Martes, 28 Marzo 2017

15   Banner   Publicite Aqui

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En este Cuarto Domingo de Cuaresma, Mons. Robert Flock, obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco, en su homilía nos dice: "Sepan discernir lo que agrada al Señor", haciendo referencia a la despenalización del aborto que se viene tratando en nuestro país.

A continuación la himilía completa de Mons. Flock:

Queridos hermanos,

Hay un canto popular del artista Sebastián Yatra que se llama “Traicionera”, que es un especie de acusación por estar “buscando al que se enamora para hacerlo sufrir”. El refrán dice:

Traicionera, no me importa lo que tú me quieras
Mentirosa, solo quieres que de amor me muera
Traicionera, en mi vida fuiste pasajera
Mentirosa, no me importa que de amor te mueras

Hace falta una estrofa de este canto para quienes promuevan y practican el aborto provocado. Porque quienes destruyan la vida que engendran comprueban la falsedad de su amor y se muestran traicioneros y mentirosos. Sus besos son los de Judas. Sin vergüenza, no te importa la persona que haces morir.

Como ustedes saben, se debate en el parlamento de Bolivia el proyecto código del sistema penal, y la Iglesia lo ha observado porque esta ley busca crear tantas excepciones para practicar el aborto provocado que a la protección constitucional de la vida de los no nacidos queda totalmente anulada.

Teniendo en mente la realidad del aborto provocado en Bolivia, y la cultura de promiscuidad sexual que está por detrás, escuchemos de nuevo la exhortación que hace San Pablo en nuestra segunda lectura:

“Sepan discernir lo que agrada al Señor, y no participen de las obras estériles de las tinieblas; al contrario, pónganlas en evidencia. Quizás no hay mejor ejemplo de las obras estériles de las tinieblas que el aborto provocado, que de ninguna manera representa lo que agrada al Señor.

“Sepan discernir lo que agrada al Señor, y no participen de las obras estériles de las tinieblas.” Era para eso que Jesús pasó 40 días en el desierto, para discernir la voluntad de Dios Padre. Es para eso que nosotros tenemos este tiempo de Cuaresma, para discernir lo que agrada al Señor y comprometernos a cumplir su santa voluntad. Es algo especialmente importante para gobernantes, legisladores y jueces, porque sus decisiones nos afectan a todos y guían el comportamiento de todo el pueblo. Lamentablemente cuando se debate las leyes, lo que menos interesa es lo que agrada al Señor, y se va legalizando las obras estériles de las tinieblas con eufemismos de lucha contra la pobreza, derechos sexuales y reproductivos y ley contra la violencia.

San Pablo reflexiona que “resulta vergonzoso aun mencionar las cosas que se hace ocultamente. Pero cuando se las pone de manifiesto, aparecen iluminadas por la luz, porque todo lo que se pone de manifiesto es luz.

Precisamente por eso, como Iglesia y como cristianos, denunciamos los proyectos de ley y las maniobras políticas que se inspiran en las tinieblas. Al mismo tiempo tenemos la luz de Cristo y del Evangelio. “Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz. Ahora bien, el fruto de la luz es la bondad, la justicia y la verdad.”

Precisamente en este tema de la dignidad de la vida humana, a partir de la concepción y no como concibe el proyecto de ley penal a las 8 semanas, Dios nos ofrece una luz especial para quitar cualquier duda y hacer prevalecer “la bondad, la justicia y la verdad”. Porque Dios mismo se encarnó en el seno de la Virgen María, haciéndose a sí mismo hombre, a partir de su Concepción por obra y gracia del Espíritu Santo. Dios no se hizo hombre recién a las ocho semanas, o tres meses o al nacer, sino desde el momento de esta milagrosa concepción, para mostrarnos así la dignidad y valor de cada ser humano a partir de este momento. Quien no lo quiere ver, es un ciego como aquellos fariseos en el Evangelio de hoy que no querían ver en Jesús al Hijo de Dios.

Mientras el ciego de nacimiento pudo ver que Jesús era un profeta y mucho más, hasta decir: “Creo, Señor” postrándose ante él, como ante Dios mismo, los fariseos optaron por permanecer ciegos y procurar su destrucción. Lo mismo sucede con quienes optan por ser ciegos ante la verdad de los no nacidos, negando su humanidad, para que sea más fácil echarlo a la basura.

De manera similar, en la primera lectura, con la elección de David, nos indica que: “Dios no mira como mira el hombre; porque el hombre ve las apariencias, pero Dios ve el corazón”. Dios conoce y ve el corazón y alma de cada ser humano, desde su concepción y por toda la eternidad, ya que él mismo nos ha creado en su imagen y semejanza. Él nos ve a nosotros mismos ahora mismo en lo más profundo de nuestro ser.

Cada uno Podemos preguntarnos: ¿Qué ve Dios en mí que no veo yo mismo, o que no quiero ver yo mismo? De repente lo que ve, no es solamente las debilidades y confusiones, sino también lo que le motiva hacer todo lo posible para nuestra salvación. Seguramente, si Dios nos permite la gracia de ver lo que nuestro Creador valora, lo que nuestro Redentor ama, el alma donde el Santo Espíritu se digne habitar, nosotros vamos a cuidar de nosotros mismos y a los demás, porque veremos que aún con los defectos del pecado, nuestra alma proclama la grandeza del Señor.

Entonces, hermanos, sepamos discernir lo que agrada al Señor y Vivamos como hijos de la luz, dando frutos de bondad, justicia y verdad.

El Consejo Boliviano de Laicos, emitió un comunicado para el "Toque de campanas" este 25 de marzo de 2017 desde horas 15:00 (hora en que Jesús muere en la cruz) a horas 19:00 (por lo menos durante 1 hora) como símbolo y manifestación de los abortos que se realizan cada minuto en Bolivia y el mundo entero.

A continuación el comunicado:

COMUNICADO

Estimados laicos de Bolivia, les pedimos continuar realizando las gestiones necesarias para poder concretizar actividades en sus jurisdicciones y de esta manera presentar una manifestación a nivel nacional en contra de los artículos 135 y 157 del Proyecto de Ley del Nuevo Sistema del Código Penal. Esto debido a que los mismos vulneran el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Les rogamos, en coordinación con sus respectivos Obispos puedan apoyar el toque de campanas (sería mejor en todos los templos posibles) el día 25 de marzo de 2017 desde horas 15:00 (hora en que Jesús muere en la cruz) a horas 19:00 (por lo menos durante 1 hora) como símbolo y manifestación de los abortos que se realizan cada minuto en Bolivia y el mundo entero.

También instamos a todas las instancias laicales organizadas, catequistas, cooperadores, misioneros, parroquias religiosos/as y simpatizantes puedan continuar apoyando a la recolección de firmas en el modelo de carta habilitado para este fin. No existen recursos de alguna instancia para esta labor así que les pedimos moverse con lo que puedan disponer o lo que la Providencia facilite.

Contamos con su participación activa o al menos su granito de arena. Rogamos al Señor ilumine nuestras acciones y nos permita aportar a esta movilización en Defensa de la Vida.

No olvides contactarte con tu Consejo Jurisdiccional de Laicos (CJL) para apoyar o depositar tu firma:

José Antonio Cordero - Diócesis de Potosi - 72431638
Franz Tavera - Diócesis de Tarija - 77179767
Sandra Serrano - Arquidiócesis de Santa Cruz - 76005300
Roxana Gutiérrez - Diócesis de Camiri - 68909736
Jaime Morando - Diócesis de Oruro - 72301911
Noe - Diócesis de El Alto - 73493528
Gladys Estrada - Arquidiócesis de Sucre – 73464196
Guillermo Sosa - Vicariatos de Beni - 72831479
Carla Delgadillo - Arquidiócesis de Cochabamba - 69721187
Adhemar Pizarro - Vicariatos de Ñuflo de Chávez - 77837443
Jesús Conde – Arquidiócesis de La Paz – 70138025
Anji Camacho – Consejo Boliviano de Laicos - 76978867

CONSEJO BOLIVIANO DE LAICOS

Cochabamba 24 de marzo de 2017

¿Es Ud. todo lo que quisiera ser? ¿Tiene Ud. todo lo que deseara tener? ¿Hace todo lo que añoraría hacer? Puede que no tenga la mejor apariencia externa que le haga feliz; que no posea dinero para vivir mejor; que la enfermedad o una deficiencia congénita le impidan hacer algo. Le pregunto si por tales insatisfacciones alguien debería decidir si Ud. debería seguir viviendo o morir…

Se dice que el aborto se puede justificar para que el niño, la madre o la familia no sufran a futuro, pero ¿quiénes nos creemos que somos para decidir quién debe vivir y morir? ¿Qué pasaría si Ud. fuera ese embrión? Siendo que la vida empieza con la concepción en el útero, cuando alguien decide si ese ser nacerá o no –más allá del tiempo de gestación, de las razones objetivas/subjetivas que promueven el aborto, del credo religioso o de la ignorancia/conciencia que se tenga sobre ello– la violencia sobre ese ser indefenso pudo ser contra Ud.

Más allá de las consideraciones científicas, económicas, sociales, terapéuticas y el disparate de que “la mujer puede decidir sobre su cuerpo”, la pregunta es: ¿Tenemos el derecho de decidir sobre la vida de otro ser humano? Lea de nuevo el primer párrafo y póngase en el lugar de la criatura...
Ahora, aquí van cinco desafíos para los abortistas y legisladores, que un día darán cuenta de todos sus actos ante Dios… ¿qué dirán?
Primer caso: El padre, alcohólico; la madre, enferma. Tuvieron un hijo ciego; otro, sordo; uno murió y otro tiene tuberculosis. Ella está embarazada. ¿Debe abortar por razones de salud? Si dijo que sí, ¡Ud. acaba de matar a Beethoven! Segundo caso: Un hombre blanco viola a una niña negra de 13 años y queda embarazada. ¿Debe abortar? Si dijo que sí, ¡la actriz y cantante, la segunda afroamericana en ganar un Oscar, Ethel Walters, no hubiera nacido! Tercer caso: Una mujer está embarazada, tiene muchos hijos; dos murieron; su esposo está en la guerra y ella tiene poco tiempo de vida. ¿Recomendaría abortar? Si dijo que sí, ¡Juan Pablo II no hubiera nacido! Cuarto caso: Un pastor y su esposa tienen 14 hijos y viven en la miseria. ¿Debería abortar el decimoquinto hijo? Si dijo que sí, ¡uno de los más grandes predicadores, Juan Wesley, no hubiera nacido! Quinto caso: Una jovencita aparece embarazada. Está comprometida en matrimonio, pero su novio no es el papá. La sociedad es conservadora. ¿Debería abortar por “el qué dirán”? Si dijo que sí, ¡Ud. acaba de matar a Jesucristo!
No se equivoque: Solo el Dador de la vida tiene el derecho de quitarla.

La parroquia San Gerardo de la Diócesis de Oruro ha programado, para este sábado 25 de marzo, un seminario con el tema: “LA CRISIS DEL AGUA”, tema que enfocará el cambio climático.

Específicamente se tratarán los temas: Bases para una gestión integral del agua, Causas, efectos y propuestas sobre la sequía en los Andes Centrales y la Amenaza del mercurio, el proyecto hidroeléctrico en el Chepete y el Bala. A partir de estos temas, se analizarán las causas de la sequía en el Lago Poopó.

El seminario está orientado a estudiantes de secundaria y público en general. Se llevará a cabo a partir de las diez de la mañana para los estudiantes y desde las tres de la tarde, para el público en general en ambientes de la Parroquia de San Gerardo.

Para este evento, el P. Faustino Calcina, Párroco de San Gerardo, cursó invitaciones a las pre promociones y promociones de los establecimientos educativos. Los panelistas invitados son: Manuel Vasquez Carreño, Roger Carvajal Saravia y Ricardo Calla Ortega.

“La iniciación a la vida Cristiana a la luz de Aparecida”, fue el tema a reflexionar y abordar por los participantes del Encuentro de Comisiones Episcopales de Biblia, Catequesis, Misiones, Liturgia y Piedad Popular en Lima Perú del 20 al 24 de marzo, del encuentro participaron cinco países: Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela y Bolivia, nuestro país representado por Mons. Waldo Barrionuevo, Obispo Auxiliar del Vicariato de Reyes, la Hna Cilenia Rojas, Coordinadora Nacional de OMP y Marcial Riveros, Colaborador de la Sección Biblia y Catequesis del Área de Evangelización de la Conferencia Episcopal Boliviana.

En el encuentro Padre Manuel compartió una reflexión y charla, hablando de la “naturaleza y la pedagogía de la Iniciación Cristiana al interior del proceso evangelizador”, dijo que el reto es entender lo propio de la iniciación cristiana y la manera como se relaciona y articula con los demás elementos, tanto con el primer anuncio como acción previa y la educación permanente como acción posterior.

“La iniciación cristiana es el servicio que pone la iglesia como comunidad para acompañar a aquellos que quieren llegar a ser discípulos de Jesús, es una pedagogía de acompañamiento comunitario donde una persona que ya está vinculada a la comunidad acompaña a otro que quiere ser discípulo de Jesús, le da la mano y lo entrena, le muestra lo que significa seguir a Cristo para que siga después en su crecimiento continuo vinculado a la vida de la comunidad”. “Lo propio de la iniciación cristiana es acoger esa conversión primera, de base, de adhesión y orientación de la vida, y de ahí explicitar el kerigma para llevarlo a una respuesta cada vez más madura”, explicó Padre Manuel.

Asimismo hizo énfasis en el servicio y la esencia de un verdadero catequista

“La catequesis está al servicio de la iniciación cristiana pero no se pueden identificar porque primero esta Dios que nos convoca, está la comunidad que sirve de mediación para hacer la llamada y el anuncio, está la persona que abre su corazón a Dios y acoge esa invitación, y está toda la comunidad que genera un ambiente de aprendizaje que se llama catecumenado, y también incluye los sacramentos de iniciación y la apertura de una iglesia al mundo y al servicio de los más pobres”.

El sacerdote da luces para los catequistas, para el servicio que realizan, para fortalecer el sentido de lo que es verdaderamente la iniciación de la vida cristiana, “se debe entender primero que el catequista es un servicio de Iglesia en colaboración y corresponsabilidad con otra cantidad de ministerios en la comunidad, él no es un profesor, ni enseñante, sino un “mistagogo”, significa que es aquel que acompaña a otro en ese caminar de adherirse a la experiencia de Dios, es un testigo, igualmente discípulo y tiene que estar siempre en condición de apertura, aprender del otro al que está acompañando y seguir creciendo en la fe”.

Dos domingos atrás la liturgia nos proponía el episodio de la Transfiguración de Jesús. En esa ocasión los apóstoles Pedro, Santiago y Juan fueron favorecidos con la visión de Jesús revestido de gloria: "Su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz" (Mt 17,2). Más tarde el apóstol San Pedro afirmaba: "Nosotros hemos visto con nuestros propios ojos su majestad" (2Ped 1,16). Pero cuando la visión cesó, "alzaron sus ojos y ya no vieron a nadie más que a Jesús solo" (Mt 17,8); se entiende, en su forma humana, despojada de su gloria.

La liturgia de este IV Domingo de Cuaresma nos presenta a un ciego de nacimiento, que después de recobrar la vista vio a Jesús solo y lo adoró como a su Señor. Podemos decir que cuando se trata de Jesús hay tres grados de visión: no ver nada, verlo como un mero hombre, verlo como nuestro Dios y Señor. El punto culminante lo formuló Jesús cuando afirmó: "El que me ve a mí ve al Padre" (Jn 14,9). Es obvio que no todos llegan a este último grado de visión. En el tiempo de Jesús muchos lo vieron y lo rechazaron: lo vio Pilato y lo entregó a la muerte, lo vio Herodes y se burló de él, lo vieron los Sumos Sacerdotes y pidieron que fuera crucificado. Pero lo vio el que había sido ciego y lo reconoce como su Señor postrándose ante él.

El ciego tiene un progreso en su visión de Jesús. Primero lo describe como un simple hombre al cual ha visto con la vista recobrada: "Ese hombre que se llama Jesús"; en un segundo momento, cuando le piden definirlo, dice: "Es un profeta". Israel había conocido muchos profetas, pero nadie se había postrado ante ellos. En el momento culminante Jesús se le presenta y le pregunta: "¿Tú crees en el Hijo del hombre?". Cuando el hombre in-daga: "¿Quién es el Hijo del hombre?", Jesús le responde: "Lo estás viendo; el que está hablando contigo, ése es". Estaba viendo al mismo Jesús que ya había visto, pero ahora reacciona diciendo: "Creo, Señor". Y para ex-presar qué es lo que cree, "se postró ante él", es decir, hace un gesto de adoración que se reserva sólo a Dios. Ve a Jesús y confiesa a Dios. Este es el acto de fe supremo. Esta es la fe que salva: "Todo el que ve al Hijo y cree en él, tiene vida eterna" (Jn 6,40). Se trata de creer que él es el Hijo de Dios, Dios verdadero, hecho hombre.

Entre dos personas que tienen el sentido de la vis-ta, ¿qué es lo que discrimina entre ver y no ver? La luz. Usando esta metáfora Jesús se define como luz: "Yo, la luz, he venido al mundo para que todo el que crea en mí no siga en las tinieblas" (Jn 12,46; cf. 8,12). El que no cree en Jesús, aunque tenga la vista de este mundo y toda la ciencia de este mundo, está en las tinieblas respecto de las verdades que salvan al hombre: está ciego. En cambio, el que cree en Jesús "no camina en ti-nieblas, sino que tiene la luz de la vida" (Jn 8,12), de la vida eterna, que es la que da sentido al hombre. A esto se refiere la sentencia final de Jesús: "Para un juicio he venido a este mundo: para que los que no ven, vean; y los que ven, se vuelvan ciegos".

+ Felipe Bacarreza Rodríguez
Obispo Santa María de los Ángeles (Chile)

 Hoy estamos viviendo en Bolivia y el mundo un estilo de vida donde la moda ha impuesto todo lo light, dicho de otro modo, una vida libre de compromiso, ni chicha ni limonada, ni totalmente hombres ni totalmente mujeres, un tiempo donde los valores y los principios se han diluido hasta el punto de convertirse en vagas imágenes de lo que es el bien y lo que es el mal. Surge entonces la insensata idea de que todo es posible, como una trampa perversa, para quienes se ilusionan y equivocadamente se sienten dueños y señores de la vida y de sus vidas.

El derecho a la vida es el fundamento básico de la existencia de la humanidad, desde el inicio de los tiempos, el derecho a la vida es inherente al ser humano que además supone una relación profunda con la naturaleza. El derecho a nacer y vivir, surge desde el momento de la concepción, aun considerando cualquier teoría explicativa de la vida del hombre como colectivo está dotado de inteligencia y voluntad, para entrar activamente en relación con Dios. Es así que el Creador, nos bendice, al fin de su creación: “Sean fecundos, y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla” ( Gen 1:28).

Dios es dueño de la vida, quienes tenemos este conocimiento y lo aceptamos como principio, somos llamados a cuidar, a defender la vida en todas sus manifestaciones, sin distinción.

No es casualidad sino providencia que exista un orden en nuestras realidades diversas. Hombres y mujeres elegimos según este orden a nuestros representantes en el orden político, social y jurídico, los elegimos para que defiendan y promuevan el respeto, armonía, equidad en la búsqueda del vivir bien.

Entre los representantes y el pueblo pueden existir diferencias...pero no dejan de ser nuestros representantes a los que podemos dirigirnos, entonces alguien como yo, sumergida en el océano de los incognitos, de los sin voz, reclamo y me uno a aquellos que aún no han nacido, porque hay una proyecto de ley que posibilitará que bajo argumentos falsos se impida nacer a mujeres y hombres, hijas e hijos de Dios. Quitar la vida a un inocente que no puede defenderse no es correcto.

La propuesta de despenalización del aborto plantea circunstancias para justificar la muerte de seres humanos en proceso de gestación, lo que nos llevará sin duda, una vez más, a ser arrastrados por el cauce de una modernidad sin rumbo, un cauce en que la humanidad cada vez pierde un poco más su propia humanidad.

La Comisión de Comunicación de la Arquidiócesis de La Paz emitió un comunicado de prensa sobre las actividades a realizar en la Semana Pastoral Arquidiocesana 2017 que abarca del 3 al 6 de abril, en el cine Teatro 16 de Julio de 19:00 a 21:00.

A continuación el Comunicado de Prensa:

La Arquidiócesis de La Paz invita a toda la comunidad paceña a participar de la Semana Pastoral “Evangelizar desde la sabiduría de la cruz” que tendrá lugar en ésta Arquidiócesis entre los días 3 al 6 de abril del 2017 en el Cine Teatro 16 de Julio, en El Prado del centro de la ciudad de La Paz, de horas 19:00 a 21:30.

La Semana Pastoral busca reflexionar en comunidad y en un espíritu de escucha y humildad sobre el sentido profundo del Año de la Misión, además de fortalecer nuestra capacidad de vibrar y compadecerse con las fragilidades y miserias humanas como un rasgo del signo cristiano.

El programa preparado para la Semana Pastoral Arquidiocesana se presenta de la siguiente manera:

· Inicio el día lunes 3 de abril con la charla “HABLAR DE DIOS DESDE A CRUZ: opción por los pobres y marginados”.

· Día martes 4 de abril con la exposición “EVANGELIZACIÓN Y MISIÓN: El ser de la Iglesia”.

· Día miércoles 5 de abril la conferencia “FAMILIA Y JÓVENES: Desafíos para una pastoral de orientación acompañamiento”.

· Día jueves 6 de abril ADORACIÓN AL SANTÍSIMO, EUCARISTÍA DE ENVÍO.

La semana pastoral es una invitación a regalarse un momento en el cotidiano vivir para el encuentro y reencuentro con el Señor. Una experiencia que permita testimoniar la presencia de Dios en la vida. Urgidos por el amor de Dios a ofrecer con generosidad y lucidez nuestro aporte a la Iglesia y a nuestro pueblo boliviano, es nuestra oportunidad el participar del encuentro con Dios y la iluminación del Espíritu.

Ven participa y sé parte de la Semana Pastoral Arquidiocesana.

La Paz, marzo de 2017

Ultimas noticias - Cochabamba

15 - Banner - Publicite Aqui

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

 banner   tito solari

artes velas

 06 - Infodecom - Diakonia

11   Infodecom   Religion Digital

banner papa francisco sitio web 2015

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom