Jueves, 22 Febrero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
ANTE LA CONVOCATORIA A ELECCIONES PRESIDENCIALES ADELANTADAS. 1.- Ante la decisión de la Asamblea Nacional Constituyente -ANC-, y su "imposición" al Consejo Nacional Electoral -CNE- de realizar elecciones presidenciales adelantadas para el primer cuatrienio del año 2018, en comunión con nuestros hermanos Obispos de Venezuela, llamamos a la comunidad nacional a reflexionar serena y seriamente sobre lo que ello significa. 2.- En primer lugar, ratificamos lo dicho en la Exhortación Pastoral "Dios consolará a su Pueblo", del pasado 12 de enero 2018: "La Asamblea Nacional Constituyente es inconstitucional e ilegítima en su origen y en su desempeño. En vez de limitarse a redactar una nueva Constitución pretende erigirse en un supra poder con funciones ejecutivas y judiciales" (n.4). Demostración de esto es el mandato dado al CNE por parte de la ANC para que convoque elecciones presidenciales adelantadas, contraviniendo el marco legal vigente. 3.-En segundo lugar, estamos ante un hecho de extralimitación y desnaturalización de las funciones de la ANC. Tenemos una Constitución Nacional y unas leyes que estipulan claramente el procedimiento de las elecciones. Sencillamente, se desconocen y omiten estas disposiciones, para legislar según los intereses propios del poder. 4.- En tercer lugar, es, además, un despropósito ético y humano, un verdadero crimen que clama al cielo, que en medio de una situación de penuria, hambre, parálisis de servicios, muerte y colapso nacional, se privilegie un espectáculo de distracción y alienación, en condiciones desiguales, contra todo sentido de equidad y servicio a la población. En Democracia la primera responsabilidad de todo gobernante es atender las necesidades básicas de la gente, que por desgracia hoy está obligada a pasar hambre, a no contar con los servicios mínimos indispensables para la vida, en ocasiones hasta morir, y en otras, a emigrar ante la necesidad de sobrevivir. 5.- Debemos recordar lo que dice la Constitución Nacional: "La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo..." (Art. 5), por tanto, es el pueblo el que debe asumir "su vocación de ser sujeto social con sus capacidades de realizar iniciativas como, por ejemplo, que la sociedad civil lleve adelante una consulta para señalar el rumbo que quiere dar a la nación como prevé nuestra Carta Magna (Cfr. Art. 71)" (n.6). Es el propio pueblo, y no una instancia espúrea el que sitúe las cosas en su justo lugar. 6.- Para ello se necesitan instituciones del Estado que respeten la voluntad del pueblo. El CNE es la institución llamada a velar por las garantías electorales de los ciudadanos, de ahí la necesidad de su reestructuración para que "cumpla con la imparcialidad que le pide la Constitución vigente. Solo así actuará con transparencia y equidad en sus funciones y garantizará el respeto a las decisiones del pueblo" (n.7). Aunado a esto debemos recordar que si realmente vivimos en democracia, la institución electoral –CNE- debe mantener su autonomía y servir al pueblo elector. 7.- La dirigencia política debe asumir responsablemente la difícil y real situación: la comunidad internacional ha declarado abiertamente su convicción de que la actuación del gobierno es inaceptable. La dirigencia de los partidos políticos ha sido en muchas circunstancias deficiente e incoherente. Deben abrirse a buscar un consenso con los diferentes sectores de la sociedad, pues una condición imprescindible es el reconocerse y lograr una unidad política que va mucho más allá de las alianzas electorales. 8.- La situación y el momento que estamos padeciendo los Venezolanos ante esta crisis global, "requiere de una gran dosis de esperanza junto a acciones concretas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida, a dignificar a las personas, y a fortalecer a las familias y comunidades a las que pertenecemos" (n. 9). En ello estamos dispuestos a colaborar para que encontremos el rumbo de una Venezuela fraterna y de todos. "Lo positivo y lo eficaz es el compromiso, la esperanza y la solidaridad. ¡Despierta y reacciona, es el momento!, lema de la segunda visita de san Juan Pablo II a Venezuela (1996), resuena en esta hora aciaga de la vida nacional. Despertar y reaccionar es percatarse de que el poder del pueblo supera cualquier otro poder" (n. 8). Que el Espíritu nos ilumine y nos dé fuerzas para servir a nuestro pueblo. Con nuestra bendición. 29 de enero de 2018 +José Luis Azuaje Ayala Obispo de Barinas Presidente de la CEV +Mario Moronta Rodríguez Obispo de San Cristóbal 1° Vicepresidente de la CEV +Raúl Biord Castillo Obispo de La Guaira 2° Vicepresidente de la CEV +José Trinidad Fernández Angulo Obispo Auxiliar de Caracas Secretario General de la CEV +Jorge Cardenal Uorsa S. Arzobispo de Caracas Presidente honorario de la CEV +Baltazar Cardenal Porras C. Arzobispo de Mérida Presidente honorario de la CEV

Iniciando la gestión 2018, la Arquidiócesis de Cochabamba, pastoreada por Mons. Oscar Aparicio comunica los nombramientos para el servicio pastoral en la Jurisdicción Eclesial y en las comunidades parroquiales.

La función de Vicario Pastoral al servicio de la Arquidiócesis es asumida por el Pbro. Milton Claure Peredo.

Se nombró para la cura pastoral de las siguientes comunidades parroquiales.

Parroquias a cargo de sacerdotes Diocesanos
- Parroquia “Pio X”, Párroco: Pbro. Lázaro Torrico
- Parroquia “San Antonio de Padua” de Villa Tunari, Párroco: Pbro. Richard Maldonado
- Parroquia “San Isidro” de Colomi, Párroco: Pbro. Eulogio Choque
- Parroquia “San Bartolomé” de Arani, Párroco: Pbro. Miguel Céspedes
- Parroquia “San Juan de Dios”, Párroco: Pbro. Milton Claure
- Parroquia “San Joaquín”, Párroco: Pbro. Juan Sanizo

Parroquias a cargo de Religiosos
- Parroquia “San Pedro” Cochabamba, Párroco: Fr. Mariusz Nowakowski Chmal, OFM
- Parroquia “Divina Providencia” Hospicio, Párroco: Fr. Victorio Da Silva, OFM
- Parroquia “San Carlos Borromeo”, Párroco: Fr. Anselmo Castro, OFM
- Parroquia “San Juan Bautista” Alalay, Párroco: Fr. Claudio Peredo, OFM
- Parroquia “Virgen del Carmen y San Maximiliano Kolbe” de Quintanilla, Párroco: Pbro. Orlando Palma Montaño OFM Conv.
- Parroquia “Santiago Apóstol” Anzaldo, Párroco: Pbro. Joseph Binoy Kunnel Sch.P.
- Parroquia “Santísima Trinidad” Quillacollo, Párroco: Pbro. José Antonio Calani Tórrez FAM.
- Parroquia “Ntra. Sra. de La Paz”, Párroco: Pbro. Josef Bunar, C.Ss.R.
- Parroquia “San Antonio de Padua” Cochabamba, Párroco: Pbro. Linton Guzmán OCD.

Se invita a los fieles a vivir plenamente una comunión en su comunidad parroquial, con oración y acción, entre los fieles y sus sacerdotes, en sintonía con el Evangelio y haciendo presente el Reino de Dios en estas tierras cochabambinas.

El milagro que sucedió en Bolivia y que este 26 de enero el Papa Francisco aprobó como válido es el atribuido a la historia de María Victoria Azuara,  religiosa misionera española que vivió alrededor de cuarenta años en Bolivia en trabajo misional. En el siguiente  testimonio registrado por ANF en 2015 se narra cómo ocurrió el milagro y también detalla algunas características de la Beata Nazaria Ignacia, considerada ahora la primera Santa boliviana.

El 13 de octubre de 2010, la hermana María Victoria, en ese entonces con 82 años de edad,  sufrió un derrame cerebral y quedó sin habla, perdiendo totalmente el sentido de ubicación.  El médico que la atendió había indicado remotas posibilidades de que la religiosa recobre el habla y el conocimiento. A pesar de ese diagnóstico, durante 12 días las hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia, la congregación fundada por  Nazaria Ignacia en Bolivia,  se unieron en oración pidiendo la intercesión de la Beata  para la recuperación de la religiosa.

Al cabo de ese tiempo, María Victoria comenzó a hablar, caminar y recobró el conocimiento volviendo en sí y sin denotar ninguna secuela del derrame cerebral. Este hecho fue presentado al Vaticano y luego de una rigurosa investigación que duró varios años, se aprobó como milagro.

A continuación el testimonio de esta historia de vida:

 

El cuerpo incorrupto de Nazaria Ignacia Nazaria Ignacia nació en España el 1889. En 1912 fue destinada a Oruro, Bolivia, donde luego de varios años de trabajo dedicado a los más pobres y desfavorecidos, decidió fundar la congregación religiosa Misioneras Cruzadas de la Iglesia que se orientó a trabajar por la dignidad y derechos de las mujeres pobres y la promoción de la educación. En 1943 falleció en Buenos Aires, Argentina. En 1972 su cuerpo fue trasladado a Oruro a la capilla de esta congregación. En 1993 se abrió el cajón de los restos para ponerlos en otra cripta, pero la sorpresa fue que encontraron el cuerpo incorrupto de la Madre Nazaria Ignacia, es decir, casi intacto, considerado como un signo de santidad. La hermana María Victoria cuenta ese momento del cual fue testigo. El Papa Francisco decretó la canonización de la Beata Nazaria Ignacia, quien por su amor y trabajo por la promoción del desarrollo humano en Bolivia es considerada la primera Santa de este país. Aún queda definir el día de la canonización, aunque se estima la posibilidad de que se realice este 2018 en Bolivia durante el Congreso Misionero Internacional que tiene como sede a Santa Cruz de la Sierra.

España cuenta con una nueva santa: Nazaria Ignacia de santa Teresa de Jesús. Ayer por la tarde, el Papa recibió en audiencia al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y autorizó la promulgación del decreto atribuido a la intercesión de la religiosa madrileña por lo que se da por hecho que su canonización tendrá lugar en 2018.

El secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana, José Fuentes, anunció el pasado mes de octubre que Roma había dado el visto bueno a todo el proceso a falta de una confirmación oficial.

De esta manera, la Iglesia reconoce como un don universal la entrega sin límites de la fundadora de la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

Nacida en Madrid el 10 de enero de 1889, inicialmente profesó como hermanita de los ancianos desamparados, pero tras ser destinada a la localidad boliviana de Oruro, comprobó que estaba llamada a un apostolado más amplio. Así fundó a las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, la primera congregación nativa de Bolivia, instituto volcado en los últimos de los últimos de la sociedad, con la mirada puesta en la acción social de la mujer. Hoy están presentes en 21 países de cuatro continentes, a través de la Familia Extensiva de Nazaria Ignacia a la que pertecen también seglares y sacerdotes diocesanos.

El ser y hacer de la congregración nace de la pasión incansable de su fundadora: “Este es nuestro espíritu: guerrero, fiel, nada de cobardías, todos amores, amor sobre todo a Cristo y en Cristo a  todos. Repartirse entre los pobres, animar a los tristes, dar la mano a los caídos; enseñar a los hijos del pueblo, partir su pan con ellos, en fin, dar toda su vida, su ser entero por Cristo, la Iglesia y las almas” . Tanto se identificó con su tierra de acogida que decidió adquirir la nacionalidad boliviana. Murió en Buenos Aires el 6 de julio de 1943 y fue beatificada por Juan Pablo II el 27 de septiembre de 1992.

La Iglesia reconoce de esta manera la santidad de una mujer creativa, que supo adaptarse a los signos de los tiempos y adelantarse al Vaticano II, con iniciativas pioneras como “la olla del pobre” o ser la precursora del primer sindicato femenino de Bolivia.

Junto a la madre Nazaria, el Papa también aprobó otros siete decretos, entre ellos, el referente al martirio del obispo Pedro Claverie y siete monjes trapenses de Tibhirine, Argelia.

Tarija es una ciudad esencialmente católica, por lo que la historia de su fundación y desarrollo viene ligada a la de sus templos. El primero de ellos, fundado en 1578, apenas cuatro años después de la ciudad, es la Capilla de La Loma de San Juan. Le sigue la Basílica de San Francisco de Asís estrenada en 1645. La Catedral San Bernardo, más conocida como Iglesia Catedral, es el tercer monumento religioso de la ciudad, fundada en 1690 y más alejada en el tiempo está la Parroquia San Roque, concluida en 1900.

Pero, ¿cuántos templos tiene Tarija? un trabajo realizado en 2016 por los estudiantes de la promoción de la Unidad Educativa Hermann Gneimer, bajo la dirección de su profesor Eduardo Omar Zelaya, da cuenta de esto.

Templos republicanos
Sin contar las capillas privadas que existen en diversos hogares de Tarija, se pueden contar aproximadamente 23 edificaciones religiosas católicas, entre una docena de capillas, nueve parroquias, una basílica y la catedral.
La disposición de las mismas muestra un desplazamiento histórico y estilístico desde el casco viejo de la ciudad hacia la periferia. Por ejemplo, recién en la República las construcciones empiezan a alejarse del centro a través de las primeras capillas, como la del Colegio Santa Ana, fundado en 1903. Casi de la misma época es la capilla de la Casa Dorada, estrenada en 1905 como oratorio privado de la familia Navajas.
La construcción del hospital San Juan de Dios en 1935, le dio a Tarija dos capillas más. Del mismo tenor es la Capilla Tercera Orden Franciscana, creada en 1949, comprendiendo como parte de su complejo al colegio del mismo nombre.

Del centro a la modernidad
Ya pasando a las construcciones modernas se pueden observar obras que tienen un estilo contemporáneo, como la Capilla Virgen del Carmen, ubicada en Villa Abaroa. Igualmente moderna es la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, inaugurada en 1974 en el barrio del mismo nombre. Quizá menos conocida es la Capilla San José de la Santa Cruz, estrenada un año después en el barrio Miraflores, detrás del Colegio Bancario.
Fundada en 1976 como una iglesia rural, la Capilla de la Inmaculada Concepción es hoy parte del barrio 15 de noviembre, en inmediaciones del Mercado Campesino. La Capilla San Judas de Tadeo, creada en 1993 en el barrio Luis Espinal, se construyó primero como un salón polifuncional antes de convertirse en una instalación religiosa. Del mismo año es la Capilla Santa Teresa Jornet, que hace parte del hogar de ancianos.

Las iglesias más 
representativas

La iglesia de San Juan
Fue creada en el año 1578, construida por los padres Dominicos en el siglo XVI. Cuenta la historia que en Tarija, en un principio sólo existía solo una capilla que los pobladores construyeron en dedicación a San Juan evangelista, en las que se administraron los sacramentos por algunos años que precedieron a la Iglesia Grande, que posteriormente edificaron. Está al pie de esta capilla donde el Gral. La Madrid libró la celebré batalla de la Tablada.
La Capilla de San Juan por ser escenario de varios hechos históricos ha sido declarada por ley de la República Reliquia Histórica.
Se encuentra ubicada entre el inicio de las calles Bolívar y Domingo Paz, al pie del barrio La Loma de San Juan. Desde su atrio se tiene una hermosa vista de gran parte de la ciudad de Tarija, más propia mente dicho la parte sud-oeste.

