Viernes, 19 Enero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

El presidente Evo Morales defendió este miércoles al Papa Francisco después de que fue acusado por un grupo de sacerdotes, teólogos y académicos conservadores de difundir herejías.

“Acusan al hermano Papa Francisco de propagar la herejía, cuando (en realidad) es el Papa del pueblo. Los verdaderos herejes están con el imperialismo”, expresó Morales, a través de su cuenta de Twitter.

El pasado fin de semana, los conservadores, que cuestionan al líder de la Iglesia Católica, difundieron a través de los medios de comunicación un documento de 25 páginas, denominado ‘corrección filial’.

En ese documento, que ya fue enviado al Papa en agosto, los manifestantes acusan a Francisco de apoyar "posiciones heréticas" sobre "el matrimonio, la vida moral y la Eucaristía".

Sin embargo, ningún obispo o cardenal figura entre los que firmaron dicho documento, y hasta la fecha, el Vaticano aún no hizo comentarios sobre este tema.

“Los valores que defiende la Iglesia antes de ser cristianos son humanos. La Iglesia es custodia de los valores y es servidora de la humanidad, en esto fundamenta su participación”, ha afirmado Monseñor Elkin Fernando Álvarez, Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), al referirse al ‘Estado laico’, término usado en distintos niveles como argumento en contra de la participación de las confesiones religiosas en asuntos de la vida social y política.

El prelado, en entrevista con el departamento de comunicaciones de la CEC, precisó que “un estado laico no significa que la Iglesia o cualquier expresión religiosa sea relegada al ámbito de lo privado, al contrario la Iglesia, que ha aportado al crecimiento de la sociedad y que está organizada en estructuras visibles, debe tener garantizada su presencia en lo público”.

A continuación, compartimos la entrevista completa:

¿Qué nos puede decir frente a la participación de la Iglesia en la vida política y social en un estado que se confiesa laico?

Mons. Elkin Alvarez: Es un tema muy actual y que demanda claridad porque en un Estado laico tiene que haber y ser bien entendida la libertad religiosa.

Yo creo que, en el contexto internacional y por la enseñanza misma de la Iglesia, se reconoce una legítima autonomía del Estado en cuanto al ordenamiento de la vida social. La laicidad del Estado exige un respeto mutuo a la autonomía de las partes. El Concilio Vaticano II, en su Constitución Pastoral Gaudium et Spes, afirma y respeta la legítima autonomía de las realidades terrenas, reconociendo que las cosas creadas y las sociedades mismas gozan de leyes y valores propios que el hombre ha de descubrir, aplicar y ordenar paulatinamente.

Esto no significa negar a la comunidad cristiana, a las confesiones religiosas y a quienes las representan, el derecho legítimo de pronunciarse sobre los problemas morales y/o civiles que interpelan la conciencia de todos los ciudadanos, en particular de los legisladores y de los juristas.

¿La opinión de la Iglesia en estos temas, no es una injerencia en materias que no le competen?

Mons. Elkin Alvarez: Hablar de los temas morales como lo hace la Iglesia en el panorama nacional, no es una injerencia indebida, sino una afirmación y defensa de los grandes valores que dan sentido a la vida de la persona y salvaguardan su dignidad.

En todo cuanto vengo diciendo estoy citando al Papa Benedicto XVI, quien nos legó un rico Magisterio Eclesial en torno al Estado laico y a la conveniente separación entre la Iglesia y el Estado, pero también dejó bien claro que la participación de las confesiones religiosas se ha de garantizar porque es un aporte a la construcción de nuevas sociedades donde se respetan los valores de unos y otros.

Quiero enfatizar este tema porque me parece que hay mucha confusión al respecto. Los valores que defiende la Iglesia antes de ser cristianos son humanos. La Iglesia es custodia de los valores y es servidora de la humanidad, en esto fundamenta su participación.

Se recurre, con frecuencia, al argumento simplista de que lo expresado por la Iglesia católica o cualquier otra confesión religiosa se debe rechazar bajo la premisa de que Colombia es un estado laico. Esto no es correcto.

¿Tiene la Iglesia particular interés en algunos temas?

Mons. Elkin Alvarez: Hay, en la vida nacional, unos temas que a nosotros, nos tienen que interpelar, unos valores innegociables de la Iglesia, en los cuales la reflexión del Magisterio aporta a la vida de las sociedades; temas como la defensa de la vida, la integridad de la familia, la educación y la libertad religiosa. La Iglesia Católica tiene que seguir viviendo el compromiso a nivel social.

¿Es posible una buena relación de las confesiones religiosas con el estado laico?

Mons. Elkin Alvarez: Claro, de hecho es necesaria una buena relación. Es posible una sana laicidad; tenemos que hablar y poner la mira en un proyecto común de país donde todos podamos participar.

Un estado laico no significa que la Iglesia o cualquier expresión religiosa sea relegada al ámbito de lo privado, al contrario la Iglesia, que ha aportado al crecimiento de la sociedad y que está organizada en estructuras visibles, debe tener garantizada su presencia en lo público.

Una palabra sobre la objeción de conciencia

Mons. Elkin Alvarez: Ninguna ley humana puede obligar a actuar en contra de su conciencia, particularmente en temas como la defensa de la vida, el aborto y la eutanasia.

Los organismos del Estado deben respetar y garantizar la objeción de conciencia, tanto personal como institucional frente a estos aspectos. La Constitución Política de Colombia es clara al señalar, en su artículo 18 "Se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni compelido a revelarlas ni obligado a actuar contra su conciencia".

Yo invitaría a los laicos a participar de manera efectiva en el ordenamiento social de la sociedad desde sus propias convicciones. Los pastores de la Iglesia tenemos una tarea, pero los laicos tienen su función en el ordenamiento del orden temporal, es ahí donde necesitamos personas convencidas de su fe católica, que actúen en la economía, en la política, en los diversos estamentos de la sociedad.

Información adicional

  • Fuente Conferencia Episcopal de Colombia

El 9 de noviembre de 1610 fueron quemadas en Logroño por brujería seis personas, más cinco en efigie. Desde hace varios años este hecho se conmemora o celebra con una serie de actos en cuyo trasfondo está el anticlericalismo y el recordar qué mala fue la Inquisición y son los curas.

Ahora bien, en Historia hay un principio que dice que no se debe juzgar una época con los criterios de otra, y como los tribunales civiles de los demás países también perseguían la brujería, la pregunta que hay que hacerse es: ¿cuál de las dos jurisdicciones fue más civilizada o, si se quiere, menos salvaje? Porque da la impresión que el monopolio de la barbarie lo tuvo la Inquisición. ¿Es eso verdad?

Ante todo, hay un problema de métodos. Todo el mundo sabe que la Inquisición empleaba la tortura, pero también, aunque sea menos sabido, los tribunales civiles. El historiador norteamericano H.C. Lea, en su gran obra sobre la Inquisición española, escribe: “El sistema era cruel en la teoría y en la práctica, pero el Santo Oficio no era el responsable de su implantación, y, por lo regular, se mostraba bastante menos cruento en la práctica que las autoridades civiles. Precisamente la Inquisición se limitaba al uso de unos pocos métodos reconocidos”.

Hay otro problema muy importante: el número de víctimas. Aquí la Inquisición pierde, o gana según se mire, por goleada. Los historiadores calculan en menos de cinco mil las víctimas de la Inquisición por todos los delitos (una sola sería bastante, pero recordemos que estamos en otra época). En este punto voy a seguir el libro La Sorcellerie, de Jean Palou, nº 756 de la colección Que-sais-je? En este libro España se la liquida así: “España. País donde la brujería es competencia de la Inquisición, hay que señalar pocos procesos, exceptuado el de Logroño donde seis brujos son quemados en 1610”. ¿Y qué pasaba en los demás países?

Francia. El proceso de Logroño fue una ramificación del proceso de Burdeos. Allí el juez De Lancre envió a la hoguera en el país vasco francés a quinientas personas, entre ellas numerosas jovencitas y niños (p. 65). En Lorena, el juez N. Rémy (+1612) envió a la hoguera a tres mil personas (p. 64). El juez Henri Boguet (+1619) ejecutó a seiscientos brujos. La última ejecución en Francia fue en 1718 (p. 107).

Alemania. La Brujería y su implacable represión alcanzaron allí proporciones como en ninguna otra parte. Se puede calcular la cifra de víctimas en más de treinta mil desde comienzos del siglo XVI hasta el fin del siglo XVIII (p.68).

Inglaterra. El primer estatuto contra la Brujería data de 1541, y las primeras ejecuciones suceden en el reinado de Isabel I (p. 71), rebrotando la persecución en tiempos del dictador Cromwell (p. 82).

En Estados Unidos, todavía colonia de Inglaterra, el proceso de Salem, con 19 ejecuciones, fue en 1692 (p. 88).

No fueron éstos los únicos países afectados, pues hubo ejecuciones en otros, como Suecia y Rusia.

Los datos que vienen a continuación los he tomado del libro de G. Hennigsen, historiador protestante danés: El abogado de las brujas. En España, después del proceso de Logroño, el inquisidor Alonso de Salazar Frías inició en 1612 su investigación, que le convenció de la inocencia de las brujas. Gracias al apoyo que encontró en la Inquisición de Madrid, en España cesó la persecución de brujas, aunque todavía se derramó sangre como las ocho personas quemadas por las autoridades civiles de Pancorbo (Burgos) en 1621. Peor todavía fue lo sucedido en Cataluña entre 1616 y 1619, donde las autoridades civiles ahorcaron a trescientos brujos y brujas, antes de que la Inquisición lograse imponer su jurisdicción (pp. 341-342 de la primera edición de Alianza Editorial; pp. 450 de la segunda, subvencionada por el Ayuntamiento de Logroño). Es decir, comparada con algunos países, la Inquisición mató a menos gente por todos los delitos que esas naciones sólo por el delito de brujería. Por cierto, Hennigsen dedica su libro: “A la memoria de D. Alonso de Salazar Frías, inquisidor y humanista español”.

Viendo estos datos podemos quedarnos con la satisfacción de que actualmente estamos más civilizados. Pero cuando uno recuerda que cada año en España hay más de cien mil abortos provocados, y que éstos no se consideran un crimen, ni siquiera un delito, sino un derecho de la mujer, creo que un hombre del siglo XVII tendría toda la razón para pensar que en el siglo XXI los españoles son mucho más brutos y menos civilizados y que desde luego respetan menos la vida humana de lo que la respetaban ellos.

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Pedro Trevijano

Al parecer, una vez más se han impuesto dentro del Gobierno y el MAS las corrientes más sectarias, lo que da lugar a actitudes que sin duda llevarán a posteriores arrepentimientos

Esta semana los obispos de la Iglesia Católica emitieron un mensaje en el que destacan la participación ciudadana en las elecciones generales, reconocen los procesos de inclusión y redistribución en curso, convocan a seguir construyendo un país con desarrollo, democracia y justicia social, con independencia de poderes y equitativa participación política, y plantean a las autoridades de gobierno abrir un canal de comunicación directa para procesar en forma conjunta acciones de beneficio al bien común

Además, los obispos han pedido que el Estado pague el doble aguinaldo a los funcionarios que trabajan en los proyectos de desarrollo y asistencia social que, en la gran mayoría de los casos, suplen la incapacidad del Estado de cumplir ese su deber. Es que la Iglesia Católica realiza labores de educación, desarrollo, salud a lo largo y ancho del país con recursos propios y apoyo de la cooperación internacional, mediante programas que no pueden incluir pagos como el del doble aguinaldo.

Lamentablemente las reacciones de las autoridades de gobierno han sido, por decir lo menos, impertinentes. Algunos oficiosos parlamentarios e incluso un ministro de Estado hicieron referencia a que los “jerarcas” de la Iglesia deben distribuir sus riquezas, que en Bolivia ya no hay colonialismo y otras sandeces similares. Por su parte, el Ministro de Economía ha dicho que los responsables de las obras a las que hace mención la Iglesia deberían haber tomado el recaudo del caso para el pago de doble aguinaldo, cuyo cumplimiento es obligatorio, y la Iglesia no puede tener ningún privilegio porque es una más de las iglesias que trabajan en el país.

Por otra parte, ninguna autoridad se ha referido a la propuesta de abrir un canal directo de comunicación. Al parecer, una vez más se han impuesto dentro del Gobierno y el MAS las corrientes más sectarias que, unidas a elevados grados de ignorancia y prepotencia, desechan una apertura que, actitud por la que, hay que estar seguros, mañana se arrepentirán.

En este escenario, las autoridades deberían evaluar, por un lado, qué sucedería con las cientos de miles de personas que forman parte del ejército de pobres del país que la Iglesia atiende diariamente si ésta, ante esas destempladas respuestas, decidiera cerrar los proyectos sociales que mantiene. Por otro, la carta del papa Francisco –que hace una semana se reunió con el Presidente del Estado— a los obispos del país en la que se refiere a la “larga amistad” que lo une con el cardenal Julio Terrazas, de quien dice valorar “la valentía y generosidad con que se entrega cotidianamente a favor de los más necesitados , así como la fidelidad con que proclama el Evangelio, a menudo en medio de dificultades a las que hace frente con magnanimidad”, y agradece a los obispos “por todo el bien que hacen a la Iglesia en Bolivia y a sus connacionales, sin distingos de claves ni favoritismos” y les anima a “continuar trabajando con serenidad y alegría, sin cansarse de hacer el bien, sabiendo que Dios conoce sus fatigas y escucha sus plegarias”.

Los mensajes son claros, sólo queda escucharlos con respeto y atención.

Información adicional

  • Atención Atención: Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Autor: Redacción Central de Los Tiempos

“Los cristianos solo nos inclinamos delante de nuestro Dios y no de cualquier que pretende suplantarlo” dijo el Cardenal Julio la noche de este jueves en la Catedral.

Desde la Catedral de Santa Cruz donde participó de la ceremonia de ordenación del nuevo presbítero Javier Vargas, el Cardenal Julio Terrazas respondió al mensaje fraterno de comunión que envió el Papa Francisco en la víspera y en el que brinda un fuerte espaldarazo al liderazgo y servicio del Cardenal Julio Terrazas, así como a la labor de la Iglesia Católica en Bolivia.

El Cardenal Julio Terrazas brindó un mensaje a los fieles presentes en la Catedral de Santa Cruz, a los presbíteros y a toda la Iglesia en Bolivia.

El prelado afirmó que los religiosos y sacerdotes “…no somos empleados de nadie, que no estamos para someter el evangelio a las fuerzas de los poderes sean económicos, sean políticos o sociales; el sacerdote es el apóstol de la palabra que va a decir esa palabra que Dios ha colocado en su boca para alimentar la vida de su pueblo, el sacerdote es el que hace presente a Cristo para que nosotros cristianos, religiosos o sacerdotes solamente nos inclinemos y arrodillemos delante de nuestro Dios y no de cualquiera que pretende suplantarlo”

A tiempo de invitar a los medios de comunicación a compartir este acontecimiento de la Iglesia, afirmó que este es “un signo de nuestra presencia en este país, como un signo de nuestro compromiso con todos los que necesitan la verdad, la justicia, la vida y la paz. Eso es lo que significa esta ordenación” expresó.

En el mensaje que envió el Papa Francisco a los Obispos de Bolivia afirma sentirse muy unido a ellos y les anima a no cansarse de hacer el bien. En particular envió un saludo al Cardenal Julio, brindándole un contundente espaldarazo a su labor como líder de la Iglesia Católica en Bolivia. En su mensaje reconoce y valora “SU GRAN AMOR AL SEÑOR Y LA VALENTÍA Y GENEROSIDAD CON QUE SE ENTREGA COTIDIANAMENTE A FAVOR DE LOS MÁS NECESITADOS, ASÍ COMO LA FIDELIDAD CON QUE PROCLAMA EL EVANGELIO, A MENUDO EN MEDIO DE DIFICULTADES, A LAS QUE HACE FRENTE CON MAGNANIMIDAD Y SIN AHORRAR ESFUERZO ALGUNO EN SU SERVICIO AL SANTO PUEBLO DE DIOS”.

Adjuntamos el mensaje completo del Cardenal Julio:

CARDENAL JULIO TERRAZAS, ARZOBISPO EMÉRITO DE SANTA CRUZ

CATEDRAL METROPOLITANA, 13 DE NOVIEMBRE DE 2014

En realidad a mi tocaría decirles “vámonos en paz” porque ya hemos escuchado la palabra del Señor, las meditaciones y reflexiones… todo eso que hemos venido a escuchar de una manera tan familiar.

La ordenación de un sacerdote ahora parece una cosa rara, antes venían veinte, treinta, cuarenta jóvenes y los Obispos tenían callos en las manos de tanto imponerlas. Hoy cuando se ordena uno o dos por año tenemos que seguir diciéndole al Señor que no nos deje, que siga mostrándonos que Él camina con nosotros y que siga suscitando respuestas claras de quienes escuchan el llamado a seguir en todo lugar.

Sería bueno que los medios de comunicación lleven este acontecimiento a la Iglesia como un signo de nuestra presencia en este país, como un signo de nuestro compromiso con todos los que necesitan la verdad, la justicia, la vida y la paz. Eso es lo que significa esta ordenación.

No nos ordenamos para adornar altares, ni para pintar catedrales, nos ordenamos para hacer presente al Dios de la vida y hacer presente esa vida a nuestro pueblo tan amenazado de muertes continuas.

Nos alegra que estemos aquí bastantes co-hermanos y bastantes fieles rezándole al Señor para que Javier no se olvide lo que acaba de recibir.

Javier ya no es el muchacho que anda de una parroquia en otra, Javier es el ministro de Cristo que va a estar con su pueblo, con su comunidad, para llevarla cada vez a buscar verdaderos y auténticos alimentos para su vida.

Y como le encanta la Señor en este acontecimiento, siempre está su presencia para recordarnos a todos los demás que no basta ser sacerdote, hay que demostrarlo todos los días. Esta es una vez más mi impresión y mi deseo para todo el presbiterio que está aquí presente:

No basta haber recibido la imposición de las manos, hay que demostrar que no somos cualquier agente de pastoral, que no somos empleados de nadie, que no estamos para someter el evangelio a las fuerzas de los poderes sean económicos, sean políticos o sociales; el sacerdote es el apóstol de la palabra que va a decir esa palabra que Dios ha colocado en su boca para alimentar la vida de su pueblo, el sacerdote es el que hace presente a Cristo para que nosotros cristianos, religiosos o sacerdotes solamente nos inclinemos y arrodillemos delante de nuestro Dios y no de cualquiera que pretende suplantarlo.

Saquemos de esta celebración la enseñanza de nuestro Dios… amén.

 

Información adicional

  • Fuente Fuente: Oficina de prensa de la Arquidiócesis de Santa Cruz.

(Roma) El papa Francisco recibió hoy por 50 minutos en su estudio del palacio apostólico al presidente estadounidense Barack Obama en el primer encuentro privado entre los dos líderes desde que Francisco fue elegido pontífice hace un año.

Francisco y Obama comenzaron la reunión con un apretón de manos. "Bienvenido, señor Presidente", le dijo el pontífice argentino en inglés.

"Es un gran honor. Soy un gran admirador suyo. Muchas gracias por recibirme", le contestó el mandatario estadounidense.

Durante las conversaciones, que transcurrieron en una atmósfera de cordialidad, se intercambiaron pareceres sobre algunos temas concernientes a la actualidad internacional y se manifestó el deseo de que en las zonas de conflicto se respeten el derecho humanitario y el derecho internacional y se llegue a una solución negociada entre las partes interesadas.

En el contexto de las relaciones bilaterales y de la colaboración entre la Iglesia y el Estado, se trataron cuestiones de relieve especial para la Iglesia en ese país, como el ejercicio de los derechos a la libertad religiosa, a la vida y a la objeción de conciencia y también se habló de la reforma en materia de emigración. Por último, se expresó el compromiso común para la erradicación de la trata de seres humanos en el mundo.

Tras unos cincuenta minutos del encuentro a solas, se abrieron las puertas de la biblioteca y la delegación estadounidense, encabezada por el secretario de Estado, John Kerry, entró para saludar al Sumo Pontífice.

Luego intercambiaron regalos. Francisco le obsequió a Obama su primera exhortación apostólica, "Evangelii Gaudium", y un medallón artístico que representa al "Ángel de la Paz", como el mismo papa explicó a Obama. También le entregó una colección de monedas de su pontificado, que se cayeron cuando eran mostradas al presidente de los Estados Unidos, lo que provocó la risa de ambos.

En tanto, Obama le regaló al Papa un estuche con algunas semillas de árboles y especies que crecen en el jardín de la Casa Blanca.

"Si tiene la posibilidad de venir a la Casa Blanca podría también visitar el jardín", dijo Obama en lo que significó una invitación informal al Pontífice, quien contestó en español con un diplomático: "Cómo no".

"Rece por mí y por mi familia. Están conmigo en este camino", dijo antes de irse el presidente, quien fue sólo con representantes de su gobierno a la gira por Europa.

Acompañados por los guardias suizos, Obama y su equipo salieron de la Biblioteca y luego el presidente y Kerry se reunieron con el Secretario de Estado vaticano, monseñor Pietro Parolin, quien el pasado enero ya mantuvo una larga conversación en el Vaticano con su homólogo estadounidense.

Elogios
Obama afirmó que el compromiso del Papa con la justicia social es un desafío para todos, en una entrevista que publica hoy el diario italiano Corriere della Sera.

El mandatario estadounidense destacó su "gran autoridad moral", y valoró que no sólo predique el Evangelio, sino que dé el ejemplo viviendo según el Evangelio.+

Información adicional

  • Fuente AICA