Sábado, 17 Febrero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

En este vigésimo domingo del tiempo ordinario, Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de la Diócesis de El Alto, durante su homilía llamó a la reflexión sobre el respeto a la vida y que estamos llamados a discernir.

Tomó el ejemplo del asalto terrorista en Barcelona, el hecho de la aprobación de la ley que elimina la intangibilidad del parque TIPNIS. Pues Jesús nos llama a "rechazar todo lo que daña la dignidad de nuestros hermanos, la violencia, los atentados contra la vida, las manipulaciones ideológicas de los sencillos y pobres, superar la lógica de la confrontación como único camino para solucionar nuestros problemas".

Las lecturas de este domingo son "un llamado a la acción misionera, al diálogo, al compromiso fiel y constante por el Reino, a construir el “derecho y la justicia”.

A continuación la homilía completa de Mons. Eugenio Scarpellini:

XX domingo del tiempo ordinario.
“Tu fe te ha salvado”

La Palabra de Dios, como siempre, llega a nuestra vida y la interpela. Es una palabra encarnada y como tal es siempre nueva y siempre sorprendente. Al hacerse presente en la historia de cada uno, de nuestra sociedad y de los pueblos nos permite discernir las situaciones que estamos viviendo. “Es tarea de las comunidades cristianas discernir desde el Evangelio los desafíos sociales para transformar las nuevas realidades” (EG 108), nos dice el papa Francisco en la Evangelii Gaudium.
Hoy estamos llamados a discernir lo que hemos vivido en la semana. Nos acongoja, nos llena de dolor el brutal asalto terrorista en Barcelona. Desde un supuesto compromiso religioso se mata al hermano: toda religión se fundamente en el Dios de la vida, en el Dios que ha vencido la muerte, en el Dios capaz de dar su vida para que el hermano viva. Por eso condenamos categóricamente lo sucedido en Barcelona y todos los hechos de muerte que acontecen en nuestro mundo. También encomendamos a Dios la vida de los fallecidos y le pedimos que consuele sus familiares así como ayude la pronta recuperación de los heridos.
Estamos llamados a discernir el hecho de la aprobación de la ley que elimina la intangibilidad del parque TIPNIS: este parque, así como toda la naturaleza, es un don de Dios, es la casa común nuestra y de las generaciones futuras. “Practiquen la justicia y el derecho”, nos dice la primera lectura. La justicia y la paz se construyen con el diálogo, con el respeto, evitando toda clase de manipulación, mentira e imposición. Los proyectos, los problemas y sus soluciones se deben discernir desde el punto de vista de los pobres y excluidos. Los indígenas no pueden ser considerados objeto de un desarrollo impuesto; ellos son sujetos responsables de su vida, de su futuro y su desarrollo.
Así mismo hemos vivido una semana de conflictos que ha paralizado nuestra ciudad. El Papa Francisco nos orienta cuando nos dice “Siempre hay que ampliar la mirada para reconocer un bien mayor que nos beneficiará a todos. « ¡Felices los que trabajan por la paz!» (Mt 5,9)”. (EG 235). Si bien debemos atender y escuchar los requerimientos de un sector, tampoco podemos afectar y perjudicar a toda la comunidad.
Miremos al Evangelio. Una lectura superficial parecería no ofrecernos caminos de solución frente a tantos problemas. Una mujer extranjera le pide a Jesús que sane a su hija. Las respuestas de Jesús son duras: “no se da la comida de los hijos a los perritos”. Así llamaban los Israelitas a los extranjeros. No tenían derecho de participar del pueblo elegido, del pueblo de la alianza.
Surgen acá algunas preguntas: ¿quiénes tienen derechos hoy y quiénes no? ¿Quiénes se atribuyen derechos de decisión sobre otros?, ¿Hay quienes piensan que son dioses y lo pueden todo?
La insistencia de la mujer pone de relieve su fe en Jesús; ella sabe su primera misión era llegar a las ovejas perdidas de Israel. Pero como “pobre” siente que también ella pertenece al Pueblo de Dios y hace que Jesús se manifieste como el Mesías enviado a todos los pobres y necesitados para conducirlos a su casa de su Padre. No se puede encerrar el Pueblo de la Alianza dentro de límites geográficos, raciales y culturales. El final del diálogo de hecho manifiesta que la misión de Jesús es para todos, sin distinciones de raza o condición social: “Mujer, que grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas”. La fe profunda y grande de la mujer la coloca adentro del pueblo elegido de Israel aunque no lo sea por raza.
Esta visión es retomada por el Apóstol Pablo en la carta a los Gálatas, donde afirma que “ya no hay ni judío ni griego, ni esclavo ni libre, ni varón o mujer” (3,28).
También en la primera lectura Isaías anuncia la acción salvadora de Dios dirigidas a todos los hombres “A los extranjeros que me adoran, que respetan el derecho y la justicia, yo los traeré a mi monte santo y los haré dichosos en mi casa de oración” (Is. 56, 6-7)
El mensaje de las lecturas de hoy entonces abre horizontes de diálogo y de apertura universal. La salvación está destinada a todos los pueblos de la tierra, sin distinción o exclusión alguna, rechazando los fanatismos nacionalistas y étnicos, los privilegios económicos, sociales y políticos.
También en Israel, la comprensión de este mensaje ha sido lenta y gradual. Por medio de los profetas, Dios ha conducido a su pueblo en la comprensión que la condición de Pueblo de la Alianza no es un privilegio, sino una misión que llevar adelante hasta que todos los pueblos de la tierra sean un solo y gran pueblo de la salvación. Dios de hecho le encarga a Isaías (49,6): “Yo te haré luz de las naciones para que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra”.
En Cristo esto llegó a cumplimiento a través de cada gesto y palabra suya y de manera especial en la muerte y resurrección: en su vida encontró, perdonó y salvó a judíos, samaritanos, romanos, galileos y cananeos: a todos devolvió la alegría de sentirse amados por su Padre y la esperanza de la vida nueva.
Antes de volver a la casa del Padre, este ha sido el mandato de Jesús a los apóstoles, a la Iglesia naciente: “Vayan por todo el mundo y anuncien la buena nueva”. En el gesto de Jesús y en la fe de la Iglesia emerge claramente que la salvación no tiene confines de raza o cultura, sino pasa por la conciencia de cada persona, por su libertad y por su fe.
Es un mandato dirigido a cada uno de nosotros y a toda la Iglesia para que sea capaz de vencer la tentación de la autodefensa, del cómodo encerrarse en un estilo tranquilo y quieto; es un llamado a la acción misionera, al diálogo, al compromiso fiel y constante por el Reino, a construir el “derecho y la justicia” como nos dice Isaías, porque hay una “íntima conexión entre evangelización y promoción humana; la caridad es necesaria en toda acción evangelizadora” (EG 178). De manera especial la acción evangelizadora tiene que dirigirse a aquellos que el papa Francisco llama “los excluidos y desechados de hoy” promoviendo así “la inclusión social de los pobres” y “superando la cultura del descarte”.
El camino, el ejemplo de Jesús es hoy nuestra misión: rechazar todo lo que daña la dignidad de nuestros hermanos, la violencia, los atentados contra la vida, las manipulaciones ideológicas de los sencillos y pobres, superar la lógica de la confrontación como único camino para solucionar nuestros problemas; “…una paz que no surja del desarrollo integral de todos, tampoco tendrá futuro y siempre será semilla de nuevos conflictos y de variadas formas de violencia” (EG 219).
Al terminar la celebración de esta Eucaristía acojamos el mandato a ir en la paz del Señor y ser constructores de su paz con nuestra vida.

Información adicional

  • Fuente Infodecom

Bolivia atraviesa un año conflictivo, comenzando por la aprobación de la ley de aborto hasta la aprobación de la ley de intangibilidad del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).
Sin duda la Iglesia Católica exhorta a defender la vida y la naturaleza, creación de Dios. Todos estamos llamados a defender nuestro hogar, nuestro territorio; y los hermanos indígenas del TIPNIS luchan por defender su espacio de trabajo y sus tierras que los vieron nacer.
Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra, durante su homilía en celebración por los 192 años de independencia de Bolivia, expresó – cita textual- “Entre las múltiples y graves consecuencias de los daños medioambientales hay que mencionar, sobre todo, los conflictos sociales que éstos generan provocando sufrimiento y muerte de personas, como el más recientemente planteado en Bolivia por la proyectada carretera por el TIPNIS… Hoy, reconocemos con más claridad que la protección de la casa común es principalmente un problema ético y moral”. Lamentablemente, esa denuncia sigue muy actual con la parcial aprobación hace dos días de la ley que levanta la intangibilidad del TIPNIS. Ley impuesta con prepotencia y sin diálogo, olvidando los hechos de sangre y los sufrimientos de los hermanos indígenas, sus derechos y su firme rechazo a la misma”.
Así mismo, expresó que "el argumento de que se quiere impulsar el desarrollo en el Parque parecería más un pretexto que una respuesta a necesidades. El desarrollo no puede darse a costa de conflictos sociales y del daño a la hermana ‘madre tierra’ porque su costo es más alto que el beneficio económico”.
Tras estas palabras, la ministra de comunicación, Gisela López, no se dejó esperar y saltó a las redes sociales para decir que la "Iglesia Católica no decide más sobre territorios indígenas"; específicamente se dirigió a Mons. Gualberti, publicando en su cuenta de Twitter: “Ud y la iglesia católica no deciden más sobre territorios indígenas. Pueblos TIPNIS decidieron su destino en consulta previa”; insistiendo que “El Papa pidió perdón por la invasión, sometimiento, violaciones y apropiaciones de las riquezas de nuestros pueblos. Lección para Gualberti”.
López aclaró que los originarios “ahora son autónomos”, pero, ¿a qué tipo de autonomía se referirá la ministra de comunicación?, si vemos a los hermanos indígenas en protesta por defender el territorio y éstos son violentados por la policía boliviana. Pues a Naciones Unidas le importa mucho el respeto de los derechos de los pueblos indígenas, de su autodeterminación, el derecho a la consulta, una consulta informada y de buena fe”, como expresó el coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en Bolivia, Mauricio Ramírez.

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Dayana B. Escalera Mendoza

Daniel Vedia, Colaborador Responsable de la Red Eclesial de la Amazonia Boliviana (REPAM Bolivia), dio lectura al pronunciamiento, en Conferencia de Prensa la mañana de este viernes 11 de agosto del año en curso, desde las instalaciones de Pastoral Social Cáritas Beni.

Sigue el abajo el Comunicado:

red comunicado ok

Información adicional

  • Fuente Iglesia Viva
El sacerdote jesuita y antropólogo, Xavier Albó, consideró que la eliminación de la condición de intangibilidad del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) representará una mayor presencia de cocaleros en esa reserva.
 
“He reabierto mis cientos de emails y otros materiales digitalizados de los años 2011 a 2013 y llego a esta síntesis telegráfica: ‘quitar la intangibilidad al TIPNIS = más cocaleros’, dórenlo como quieran”, sentenció Albó en su columna de opinión en ANF.
 
El presidente Evo Morales promulgó el pasado domingo en Trinidad, Beni, la Ley que elimina la intangibilidad del TIPNIS, en medio de la protesta de algunos sectores de pueblos indígenas, activistas y políticos opositores.
 
Los detractores de la nueva norma temen la destrucción de la reserva porque además el Gobierno nuevamente impulsa la construcción de una carretera para unir los departamentos de Cochabamba y Beni por medio del TIPNIS.
 
“Después de varios años de relativa tranquilidad, Evo y Álvaro (García Linera) han vuelto a arremeter fuerte para reavivar el tema de la carretera por el TIPNIS eliminando su intangibilidad. ¿Será porque la ven como su mejor oportunidad para cumplir por fin su vieja pero pendiente promesa a los cocaleros, su base central de sustento político?”, se preguntó Albó.
 
Asimismo, observó la consulta que el Gobierno realizó en las comunidades indígenas del TIPNIS y aseguró que ese proceso fue “teledirigido" por el Ejecutivo.
 
Por su parte, la abogada e investigadora en temáticas ambientales, Paola Cortés Martínez, señaló que se está vulnerando más de una normativa vigente en el país, al igual que tratados internacionales al eliminar la intangibilidad del TIPNIS. 
 
“El TIPNIS goza de doble status jurídico, por tanto, doble protección legal: como Área Protegida y como Territorio Indígena. Es un bien jurídico precautelado desde ambas esferas por la legislación nacional e internacional. Desde un punto de vista estrictamente jurídico, la abrogación de la Ley 180 (de intangibilidad) colisiona con Convenios y Tratados Internacionales, la Constitución Política del Estado (CPE) y las leyes”, explicó Cortés.
/MAMP/ELCA/

Información adicional

  • Fuente ANF

No fue más que la Iglesia católica ratificara su posición respecto a la intangibilidad del Tipnis en la última homilía que pronunció el arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, para que el Gobierno reaccionara con la torpeza que le caracteriza por el desconocimiento de términos apropiados, que tanta falta les hacen a los altos jerarcas del MAS. El ex diputado Galo Silvestre Bonifaz, que ahora oficia de viceministro de Transportes (como pudo ser viceministro de cualquier otra cosa también), se fue de lengua acusando a la Iglesia de “cómplice” del narcotráfico y otras lindezas, dizque junto a empresarios ganaderos y madereros. 

Naturalmente que esa acusación no la va a creer nadie por absurda. Resulta una tosquedad más de un funcionario gubernamental. Pero lo que sucede con la mayoría de quienes gobiernan hoy es que, además de que no conocen el significado de las palabras o utilizan mal el vocabulario, también se enredan con los números. Las letras, que conforman las palabras, son un problema en boca de ministros y parlamentarios oficialistas, pero los números, que configuran las cifras, son otro inconveniente que pasa por S.E., y hasta por el vicepresidente, que presume de matemático.

El viceministro Bonifaz ha manifestado que la Iglesia católica tiene grandes intereses en el Tipnis y que por eso se defiende su intangibilidad. Pero cometió un error muy grave, que si ha sido intencional resultaría imperdonable. Afirmó que el clero posee allí 843.164 hectáreas, es decir, que es dueño de casi el 80% del territorio. ¿Quién podría decir semejante tontería? Entonces hemos preferido pensar que Bonifaz no supo leer la cifra, lo que, repetimos, no extraña en absoluto a nadie. No se trataba de 843.164 hectáreas, lo que sería una monstruosidad, sino de un predio de 843 hectáreas, donde, según el Vicariato del Beni, se ha establecido un internado que cobija a 80 jóvenes de la zona que reciben capacitación en algunos oficios.

Seguramente que a estas alturas (jueves) el viceministro Bonifaz ya habrá aclarado su gafe y se habrá disculpado porque no le ha quedado otra salida. Entonces, en lo de los números equivocados, lo dejamos ahí; no supo leerlos. Lo que tal vez podrían mejorar los masistas es su lenguaje, evitando ofender a personas e instituciones. Sabemos que el lenguaje revolucionario no tiene contemplaciones con nadie, que es rudo, áspero y descortés con el adversario. Pero que a esa ordinariez no le agreguen además la calumnia.

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor El Deber

Hoy, una vez más, el poder del Estado colonial nos ha condenado y nos ha silenciado durante 10 años. Lo ha hecho estafando nuestra esperanza. Pero hoy, como tantas veces, retornamos del exilio al que pretende condenarnos el poder, nos volvemos a levantar, nos ponemos de pie, lo miramos de frente, le decimos que nos devolvemos a nosotros mismos el derecho a la palabra. Y entonces dialogamos entre ciudadanos, debatimos entre historias, argumentamos entre pueblos, y resolvemos que el derecho a la palabra es el derecho a la política. El derecho a construir colectivamente nuestra patria. Porque es nuestra, no de unos pocos. Porque es un bien compartido.

Francisco Pizarro colonizó al mundo andino con epidemias, espadas y cruces. 500 años después, Evo Morales coloniza al mundo indígena boliviano con leyes, extractivismo y corrupción. En ambos momentos, los dirigentes indígenas fueron divididos y estafados. Pero hoy, cuando tantos de los dirigentes se han sometido y corrompido, los dirigentes indígenas orgánicos nos levantamos, dialogamos con nuestros hermanos de las ciudades y decidimos restaurar la dignidad que ha sido pisoteada.

En ambos regímenes coloniales, tanto Pizarro como Evo quisieron perpetuar su poder para perpetuar el saqueo. Pero hoy ya le dijimos NO al colonizador contemporáneo, defendiendo la Ley 180 del TIPNIS y votando contra su ambición en el referendo 2016. Y lo volveremos a hacer cuantas veces sea necesario.

Los dirigentes del TIPNIS y el movimiento ciudadano le decimos al Gobierno que el camino con el que pretende violar el TIPNIS lleva sangre porque arrastra narcotráfico, destroza los árboles, mata el bosque, enferma a nuestra gente. Ningún desarrollo es posible si su sustento es el saqueo de la tierra y la esterilización de la gente. Por eso, el camino no trae desarrollo, el camino trae pobreza y dolor. Porque es un camino muerto, no es un camino vivo. Porque el Gobierno no entiende que nuestro camino es el río que vive, el río que siente, el río que nos nutre, que nos lleva a la tierra sin mal y nos trae de vuelta.

Los dirigentes del TIPNIS le decimos al Gobierno que el camino lleva otra sangre. La sangre de nuestros pueblos. Porque si se saquea el bosque y se contamina el río, nuestros pueblos mueren. Y nosotros, los dirigentes que tenemos el mandato de preservar nuestro territorio, vamos a defenderlo hasta nuestro último aliento porque estamos defendiendo la vida de los pueblos del bosque y la vida de los pueblos de las ciudades. Por consiguiente, le decimos al nuevo colonizador que no nos representa, que no es uno de nosotros, que es un traidor, y que la traición se paga.

Evo Morales tiene piel india pero cabeza colonial. Habla palabras de Pachamama pero produce obras coloniales. Se pinta con colores de tierra pero nos mira con ojos coloniales. Tiene promesas de comunidad pero nos somete con caminos coloniales. Hemos tardado demasiado en darnos cuenta que Evo Morales no es indio, que nunca fue indio, que nunca será indio. Ahora sentimos que nos desprecia porque él se desprecia a sí mismo. Ahora sabemos que tiene piel india pero corazón colonial.

Hoy le decimos al Gobierno que el TIPNIS somos todos, de todos los bolivianos que lo cuidan, que lo quieren, que lo sostienen, que lo defienden. Por esto, hoy convocamos a todos los dirigentes indígenas a reunirnos en una asamblea nacional para recuperar nuestra dignidad agredida y reconstituir nuestro movimiento por tierra y territorio.

Por esto, hoy demandamos a todos los indígenas a resistir en nuestros territorios para rechazar el saqueo, y reconstruir una patria donde los pueblos y la naturaleza podamos convivir como herman@s. Por esto, hoy convocamos a los pueblos de las ciudades a marchar al TIPNIS para defender el bosque, el río y nuestra propia patria.

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Guillermo Mariaca Iturri

Tras la denuncia del viceministro de Transporte, Galo Bonifaz, acerca que la Iglesia católica tendría un enorme territorio al interior del TIPNIS y que por ello se opondrían a la carretera San Ignacio de Moxos-Villa Tunari, la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) aclaró que la propiedad agropecuaria que tienen no es de gran extensión y que en su interior funciona el centro de formación “Kateri Tekakwitha”, institución que cumplirá 16 años al servicio de las comunidades indígenas.

Debido a la magnitud de la denuncia y las repercusiones, no se profundizó acerca de este instituto que incluso obtuvo el reconocimiento del ministro de Educación, Roberto Aguilar por la función social que cumple en beneficio de las comunidades indígenas.

No es la primera vez que se conoce de esta denuncia, similares acusaciones hizo el entonces ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana el 2013, por esa situación el Obispo Vicario Apostólico del Beni, Monseñor Julio María Elias, hizo en ese tiempo una descripción de las actividades que desarrolla dicho centro dentro de la propiedad agropecuaria “San Marcos”.

El centro de formación “Kateri Tekakwitha”

La nota, titulada “¿La Iglesia Católica es mentirosa?”, señala que el centro de formación “Kateri Tekakwitha” (nombre de una laica católica iroquesa, hija de un jefe mohawk y que fue beatificada en 1980 por el papa Juan Pablo II) fue creada en 2003 y que en su interior funciona un Colegio secundario y un Instituto Técnico Agropecuario.

“Buscando el beneficio de los jóvenes indígenas de ambos sexos del TIPNIS, creó el Vicariato un centro de formación en ese lugar, que fue inaugurado el año 2003 y que lleva por nombre “Kateri Tekakwitha”, indígena declarada santa por el Papa Benedicto XVI el 20 de Octubre del 2012. Kateri, que está ubicado a orillas del río Isiboro, entre la boca del río Sécure y la boca del río Ichoa, queda a un día de arribada desde Gundonovia”, señala el documento.

Las dos instituciones estaban al servicio de 100 a 125 estudiantes, aunque cabe señalar que las cifras podrían aumentar o disminuir a la fecha.

“Como parte del “pensum”, los estudiantes se dedican a: porcinocultura, avicultura, apicultura, manejo de ganado tanto de carne como lechero, productos lácteos, sanidad animal, agroforestal, cultivos anuales, horticultura”, agrega la nota.

Además, los estudiantes aportarían con Bs 15 mensuales, que servirían para su alimentación, y que los costos de su preparación técnica se generarían de la producción y venta de los alimentos que realizan por la crianza del ganado (350 cabezas de ganado entre vacas, toros, novillos y terneros; 50 animales caballares; 10 búfalos entre mayores y menores en esa época) que también servirían para las prácticas de los educandos.

Información adicional

  • Fuente ANF

El viceministro de Transporte, Galo Bonifaz, reconoció este miércoles que los datos que le pasó el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), acerca de la cantidad de hectáreas que posee la Iglesia católica en el TIPNIS, estaría “alterada” en "decimales".

Dicha declaración se emitió después que la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) aclarara en la víspera que el vicariato de Beni contaba con una propiedad de 843 hectáreas al interior del TIPNIS y no de 843.164 hectáreas como Bonifaz había denunciado en un principio.

“Puede ser que los datos que nos han pasado del INRA puedan estar alterados (por) decimales. (Pero) Lo que nos ha convencido ayer (martes) es que la Iglesia si tiene una presencia dentro del territorio”, manifestó Bonifaz en una entrevista en la red Unitel, donde recalcó que cometió un error y que solicitó información al INRA para oficializar los datos de su denuncia.

Cabe recordar que la autoridad también acusó a la Iglesia Católica de ser “cómplice” de narcotraficantes, otra razón que sería clave para entender su oposición a la construcción de la carretera San Ignacio de Moxos- Villa Tunari.  

“La única propiedad que tiene la Iglesia Católica en el TIPNIS pertenece al vicariato del Beni y se trata del Instituto Tecnológico Agropecuario Kateri Ketawita, que tiene 843 hectáreas. Este terreno ha sido adquirido el año 2003”, indicó el jefe de Comunicación de la CEB, José Rivera.

Poco después se supo que el mismo ministro de Educación, Roberto Aguilar, elogió aquel instituto tiempo atrás cuando visitó el centro de capacitación a indígenas.

Bonifaz reconoció que la presencia de la Iglesia Católica “puede ser beneficiosa para los pueblos”, pero le recriminó que hizo ante los deterioros que sufría el TIPNIS por la explotación de sus recursos.

“¿Qué hizo la Iglesia católica hace 10 o 12 años? Al ver estas actividades de explotación maderera, concesiones forestales, turismo de personas extrajeras ¿Qué hizo la Iglesia para conservar los preceptos de los pueblos indígenas?”, preguntó.

En esa misma línea indicó que es bueno que la Iglesia Católica reconozca que tiene tierras en el interior del TIPNIS y que operan en él.

/AG/NVG 

Información adicional

  • Fuente ANF

El tema del TIPNIS, el tema de las áreas protegidas, el tema de las TCO y el tema de la coca no son un problema de los pueblos indígenas, de los medioambientalistas ni de los cocaleros.

Se trata de un problema nacional que nos afecta a todos, porque detrás del avasallamiento de las áreas protegidas y la legalización de la coca ilegal hay una estrategia de poder que busca ampliar la base económica del Gobierno para eternizarse en el poder.

Preocupados por ello, miembros del colectivo Fuerza Ciudadana, entre los que se encuentran Iván Arias, Guillermo Mariaca, Diego Ayo, Enrique Velazco, Miguel Roca, Jorge Dulón y Marcelo Rengel, proponemos un referendo a través del siguiente pronunciamiento:

Ciudadanas y ciudadanos de toda Bolivia:

La sanción de la ley perpetrada por el gobierno del MAS, que cancela la intangibilidad del TIPNIS, es parte de una obscura estrategia de poder que va mucho más allá de los derechos de los directamente afectados y que constituye una gravísima amenaza para todos los bolivianos.

Esta infame maniobra, además de desconocer la desigual lucha de los indígenas de tierras bajas en defensa de su territorio, a la que nos plegamos millones de ciudadanos en 2011, guarda una estrecha relación con la reciente Ley de la Coca, que amplía la superficie de cultivos a 22.000 hectáreas.

La Ley de la Coca, sumada a la ley del TIPNIS, son parte de un agresivo proyecto de ocupación territorial para consolidar la hegemonía masista en tierras bajas.

La intención de fondo de ambas leyes no es otra que sentar las bases para la continuidad del MAS en el poder, y, por tanto, de un modelo autoritario de depredación extractivista, y de corrupción que no respeta las decisiones de ciudadanos y comunidades.

El combo de la Ley de la Coca y la Ley del TIPNIS que el MAS le ha impuesto abusivamente al país generará, sin dudas, la expansión de cocales en el TIPNIS y, por tanto, más narcotráfico, mayor inseguridad ciudadana, y explotación indiscriminada de las riquezas y recursos de esa región.

En el caso del TIPNIS, esta ley implica, además, la entrega del parque nacional como botín político y nueva base territorial a los grupos corporativos que sustentan al Gobierno.

Regalarles el TIPNIS a sus principales socios implica su fortalecimiento y la diversificación de los negocios de colonizadores, interculturales y otras facciones clientelares, que se adueñarán definitivamente del parque natural para la tala de los bosques y el tráfico de tierras.

Los ciudadanos no nos quedaremos de brazos cruzados ante una arremetida de tan vasto y largo alcance. Está claro que estos dos temas no atingen solamente a cocaleros y a indígenas, sino que afectan profundamente a todos los bolivianos.

Es por ello que entonces, recurriendo al precepto constitucional que nos asiste, hacemos un llamado a unir esfuerzos para convocar a un referendo a través del mecanismo de la iniciativa ciudadana.

Nos sentimos en la obligación ineludible de iniciar, sin demora, el proceso de recolección de firmas a nivel nacional que nos permita a todos acudir a un referendo del que resulte la abrogación, tanto de la Ley de la Coca como de la Ley del TIPNIS.

Será entonces, en la cancha legítimamente democrática, que los bolivianos podremos expresarnos libremente sobre estas dos leyes que son determinantes para el futuro del país.

FUERZA CIUDADANA

Información adicional

  • Atención Las opiniones de este sector son de la total responsabilidad de sus autores, Infodecom no se identifica necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección
  • Autor Ilya Fortún

Hace dos meses el ministro de Educación, Roberto Aguilar, no ahorro elogios para la labor educativa del instituto técnico que dirige la Iglesia Católica en el Tipnis. Esa misma obra social fue criticada este martes por el viceministro de Transporte, Galo Bonifaz, en su intento de justificar la construcción de una carretera por la reserva natural.

Bonifaz denunció que la Iglesia tiene un vasto terreno en el Tipnis y que no tiene moral para rechazar la construcción de la carretera. “La Iglesia Católica protege los actos ilegales que se cometen dentro el territorio”, manifestó la autoridad gubernamental.

Más tarde, José Rivera, secretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), aseveró que el terreno que tiene la Iglesia en el Tipnis desde el año 2003 sirve para el Instituto Tecnológico Agropecuario Kateri Tekakwitha, que da formación a los hijos de los comunarios indígenas.

Rivera aclaró que la Iglesia tiene 843 hectáreas en este lugar, y no 843 mil como dijo Bonifaz. Lamentó que se distorsione la información.

El directivo de la CEB reveló también que el Ministro de Educación había visitado el instituto técnico y lo declaró modelo educativo que debe ser replicado en otras partes del país. Dijo que incluso Aguilar había ofrecido ayudar al establecimiento.

En la página de Facebook del Ministerio de Educación se publicó un video en pasado 13 de junio en el cual se destaca la visita de Aguilar al Tipnis.

En el discurso registrado en el video, el ministro Aguilar se dirige a los estudiantes y alaba la labor del centro educativo católico. “Orgullosos de poder ver cómo se están forjando ustedes para ser cada vez mejores. Un orgullo de ver que hay un centro educativo que por más que haya condiciones difíciles está decidido a continuar el trabajo”, dijo.

Rivera explicó que el instituto de la Iglesia en el Tipnis se bautizó en honor a la primera indígena canonizada. Tiene actualmente a 80 estudiantes que reciben educación para el bachillerato y técnica agropecuaria por 15 bolivianos al mes.

Información adicional

  • Fuente Campanas - Iglesia Santa Cruz