Iglesia San Francisco
Con más de cuatrocientos años de antigüedad, esta iglesia fue construida en el año 1606, convirtiéndose en la primera iglesia perteneciente a una orden religiosa en Tarija, a cargo de la orden franciscana. Cuenta con una biblioteca con más de 15.000 volúmenes de gran valor histórico y con una pinacoteca de la época colonial.
Colinda con el convento Franciscano construidos en honor al “Fray Francisco Miguel Mari” cuenta con un apreciable conjunto de pinturas coloniales, entre sus imágenes más reconocidas que se encuentran en sus altares está la de San Francisco que data del año 1680, cuya escuela de procedencia es la arequipeña.
Además el convento cuenta con una biblioteca de más de 15.000 volúmenes de gran valor histórico y con una Pinacoteca de la época colonial.
La iglesia que se convirtió en la Catedral de Tarija
La Catedral de Tarija es quizá la única Catedral de Latinoamérica que no se encuentra ubicada frente a la plaza, como ocurre en la mayoría de las poblaciones, debido a la lógica que centraba el poder político y religioso de la época de la Colonia en un solo espacio, que se constituía también en el centro físico del poder.
Cabe mencionar que la Catedral no fue la Iglesia Matriz Original, sino era la que estaba ubicada en la plaza Luis de Fuentes, dedicada a la Inmaculada Concepción. Esta iglesia inició su construcción luego de la Fundación de Tarija en 1574 y estuvo a cargo de la orden de los Dominicos.
Pero transcurrido el tiempo, este templo, ubicado donde hoy está el Comité Cívico de Tarija, se deterioró y fue derrumbado a mediados de 1800. 
Dado este penoso hecho para la historia patrimonial de Tarija, la hoy llamada Catedral pasó a ser la Iglesia Matriz de la ciudad, que hasta entonces era simplemente una parroquia dedicada a San Bernardo.
En 1925, con motivo de la celebración del primer centenario de la República, Tarija fue elevada a Diócesis, por lo que la iglesia Matriz se elevó a rango de Catedral.
Hoy el templo está ubicado a una cuadra de la Plaza de Armas Luis de Fuentes y Vargas, y se impone en todo su esplendor, antecedido por una pintoresca calle, adornada por faroles que es casi peatonal.
Esta Catedral se encuentra en el centro histórico de Tarija.

Sobre su construcción 
y fundación
La Catedral fue fundada por los padres Jesuitas, conocidos históricamente como la compañía de Jesús, que ha pedido y apoyo del primer Marques de Tojo don Juan José Fernández Campero y Herrera, llegaron en 1690 hasta la Villa de San Bernardo, hoy Tarija.
La Fundación se realizó en un terreno amplio donado por el mismo Marques, que hoy es el lugar donde se encuentra la Catedral. La construcción se inició con el apoyo económico del mismo Marques.
Al ser expulsados los Jesuitas de sus territorios de misión en 1767, por órdenes de la corona española, se hicieron cargo los padres dominicos, luego los franciscanos y posteriormente los padres claretianos. En las últimas décadas los padres diocesanos.

Parroquia de 
San Bernardo
En sus inicios, la hoy llamada Catedral, era simplemente una parroquia dedicada a San Bernardo, quien nació en Francia en 1090, en el castillo de Fontaine. Fue el tercero de siete hermanos y desde muy joven quiso ser monje, vocación que influenció grandemente en toda su familia.
Llegó al monasterio de Citeaux alrededor de 1112. Una vez hecho monje, la fama de las cualidades y poderes del santo eran tan grandes que los príncipes acudían a su arbitraje y los obispos le consultaban los asuntos más importantes de la iglesia y se guiaban por sus opiniones y decisiones. Su consejo era para los Papas, uno de los principales apoyos de la Iglesia.
Llegó a llamársele “El Oráculo de la Cristiandad”, porque Bernardo no era únicamente un fundador de monasterios, un teólogo y un predicador, sino también un reformador y un defensor y fiel servidor de la Iglesia.
Bernardo murió a los 63 años, el 20 de agosto de 1153. Fue canonizado en 1174 y proclamado Doctor de la Iglesia en 1830.

Iglesia San Roque
En la parte alta de la ciudad de Tarija destaca una notable arquitectura que cobija a la Parroquia de San Roque, santuario al que concurrían las personas más humildes, por lo cual, los hace más de 400 años los religiosos franciscanos instauraron una pequeña ermita o capilla denominada San Roque. San Roque fue un peregrino francés que vivió en siglos pasados y es venerado como protector contra las enfermedades. La Parroquia de San Roque que es el epicentro de la fiesta más grande de Tarija y es un emblema de la identidad de los tarijeños.
El P. Manuel Mingo (1726-1807), en su manuscrito denominado “Historia de las Misiones Franciscanas de Tarija entre Chiriguanos” registrado en el año 1796, describe la existencia de la capilla de San Roque en una lomita de la villa de Tarija, cuya fiesta pagaban sus devotos. El Periódico “El Trabajo”, en su edición del 4 de julio de 1885 comunicaba al pueblo lo siguiente: “…Los Franciscanos casi han concluido con la obra de la Iglesia de San Roque, que comenzó el padre José Ferri en 1883”.
El anuncio fue oficializado por el cura de la Iglesia Matriz José Gabriel Negri, anuncio que lleno de algarabía a los devotos y a la feligresía de Tarija. Posteriormente, Fray Gervasio Costas, cronólogo del Convento Franciscano, comunicaba que en 1887 se concluyó la parte interior del templo. La construcción como tal duró más de 40 años hasta su conclusión y se inició a mediados del siglo XIX
En el año 1900 el padre franciscano Buenaventura Lolli, mandó a derribar los campanarios chicos y diseño la elegante fachada actual, que fue terminada por el padre Vicente Picinini con un gasto de 7.245 pesos con 6 reales.

En Bolivia predomina 
la religión católica

La mayoría de los bolivianos se declara católico. Así lo refleja una encuesta de Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado. Los datos del estudio señalan que el 67% de los entrevistados se calificó a sí mismos como católico, cifra que se redujo levemente en contraste al 70% recabado en 2010. Sin embargo, la población no se muestra contrariada por la permisión de la práctica y enseñanza de otros cultos y religiones en las escuelas y colegios.
La encuesta se aplicó a 1.063 personas, de entre 18 y 70 años de edad, de ambos sexos y de todos los niveles socioeconómicos, que residen en el área urbana de las ciudades del eje central. 
En Santa Cruz hay más católicos y en El Alto más protestantes. Según los datos del estudio, aplicado a 1.063 personas, la religión católica continúa predominando en Bolivia, aunque sus feligreses se hayan reducido en 3% desde los datos recabados en agosto del año 2010 en contraste con la medición de agosto del presente año. 
Los protestantes ven con cautela las encuestas. Frente a los resultados de la encuesta, Agustín Aguilera, vicepresidente de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia, aclara que no existe competencia entre religiones; sin embargo, destaca el proceso de crecimiento de la religión cristiana o protestante en los últimos años. “Esta situación (el incremento de protestantes) se refleja en la multiplicación de nuevas congregaciones evangélicas”, sostuvo Aguilera al remarcar que Santa Cruz es el departamento de mayor crecimiento de evangélicos. 
Ante el hecho de que la ciudad de El Alto sea la mayor plaza de protestantes en Bolivia (tiene 20%), Agustín Aguilera dice que tiene que ver con la antigüedad, porque la religión evangélica ingresó por el altiplano.

Las últimas protestas contra el presidente Kabila en la República Democrática del Congo han dejado al menos una quincena de muertos. El grueso de los manifestantes eran personas que, a la salida de Misa, ancianos y niños incluidos, habían secundado las marchas pacíficas convocadas por un grupo laico. Las fuerzas de seguridad dispararon con munición real contra manifestantes pertrechados de rosarios, ha denunciado el cardenal de Kinshasa. Las escenas del pasado domingo son similares a las del 31 de diciembre, con policías asaltando templos y desvalijando a los fieles, lo que deja en evidencia la degeneración del régimen corrupto de Joseph Kabila.

El presidente debería haber dejado el poder a finales de 2016 pero se resiste a convocar unas elecciones que con seguridad perdería, lo que significaría para él ser juzgado por corrupción y poner en peligro la fortuna amasada por su entorno y por él mismo. Entretanto, la situación en Kinshasa ha reabierto conflictos en las provincias, particularmente en el este, y las fuerzas de la ONU son incapaces de controlar la situación, que obedece también a intereses externos. EE.UU. ha dado un primer aunque tímido paso con sanciones a un empresario israelí aliado de Kabila. Ese debe ser el camino. Sin empresas dispuestas a hacer negocios con él, hace tiempo que la pesadilla en el Congo se habría terminado.

Tres sacerdotes católicos enviaron este miércoles una carta al presidente cubano Raúl Castro con el propósito de pedir el “derecho” de “elegir en libertad”, porque “en Cuba hay votaciones, no elecciones”.

Los firmantes son el P. Castor José Álvarez de Devesa, sacerdote del Modelo, en Camagüey; el P. José Conrado Rodríguez Alegre, párroco de San Francisco de Paula, en Cienfuegos; y el P. Roque Nelvis Morales Fonseca, párroco de Cueto, en Holguín.

Los sacerdotes enviaron la carta a Castro al cumplirse este miércoles, 20 años de la Misa que San Juan Pablo II celebró en Santiago de Cuba.

“Urgen elecciones donde podamos decidir no sólo nuestro futuro, sino también nuestro presente. Ahora se nos invita a ‘votar’, a decir ‘sí’ a lo que ya existe y no hay voluntad de cambiar. Elegir implica, de por sí, opciones diferentes, elegir implica la posibilidad de tomar varios caminos”, señalaron.

En abril de este año deberían realizarse las elecciones para la Asamblea Nacional del Poder Popular, la cual elige al Consejo de Estado y designa al Presidente del país. En 2015 Castro anunció que dejaría el cargo en el 2018.

En la misiva los sacerdotes también recordaron que el 1 de enero se cumplieron 59 años del triunfo de la revolución que derrocó al régimen de Fulgencio Batista, donde muchos cubanos lucharon y “murieron por dar a sus hijos una Cuba donde se pudiera vivir en libertad, en paz y prosperidad”.

Sin embargo, “casi seis décadas después, tenemos argumentos suficientes para evaluar qué hemos vivido en nuestra tierra”.

Los sacerdotes denunciaron el “estilo totalitario” del Partido Comunista, único partido político autorizado a existir. No se permite al pueblo “alzar una voz diferente”. “Antes bien, toda voz diferente que ha intentado hacerse oír ha sido silenciada”, señalaron.

“Tenemos una legalidad supeditada a un poder, la ausencia de un ‘Estado de Derecho’. Se hace imprescindible la clara distinción e independencia de los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial”, expresaron.

A esto “se suma la falta de libertad religiosa. La Iglesia es tolerada, pero no deja de ser vigilada y controlada. Se reduce la plena libertad religiosa con una controlada libertad de permisos de culto. Los cristianos pueden reunirse a compartir su fe, pero no les es permitido construir un templo”.

Los sacerdotes indicaron que “la Iglesia puede hacer procesiones e incluso misas públicas, pero siempre a condición de un permiso expreso de las autoridades que, de no otorgarlo, no permite apelación ni da explicación”.

“La Iglesia puede alzar su voz en los templos, pero no tiene acceso libre a los medios masivos de comunicación y, en los escasos momentos en que esto ocurre, es siempre bajo censura. Los laicos son censurados cuando intentan aplicar a la práctica política y social su fe”, señalaron.

Además está el control de los medios de comunicación social y la inexistencia de una educación alternativa. Los niños cubanos asisten “a un solo modelo de escuela, a una sola ideología, a la enseñanza de un único modo de pensar”. “Los cubanos tienen el derecho a tener alternativas educacionales y opciones para la educación del pensamiento, los padres cubanos tienen el derecho a elegir qué tipo de educación desean para sus hijos”, recordaron.

Asimismo están las carencias materiales, producto del “desamparo económico que vive este pueblo, obligado por las circunstancias a mendigar la ayuda de familiares que lograron marchar al extranjero o a los extranjeros que nos visitan”.

“¿Por qué se invita a que vengan extranjeros a invertir con su dinero y no se permite invertir a los cubanos en igualdad de oportunidades? Los cubanos tienen derecho a participar como inversores en la economía y en las negociaciones de nuestra patria”, expresaron.

“Esta dinámica social que ha resultado en Cuba –denunciaron–, ha olvidado a la persona, su dignidad de hijo de Dios y sus derechos inalienables; casi 60 años después de que este pueblo creyera en un ideal que siempre se pospone y nunca se realiza. Cuando alguien cuestiona, cuando alguien alza la voz, sólo encuentra vulnerabilidad y exclusión”.

Los sacerdotes afirmaron que los cubanos quieren un país “donde se respete más la vida desde su concepción hasta la muerte natural”, donde se fortalezca la familia, “se cuide el matrimonio entre un hombre y una mujer”; y se garanticen los ingresos económicos que permitan a la población vivir dignamente.

“Nuestro pueblo está desanimado y cansado, existe un estancamiento que se resume en dos palabras: sobrevivir o escapar. Los cubanos necesitan vivir la alegría de “pensar y hablar sin hipocresía” con distintos criterios políticos. Estamos cansados de esperar, cansados de huir, cansados de escondernos. Queremos vivir nuestra propia vida”, añadieron.

Los sacerdotes dijeron a Castro que “si escribimos esta carta es para evitar que un día, por alguna circunstancia, Cuba se sumerja en cambios violentos que sólo añadirían más sufrimiento inútil”. “Todavía tenemos tiempo de hacer un proceso progresivo hacia una pluralidad de opciones que permita un cambio favorable para todos. Pero el tiempo se acaba, apremia abrir la puerta”, advirtieron.

“De nada sirve ocultar la verdad. De nada sirve fingir que no pasa nada. De nada sirve aferrarse al poder. Nuestro Maestro Jesucristo nos dice a los cubanos hoy: ‘¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida?’. Estamos a tiempo de construir una realidad diferente. Estamos a tiempo de hacer una Cuba como la deseaba Martí: ‘con todos y para el bien de todos’”.

“A la intercesión de la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba, nos encomendamos. Ella, Madre de todos los cubanos, interceda ante el Señor de la historia que, como dijo en Cuba, Su Santidad Benedicto XVI: ‘Dios no solo respeta la libertad humana, sino que parece necesitarla’, para que podamos elegir siempre el bien mayor para todos”, culmina la carta.

Desde el lunes 22 hasta este viernes 26 de enero el clero de Santa Cruz se encuentra en el retiro espiritual que celebran anualmente y con el que inician oficialmente las actividades pastorales en la Arquidiócesis de Santa Cruz.

El retiro es una oportunidad para encontrarnos con los demás hermanos sacerdotes, orar juntos y renovar nuestro compromiso sacerdotal, dijo Monseñor René Leigue en una comunicación enviada a todos los sacerdotes para participar del mismo.

Oremos por nuestros sacerdotes

No cabe duda que es un tiempo y un espacio privilegiado que viven los presbíteros de nuestra Arquidiócesis por quienes estamos invitados a orar para que este retiro de intimidad con Dios sea de provecho para sus vidas y la misión que realizan con el Pueblo de Dios.

“El retiro es un espacio de oración, silencio y meditacion en un escenario de paz y encuentro con Dios y consigo mismo. Un tiempo para intuir la llamada al reino de Dios en la vida que Él llama a atestiguar” (P. Marcial Chupinagua, que participa del retiro).