis anfitriona del primer congreso nacional en la región patagónica.

El obispo convocó a la comunidad a preparar el congreso bajo las orientaciones de la Comisión Episcopal de las Misiones, “asumiendo el desafío de “entrar en Estado de Misión” y disponiéndonos todos a colaborar en lo que se necesite, según lo que cada uno pueda”.

Confiando en la ayuda de María Reina de las Misiones, el Santo Cura Brochero, Santa Teresita del Niño Jesús y San Francisco Javier, pidió crecer en el ardor misionero que estos tiempos nos reclaman, e invitó a los coordinadores de las comisiones pastorales de la diócesis a participar de la primera reunión de la Comisión Coordinadora General del congreso, que se llevó a cabo en la noche de ayer en el salón parroquial de la catedral.

“Todos de alguna manera, estamos convocados a apoyar y a prestar algún servicio y el sostén económico necesario, para que este acontecimiento nacional salga lo mejor posible y sea fructuoso para la diócesis y para toda la Iglesia que peregrina en la Argentina”, manifestó el prelado.

En la reunión se designaron las subcomisiones de trabajo para llevar a cabo el congreso.

Hay algo que une las tres lecturas de este domingo: en cada una se habla de un nacimiento: «He aquí que una Virgen está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, Dios-con-nosotros» (I lectura); «Jesucristo... nacido de la estirpe de David, según la carne» (II lectura); «El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera...» (Evangelio). ¡Podríamos llamarlo «domingo de los nacimientos»!

Es inevitable plantearse inmediatamente la pregunta: ¿por qué nacen tan pocos niños en Italia y en otros países occidentales? El principal motivo de la escasez de nacimientos no es de tipo económico. Los nacimientos deberían aumentar a medida que se camina hacia las franjas más elevadas de la sociedad, o según se va del Sur al Norte del mundo, y en cambio sabemos que ocurre exactamente lo contrario.

El motivo es más profundo es la falta de esperanza, con lo que implica: confianza en el futuro, impulso vital, creatividad, poesía y alegría de vivir. Si casarse es siempre un acto de fe, traer al mundo un hijo es siempre una acto de esperanza. Nada se hace en el mundo sin esperanza. Necesitamos de la esperanza como del aire para respirar. Cuando una persona está a punto de desmayarse, se grita a quienes están cerca: «¡Dadle aire!». Lo mismo se debería hacer con quién está a punto de dejarse ir, de rendirse ante la vida: «¡Dadle un motivo de esperanza!». Cuando en una situación humana renace la esperanza, todo parece distinto, aunque nada, de hecho, haya cambiado. La esperanza es una fuerza primordial. Literalmente hace milagros.

El Evangelio tiene algo esencial que ofrecer a nuestra gente, en este momento de la historia: la Esperanza con mayúsculas, virtud teologal, o sea, que tiene por autor y garante a Dios mismo. La esperanzas terrenas (casa, trabajo, salud, el éxito de los hijos...), aunque se realicen, inexorablemente desilusionan si no hay algo más profundo que las sustente y las eleve. Miremos lo que sucede con la tela de araña; es una obra de arte, perfecta en su simetría, elasticidad, funcionalidad, tensa desde todos los puntos por hilos que tiran de ella horizontalmente. Se sujeta en el centro por un hilo desde arriba, el hilo que la araña ha tejido descendiendo. Si uno desprende uno de los filamentos laterales, la araña sale, lo repara rápidamente y vuelve a su sitio. Pero si se rompe ese hilo de lo alto, todo se distiende. La araña sabe que no hay nada que hacer y se aleja. La Esperanza teologal es el hilo de lo alto en nuestra vida, lo que sustenta toda la trama de nuestras esperanzas.

En este momento en que sentimos tan fuerte la necesidad de esperanza, la fiesta de Navidad puede representar la ocasión para una inversión de marcha. Recordemos lo que dijo un día Jesús: «Quien recibe a un niño en mi nombre, a mí me recibe». Esto vale para quien acoge a un niño pobre y abandonado, para quien adopta o alimenta a un niño del Tercer Mundo; pero vale sobre todo para los padres cristianos que, amándose, en fe esperanza, se abren a una nueva vida. Muchas parejas que, cuando se anunció el embarazo, se han visto por un momento llenas de confusión, estoy seguro de que sentirán que pueden hacer propias las palabras de la profecía navideña de Isaías: «¡Acrecentaste el gozo, hiciste grande la alegría, porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado!».

Esta mañana el secretario de la Conferencia Episcopal Boliviana, Mons. Aurelio Pesoa, Secretario General de la CEB, P. José Fuentes, Secretario General Adjunto CEB y P. Benhur Soto, Secretario para la Pastoral CEB, emitieron el “Mensaje de Navidad y Año Nuevo” a toda la población boliviana.


A continucación el mensaje navideño:

 

NAVIDAD EN FAMILIA

“Fueron presurosos y encontraron a María, a José y al recién nacido acostado en el pesebre”

Lc 2, 16

La Fiesta de la Navidad es para la Iglesia Católica, ante todo, la celebración gozosa del misterio de la encarnación del Hijo de Dios entre nosotros y constituye una oportunidad de renovación esperanzadora de nuestra fe y de sus consecuencias en todos los ámbitos de nuestra existencia: personal, familiar, comunitario y social.

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana aprovecha esta oportunidad de las fiestas de fin de año para felicitar a todos los bolivianos y desearles una Navidad de esperanza y un Año 2017 próspero y bendecido por Dios.

Un año más, la Navidad nos invita a mirar el acontecimiento salvador de Belén. Allí vemos a un Dios que se ha querido hacer pobre. Siempre que contemplamos ese feliz hecho con ojos limpios somos invitados a despojarnos de nuestra soberbia y nuestros delirios de poder y grandeza para hacernos pequeños y reconocer que, ante Dios, somos realmente pobres.

Estamos invitados a mirar a los pobres y a tener entrañas de misericordia, como hemos meditado en este Año Jubilar de la Misericordia. Estamos invitados, desde el pesebre, por Jesús de Nazaret, a seguir trabajando por la promoción y la inclusión de los más pobres de la sociedad boliviana, para construir una sociedad justa y de verdadero progreso para todos, especialmente, los trabajadores, los que todavía tienen precarios trabajos informales y las mujeres.

Dios quiso hacerse niño y estamos invitados a mirar a los niños y a garantizarles, en primer lugar la vida, una vida digna y feliz para todos ellos, sin violencia en la familia, con salud, educación de calidad y sin que tengan que trabajar a temprana edad.

Celebrar la Navidad es más que una costumbre, una tradición o un tiempo de descanso en familia, implica un acto consciente de fe y un compromiso firme y coherente para creer en un Dios que se hizo humano entre los humanos, una ocasión para optar permanentemente por lo pequeños y frágiles de nuestra sociedad, una oportunidad para renovar todas nuestras relaciones a la luz de la vocación de fraternidad y de servicio que trae consigo este acontecimiento.

Y no olvidemos que Dios, en Belén, quiso encarnarse en una familia lo que nos invita a construir familias sólidas y felices, como el Papa Francisco nos ha dicho en la Exhortación “Amoris Laetitia”, fundamento de una sociedad sana y feliz. Los Obispos de Bolivia hemos reflexionado este  año, en nuestra última Asamblea, sobre los problemas de la familia y hemos invitado a construir en cada Iglesia Local y en cada parroquia una pastoral bien constituida dirigida a ayudar a la familia a caminar unida y a ayudar a los padres en la tarea de la educación de sus hijos.

Nuestra sociedad necesita renovar el apoyo a la familia, Escuela de Educación en Valores, respetando el derecho de los padres a educar a sus hijos. El papa afirma con claridad en la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia: “Me parece muy importante recordar que la educación integral de  los hijos es «obligación gravísima», a la vez que «derecho primario» de los padres. El Estado ofrece un servicio educativo de manera subsidiaria, acompañando la función indelegable de los padres, que tienen derecho a poder elegir con libertad el tipo de educación — accesible y de calidad— que quieran dar a sus hijos según sus convicciones” (AL,84)

Deseamos a todos una Navidad en familia viviendo los valores de: reconciliación, diálogo, compartir fraterno, sinceridad y, sobre todo, la verdad como base de la unidad familiar. Que el Niño Dios sea acogido en el corazón de todos los bolivianos y que esta Noticia nos renueve y llene de  alegría.

¡Feliz Navidad y un próspero Año 2017!, ¡Dios bendiga a Bolivia!

Secretaría General

Conferencia Episcopal Boliviana

La Paz, 20 de diciembre del 2016

El Santo Padre envió un telegrama de pésame al presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, tras el asesinato ayer, en Ankara, Turquía, del embajador ruso en ese país, Andrei Karlov.

El texto del telegrama expresa: “Su Santidad, el papa Francisco recibió con profunda tristeza la noticia del acto de violencia en Ankara, que causó la muerte del embajador Andrei Karlov. Su Santidad da su más sentido pésame a cuantos lloran su pérdida y, en especial a los familiares del difunto embajador. Al mismo tiempo que encomienda el alma del fallecido a Dios Todopoderoso, el Papa Francisco, le asegura, como al entero pueblo de la Federación Rusa, sus oraciones y su solidaridad espiritual en estos momentos”.

El Fiscal General de Bolivia y Presidente de la Asociación Ibero Americana de Ministerios Públicos, Ramiro José Guerrero Peñaranda, se reunió este lunes con el Papa Francisco por espacio de 75 minutos en el Palacio Apostólico.

Un ambiente de cordialidad caracterizó el encuentro con el Santo Padre y fue una oportunidad donde Guerrero explicó el trabajo que desarrollan los Ministerios Públicos en la persecución de los delitos transnacionales, defensa de los Derechos Humanos, Trata de Personas y Tráfico de Migrantes, entre otros.

“Fue un encuentro positivo, destacamos el desprendimiento del Papa Francisco para conocer la labor que realizan los fiscales y buscar juntos con la Iglesia Católica los mecanismos para facilitar el acceso a la justicia de los sectores más vulnerables”, expresó.

Ramiro Guerrero estuvo acompañado de los Fiscales de Argentina, Alejandra Gils Carbó (procuradora) y el fiscal de Corte de Uruguay, Jorge Díaz.

En su calidad de representante de la AIAMP, el Fiscal General de Bolivia dio a conocer los planes para “facilitar el acceso a la justicia de las personas en condición de vulnerabilidad”.

La idea que le presentaron los tres fiscales al Papa es replicar la experiencia “de la mano de la Iglesia” en cada uno de los países.

Don Javier ha fallecido en Roma a los 84 años de edad. El fundador San Josemaría murió con setenta y tres y su sucesor el beato Álvaro del Portillo con ochenta. Ha sido, pues, más longevo que sus dos predecesores y ha gobernado la Prelatura del Opus Dei durante los últimos veintidós años. Su muerte abre una nueva etapa en la historia de esta institución eclesial. Como dijo en la misa de su funeral el vicario auxiliar de la Obra monseñor Fernando Ocáriz, el madrileño Echevarría «tuvo que responder a un desafío: ser el sucesor de dos santos, San Josemaría y el beato Álvaro del Portillo. Estaba convencido de no estar a la altura. Pero a la vez tenía la fuerza espiritual y la valentía para ir adelante sin perder nunca la esperanza porque era uno de esos pequeños a quienes el Señor ha revelado el misterio de su amor». Tuve ocasión de conocer personalmente al prelado ahora fallecido y siempre aprecié en él su aire de natural sencillez y un envidiable sentido del humor. Y no le tocó vivir tiempos fáciles para la prelatura. No hace aún tantos años que algunos se referían a ella llamándola la «masonería blanca» o, peor aún, la «santa mafi a». El Parlamento italiano tuvo que discutir una moción que sostenía que la Obra era una «organización secreta» y que, por lo tanto, el Estado debía prohibirla. No se olvide, tampoco, el ataque que contra el Opus subyacía en «El Código da Vinci» y en la película basada en dicho libro. Si ese clima denigratorio ya no es lo que era se debe al apoyo de monseñor Echevarría a una política informativa de puertas abiertas y no limitada a la defensiva. En el plazo máximo de tres meses, los miembros del Consejo General («nombrados de por vida por el prelado») elegirán al sucesor de monseñor Echevarría. Ojalá acierten en su elección, que podría recaer, por primera vez, en un sacerdote no español que, como dicen los estatutos, sea «hijo de matrimonio legítimo, goce de buena fama y tenga al menos cuarenta años».

Wilma Mancuello mic defendió el lunes dia 5 de diciembre de 2016 su tesis doctoral en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma. El tema de la disertación fue La lección de una madre hebrea. Exégesis de Pr 31,1-9.

Acompañada por Pilar Rovira y Mimi, miembros de la Familia Claretiana, el embajador de Paraguay ante la Santa Sede el Excelentísimo Sr Sr Esteban Kriskovich además de numerosos compañeros de estudios y de nacionalidad.

La disertación trató sobre el origen del texto y su ubicación en el libro de los proverbios. Lemuel se define como el rey ideal, abogado y magistrado de los pobres. Se propone que esta originalidad se debe al recurso a la figura materna, la reina madre, una personalidad dotada de una autoridad peculiar, capaz de apuntar hacia un horizonte de praxis política que trasciende lo establecido.La sensiblidad materna va más allá de lo establecido por la ley en la defensa del pobre.

En unas emotivas palabras finales agradeció el camino recorrido en estos años y a quienes la han acompañado en estos años de estudio especialmente a su madre desde el cielo, su padre con su bendición diaria y la comunidad de Hermanas Adoratrices que la ha acogido.
El trabajo está dedicado a nuestro fundador el P Lluis Pujol, cmf a quien hace 80 años en la Guerra Civil quemaron la tesis doctoral inconclusa en la misma facultad y que no pudo reemprender.

El acto académico terminó con la oración del Padre Nuestro en guaraní.
Wilma es la primera mujer latinoamericana que obtiene dicha titulación.

En el último domingo de Adviento, Mons. Jesús Pérez Rodríguez, arzobispo emérito de Sucre, reflexiona y resalta el Evangelio de hoy en el que José cumple un rol importante en la historia de la Iglesia, pues al enterarse que María esperaba un hijo, José "toma la decisión extraña: repudiar a María en secreto, sin denunciarla". Y es allí donde el ángel anuncia a José que el hijo de María es obra del Espíritu Santo y que él dará como nombre Jesús que significa "Dios Salva".

A continuación la homilía completa:

LA FE ES NOCHE OSCURA

Este es el último domingo de adviento y avanzamos un poco más hacia la meta que es la Navidad. Este domingo, todos los años, tiene un carácter bien mariano. Es como un preludio de la Navidad del Señor que está cerca. El evangelio de Mateo 1,18-24, nos presenta la anunciación a José. Estamos acostumbrados a hablar de la anunciación del ángel a María. Hoy quiero, siguiendo el evangelio, reflexionar sobre lo que pudiera titularse: EL ANUNCIO DEL ÁNGEL A JOSÉ. Aparece José con una caracterización muy peculiar: duda, asombro y perplejidad, hasta el punto que toma la decisión extraña: repudiar a María en secreto, sin denunciarla. ¿Por qué? Por qué María, su prometida, antes de vivir juntos, está esperando un hijo, con el agravante de que según la ley y la costumbre judías los desposorios precedían la boda propiamente dicha, era un compromiso matrimonial en firme y los esposados eran ya marido y mujer, repetido por dos veces.

La situación que suscita el drama de José no radica en si cree inocente o culpable a María, pues en cualquiera de los dos extremos de este dilema su decisión no sería honrada. Si la cree culpable, ha de denunciarla legalmente: si la cree inocente, ¿por qué la repudia, aunque esto sea en secreto? No hay duda que es difícil interpretar este texto. Muchos comentaristas de la Escritura dicen: que estas dudas no se referían, ciertamente, a la honradez de su prometida, sino que, intuyendo él la presencia de un misterio, quiso “retirarse” por creerse indigno de intervenir en esta historia. La intervención del ángel que habla a José, no quiere justificar ante José el estado de María, asegurándole que el hijo que espera es obra del Espíritu Santo, sino que dando por supuesto que José intuye el misterio, le asegura que él, José, sigue teniendo papel muy importante: poner nombre al hijo de María, cosa que siempre hacía el padre, y en concreto el nombre de “Jesús”, que significa “Dios salva”. Jesús es el SALVADOR DEL MUNDO. José que es un hombre justo, bueno, no se retiró, sino cuando se despertó hizo lo que le había mandado el ángel.

Esta historia pudo haber sido de otra manera. El Salvador podría haber descendido del cielo como un hombre crecido y adulto, en pleno uso de todas las facultades. Sin embargo, prefirió someterse al proceso del crecimiento, desde las etapas más desvalidas de la existencia humana. No quiso eludir ninguna de las vicisitudes de nuestra naturaleza como una madre virgen, como predice el profeta Isaías 7,10-14, es algo totalmente increíble o mejor dicho, sí lo es creíble, no imaginable. Esta necesidad sólo se puede aceptar a la luz de la fe, porque no cabe en los estrechos moldes de nuestra imaginación. ¡Qué grandiosa es nuestra fe! San José aparece como un modelo de fe profunda para todos los cristianos. La fe es entrar en el misterio oculto y luminoso, tremendo y fascínate de Dios. El irrumpe en la historia humana como el Dios Altísimo y cercano, el Dios hecho hombre en Jesús de Nazaret. Aceptarle como tal es el comienzo de la fe que tiene mucho de renuncia a toda seguridad palpable. Siguiendo al gran doctor san Juan dela cruz, la fe es noche oscura para todo creyente, pero la noche es vencida por el clarear de la alborada.

Ultimas noticias - Asia

15 - Banner - Publicite Aqui

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

 banner   tito solari

artes velas

 06 - Infodecom - Diakonia

11   Infodecom   Religion Digital

banner papa francisco sitio web 2015

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom