Domingo, 19 Noviembre 2017

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Un grupo de morenada de rodillas ante la Virgen de Urkupiña, después bailar más de cuatro kilómetros por devoción. Un grupo de morenada de rodillas ante la Virgen de Urkupiña, después bailar más de cuatro kilómetros por devoción. José Rocha

Bailarines: “Entrar de rodillas ante la virgen es lo más impresionante”

Ago 15, 2017

Pasaron casi cinco horas antes de poder contemplarla. Sus pies se movían automáticamente, buscando cumplir una promesa. De rodillas, al final del camino, visualizó la imagen de la Virgen de Urkupiña. En ese instante, entendió el significado de la travesía que lo dejó sin aliento.

“El momento en el que uno se siente devoto, es justo después de terminar tu primer baile”, dijo Manuel Michel, al recordar la primera entrada de la que participó a sus 14 años. Decidió danzar por influencia de fraternos que demostraron una fe inquebrantable.

Pasaron 23 años y sigue cumpliendo su promesa. “Llegas a la virgen y olvidas que te duelen los pies o que peleaste, simplemente, todo lo malo se olvida”, manifestó Manuel Michel, miembro de la Fraternidad Mi Viejo San Simón.

La festividad de la Virgen de Urkupiña congrega a miles de devotos que año a año bailan para cumplir con su promesa. Ellos no llegan solos, sino acompañados de sus fraternos con quienes comparten un mismo sentimiento y devoción. Aunque muchos no inicien con fe, lo más probable es que después de llegar al templo por la bendición de la virgen, la devoción se apodere de ellos.

La primera promesa

Este mes, Verónica León cumple su tercer año de promesa. Después de todo este tiempo, sus deseos fueron escuchados y para agradecerlo debe bailar en la entrada de Urkupiña. “Mi promesa ha sido una operación de mi mamá hace tres años, y yo dije que si salía bien iba a bailar, es de esa manera que la virgen me ha escuchado”, dijo.

Cada año, miles de fraternos afianzan su promesa en veladas para la virgen. Se reúnen dos o tres veces antes de la entrada folclórica para brindar una misa en honor a la virgen. En este suceso, los devotos piden tres deseos y aseguran tres promesas.

La velada es cálida, los fraternos piden sus deseos y rezan mientras comparten té con té y en algunos casos pasan incienso y reciben un puñado de coca como signo de amistad. Este momento es simbólico, para quienes empiezan una promesa que dura tres años.

Ir juntos

Desde junio empiezan los ensayos de las fraternidades para la fiesta de Urkupiña. A medida que pasa el tiempo, la confraternización entre los grupos de baile se intensifica.

Los dos convites y las veladas son ocasiones en las que los bailarines se preparan para la entrada y piden bendición para dar una buena presentación.

Durante el trayecto, los fraternos cumplen sus promesas y se sienten aliviados de poder hacerlo acompañados. “Formar parte de una fraternidad implica ser parte de una nueva familia, de establecer una hermandad que conlleva esfuerzo, responsabilidad y alegrías”, aseguró Estefany Lema, de la Fraternidad Folclórica y Cultural San Simón.

Algunas fraternidades deciden dar un toque especial a la festividad, por ejemplo, los Tinkus Chaukas confeccionan en sus veladas un traje típico para la virgen. En este afán “se comparten muchas alegrías y se crea un lindo lazo de amistad con todos los fraternos”, aseguró Daren García, miembro de la Fraternidad Tinkus Chaukas.

La fraternidad para los bailarines es una familia que los acoge y motiva a cumplir juntos una promesa. “Lo más difícil siempre es comenzar y una vez dentro no tienes ganas de salir”, afirmó Gabriel Zelada, miembro de  Tinkus San Simón.

Preparación

Los bailarines demoran entre dos a tres horas en preparar su vestuario y maquillaje. Las bailarinas reservan con anticipación citas en la peluquería para el maquillaje.

La inversión para el arreglo y el vestuario oscila entre 1.000 a 2.000 mil bolivianos. Los costos por la banda están entre los 100 a 150 y se la contrata para los convites y la entrada de Urkupiña.

3_b_2_rochaaaaaaaa.jpg

Bailarines cumplen su promesa en la Entrada de la Virgen de Urkupiña.
José Rocha

Si se baila de corazón, las bendiciones son infinitas

Bailar y compartir una misma fe, para muchos significa vivir una experiencia inolvidable. “Es mi vida, es mi familia, donde encuentro un espacio de realización artística y personal y un reencuentro con tu promesa para recargarte de vitalidad”, dijo Juan José, presidente de la Fraternidad Tinkus San Simón.

Los bailarines aseguran que si se baila de corazón las bendiciones de la virgen podrían ser infinitas. “Ella cumple, cuando uno baila de corazón y si realmente quiere, se cumplen los deseos cada vez que renovamos nuestra fe”, expresó Miguel Aguilar, miembro de la Fraternidad Saya Afro Cochabamba. Todos los preparativos, las veladas, los convites y los ensayos llevan a los bailarines a un último momento frente a la virgen, donde su fe se consolida. “Entrar como fraternidad al templo es algo místico e impactante por tanta fe depositada que ves”, manifestó Hugo Zelada, presidente de la Fraternidad Mi Viejo San Simón.

Asimismo, formar parte de una fraternidad es un compromiso para los bailarines. “Es  una responsabilidad y cuando uno ingresa hace una promesa de ser fiel, tanto a la fraternidad, como a la virgen”, aseguró Bruno Cárdenas, miembro de Sambos K’achas.

5_b_2_lopezzzzzzzz.jpg

Las bailarinas pasan horas maquillándose para presentarse en la entrada de Urkupiña.
Carlos López

MISMO SENTIMIENTO

MANUEL MICHEL, FRATERNIDAD MI VIEJO SAN SIMÓN

“Es un sentimiento compartido”

Bailar en la fiesta de Urkupiña es un sentimiento compartido: comenzar en las fraternidades y vivir día a día las experiencias de personas que comparten la misma tradición y devoción a la virgencita. Muchos comenzamos como algo por diversión, por bailar y conocer nuevas personas, pero la verdad es que, aunque no le presentemos mucha atención, es que uno se va formando como devoto, sea de la religión que seas y esto nos permite sentir muchas emociones. 

SER FRATERNO

JAVIER MARTÍN COLQUE, CAPORALES CENTRALISTAS SANTIAGO

“Forma parte de mi vida”

Para mí es muy importante ser fraterno, porque ha formado parte de mi vida, de mis actividades, de mis gustos, además de ser una manera de quitarme el estrés y deslindarme de toda la rutina. Entre las actividades de la fraternidad están la primera y la segunda promesa, la entrada del 14 y del 15, donde no bailan todos, pero que significa un doble reto para nosotros y que lo hacemos con el mismo cariño e ímpetu que permite fortalecernos como fraternidad.

UNA MISMA PASIÓN

VERÓNICA LEÓN CAPORALES, CONDES ACHALAY

“Comparto el gusto por bailar”

Para mí formar parte de una fraternidad ha sido algo muy especial, me han tratado y recibido muy bien y han sido muy buenas personas conmigo, además de apoyarme en muchos momentos. La fraternidad no será muy grande pero tiene gente muy buena con la que comparto el gusto por bailar, cuando llegamos al templo juntos surgen las lágrimas por la virgencita. Entrar de rodillas ante ella es lo más impresionante que uno puede sentir, sea o no uno católico.

Información adicional

  • Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor: Los Tiempos Digital

Ultimas noticias - Analisis

pulacayo 

15 - Banner - Publicite Aqui

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

  06 - Infodecom - Diakonia

11   Infodecom   Religion Digital

banner papa francisco sitio web 2015

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom