Sábado, 17 Febrero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

El Consejo Boliviano de Laicos (CBL), emitió un comunicado el pasado 31 de enero en la que anima a los ciudadanos creyentes a defender la democracia y respeto a los resultados del referéndum realizados en febrero de 2016.

Recordemos que el 21 de febrero de 2016 se llevó a cabo un referéndum constitucional para aprobar o rechazar la repostulación del presidente o vicepresidente del Estado.

A continuación el comunicado emitido por el Consejo Boliviano de Laicos:

“EL CONSEJO BOLIVIANO DE LAICOS AL PUEBLO DE BOLIVIA”

“Lo que les digo a ustedes se los digo a todos: Estén despiertos” (Mc 13,37)


Desde la ciudad de Cochabamba, los Presidentes del Consejo Boliviano de Laicos (CBL), los exhortamos a permanecer despiertos y en unidad para proteger los dones que Dios mismo nos ha dado: la vida, la familia y la libertad, defendiendo con responsabilidad evangélica, nuestro compromiso adquirido desde el bautismo.

Como laicos tenemos un papel importante en lo espiritual, teológico y sobretodo social (ya que somos parte de la misma). Donde la tarea de la Iglesia es transformar al mundo. Y a nosotros los laicos se aplica: "lo que el alma es en el cuerpo, esto sean los cristianos en el mundo" (LG 38).

Debemos buscar estar juntos, bajo un mismo objetivo, que es la defensa de la democracia y los principios constitucionales.

Respetuosos de las normas que nos regulan a través de nuestra Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, los animamos a mantenernos en oración y acción pacifica para hacer respetar la voluntad del pueblo, expresada democráticamente en las urnas el 21 de febrero del 2016.

Animamos a todos, especialmente a los cristianos, a comprometerse y participar activamente, es necesario que entremos en diálogo con diversos actores movilizados. Condenamos todo acto que se ejerza con violencia. La violencia como camino ensucia la libre expresión de quienes buscan cambios eficaces y no sólo palabras.

El miedo y la indiferencia son nuestros peores enemigos. Estamos entrando al tiempo de Cuaresma y por ello instamos, a todos nuestros fieles laicos organizarse en sus comunidades o de manera personal combatir toda asechanza con Ayuno, Limosna y Oración. Además de adherirse a toda iniciativa ciudadana que sea afín a nosotros y los lineamientos de la Conferencia Episcopal Boliviana.

La grandeza de Bolivia radica en su gente. Como miembros de un mismo cuerpo (1Cor 12, 12), pedimos a María, madre de Jesús, que nos enseñe a ser animadores de nuestro pueblo, como ella lo es.

PRESIDENTES JURISDICCIONALES DEL CONSEJO BOLIVIANO DE LAICOS

Cochabamba, 31 de enero de 2018

Información adicional

  • Fuente Infodecom

 

La Conferencia Episcopal Boliviana, mediante la Secretaría General, emitió una comunicado esta mañana, en relación a la situación que vive nuestro país, observando los distintos artículos del nuevo código penal, que muchos sectores ciudadanos ya cuestionaron.

 

LEYES JUSTAS AL SERVICIO DEL BIEN COMÚN
“No ahorréis esfuerzos para consolidar, con ataduras de paz, la
unidad, que es fruto del Espíritu” Efesios 4,3

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana, ante los conflictos sociales que se están produciendo en el país, tras la Sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional 0084-2017, los serios problemas del sistema de salud y la promulgación del Código del Sistema Penal, quiere aportar con una serena reflexión al necesario diálogo.

No contribuye a la paz social el hecho que el sistema jurídico del país se vaya construyendo sin tener en cuenta la voluntad popular, con leyes aprobadas prescindiendo del indispensable debate de la sociedad. Las leyes deben ser acatadas por todos, por lo que es imprescindible que sean también debatidas amplia y libremente en la sociedad boliviana y en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

El Código del Sistema Penal, en la medida que va siendo conocido, encuentra más rechazo comprensible de toda la sociedad boliviana en diferentes aspectos:

  • El artículo 205, que criminaliza la negligencia y la praxis profesional y ha provocado las medidas de protesta del personal de salud y otros sectores, no es sino uno de los aspectos, aunque no poco importante.
  • El artículo 137 sanciona hasta a los administradores de una empresa que causó una muerte con un medio de transporte y es la causa de la protesta de los transportistas del país.
  • Se criminaliza también el derecho a la protesta, en los artículos 209, 293 y 294.
  • Deja sin protección la familia, ya que se anulan los delitos de bigamia y el abandono a la mujer embarazada.
  • El artículo 107 despenaliza el microtráfico de droga.
  • Pone en entredicho la libertad de expresión y de pensamiento en los artículos 21 y el 106.
  • Introduce un control inaceptable de las redes sociales, en los artículos 245 y 246.
  • Implementa el delito del reclutamiento con fines religiosos realizado por instancias religiosas, cuya ambigüedad manifiesta atenta claramente contra la libertad religiosa en el artículo 88.I.11
  • Las disposiciones transitorias y finales del Código derogan artículos de la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz, de la Ley electoral y de la Ley de Medio Ambiente referentes a las ganancias ilícitas, el daño lesivo al Estado, delitos electorales y ambientales, que si bien quedan recogidas en el Código, lo hacenatenuándolas y crean sospechas de encubrimiento de conductas corruptas.
  • Atenta contra derechos humanos básicos, como el conocido artículo 157 que plantea la exclusión del delito del aborto en causales tan genéricas, que su punibilidad desaparece y fue aprobado en total desconocimiento de las miles de firmas entregadas a la Asamblea Legislativa Plurinacional y de las numerosas manifestaciones a favor del derecho a la vida en distintas ciudades del país.

La lista de artículos cuestionables podría ser mucho más larga, pero los ejemplos citados sirven para calificarlo como un código hecho a la medida de los intereses del poder y no de los del pueblo. Atenta contra derechos humanos y ciudadanos fundamentales, es pretendidamente ambiguo en la formulación con lo que crea inseguridad jurídica y significa un retroceso de los valores democráticos conquistados por la sociedad boliviana.

Esas imposiciones unilaterales amenazan la convivencia pacífica, por eso pedimos que en el espíritu de verdadera democracia participativa y en consideración de la gran importancia que reviste el Código del Sistema Penal, se tenga la sabiduría de abrogarlo y se inicie un debate amplio, franco y transparente con todos los sectores involucrados, sin caer una vez más en la acostumbrada y fácil acusación de tramas de conspiración y desestabilización contra el Gobierno.

El año nuevo que acaba de iniciar está en nuestras manos, no lo volvamos un año de conflictos y de luto, seamos operadores de paz sobre los cimientos de la justicia, la libertad y la verdad.

Elevamos oraciones a Santa María, Reina de la Paz para que interceda por nosotros ante su Hijo Jesucristo para que nos conceda el don de la reconciliación y la paz entre todos los bolivianos.

 

La Paz 9 de Enero 2018
Secretaria General
Conferencia Episcopal Boliviana

Información adicional

  • Fuente Infodecom

Las ideas que a continuación deseo proponer pretenden ser un mensaje de un pastor a los políticos católicos de América Latina, nacidas ellas de la oración y del contacto personal y permanente con la gente en sus comunidades. Para ello, seguimos la conseja de un Obispo mártir, asumida por el Papa Francisco en EVANGELII GAUDIUM: Tener un oído en el pueblo y otro en Dios. Es duro comprobar que en nuestras comunidades eclesiales se siente una especie de desconfianza hacia los dirigentes políticos de las diversas tendencias; desconfianza que desemboca en desconsuelo y frustración. Se percibe cómo son los intereses partidistas y particulares los que mueven a una inmensa mayoría de líderes o dirigentes políticos.

Se suele dar un divorcio entre quienes se auto-proclaman servidores públicos en la política y el pueblo. Esto se agrava más aún, cuando se percibe que, junto a su ansia de poder, hay cercanía sólo con los sectores más poderosos de lo sociedad, en lo económico, en lo religioso, en lo social y en lo militar.

¿Valdría la pena preguntarse si de verdad los dirigentes políticos se sienten pueblo?

Hay una seria crisis política en la mayoría de nuestras naciones. Quizás a nivel de las ideas y de los contenidos, las cosas se saben y se proclaman. Pero luego se observa en muchos, una incoherencia. No hay una adecuación entre lo que se debe profesar como creyentes y la propia vida testimonial. El político católico debe ser un testigo del Evangelio de Jesús en el mundo. Pero cuando esto se olvida se corre el riesgo de tomar un camino diverso que puede conducir a la oscuridad. Es la puerta de la corrupción. Una inmensa mayoría de políticos y dirigentes de todo tipo que se han dejado dominar por la corrupción son católicos. Entonces, ¿dónde quedaron los principios y los valores del Evangelio? ¿Dónde está la fraternidad del amor que distingue a todo discípulo de Jesús?

Es necesario recordar lo siguiente: El bautismo les da a los cristianos laicos la capacidad de responder a su vocación y cumplir con su misión tanto en la Iglesia como en el mundo.

Éste es el ámbito y el medio de la vocación de los laicos (cf. Ch.L. 15a) La índole secular de los laicos es su quehacer como testigos en el mundo. La política es uno de esos ámbitos donde el laico ejerce su misión como miembro de la Iglesia, para aportar su granito de arena en la santificación del mundo.

El texto de Mc 10, 34-45 nos puede iluminar acerca de la vida y acción de los políticos católicos y dar respuesta a los desafíos que se les presentan: Los discípulos discuten sobre los primeros puestos en el Reino a ser inaugurado por Jesús. El Maestro les advierte que esa no debe ser la manera de pensar de ellos. Y enfatiza algo: ellos no son como gobernantes de las naciones, quienes tiranizan y oprimen. Deben ser capaces de servir y no ser servidos, a ejemplo del Señor. Y sintetiza todo con una definición: servir significa dar la vida para la salvación de los demás.

En primer lugar deben recordar en todo momento que son discípulos de Jesús. Su ser y quehacer de cristianos católicos no se puede reducir a lo privado. Son discípulos laicos con un carisma especial: su índole secular. Entonces, en el ámbito de la política se muestran como discípulos de Jesucristo. En esta línea deben evangelizar la política y cristianizar el ámbito político de la sociedad y el mundo donde viven. Así, les corresponde asumir la actitud propuesta por el Maestro: “servir y no ser servidos”, para así entregar su vida a favor de los demás. También el mismo Jesús les está diciendo a los políticos y gobernantes discípulos de Jesús cómo deben actuar. No como quienes tiranizan u oprimen; sino como quienes liberan y sirven al pueblo, al cual pertenecen. Al caminar como pastor por los mismos caminos del pueblo, uno siente que éste es una gran exigencia de la gente hacia los políticos. Y si se es católico con mayor razón: Ser agentes de liberación en la verdad, como servidores. Esto es, como testigos del Resucitado que han recibido la tarea de hacer evangelización en, de y desde la política.

¿Qué conlleva todo esto?

 Ante todo, mostrarse como discípulo y testigo, sin temor ni vergüenza, actuando según los principios del Evangelio y siendo hijo de la luz, cooperando con Dios en la instauración de “una nueva tierra y unos cielos nuevos”.

 Mostrarse comprometido, desde el servicio a los demás, con la liberación- salvación propia y de los hermanos. En esto se hace realidad la enseñanza de Pablo: “es ofrenda viva a Dios” en beneficio de los demás (cf. Rom. 12,1- 2). Hacerlo sabiendo que su actuación política está vinculada a la construcción del Reino de Dios y el anuncio del Evangelio de Jesús el Señor

 Mostrarse como perteneciente al pueblo de Dios y por tanto dedica su trabajo en beneficio de todos los seres humanos sin excepción, en comunión con los pastores y los demás bautizados. Así, recibe formación y acompañamiento de la misma Iglesia.

 Mostrarse preocupado por el Bien Común de todos y no por sus propios intereses. Para eso, cuenta con la ayuda de la gracia de Dios; la luz del Espíritu y las riquezas de la Palabra y de los sacramentos.

Habida cuenta de esto, los discípulos misioneros de Jesús que trabajan en la política, según enseña Francisco (Ev.G. 24) están convocados a:

1. PRIMEREAR: salir al encuentro de todos para invitarlos a participar como sujetos sociales a la luz del Evangelio. Ser una expresión de la Iglesia en salida

2. INVOLUCRARSE: con todos, pero en especial con los más necesitados, achicando distancias, sufriendo con el que sufre y alegrarse con quien está alegre. Ser un ejemplo de la opción preferencial por los pobres y excluidos,

3. ACOMPAÑAR: a todos los ciudadanos respetando sus derechos y sin imponerles cargas innecesarias ni intereses egoístas. Distinguirse como discípulo de Jesús que practica el mandamiento del amor fraterno (cf. Jn 13,35)

4.FRUCTIFICAR: dando la vida,siendo testigos en situaciones concretas y oler a pueblo con el perfume del Evangelio. Ser imitador de Cristo

5. FESTEJAR: dando gracias a Dios por su vocación y participando en las celebraciones de las comunidades eclesiales a las que pertenecen y donde se nutren. Sentir el gozo espiritual de ser pueblo

Terminaría estas reflexiones con cuatro recomendaciones:

1) Tengan plena conciencia que ser político católico es una hermosa manera de manifestar la vocación y misión del laico bautizado en el mundo: sean, entonces profetas para denunciar y destruir el pecado en la sociedad y, sobre todo anunciar la Nueva Noticia de Jesucristo quien quita el pecado del mundo

2) No tengan miedo de ser cristianos católicos en el ambiente de la política. Tendrán que vencer muchas oscuridades y tentaciones. Sin embargo, Dios ha puesto su mirada en ustedes para que actúen en su nombre en el servicio a los demás. No olviden que Dios les ha dado, en el bautismo y la confirmación la ayuda de su gracia; no les ha dado espíritu de timidez (2 Tim 1,6).

3) Sean audaces con la creatividad del Espíritu .Y esa audacia tiene que llevarlos a que la gente, los hombres y mujeres de nuestras naciones, en especial los pobres, han de llegar a ser lo que su vocación humana encierra: ser el verdadero sujeto social de la democracia, de su pleno e integral desarrollo, de la auténtica liberación en la verdad.

4) Basar sus actuaciones en la Doctrina Social de la Iglesia y sus principios básicos (Derechos humanos-Bien Común-Destino Universal de los Bienes de la tierra-Principio de subsidiariedad-Solidaridad), conocerla y exigir que se les enseñe.

Les garantizo que cuentan con la gracia de Dios, la oración de la Iglesia y la esperanza de un pueblo sufrido que quiere ver en ustedes la presencia de un Dios que libera, engrandece a todos y les recibe con el abrazo lleno de ternura y de amor que le distingue. ¡Animo y adelante en el nombre del Señor.

 

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Mons. Mario Moronta R.

La mañana de hoy, en un encuentro con periodistas y la Secretaria General de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Mons. Aurelio Pesoa, Secretario General de la CEB dio lectura al comunicado: “Navidad en Bolivia”, acompañado de Padre José Fuentes, Secretario Adjunto, Padre Ben Hur Soto, Secretario para la Pastoral y Susana Inch, Asesora Legal.

Dicho comunicado expresa la esperanza que los bolivianos no debemos perder, pues pese a los conflictos por los que atraviesa el país, Jesús llega a inundar nuestros hogares de paz. Celebremos "la vida del que es Vida para el mundo. Acojámosle, celebremos y defendamos la maravilla de la vida humana".

A continuación el texto completo del comunicado:

“Dios está con nosotros en su Hijo Jesús”

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana envía una felicitación de Navidad a todos los bolivianos. La Navidad es una fiesta entrañable y familiar que nos debe unir a todas las familias en Bolivia, alrededor de la Buena Noticia del nacimiento de nuestro Salvador.

En Navidad celebramos una vida nacida en el mundo, la de Jesús, el Hijo de Dios y honramos a los que colaboraron con su nacimiento: la Sagrada Familia de José y María. En Navidad celebramos que hay Esperanza porque en el mundo ha nacido el que es el Amor. Celebramos que no triunfará en el mundo el poder del mal, ni de la fuerza, ni el de los poderosos, sino el poder de Dios, que tiene en sus manos el destino de la humanidad. Queremos decirlo una vez más, con las hermosas palabras de Isaías: “el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos” Is 61,11. Por eso podemos decir a todos los bolivianos que hay Esperanza y esa Esperanza se llama Jesucristo.

Sin embargo, lamentamos que esta Navidad llegue a Bolivia en medio de un preocupante retroceso de la Justicia y del respeto a los Derechos Humanos.

El nuevo Código del Sistema Penal, aprobado por la Asamblea Legislativa Plurinacional y promulgado por el Presidente en funciones del Estado Plurinacional, en su artículo 157, contempla la opción de realizar abortos, sin que medie ningún tipo de protección para el bebé que se encuentra en gestación.

Supuestamente se aprueba este artículo para salvaguardar el derecho de la madre a decidir sobre su cuerpo, según afirmó la autoridad mencionada en el acto de su promulgación, pero es llamativa la simplificación del tema, sin que se tome en cuenta que el aborto constituye una terrible forma de violencia que afecta no sólo la vida del concebido sino también la de la mamá que toma esta grave decisión.

Además, con el nuevo Código del Sistema Penal, se obliga a los médicos a realizar abortos, contraviniendo su vocación y misión de defensa de la vida. Llamamos también a que se resuelva de una vez, en bien de nuestro Pueblo, el conflicto con el sector de la salud para que la importante labor que realiza no quede desprotegida por parte de las leyes, en perjuicio de los enfermos.

El Santo Padre Francisco nos anima a defender la vida de los no nacidos y, hoy más que nunca, ese llamado nos interpela, siendo que debemos sujetarnos a un Código aprobado sin considerar serena y abiertamente las demandas ciudadanas, las culturas originarias, la normativa vigente, la realidad boliviana y la fe cristiana mayoritaria del Pueblo Boliviano.

El hecho de que el Código del Sistema Penal se promulgue el mismo día que el Presidente del Estado Plurinacional visitaba a Su Santidad, en una audiencia solicitada por la diplomacia boliviana, muestra una ironía por parte de nuestros gobernantes, y no deja de ser llamativo el hecho de que la promulgación de leyes colonizadoras, ajenas a la realidad boliviana, queden repetidamente en manos del segundo mandatario.

Pero, a pesar de esta situación, nada debe ensombrecer lo más importante: la fe en Dios, en su nacimiento en el mundo y la confianza en la capacidad de acogida de esta Buena Noticia en cada familia boliviana, que sabrá decidir en conciencia.

En Navidad celebramos la vida del que es Vida para el mundo. Acojámosle, celebremos y defendamos la maravilla de la vida humana. Unámonos en esta Navidad y que la Paz inunde nuestros hogares.

Feliz Navidad y un bendecido año 2018.

La Paz, 19 de diciembre del 2017

Secretaría General de la

Conferencia Episcopal Boliviana

Información adicional

  • Fuente Infodecom

La Conferencia Episcopal Peruana (CEP), llamó a la clase política a buscar en el diálogo y la prudencia la salida a la grave crisis política que afecta al país y que podría culminar con la vacancia del Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczysnki.

El Perú enfrenta en los últimos días una de sus más graves crisis políticas, luego que el viernes 15 el Congreso aprobara un pedido de vacancia por permanente incapacidad moral del Presidente Kuczysnki, a raíz de los vínculos de sus empresas con la constructora brasileña Odebrecht cuando se desempeñaba como ministro durante el gobierno de Alejandro Toledo.

Esta vacancia será votada el jueves en el Congreso, de amplia mayoría opositora. Para su aprobación es necesario contar con el apoyo de 87 votos de 130 legisladores en total.

Ante esta situación, la CEP publicó este lunes un comunicado para llamar “a toda la clase política del país, y ante todo al Congreso de la República a reencontrar el camino del diálogo y la prudencia, en la verdad y en la justicia, como enseña el Papa Francisco”.

Este no debe ser un diálogo de sordos, “sino un encuentro con una actitud receptora que acoja sugerencias y comparta inquietudes, que sea un intercambio recíproco de confianza”, señalaron.

“¡Cuando se trata del bien del Perú, no han de regir intereses particulares sino el Bien Común de la Patria!”, expresaron los obispos.

El Episcopado advirtió que “la raíz de esta crisis se encuentra en la corrupción” y señaló que en estos momentos “está en juego la vigencia del orden democrático y del estado de derecho”.

“El escenario de esta última semana se ha vuelto aún más complejo y doloroso. El cuestionamiento a la Fiscalía de la Nación, al Tribunal Constitucional y a la misma Presidencia de la República, nos exige reiterar lo que dijimos en nuestro comunicado de noviembre: La Iglesia defiende la institucionalidad, así como la división de los poderes del Estado. Esta división es el principio del estado de derecho ‘en el cual es soberana la ley y no la voluntad arbitraria de los hombres’”.

Los obispos recordaron a las autoridades “su deber de salvaguardar la institucionalidad democrática, respetando el marco constitucional, legal y procedimental que nos rige a todos. Es necesario detener todo indicio de abuso de poder, y respetar la autonomía y el equilibrio de los poderes del Estado”.

“Que el recuerdo del nacimiento del Hijo de Dios en Navidad, y la próxima venida del Papa Francisco nos ayuden a superar esta profunda crisis actual, con respeto, dignidad y ‘Unidos por la esperanza’”, culmina el comunicado.

De acuerdo a la Constitución peruana, de ser vacado Kuczynski, la Presidencia sería asumida por el primer Vicepresidente Martín Vizcarra.

Información adicional

  • Fuente ACI Prensa

Cuatro exautoridades refugiadas en diferentes países: Mario Cossío, Guido Añez, Hugo Carvajal y Manfred Reyes Villa, a través de una carta al Papa Francisco le pidieron que interceda con el presidente Evo Morales para que decline en la intención de “mantenerse en el poder de manera perpetua”.

La misiva fue enviada este pasado 12 de diciembre, tres días antes que el presidente Morales se reúna con el Papa, cita en la que abordarán una amplia agenda incluida la demanda marítima entre Chile y Bolivia que radica en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

“Le pedimos que interceda ante la autoridad para invocarle que restituya el Estado de Derecho y restablezca la democracia en Bolivia, y decline en su propósito de mantenerse en el poder de manera perpetua”, dice la carta enviada al Vaticano.

Asimismo le piden una audiencia “para el exilio boliviano para expresarle la visión alternativa sobre la realidad de nuestra patria y sobre su futuro”, dice la nota firmada por las exautoridades que sostienen estar en un exilio forzados por las circunstancias del Gobierno.

Información adicional

  • Fuente ANF

La Iglesia Católica convocó este miércoles a todos los bolivianos a emitir su voto en las próximas elecciones judiciales, pero en base a su conciencia y sin dejarse llevar por las consignas.

“Exhortamos a todos a emitir su voto personal, secreto y libre, en fidelidad a su conciencia, en cumplimiento de sus derechos y deberes democráticos, sin dejarse llevar por ningún tipo de consigna, control, coacción o temor”, expresó el monseñor Aurelio Pesoa, secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), al momento de dar lectura a un pronunciamiento de los obispos.

En los últimos días se intensificaron en el país las movilizaciones de opositores y colectivos ciudadanos que piden votar nulo en las próximas elecciones del 3 de diciembre.

Incluso líderes de la oposición, como los expresidentes Carlos Mesa y Jorge “Tuto” Quiroga, el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, y el jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, anunciaron que votarán nulo.

La Iglesia recordó que de acuerdo al artículo 161 de la Ley de Régimen Electoral, “el electorado puede manifestar su voluntad mediante tres tipos de voto: el válido, el blanco y el nulo”.

Información adicional

  • Fuente ANF

El pasado domingo 17 de septiembre, de manera pública, se acusó a los obispos venezolanos de “bandidos”. Concretamente se dijo: “con la bendición de unos obispos bandidos que no protegen al pueblo, que no caminan como Cristo las calles del pueblo, que no sufren, que no comparten la solidaridad con el pueblo, sino que están en una conspiración permanente, y utilizan la sotana para conspirar y dañar el país”. No es extraño el recibir ese tipo de acusaciones que, además de ser ofensivas huelen a calumnia.


Hay varias cosas que aclarar: decir que los obispos no protegen al pueblo y que no caminan como Cristo las calles del pueblo es demostrar una crasa ignorancia acerca de su papel como ministros y pastores de la Iglesia pueblo de Dios. No es extraño ver cómo los obispos, con sus presbiterios y cooperadores laicos, no sólo están del lado del pueblo, sino que buscan protegerlos: las acciones de Cáritas diocesanas, de pastoral social, de atención, de búsqueda de recursos para alimentos y medicinas, amén de otras tantas cosas, hablan precisamente de cómo no sólo estamos preocupados sino ayudando en la protección del pueblo sin distinciones de clase ni de ideologías políticas. Por ejemplo, es muy común que gente de todas partes de Venezuela (incluso funcionarios del Gobierno y hasta militares) acudan a sacerdotes y obispos que estamos en frontera para ver si les ayudamos a conseguir medicinas que no se consiguen en el resto del país. Por otra parte, es común ver a los obispos por las calles y carreteras, no paseando sino visitando las parroquias y comunidades, para llevarles el servicio de la caridad y de la parroquia. Y con una característica: van sin escolta o protección. Muy al contrario de gobernantes y funcionarios quienes, hace mucho tiempo, no caminan por las calles y caminos del país y, en el caso de hacerlo, llenos de guardias y escoltas temerosos de no sé qué cosa…

Se nos acusa de conspirar, de no sufrir y de no compartir la solidaridad con el pueblo. Posiblemente para ellos anunciar la verdad del evangelio y denunciar lo que no es justo o de lo que se opone a los principios del evangelio es conspirar. Pero lo interesante es ver cómo el mensaje pastoral de los obispos es escuchado y cómo la gente va considerando que la Iglesia, con sus obispos, sacerdotes, religiosas y laicos más comprometidos, es la única institución que les brinda confianza.

Llama poderosamente la atención que se nos acuse de bandidos. ¿Qué significa la palabra “bandido”? Lo mejor es acudir al Diccionario de la Real Academia, para no equivocarnos al proponer una acepción o definición que pueda ser errónea. Según el Diccionario, bandido es “un malhechor, delincuente”; “una persona sin escrúpulos, que engaña o estafa”; persona que roba en los despoblados, salteador de caminos”; “fugitivo de la justicia proclamado por bando”. La verdad es que uno queda sorprendido al querer identificar a los obispos como si fueran bandidos. Pero ninguno de nosotros es malhechor, delincuente, ni salteador de caminos, tampoco fugitivo de la justicia…

Esto nos lleva a pensar lo fácil que es “calumniar”. Y, la calumnia no sólo es un pecado, sino un delito que requiere reparación judicial y también el que se pida disculpas públicamente. Puedo dar testimonio de que ningún obispo es un delincuente; tampoco es malhechor. Es atrevido pensar que se puede emplear un calificativo sencillamente para ofender a quienes pueden pensar de manera diversa o porque en el cumplimiento del ministerio pastoral están cerca de la gente. ¿Por qué se no nos tilda de bandidos si no somos estafadores, ni robamos en despoblados o en los caminos como vulgares rateros?

¿Por qué no se acusa de bandidos a quiénes sí lo son? Aquellos que son salteadores de caminos, como por ejemplo los que en las carreteras de Venezuela “matraquean” de manera permanente; aquellos que se la pasan enriqueciéndose con el contrabando y con la especulación; quienes engañan a la gente sin escrúpulos y que los hay por montones en Venezuela… ¿acaso no son bandidos, según la acepción presente en el Diccionario de la real Academia de la Lengua? ¿Acaso no se podría pensar que son bandidos quienes han sido sancionados en otras partes, al congelárseles sus millonarias cuentas bancarias? Podríamos también aplicarles a quienes nos acusan de “bandidos” el refrán popular: “cada quien juzga según su propia condición”.

Se nos acusa de tener al diablo debajo de la sotana; de no poseer nada bueno en el cuerpo… No negamos que somos pecadores. Pero una afirmación como la que se ha hecho, además de mostrar una crasa ignorancia, está reñida con la vida cristiana de todo bautizado. No estamos exentos de la tentación; no estamos libres de cometer pecados… pero asegurar que debajo de nuestra sotana está el demonio es una vulgar manera de querer desprestigiarnos.

Se habla de una supuesta conspiración en la frontera. ¡Qué cosas! ¿Cuándo ha habido preocupación por la frontera? Esta no es una línea imaginaria. Siempre ha sido una cultura de encuentro e integración. Es verdad que hoy pasan muchos venezolanos a buscar insumos alimenticios y medicinales en Colombia; es cierto que muchos pasan para ir a otros lugares en búsqueda de una mejor condición de vida… y ¿dónde están los organismos que deben proteger a los venezolanos de tantos problemas que se han venido dando en el eje fronterizo, no de ahora sino desde hace mucho tiempo? No es ningún secreto que haya en el eje fronterizo la presencia de grupos irregulares que ejercen una nefasta influencia en todas partes; no es ningún secreto que el eje fronterizo es golpeado por el narcotráfico; tampoco lo es la triste realidad del tráfico de personas, en especial niños y mujeres, de órganos; no es una realidad aceptable ver cómo el contrabando y el ”matraqueo” están debilitando la economía de la región… Eso es obra de bandidos: y ¿dónde se encuentra el estado, que debe ser garante de la paz, de la sana convivencia, de la justicia y de la dignidad de los seres humanos? Podemos hablar de muchas cosas más… pero hay oídos sordos que aumentan su sordera al querer ofender y calumniar a quienes tienen el servicio y la tarea de acompañar de verdad a un pueblo que se siente defraudado, burlado y menospreciado

No negamos nuestros defectos; tampoco queremos aparentar lo que no somos. Pero de lo que sí pueden estar seguros todos, creyentes y no creyentes, oficialistas y opositores, es que los obispos no somos unos bandidos. También pueden estar seguros que seguiremos caminando por las calles y los caminos de nuestro pueblo para llevar la Palabra de Dios y le fuerza de la caridad del Buen Pastor: lo haremos por sentirnos miembros de ese pueblo que sufre y que sí es golpeado, burlado y vejado por tantos salteadores de caminos (los delincuentes que roban y los que practican el vicio pecaminoso del “matraqueo”). No rehuimos la crítica, pero sí rechazamos la ofensa calumniosa. Nos confiamos a la fuerza del Espíritu para mostrarnos como testigos del Señor quien nos ha pedido a todos los creyentes en Él que edifiquemos el Reino de justicia, paz y amor.

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Mons. Mario Moronta

Tras las declaraciones del Viceministro de Transportes, Galo Bonifaz, dando a conocer datos erróneos y asociar a la "Iglesia Católica con enormes propiedades de tierra e intereses oscuros” en el TIPNIS, la Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) lamentó dichas declaraciones y emitió un comunicado el día de hoy.

A continuación el comunicado de la Conferencia Episcopal Boliviana:


Presencia de la Iglesia Católica en el TIPNIS
“Conocerán la verdad y la verdad los hará libres”
(Juan 8, 32)

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana respalda plenamente la preocupación expresada por Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, y otros Obispos de Bolivia, el pasado 6 de agosto en oportunidad del 192 aniversario patrio, con relación a la iniciativa legislativa que pretende anular la intangibilidad del TIPNIS.

La Iglesia Católica ha expresado en reiteradas oportunidades, como por ejemplo, en la Carta Pastoral, “El universo don de Dios para la Vida”, que el desarrollo integral de nuestros pueblos no se opone a la preservación de su hábitat, y que una carretera que cruce este territorio representa una seria amenaza a la naturaleza más que un progreso para los pueblos indígenas.
Por otro lado, lamentamos las declaraciones de alguna autoridad gubernamental cuando asocia a la Iglesia Católica con enormes propiedades de tierra e intereses oscuros. Al respecto aclaramos a la opinión pública, como ya se lo hizo el año 2013 ante una acusación parecida, que la única propiedad con que cuenta la Iglesia Católica en el TIPNIS pertenece al Instituto Tecnológico Agropecuario “Kaleri Tekakwitha”, mismo que está instalado sobre una extensión de 843.1664 has. (Ochocientos Cuarenta y Tres hectáreas Con Mil Seiscientos Sesenta y Cuatro Metros Cuadrados), y no sobre 843.000 (ochocientas cuarenta y tres mil hectáreas) como asegura dicha autoridad.

Hay que hacer notar también que este instituto capacita en este momento a 80 estudiantes, todos provenientes de las comunidades del TIPNIS, allá terminan el bachillerato y realizan los estudios de técnico superior en agropecuaria, como un paso significativo para integrarse al mercado laboral y desarrollo de sus propias comunidades, tal como lo pudo constatar el Ministro de Educación en una visita reciente a este instituto.
Lamentamos, una vez más, que nuestras autoridades recurran a datos erróneos en un tema tan delicado, quieran empañar la labor social de la Iglesia Católica ligándola al narcotráfico sin mayor respaldo ni argumentación y pretendan poner en entredicho su autoridad moral.

Un debate serio y responsable sobre la preservación y progreso de las comunidades indígenas del TIPNIS debe realizarse libre de todo tipo de presiones e intereses ideológico políticos, tomando en cuenta el interés de las mismas comunidades involucradas, el bien común de toda la sociedad y el cuidado de la Casa Común.

Oramos al Señor de la Vida para que nos permita reconciliarnos con nosotros mismos, con Dios y con la naturaleza.

Secretaría General de la
Conferencia Episcopal Boliviana

La Paz, 9 de agosto de 2017

Información adicional

  • Fuente Infodecom

El cardenal Jorge Urosa, arzobispo de Caracas, ha advertido de que el presidente Nicolás Maduro y los altos mandos militares deberán rendir cuentas a Dios por las muertes de los venezolanos “asesinados” por efectivos militares y colectivos chavistas durante las manifestaciones contra la Asamblea Constituyente.

“¡En nombre de Dios, cese la represión!”, exclamó el Purpurado, al denunciar que “hay ciudadanos que fueron asesinados y heridos por efectivos militares venezolanos y, presumiblemente, por efectivos armados que actúan ilegal y criminalmente. Esto es totalmente intolerable y clama al cielo”.

En declaraciones recogidas por la prensa local, el arzobispo se refirió a la violenta represión del 30 de julio, día en que el Gobierno realizó la elección de los 545 miembros de la Asamblea Constituyente.

“(Simón) Bolívar habló de la maldición que recae sobre los soldados que empuñan las armas contra el pueblo. Esto responsabiliza al Presidente de la República, al Alto Mando y a los ministros que tienen a sus cargos estas acciones, quienes deberán dar cuenta ante Dios, nuestro Señor, y ante las leyes”, expresó el 31 de julio, en declaraciones publicadas después en Aciprensa.

“Reitero el llamado serio a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a que se ponga del lado de la Constitución”, añadió.

Según la Fiscal General de Venezuela y actual crítica al régimen, Luisa Ortega Díaz, “10 personas perdieron la vida en el contexto de la viciada elección" del domingo. Sin embargo, la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), afirmó que desde la noche del sábado hasta el domingo los fallecidos han sido 15 personas. Desde que comenzaron las protestas en abril, han muerto más de 120 personas en todo el país, producto de la represión y de otros hechos violentos.

La Constituyente es ilegítima
En sus declaraciones, el arzobispo también criticó el proceso electoral promovido por el régimen, a pesar de la fuerte oposición de la población.

“Con esos resultados no puede erigirse la Constituyente en un superpoder para derogar el Estado y la Constitución del 99. Es un proceso ilegítimo con unas bases comiciales absurdas que desvirtúan el poder electoral de los ciudadanos. No se puede imponer un instrumento fraudulento e ilegítimo y totalmente inválido cuando el pueblo no votó”, manifestó.

Según el régimen, el domingo participaron más de 8 millones de votantes, equivalente al 41% del padrón electoral.

Sin embargo, la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) señaló que solo fueron a votar 2,4 millones, que equivale al 12% del padrón electoral, y de los cuales la cuarta parte habría votado nulo.

Manipulación de datos de participación
Este miércoles la empresa Smartmatic, a cargo del sistema de voto electrónico empleado el domingo en Venezuela, publicó un comunicado en el que afirmó que "en las pasadas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente hubo manipulación del dato de participación”.

"La diferencia entre la cantidad anunciada (por el Gobierno) y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores", indicó.

En conferencia de prensa desde Londres (Reino Unido), el director ejecutivo de Smartmatic, Antonio Mugica, dijo que por el momento no podían precisar el número exacto de votantes y que “una auditoría permitiría conocer la cantidad exacta de participación”.

Smartmatic es una multinacional que ha proporcionado la plataforma tecnológica de votación y servicios para las elecciones en el país sudamericano desde 2004.

Por su parte, los gobiernos de Estados Unidos, Perú, Colombia, Panamá, México, Argentina, Costa Rica, Paraguay, Canadá, Brasil, así como la Unión Europea, anunciaron que no reconocerán la Asamblea Constituyente impulsada por Maduro.

Información adicional

  • Fuente Religión en Libertad