Infodecom - Información de la comunidad
Editor infodecom

Editor infodecom

“Uno es el pan y por eso formamos un solo cuerpo" , bajo este lema la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Oruro a convocado a participar del festi Cristo, luego de XXVIII versiones del festival una canción para Cristo.

El festival presentará talentos en música, poesía y expresión corporal. Para mayor información dirigirse a la Secretaría de la parroquia Santo Domingo.

Tal vez algunas personas, al leer los mensajes de los obispos sobre las inminentes elecciones generales en nuestro país, se pregunten si es correcto que las autoridades de la Iglesia Católica opinen sobre temas políticos. Incluso hay quienes afirman que su misión se limita a los sacramentos, según el dicho popular “la Iglesia a la sacristía”.
 
Ese eslogan no tiene ninguna validez. Como cualquier otra asociación, las comunidades religiosas, de acuerdo con sus propias normativas, pueden dar su parecer sobre temas sociales y políticos,. Además en el caso de la Iglesia Católica ésta se remite al ejemplo de su fundador, Jesucristo, quien tuvo que dialogar, incluso en tono polémico con las autoridades religiosas y civiles de su tiempo.

Una de las polémicas más violentas, narrada en los Evangelios (Jn 8), es la que Jesús sostuvo con las autoridades religiosas. Éstas trataban de condenarle a muerte porque Él, como Maestro, ponía en evidencia sus maldades y sus mentiras. Para condenarle buscaban incluso a testigos falsos para que declarasen algún dicho o hecho de Jesús, contrario a la Ley de Moisés.

El Maestro, dándose cuenta de su malicia, se encaró directamente a ellos, revelándose como el Hijo de Dios, fuera del cual no hay salvación: “Si os mantenéis en mi Palabra seréis verdaderamente mis discípulos y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”. Los adversarios le replicaron, indicando que descienden de Abraham y nunca han sido esclavos de nadie.

Sin embargo, Jesús les contradice: “Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Pero vosotros tratáis de matarme a mí que os he dicho la verdad que oí de Dios”. Ante la protesta de sus interlocutores, Jesús les increpa: “Vosotros sois de vuestro padre, el diablo, y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. Éste era homicida desde el principio y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre de la mentira. Pero a mí, como os digo la verdad, no me creéis”.

La polémica se fue encendiendo cada vez más y las autoridades contraatacaron a Jesús acusándole de tener un demonio. Pero el Maestro les respondió indicándoles que sólo si aceptan su Palabra no verán la muerte jamás. Finalmente les descubrió de manera velada su divinidad: “En verdad, en verdad os digo antes de que Abraham existiese Yo soy”. Las autoridades, al oír esta afirmación que consideraron blasfemia, “tomaron piedras para lapidarle, pero Jesús se ocultó y salió del templo”.

En esta escena dramática Jesús contrapone claramente la verdad a la falsedad, la vida a la muerte y la libertad a la esclavitud. Por eso las autoridades rechazaron a Jesús y finalmente lo crucificaron. Ese diálogo, si bien tiene un trasfondo histórico, puede también aplicarse en la actualidad. Hay gobernantes prepotentes que falsean la verdad, obran injustamente y conculcan la libertad de personas inocentes, consideradas opositoras, encarcelándoles, obligándoles a exiliarse e incluso asesinándoles. Pero su sangre clama al cielo y Dios tomará justicia a quienes han cometido crímenes.

Por eso las autoridades de la Iglesia no pueden callarse, sino que están llamadas a seguir el ejemplo de Jesús orientando a sus fieles a elegir a los mejores gobernantes según criterios no solamente técnicos o materiales sino también éticos y morales. Para ello la Iglesia ofrece un compendio de la doctrina social donde se distingue entre los principios éticos y derechos humanos fundamentales que siempre hay que respetar y otras cuestiones donde cabe la diversidad de opiniones.

La Iglesia debe asumir la defensa y ser la voz de los que no tienen voz, especialmente cuando son perseguidos, encarcelados o incluso asesinados por la tiranía de los prepotentes. Jesús que es la Vía, la Verdad y la Vida, nos juzgará a todos y condenará a los mentirosos, injustos y asesinos. Por eso invita a todos a ser sus discípulos. De esta manera “la verdad nos hará libres” y gozaremos de la verdadera libertad para hacer el bien, defender la justicia y construir la fraternidad en el reino de Dios.

Lunes, 13 Octubre 2014 09:41

Hombre de fe y entrega social

El misterio del sacerdocio. 48 años de servicio a la iglesia y ahora espera paciente el próximo mandato de Dios y de sus superiores. Aquí sus últimos pensamientos para su iglesia, reflexiones y metas cumplidas.

Como es típico en Cochabamba durante esta temporada, de repente el suave murmullo de las gotas golpeando el asfalto rompen la rutina habitual de la jornada. Poco a poco la ciudad refresca sus calles del sopor de una tarde muy acalorada. A paso firme y presurosa me dirijo a la entrevista con el Monseñor Tito Solari. Confieso que estoy nerviosa.

Esta no es mi primera entrevista con él, pero esta vez mi cita está marcada por una silenciosa despedida; es que dentro de pocas semanas él comenzará una nueva etapa de su vida, la jubilación, y posiblemente ya no tengamos otra cita en ese despacho ni en otro lugar, esta es la razón para sentir algo de nostalgia.

La entrevista está pactada para las 16:00 en el Arzobispado de la ciudad, en pleno centro, y cuando aún faltan minutos para la reunión, la puerta del despacho del Monseñor Tito Solari se abre. Detrás de ella, un ambiente de oficina formal, con varios estantes llenos de libros y documentos están dispuestos, un escritorio y un pequeño living completan el mobiliario.

Monseñor nos invita a pasar con su habitual cordialidad. Como en otras oportunidades su voz inspira confianza y paciencia, pero su rostro refleja algo de cansancio. Ahora es momento de conversar algo más sobre su vida, su trabajo, sus planes y tal vez, por qué no, su despedida.

Tito Solari nació el 2 de septiembre de 1939 en Údine, un pueblo del noroeste de Italia arropado entre montañas y bosques. Cuando tenía 17 años sintió el llamado de la vocación, coincidentemente también empezaba la Segunda Guerra Mundial.

Dios tenía muchos planes para él y hace 40 años, él recibió la misión de cambiar de residencia. Es así como llegó a San Carlos, provincia Ichilo de Santa Cruz de la Sierra, en 1974.

¿Cómo recibió la noticia de que tenía que venir a Bolivia?

Monseñor Tito Solari (MTS): solo pensaba que era la tierra donde el Señor quería enviarme. No pensé en Bolivia como país, sino en esa disponibilidad que debe tener un religioso o un cristiano cuando Dios lo llama.

Aunque para decir la verdad este tema ya lo había meditado... ¿si un día Dios quisiera enviarme a otro país que contestaría?, y mi respuesta fue sencilla pues estaba dispuesto a partir, sabía que tenía que dejarlo todo. Ahora, después de tanto tiempo sé que mi espíritu ya estaba maduro para asumir ese mandato.

Debo admitir que de Bolivia no sabía nada, solo los datos que tenía de geografía, que era el país del estaño y de los minerales, la tierra de los Andes y que era pobre. Mis hermanos fueron los que más se interesaron en saber de este nuevo país, compraron libros y me contaban todo lo que aprendían de él.

¿Cómo es ese primer encuentro con esta tierra boliviana?

MTS: Todo me impactó al llegar, todo era nuevo. Al llegar a San Carlos de Ichilo en Yapacaní solo veía árboles, bosque y nada más. Yo callaba y decía: “Dios ayúdame a comprender y vivir esta realidad”.

San Carlos era un pueblo en el cual no teníamos todo a disponibilidad, para cualquier cosa necesitábamos ir hasta Santa Cruz o Montero; pero esa tierra pequeña y cálida me trajo mucha alegría, tomé todo lo positivo que podía sacar, los chicos, las costumbres y la alegría de su gente.

Debo recordar que yo era el director de la comunidad, éramos tres cristianos, que queríamos conocer todo el contexto cultural, por ello procure hallar libros que hablaran del espíritu y la naturaleza de los cambas.

El primer libro que adquirí era de cocina, yo era cocinero; el segundo libro fue acerca de las leyes y la constitución política, y el tercero fue de historia, el cual leí durante todo un día esperando que una autoridad me dé audiencia.

¿Y su gente?

MTS: Esa era mi principal preocupación, quería tratar con la gente, hablar un lenguaje adecuado con ellos. Recuerdo que habían temas muy serios, especialmente desde el punto de vista religioso, y es que encontré muchas personas que no se casaban, por lo tanto gran parte de la juventud no estaba bautizada. Pero aprendí a predicar con ellos con mucho respeto.

Amaba la cercanía con la gente, en especial con los jóvenes, todas las noches compartía con ellos, pues íbamos a la plaza a jugar. Sentía que había salido de un mundo y había llegado a otro muy diferente. Pero todos eran muy buenos.

El año 1981 Tito Solari fue nombrado Inspector de la Provincia Salesiana en Bolivia, con sede en La Paz. En 1984 fue transferido a Cochabamba, y el 19 de marzo es ordenado Obispo en Santa Cruz de la Sierra, donde prestó servicio en la Iglesia como Obispo Auxiliar de monseñor Luis Rodríguez.

Allá replicó su experiencia estableciendo un centro de salud, continuando con la catequesis, las labores de educación y capacitación agropecuaria.

¿Cuál es el mejor recuerdo?

MTS: Hace 25 años Dios me dio la gracia de crear un seminario, estaba como Obispo auxiliar y tenía ese deseo porque veía la gran falta de sacerdotes y para mí era importante cultivar vocaciones; pero el obispo, Monseñor Rodríguez, me contestaba que no había plata.

Pero en 1988, cuando llegó el papa Juan Pablo II, pude hablar con él y le pregunté... ¿Santidad para que sirven tres obispos en Santa Cruz para cinco sacerdotes? El Papa me miró y no respondió, yo insistí y le dije... Santidad y si esos cinco sacerdotes saldrían por cualquier razón de la Diócesis, se podría llamar todavía Iglesia Diocesana? El Santo Padre se puso serio y me preguntó ¿qué ha pensado usted en esta situación?.

Le respondí, Santidad, no vale la pena que este aquí administrando una iglesia que el día de mañana me caiga encima, por no tener sacerdotes y he pensado que la única solución es que me dedique a formar sacerdotes, y el Santo Padre levantó su dedo y dijo haz lo que has pensado. Y el 90 empezamos el seminario con 15 vocaciones.

¿Y en Cochabamba?

MTS: Luego de 25 años de trabajo llegué a Cochabamba. Para mi era otro mundo. Las familias estaban muy unidas, llenas de tradiciones y de apoyo.

El cochabambino es sensible, querendón, tiene mucho corazón, sentimiento y es un tesoro grandioso que crea vínculos profundos entre familiares y amigos. Esos son valores que aprecio y amo mucho.

¿Y la juventud?

MTS: Mi relación no ha sido tan directa como la que tuve en el oriente cuando era sacerdote, pasaba clases en colegio, jugaba con ellos, íbamos de excursión, convivencia directa y diaria. Cuando llegué acá ya era obispo y tuve que ir a buscarlos, visité muchos colegios, dialogué con los chicos de secundaria. Vi que ellos tenían un gran deseo de superación. Son personas con ideales, que quieren darle un sentido a sus vidas. Es así como soy testigo de que Cochabamba tiene un gran tesoro.

¿Extraña educar?

MTS: Sí, muchísimo... era mi vida… soy salesiano y por tanto educador. Nosotros compartimos mucho con los jóvenes y lo que nos gusta es la labor que cumplimos. Lo que amo es la motivación que imparto para que ellos aprendan, eso es lo que me interesa.

¿A punto de concluir su labor en el Arzobispado, qué le faltó o que cree deberle a esta ciudad?

MTS: Me pone en dificultad. Si yo pensara en una evaluación tendría que empezar a autoevaluarme, porque cuando me hice obispo encontré un arzobispo en el altiplano que me dijo que mi primera tarea era rezar mucho y yo siento que eso no he podido cumplirlo.

En primera instancia creo que un arzobispo debe de rezar mucho, porque es Dios el que lleva el barco y no uno. La segunda cosa es que soy el responsable directo de los sacerdotes y también siento que he fallado, que no he logrado dedicarme mucho tiempo a ellos, sobre todo en la parte espiritual.

Hemos insistido en esa tarea, sobre todo en los primeros años, pero no he persistido hasta el final y no he logrado alcanzar lo que he soñado, que era lograr un verdadero clima de oración y de vida espiritual profunda en los sacerdotes.

Finalmente, pienso en la juventud, Dios mío, cuánto hubiera querido estar en mayor diálogo con ellos y continuar su camino por la vida. Hoy los jóvenes se pierden fácilmente, me hubiera gustado ayudarlos a encontrar su vocación, a encontrar a Dios y mostrarles qué es lo que él ha sembrado en ellos para que lo cultiven y se realicen.

¿Ahora qué le espera a Tito Solari en su jubilación? ¿Se queda en Cochabamba?

MTS: Estaré aún un par de meses y creo que me toca vivir muy intensamente este periodo. Nosotros los padres salesianos no nos jubilamos, simplemente cambiamos de labor y estoy esperando donde me mande mi superior.

Sé que me quedo en Bolivia, porque la congregación salesiana actúa a nivel nacional, aunque mi nueva residencia no me preocupa absolutamente, porque cuando uno se prepara para una nueva etapa de la vida, uno debe abrirse mucho al Señor y su voluntad. En este periodo que me queda me cargaré de disponibilidad para estar preparado para lo que sea que tenga planeado el Señor. Así pueda realizarlo con fuerzas y con alegría.

Lunes, 13 Octubre 2014 09:37

Masiva marcha por la vida en Rancagua

Los gritos de “Sí a la Vida” se escucharon por todo el centro de la capital de la Sexta Región, cuando un heterogéneo grupo de manifestantes salieron a “hacer lío por la vida”, como decían sus camisetas. Esta fue la primera marcha por la vida que se ha organizado en la Diócesis de Rancagua y fue organizada por la Pastoral Juvenil Decanal.

La convocatoria comenzó a las 11 horas en el Hogar del Pequeño Cottolengo que alberga a ancianos y personas con discapacidad, muchos de los cuales acompañaron la marcha en sus sillas de ruedas. Así, animados por una batucada, y con globos de colores los manifestantes demostraban su alegría por la vida.

“Sí a la vida, no al aborto” decía el cartel que encabezaba la marcha. Jóvenes, adultos, familias completas, laicos y consagrados formaban columnas que alcanzaban un par de cuadras, mientras un grupo de avanzada iba entregando información a los transeúntes.
El destino final fue la Plaza de los Héroes, donde se efectuó un acto central en el que se transmitió el mensaje del Obispo Diocesano, que agradeció la convocatoria, que fue transversal y ecuménica; y felicitó a los jóvenes por una vez más poner temas de la realidad nacional en el tapete, defendiendo valores cristianos. La actividad fue una muestra de alegría en la que no faltó el canto, los bailes típicos y culminó con una invitación - muy bien acogida- a bailar zumba.

De acuerdo a lo señalado por el asesor de la Pastoral Juvenil Decanal, padre Leonardo Lizana, se redactó una carta, que se entregará a la intendenta Morín Contreras, con la posición estar a favor de la vida.

Fuente: Comunicaciones Rancagua

Durante la 11ª asamblea de los obispos recuerda que la tarea de la familia es anunciar la verdad y creer en el amor

Este lunes ha sido la 11ª congregación general del Sínodo de los obispos sobre la familia, asamblea querida por el papa Francisco, que inició en el Vaticano el pasado domingo 5 y concluye el próximo domingo 19.

Con la presencia del santo padre Francisco, que como indicaron diversos participantes se limita a escuchar, la asamblea inició hoy con el canto de la Hora tercera.

El arzobispo peruano de Ayacucho, Salvador Piñero, en sus palabras a la asamblea recordó que “el Señor nos llama a la santidad, a vivir su Evangelio en medio de una sociedad que se acostumbra a la mentira y fomenta odios e injusticias. Esta es la tarea de la familia: anunciar la verdad y creer en el amor”.

Y quiso “traer el testimonio de la primera santa de la América Cristiana que nació en mi país, y es una laica que sabia de las ilusiones y trabajos de su familia: Santa Rosa de Lima.

“Le pide permiso -indicó el arzobispo- a su padre para construir con su hermano Fernando una ermita en el fondo de su casa y pasar momentos de oración preparando las catequesis que compartía con sus amigas terciarias dominicas”. Añadió que Santa Rosa “es el modelo de la mujer que sabe rezar, enseñaba que el único camino para el cielo es la cruz. Y también le pide permiso a su padre para habilitar una sala de su casa como dispensario para cuidar de los enfermos”.

Recordó que esta santa laica, “ayudaba a la economía familiar con sus labores de costurera. Hacía oración, amaba a los suyos y abría las puertas de su casa para llevare consuelo y esperanza a los pobres y necesitados. Y si encontraba a un enfermo que estaba lejos y era difícil atenderlo, corría donde su amigo Martín de Porres para confiarle esa tarea”.

E inivitó a acompañar “la pastoral familiar con más empeño y hagamos de los hogares que nos han confiado escuelas de Evangelio”.

Y agradeció “a mis padres que me enseñaron a amar a Jesús y servir en la Iglesia. Tuve la inmensa paz y consuelo de asistirles en su hora final y llevo el anillo de obispo que nos habla de la nupcialidad con nuestra Iglesia hecho con las alianzas de mis padres, que mis hermanos me regalaron el día de mi ordenación episcopal”.

Y concluyó invitando a recordar que “el amor de los esposos, la alegría del hogar y el sacrifico diario son fuente de santidad”.

Es el anuncio profético que realiza Mons. Aurelio Pesoa, obispo auxiliar de La Paz, al recordar el último mensaje de los Obispos bolivianos a propósito de las elecciones nacionales que se realizan este domingo. Su mensaje fue parte de la homilía de la eucaristía correspondiente a este domingo.

Hoy estamos en una jornada de las elecciones. Debemos elegir de acuerdo con nuestra conciencia, lo que consideramos noble, verdadero o justo. Los Obispos de Bolivia nos han dado algunas pautas evangélicas para ejercer nuestro derecho. Esto no es tomar partido para uno u otro. Le hablamos al pueblo católico de este país que amamos.

En aquella carta decimos que la transparencia es la única garantía de credibilidad de los procesos electorales, no sólo en nuestro país sino en todo país que sustenta una democracia. Votar en conciencia es votar por valores fundamentales como la vida, la justicia, la verdad y la libertad. Recordamos en este día que todo lo que impida o condicione un voto es un atentado contra los derechos fundamentales de los bolivianos.

En este día que nadie se quede en casa, que todos nos sintamos responsables de la marcha de este país. Hacemos un llamado a ejercer nuestro derecho a elegir a quienes tendrán la misión de gobernar nuestro país. Que nuestro amado país sea partícipe de ese banquete del Reino que se nos invita a construir en el aquí y ahora.

Dios bendiga a nuestra patria.

Bajo el lema “Dios en mi familia”, la Arquidiócesis de Cochabamba se dispone a celebrar la Semana de la Familia del 15 al 19 de octubre con el objetivo de reconocer la presencia de Dios en la familia y fortalecer la misma desde su participación en la celebración eucarística dominicales.

El tema central que se abordará en esta ocasión es “la familia, lugar privilegiado del encuentro con Dios”

Al respecto Mons. Tito Solari en un mensaje por las redes sociales explica que desde nuestra Iglesia cochabambina hemos convocado la Semana de la Familia, con el tema “La familia, lugar privilegiado del encuentro con Dios”. Si bien es una propuesta sencilla, es también nuestra manera de unirnos a este importante acontecimiento, mediante el reconocimiento de la presencia de Dios en cada una de las familias, y celebrando la dicha de saberse parte de una familia y compartiendo esta alegría con los demás, señaló.

Mons. Tito Solari, Arzobispo de Cochabamba ha emitido una invitación para participar de la Semana de la Familia que en la Arquidiócesis de Cochabamba se vivirá del 15 al 19 de octubre.

Como muchos de ustedes saben, a lo largo de esta semana se está desarrollando la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos bajo el lema “Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”.

Esta Asamblea, convocada por el Santo Padre Francisco hace un año atrás, es el punto de partida de la XIV Asamblea General Ordinaria de octubre del próximo año, que tiene como tema central “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. Por lo cual toda la preparación y profundización con que se realiza este proceso refleja el interés del Papa por llevar adelante la reflexión sobre este tema que es esencial para la Iglesia y para la sociedad.

Ya en su Homilía de Apertura del Sínodo, el Papa Francisco recordó que “las Asambleas Sinodales… sirven para cultivar y guardar mejor la viña del Señor, para cooperar en su sueño, su proyecto de amor por su pueblo. En este caso, el Señor nos pide que cuidemos de la familia, que desde los orígenes es parte integral de su designio de amor por la humanidad”.

A partir de ello y a lo largo de estos días se han abordado ya varios temas incluidos en el “Instrumentum laboris”, como las propuestas actuales de la pastoral de la familia, los retos que enfrentan las familias en la época actual, las migraciones, la falta de trabajo, la pobreza y tantos otros problemas que ejercen presión sobre la familia en la época actual, que afectan su estructura, su vida cotidiana, la relación entre sus miembros.

Y cuántas de estas situaciones vemos reflejadas en nuestro contexto. Las familias, también aquí en Cochabamba, han sufrido muchos cambios en los últimos años, por ello el Sínodo no es algo ajeno a nuestra realidad, sino que contamos con que en él se plasmen las situaciones, problemas, deseos, sueños y esperanzas de las familias a nivel mundial, y también los nuestros.

Por este motivo, desde nuestra Iglesia cochabambina hemos convocado la Semana de la Familia, con el tema “La familia, lugar privilegiado del encuentro con Dios”. Si bien es una propuesta sencilla, es también nuestra manera de unirnos a este importante acontecimiento, mediante el reconocimiento de la presencia de Dios en cada una de las familias, y celebrando la dicha de saberse parte de una familia y compartiendo esta alegría con los demás.

Les invito a participar en estas actividades, y a que sigamos atentos a las propuestas de los Padres Sinodales, recordando que también somos parte de una gran familia, hijos de una misma Madre: nuestra Iglesia universal.

Con afecto,
+ Mons. Tito Solari Capellari

El Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) y del Centro Latinoamericano de Evangelización Social (CLAdeES) presentaron el primer curso para América, en formato virtual por Internet, sobre la exhortación apostólica “Evangelii gaudium” del papa Francisco.

Comenzará en noviembre y está dirigido a referentes sociales, políticos, pastorales y público en general interesado en descubrir las nuevas claves de transformación social que aporta el documento pontificio.

“La Iglesia se encuentra ante un momento histórico de máximo desafío. A través del papa Francisco, recupera su imagen popular y cercana, se hace más atractiva y abierta al diálogo, una Iglesia que quiere estar atenta a los signos de los tiempos y comprometida con las necesidades del mundo. ¿Pero qué hay detrás de estos cambios que surgen a la luz y mueven estructuras dentro y fuera de la Iglesia?”, se interpela en la convocatoria.

El Papa, que asombra por la sencillez y claridad de su mensaje, afirma: “Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación”.

Francisco plantea como desafíos: ¿Cómo llegar a todos, sin excepciones ni exclusiones? ¿Es esto acaso posible? ¿Qué significa concentrarse en lo esencial, en lo más bello, lo más grande, lo más atractivo y a la vez lo más necesario?

Algunas reflexiones esenciales

“El Papa nos invita a salir de nuestra autorreferencialidad”, señala Pablo Blanco González, a cargo de la dirección del curso, “primerear, comprometerse, ese es el desafío que nos plantea Francisco, cambiar nuestra actitud frente a la realidad” completa.

Se trata de “un documento esencial, vital y transformador”, según Susana Nuin Núñez, secretaria ejecutiva del Departamento de Comunicación del Celam. “Es esencial, porque nos invita a seguir el Evangelio con la centralidad que tiene para la vida de cada uno y de la Iglesia entera; vital, porque anima y revitaliza nuestra vida, y de toda la Iglesia y la sociedad; y es transformador, porque es una fuerza arrolladora, capaz de cambiar la realidad desde lo más profundo y ofrecer nuevas perspectivas y nueva luz sobre la realidad.” enfatiza.

Datos del curso

El curso tendrá lugar los sábados 8, 15 y 22 de noviembre y 6 y 13 de diciembre. Las cinco sesiones comenzarán a las 10, horario de Bogotá, que es el mismo a la hora del este de los Estados Unidos, y culminarán a las 12 (en Buenos Aires son dos hora más).

El costo del curso es de 40 dólares y hay un descuento del 50% para grupos (a partir de 10 inscriptos). “Queremos que sea accesible para todos”, señala Enrique Soros, co-coordinador del curso para Estados Unidos.

“El CLAdeES es una experiencia de comunión de miembros de distintos movimientos e instituciones de la Iglesia Católica, cuya tarea es hoy referencia para toda la comunidad Iberoamericana”, señala su director, Gustavo Vivona.

Pretende “ser un espacio abierto a todos los movimientos e instituciones eclesiales y a todos los hombres de buena voluntad preocupados por construir un mundo más justo donde las relaciones humanas sean verdaderamente fraternas y solidarias”, agrega Cecilia Di Lascio, miembro de su Consejo Ejecutivo.

Su razón de existir puede resumirse en el deseo de contribuir efectivamente al proceso de evangelización y transformación de las distintas realidades sociales de América Latina, “promoviendo ámbitos de formación integral de las personas y sus comunidades, a través de la participación, estudio, investigación, aplicación y difusión de los valores y principios de la Enseñanza Social de Ia Iglesia (ENSI)”, señala Marta Salto, responsable de la sede de la ciudad de Córdoba.

El Consejo Directivo del CLAdeES está integrado por miembros del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, el Movimiento de la Palabra de Dios y el Movimiento de los Focolares (Obra de María), entre otros, explicó Patricia Piñeyro y María Antonieta Teodosio, responsables de la sede La Plata.

En la oración de la mañana, monseñor Orowae expresa su esperanza en que las familias se conviertan en evangelizadores y testimonio vivo de Cristo a través de la alegrí­a cristiana en las familias

La fe en Dios ayuda a construir una relación de amor que se manifiesta en los signos prácticos de amor mostrado a la gente para llegar a ellos en la caridad para su bien en el cuerpo y el espíritu. Lo ha indicado esta mañana monseñor Arnold Orowae, Obispo de Wabag (Papua Nueva Guinea) durante la oración de la mañana previa a iniciar los trabajos del Sínodo de los Obispos sobre familia que se está celebrando en el Vaticano.

Asimismo ha asegurado que "nuestra oración, de los individuos y las familias católicas en todo el mundo, podría estar llena del gozo del Evangelio y un ardiente deseo de compartir esa alegría con los demás cristianos y no cristianos por igual". De esta manera, ha indicado, "más y más gente recobrará vida en Cristo, los discípulos de Jesús deseosos de participar en una nueva evangelización, que traerá la buena noticia de que conduce a la fe a todo el mundo".

Por esta razón, el prelado ha manifestado el deseo de "animar a nuestras familias a buscar la alegría que viene del encuentro con Cristo en el Evangelio. Es allí donde van a encontrar esta felicidad". Del mismo modo ha recordado que "las familias deben ser animadas a redescubrir el Evangelio, leer la Buena Noticia con los niños en los hogares y en las comunidades eclesiales, y oren sobre él, convertirlo en una parte de la vida diaria de la familia". Esto -ha asegurado- ayudará a aumentar su fe, la esperanza, el amor, la alegría y la paz en las familias.

Además, ha reconocido que la casa donde vive la familia merece ser llamada "hogar" sólo cuando la felicidad está el aire, que todos en la familia lo respiren y donde todo el mundo experimenta la alegría de vivir juntos en armonía.

Por otro lado, el obispo ha observado que hoy en día, muchas familias están luchando con los muchos retos y las distracciones que existen. "Estos tienen que enfrentarlos y superarlos para construir familias saludables", ha advertido. Y así, ha reconocido que "la Iglesia está agradecida por las muchas familias católicas que creen en los valores del Evangelio, los siguen en la vida familiar, enseñan la fe a los hijos, y dan ejemplo que otras familias pueden ver e imitar".

En las familias donde los padres toman en serio sus responsabilidades dadas por Dios para nutrir y apoyar, enseñar y guiar, proteger y defender a sus hijos y otros miembros de la familia, su deber como católicos laicos para evangelizar en y a través de la familia, puede ser entendido claramente y se lleva adelante, ha explicado el obispo Orowae.  Finalmente, ha reconocido que "es nuestra esperanza y oración que las familias cristianas constituyan la mayor parte del cuerpo de Cristo jugando este importante papel de convertirse en evangelizadores y testimonio vivo de Cristo a través de la alegría cristiana en las familias".

Video Destacado

Mons.Eugenio Scarpellini: "Ser portadores del evangelio de Jesús"

Twitter

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

03 - banner Iglesia Viva

06 - Infodecom - Diakonia

07 - Infodecom - Radio San Miguel

08 - Infodecom - Audios

09 - Infodecom - Universidad Selesiana

11 - Infodecom - Religion Digital

12 - Infodecom - Catholic News

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom

15 - Banner - Publicite Aqui

 01 - Infodecom - Papa Francisco en Bolivia

 banner Cochabamba medida ok

Buscador de Infodecom