Infodecom - Información de la comunidad
Lunes, 30 Julio 2012 11:39

“EL SER HUMANO ES IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS”

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
Los Tiempos
Acostumbrado al protocolo, a los actos oficiales, a presentar libros, en fin, a todo lo relacionado con reuniones intelectuales, el padre Gregorio Iriarte ha querido ahora dar un giro a todos esos avatares y dejar que, por ejemplo, su último libro se presente a sí mismo. Es más, que su libro lo presente a él, que lo describa tal y como es, un empedernido pensador de la realidad, un sacerdote venerable, un docente genial, un amigo. Un hombre de carne y hueso, como el de Unamuno.

“Ocurre que ya me cansé de presentar libros”, bromea el insigne sacerdote que ha escrito de todo, desde los temas más complejos como “La Globalización”, pasando por medianos como “Sé amigo de ti mismo” o los más simples como “Los juegos electrónicos”.

Éste que ahora quiere que se presente a sí mismo titula: “Valores, pensamientos, sugerencias”, que es un compendio de sus mejores artículos publicados en el diario Opinión en su calidad de columnista invitado.

No lo ha presentado como a sus 19 libros anteriores y por lo que afirma y se ve, no lo hará. El libro está nuevito, olor a tinta, recién salidito de la imprenta. Sin embargo, es seguro que esa fragancia a letras se perderá ni bien su legión de lectores se entere que ya está en circulación gracias a la Editorial Kipus.

Es que esta amalgama de artículos resume sus últimos 12 años de lo que el padre Iriarte ha leído, analizado y sobre todo vivido desde su asentamiento definitivo en Cochabamba, de la que asegura “es mi mundo”.

A sus 87 años, sentado en una silla a contraluz, con el pelo blanco y su voz entrecortada por una tos áspera, el sacerdote oblato confiesa que este libro lo escribió “a sugerencia de excelentes amigos”, que sin duda son muchísimos. Por eso contiene temas de autoestima, reflexiones sobre la ética, educación, neoliberalismo, iglesia, mercado, Dios, en fin, todas las preocupaciones de un ser humano convencido que este mundo puede ser mejor, incluso bonito.

Cuando le preguntamos si su concepto de Dios ha cambiado o se mantiene intacto de aquél de su infancia o juventud hasta el de estos días, el reverendo responde: “Uno va evolucionando”. 

Pero lo que no ha cambiado para nada, según él, es que cuando presenta un libro no recibe más que elogios. En este caso, que no lo ha presentado, sólo algún hermano de su comunidad de los Oblatos Misionero de María Inmaculada se ha arriesgado a decirle: “tus últimos libros son un tanto superficiales”. “Pero en realidad me está elogiando igual, porque me está diciendo que ahora estoy más ágil para apreciar las cosas, el mundo, la vida”, responde, siempre acostumbrado a ver el lado benigno de la existencia.

Es precisamente debido a esa “evolución” de la que él habla que su penúltimo libro “Sé amigo de ti mismo” ha tenido tanto éxito, al punto que en menos de un año ya va por la quinta edición.

Claro está, como él mismo lo asegura, todos sus libros “llevan el mensaje de Dios”, incluso el titulado La deuda externa es inmoral o el de La TV: Sí o No.

Ocurre que a la edad que lleva, el padre Gregorio reflexiona a Dios ya no desde las altas esferas teológicas o metafísicas, profusas, incomprensibles y lejanas, sino desde el ser humano, real, concreto, mujer u hombre, con sus aspiraciones, fracasos, ambiciones, sueños y legados.

Por eso postula con toda la fuerza moral que le han acumulado los años que el ser humano es imagen y semejanza de Dios y, al serlo, es protagonista de su existencia. “Cada uno es sujeto de su propio cambio. Eso no es egoísmo, es aceptación de uno y del otro. Es la aceptación de Dios”, afirma.

Así, el padre Gregorio realiza un recorrido de su vida a través de sus artículos compilados, lo que inevitablemente lo regresa a sus primero años cuando creó y dirigió la Escuela de Educación Radiofónica (Erbol) en las minas.

Lo remonta también a los años duros de la dictadura, cuando –según recuerda--, en el período de García Meza, uno debía callarse para no ser hostigado por el poder, en cambio con Hugo Bánzer no sólo había de callarse, sino esconderse.

Con reminiscencias como aquellas, el padre Gregorio Iriarte no deja de pensar en escribir otros libros. De hecho, el mayor tiempo de su jornada lo emplea corrigiendo, anotando, escribiendo. Pero, naturalmente, no con el vigor físico de hace unos años. Al sacerdote le detectaron fibrosis pulmonar, aún cuando no haya fumado un solo cigarrillo en su vida, según su propia confesión.

Con todo, Gregorio Iriarte, el analista crítico de la realidad, el incansable docente, el hombre de ojos claros, pelo blanco y siempre acostumbrado a reuniones sociales permanece incólume, con su pluma lista para escribir lo que venga. Por ello, no sorprenda a nadie si en estos días sale otro libro suyo, acaso para que también se presente a sí mismo.
Visto 664 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Video Destacado

MONS. EUGENIO: "Y YSTEDES, ¿QUIÉN DICEN QUE SOY YO?"

Twitter

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

03 - banner Iglesia Viva

 

05 - Infodecom - iNFOGRAFÍA

06 - Infodecom - Diakonia

07 - Infodecom - Radio San Miguel

08 - Infodecom - Audios

09 - Infodecom - Universidad Selesiana

11 - Infodecom - Religion Digital

12 - Infodecom - Catholic News

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom

15 - Banner - Publicite Aqui

 01 - Infodecom - Papa Francisco en Bolivia

 banner Cochabamba medida ok

Buscador de Infodecom