Sábado, 17 Febrero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
En una declaración, el Cardenal Seán Patrick O'Malley, Arzobispo de Boston, afirma que “el Papa Francisco reconoce plenamente los atroces errores de la Iglesia y su clero que abusó de los niños"
 

El cardenal Seán Patrick O’Malley, arzobispo de Boston, ha reiterado el compromiso del Papa Francisco con respecto a las víctimas de abuso sexual por parte de miembros del clero en una nota publicada este sábado, 20 de enero, en el sitio web “Boston Catholic”.

En la declaración, el purpurado confirma que “el Papa Francisco reconoce los errores enormes de la Iglesia y de sus miembros que han abusado de niños”.

A continuación, el texto completo de la nota del Cardenal O’Malley:

“Es comprensible que las afirmaciones que el Papa Francisco ha hecho ayer en Santiago, en Chile, hayan sido fuente de gran dolor para las personas que han sufrido abusos sexuales por parte de elementos del clero o de cualquier otro culpable. Expresiones que llevan el mensaje según el cual ‘si no puedes demostrar tus acusaciones, no puedes ser creído’, hacen sentir abandonadas a las personas que han sufrido reprobables violaciones criminales de su dignidad, y relegan a las víctimas en un exilio de descrédito”.

No habiendo estado personalmente involucrado en las situaciones que fueron objeto de la entrevista de ayer, no sé decir por cual razón el Santo Padre haya elegido los términos específicos que ha usado en aquella ocasión. Pero lo que sé es que el Papa Francisco reconoce plenamente los enormes errores de la Iglesia y de su clero que ha abusado de niños, y el devastador impacto que estos crímenes han tenido en las víctimas y en sus familiares”.

He acompañado al Santo Padre en muchos de sus encuentros con las víctimas y he podido constatar su dolor en el tomar consciencia de la profundidad y de la amplitud de las heridas causadas a quien había sufrido abusos, y en el constatar que el proceso de curación puede necesitar una vida entera. Las afirmaciones del Papa son que no hay lugar en la Iglesia para quien abusa de los niños y que tenemos que adoptar la ‘tolerancia cero’, porque estos crímenes son reales y su compromiso es combatirlos.

Mis oraciones y mi pena estarán siempre con las víctimas y con sus familiares. No podremos jamás anular los sufrimientos que han vivido, ni curar plenamente su dolor. En algunos casos, debemos aceptar que incluso nuestro esfuerzo de ofrecer asistencia sea motivo de angustia para las víctimas, y que tenemos que rezar por ellos en silencio, mientras les ofrecemos nuestro sostén como respuesta de nuestro deber moral. Permanezco dedicado al trabajo por la curación de todos aquellos que han sido tan gravemente heridos y vigilando para que se haga todo lo que sea posible para asegurar la tutela de los niños en la comunidad de la Iglesia, de manera que estos crímenes no sucedan nunca más”.

San Juan (Puerto Rico) – "Nos dirigimos a usted con el propósito de comentar sobre el impacto negativo de sus despectivas palabras del jueves 11 de enero de 2018 en presencia de algunos miembros del Congreso de EUA describiendo a Haití, El Salvador y países pobres de Africa como “Shithole countries”, inicia así la carta que los Misioneros redentoristas escribe al Presidente Trump.
Ellos mismos se presenta así: "Somos un grupo de Misioneros Católicos de la Congregación Redentoristas, miembros de la Provincia de San Juan, que abarca las pueblos de Puerto Rico, Republica Dominicana y Haití".


"La misión de nuestra congregación es evangelizar a los pobres, y esto comprende proclamar explícitamente el Evangelio, solidarizarse y promover los derechos fundamentales de justicia y libertad de los más necesitados. El amor a esta misión, sigue la carta, impulsó a hermanos de España y de Estados Unidos a servir en Puerto Rico y República Dominicana hace cien años. Ese mismo amor nos ha guiado a servir a esos pueblos que usted desprecia, Africa, Haití y El Salvador. Esa misión y ese servicio nos han enriquecido y bendecido abundantemente".

"Fieles a nuestro llamado de ser testigos del Redentor en un mundo herido, es que repudiamos sus palabras como injustas, ofensivas y denigrantes. Rechazamos sus palabras porque desfiguran la imagen y la dignidad de hombres y mujeres creados a la imagen y semejanza de Dios", sigue la carta.

Sr. Presidente, en el octavo aniversario del terremoto cuando Haití llora sus 200,000 muertos, sus palabras pisotean la sensibilidad de un pueblo. Y de un pais que envió 800 de sus hombres a luchar por la independencia de los EUA".
Los hijos de San Alfonso, cuestionan las palabras de Trump, "Si es cierto que sus expresiones oscurecen el horizonte y siembran desasosiego en el sentir de nuestros pueblos, nos animan las palabras de Juan Pablo II a los afroamericanos, el 13 de octubre de 1992 en Santo Domingo:”No puede faltar mi mensaje de cercanía y vivo afecto a las poblaciones afroamericanas que con sus valores humanos y cristianos y su cultura enriquecen a la iglesia y a la sociedad en tantos países. A este propósito, vienen a mi mente aquellas palabras de Simón Bolívar afirmando que “América es el resultado de la unión de Europa y Africa con elementos aborígenes. Por eso en ella no caben los prejuicios de raza y si cupiesen, América volvería al caos primitivo”.

Desde hace más de una década en Galilea, en la falda del monte donde Jesús predicó las Bienaventuranzas y junto al lago en que anduvo sobre las aguas, se erige el seminario internacional Redemptoris Mater, dependiente del Camino Neocatecumenal.

Seminaristas de catorce nacionalidades y del rito latino, maronita y greco-melquita se preparan como sacerdotes misioneros en Tierra Santa. Los ya ordenados atienden y evangelizan en Israel, los territorios palestinos, Jordania e incluso los países de la península arábiga.

El rector del seminario es Francesco Voltaggio, sacerdote romano, que lleva más de quince años en Tierra Santa, donde llegó para doctorarse en Arqueología y Estudios Bíblicos, y no regresó. Feliz de cumplir un sueño desde niño cuenta a la Fundación TierraSanta las maravillas de vivir en esta tierra, de la importante misión evangelizadora que hay por delante y de los milagros que se ven entre estos cristianos y no cristianos que viven en la tierra de Cristo.

– ¿Alguna vez soñó con que acabaría en Tierra Santa? ¿Cómo surgió su vocación al sacerdocio?
– Cuando tenía cuatro años, mis padres nos llevaron a mí y mis cuatro hermanos a una peregrinación a Tierra Santa para celebrar juntos sus bodas de plata. Desde esa edad, mi sueño era volver a Tierra Santa y poder aprender árabe y hebreo, pero nunca hubiera imaginado que sería enviado como sacerdote a Tierra Santa (algo que nunca he pedido) para estudiar el Doctorado en Arqueología y Ciencias Bíblicas y luego permanecer aquí en  misión como rector del Seminario “Redemptoris Mater” en Galilea.

Mi vocación nació en 1993, gracias al Camino Neocatecumenal y a la Jornada Mundial de la Juventud con San Juan Pablo II en Denver, Estados Unidos. En esa ocasión, sentí fuertemente que el Señor me había llamado al presbiterado y aquel mismo año, después de un cuidadoso discernimiento, fui recibido en el Seminario Misionero “Redemptoris Mater” de Roma.

El padre Francesco Voltaggio es el rector del seminario Redemptoris Mater de Galilea desde 2007, año de su apertura

– ¿Cómo es la vida en Tierra Santa?
– La experiencia en Tierra Santa es siempre muy rica, especialmente por el contacto con los lugares santos de nuestra fe, la posibilidad de examinar las Sagradas Escrituras y los acontecimientos de la historia de la salvación en los mismos lugares donde ocurrieron, el conocimiento de los cristianos de Tierra Santa y de las iglesias orientales, el contacto con nuestros queridos hermanos ortodoxos, con los judíos y los árabes (cristianos y musulmanes).

En una palabra, el desafío de vivir el cristianismo en una verdadera encrucijada de pueblos, culturas, religiones y diferentes ritos cristianos. He experimentado tiempos difíciles, especialmente en tiempos de mayor conflicto: tocar las heridas de esta tierra, sin embargo, me ayudó a entender que Dios la eligió, como él nos eligió, no a pesar de estas heridas, sino por causa de ellas. ¡El Señor siempre elige lo que está herido, para transfigurar sus heridas!

El arzobispo Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, celebrando la Eucaristía en el seminario

– ¿Cómo es el seminario? Hay jóvenes de todo el mundo, ¿cómo afrontan los seminaristas llegar a una zona en el que existen distintos ritos católicos? 
– El Seminario “Redemptoris Mater” de Galilea ha sido erigido por el Patriarca latino de Jerusalén, en comunión con el arzobispo greco-católico de Galilea y el arzobispo maronita de Tierra Santa: es un seminario donde se forman presbíteros diocesanos para la iglesia local de Tierra Santa y dispuestos a ser enviados a cualquier parte del mundo pero especialmente a Oriente Medio, como misioneros. En el Seminario hay seminaristas de catorce nacionalidades y tres ritos diferentes: además de los candidatos del rito latino, también hay candidatos greco-católicos y maronitas. Todos los seminaristas son formados en el conocimiento y el amor por las iglesias orientales, sus liturgias y tradiciones, con las cuales viven en estrecho contacto.

– ¿Hay vocaciones nativas?
– Hay alrededor de treinta comunidades neocatecumenales presentes en Tierra Santa, de las cuales surgen vocaciones locales. Tenemos varios seminaristas locales, procedentes de Galilea (concretamente de Fassuta, Me’elia y ‘Ailaboun) y del centro del país (Jaffa de Tel Aviv). El año pasado se ordenó al primer sacerdote de rito maronita, Rodi Noura, un israelí originario del Líbano, incardinado en la archidiócesis maronita de Haifa y Tierra Santa, y el primer diácono árabe, incardinado en el Patriarcado Latino de Jerusalén, Sliman Hifawi, de Jaffa de Tel Aviv. También tenemos un centro vocacional, donde ayudamos a varios jóvenes de la iglesia local a discernir su vocación y los prepara para ingresar al seminario, en caso de que sean realmente llamados por el Señor.

El padre Voltaggio abraza a Rodi Noura, maronita libanés que huyó a Israel con su familia, tras ser ordenado sacerdote

– ¿Habéis visto conversiones? ¿La gente vuelve a la Iglesia en esta Tierra Santa? 
– Estamos viendo muchos frutos en Tierra Santa. Puedo dar testimonio del trabajo que Dios está haciendo a través del Camino aquí. Algunos cristianos, gracias a esta iniciación cristiana, redescubren la belleza de ser cristianos. Varios que habían dejado la práctica de la fe han vuelto con alegría y entusiasmo a la Iglesia. Los cristianos de Tierra Santa, llamados a ser luz y sal del mundo, son una minoría: como siempre decimos, es esencial sobre todo que la sal sea sal y la luz sea luz.

En este sentido, estamos viendo muchos frutos: jóvenes y familias enteras,  cristianos solo de tradición, que vuelven a la fe, vuelven a la vida y dan signos de fe a su alrededor. Podría contar muchas anécdotas. Pero me limitaré a la del sacerdote Rodi Noura, mencionado anteriormente, que con su familia y miles de cristianos libaneses, a causa de la guerra en el Líbano, tuvo que huir a Israel como un refugiado.

Los musulmanes le habían dado a su familia un cuarto de hora para recoger sus pertenencias y huir del Líbano. Se encontraron en unas pocas horas en Israel, que les dio la bienvenida, en un ambiente totalmente diferente al suyo: de una aldea totalmente cristiana donde la Iglesia era el centro de todo, a una ciudad judía, Naharia. Rodas ha tenido muchas heridas: encontrarse como un refugiado con tan sólo ocho años,  iniciar la vida desde cero, estudiar en las escuelas judías, estar en un mundo secularizado completamente diferente de aquel en el que vivía, sin posibilidad para regresar a su patria. Rhodes entró entonces en el Camino Neocatecumenal, que lo ayudó a reconciliarse con su historia, a amarla, a amar a Jesucristo y a la Iglesia más profundamente. De estas heridas, Dios ha sacado su salvación y su vocación al sacerdocio.

– El Seminario Redemptoris Mater está en la Domus Galileae, un centro católico internacional que lleva el Camino Neocatecumenal , ¿cómo lo ven los judíos y  demás visitantes?
– La Domus Galilaeae es un centro internacional construido en el Monte de las Bienaventuranzas e inaugurado por San Juan Pablo II durante su histórica visita a la Gran Jubileo del año 2000, construida en un terreno franciscano y gracias a la generosidad de los padres Franciscanos.

Es una casa que se presta un gran servicio a la Iglesia. Da la bienvenida a las comunidades neocatecumenales que concluyen aquí en su itinerario de iniciación cristiana, a muchos obispos, sacerdotes, seminaristas y laicos, que viven una experiencia inolvidable ante el mar de Galilea. Además de esto, la casa acoge diariamente a peregrinos de todo el mundo y a muchos lugareños, especialmente árabes cristianos y judíos.

El seminario se encuentra en la Domus Galileae. Allí, hay una capilla de adoración perpetua y alrededor se encuentran las celdas de los seminaristas. Al fondo se ve el Mar de Galilea

Estamos muy impresionados por la cantidad de judíos que visitaron la Domus Galilaeae desde su misma apertura. El director de la Domus, el padre Rino Rossi, que es también el jefe de equipo del Camino Neocatecumenal en la Tierra Santa, junto con nuestros hermanos y hermanas que están en misión a la Domus, acogen con amor a los judíos que vienen aquí, que se quedan sorprendidos por la belleza de la estética de la casa y por el espíritu que la anima (los que trabajan en la Domus son todos voluntarios del Camino). Hacen muchas preguntas a los seminaristas y éstos les explican la casa en hebreo, lo que nos da la oportunidad de dar testimonio con amor y respeto. Con motivo de la inauguración de la Biblioteca de las Domus, San Juan Pablo II escribió una carta firmada personalmente por él, con la esperanza de que en las Domus se llevaran a cabo iniciativas para un diálogo más profundo entre la Iglesia Católica y el mundo judío. Estamos tratando de cumplir este mandato.

– En las comunidades neocatecumenales supongo que habrá israelíes y árabes cristianos, ¿cuál es la relación entre ellos?
En las comunidades neocatecumenales de Tierra Santa hay cristianos árabes que viven en Israel y Palestina, cristianos rusos que tienen la nacionalidad israelí (Haifa) y trabajadores trabajadores emigrantes de diversas partes del mundo (en Eilat hay una comunidad con hermanos de quince nacionalidades diferentes).

La relación entre ellos es excelente: el Señor nos da una profunda comunión. Nuestra política es Jesucristo, tal como dice la Carta a Diogneto: “Toda tierra extraña es patria para los cristianos, pero están en toda patria como en tierra extraña”. Lo que tratamos de hacer en el camino y en el seminario, deliberadamente Internacional, es vencer los demonios del nacionalismo, el racismo, el provincialismo, etc… Se trata de que se forme en nosotros el Hombre Nuevo, el Hombre Celestial, que destruya toda enemistad y barrera entre los propios hombres: en el Camino, todos los hermanos descubren gradualmente la Iglesia Madre, la Iglesia Católica, que es por definición “universal”.

– ¿Qué pueden aportar el Camino Neocatecumenal y estos futuros sacerdotes en Tierra Santa? 
– En Tierra Santa, los cristianos son un verdadero milagro: durante siglos se han mantenido en medio de mil dificultades y hostilidad. El problema es que hoy ser cristianos en Tierra Santa consiste, en muchos casos, en un hecho social o tradicional, o también de identidad con respecto a los fieles de otras religiones. No es fácil, por esta razón, estar bien preparado y tener una talla cristiana tal para poder resistir los ataques de la secularización o la tentación de entrar en conflictos políticos o de emigrar.

El cardenal Sandri,prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, celebrando el décimo aniversario del seminario

La mayor parte de nuestro trabajo, en este sentido, está dirigido a los cristianos árabes de Tierra Santa. En Israel (desde el norte de Galilea hasta el extremo sur, Eilat) y Palestina (incluyendo Belén, donde los primeros en catequizar  fueron Kiko y Carmen) hay treinta comunidades; cinco en Jordania, cuatro en Chipre ( que forma parte de la diócesis del Patriarcado Latino de Jerusalén). Más allá de eso, estamos ayudando en la evangelización de la Península Arábiga, donde hay unas veinte comunidades en Kuwait, Qatar, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos. En estos países, hay muchos cristianos de todo el mundo que viven permanentemente por motivos de trabajo en estos países y que desean profundizar o volver a acercarse a la fe.

– El Camino Neocatecumenal es muy sensible con el pueblo judío y muy cercano a él…
– Como ha afirmado el Concilio Vaticano II (y ya San Pablo), el amor por el pueblo judío, que está en la raíz de nuestra fe, es esencial para la Iglesia. Volviendo a las fuentes de nuestro Bautismo, el Camino también ha redescubierto el vínculo profundo con las Escrituras y la tradición judía. Los iniciadores del Camino, Kiko y Carmen (junto con el P. Mario) nos han transmitido no solo el don de este carisma, precioso para la Iglesia, sino también el amor por las Escrituras, los Padres de la Iglesia, la Liturgia y sus fuentes, a la tradición cristiana ortodoxa y sus iconos, al pueblo judío, a los lugares santos de nuestra fe. Carmen quiso pasar más de un año en Tierra Santa, para hacer “una inmersión”, como ella decía, en las Escrituras, en los lugares santos y en las raíces judías. Ella misma, para tener algo para vivir, trabajó en los hogares de árabes y judíos, entrando en contacto con sus tradiciones.

– La sinfonía del Sufrimiento de los Inocentes o las convivencias de rabinos, ¿colocan al camino en la vanguardia en el diálogo entre la Iglesia Católica y el judaísmo?
– Kiko compuso la hermosa sinfonía de sufrimiento de los inocentes, de su experiencia en los barracas de Madrid, en honor del sufrimiento de la Virgen María bajo la cruz de su Hijo, sin pensar, en un primer momento, en una referencia directa al pueblo judío. En una reunión de obispos de los Estados Unidos con los iniciadores del Camino, Kiko quiso ofrecerles la interpretación de la Sinfonía, invitando a la orquesta, compuesta por músicos del Camino. En esa ocasión, se decidió invitar a la Sinfonía también a algunos rabinos y autoridades judías y árabes. Los judíos sintieron una gran armonía con la música y el espíritu de la Sinfonía, que pidieron que se actuara en Jerusalén.

Por esta razón, la sinfonía se ofreció de forma gratuita en Jerusalén, en el Teatro Municipal y en Galilea, en presencia de varios rabinos; en Belén, con la presencia de más de un millar de palestinos;  luego ante 2.300 judíos en Nueva York (el prestigioso Avery Fisher Hall en Manhattan) a petición de los rabinos; y en Auschwitz-Birkenau ante 12.000 personas,entre ellas estaban de la Conferencia Episcopal de Polonia, varios cardenales y obispos, cien rabinos de todo el mundo, y católicos y judíos de toda Polonia. Como seguimiento de este evento, los rabinos le pidieron a Kiko que organizase una convivencia en Galilea, y ya ha hecho dos veces. Estuvieron presentes cardenales, obispos y líderes del Camino Neocatecumenal, junto con cientos de rabinos de todo el mundo, con sus esposas. Sin duda fue un evento único e inolvidable, también porque estuvieron presentes judíos de la mayoría ortodoxa, junto con representantes de las diversas corrientes del judaísmo.

Después de celebrar la misa en la playa de Huanchaco, el Papa Francisco visitó una de las zonas de Trujillo devastadas por el “Niño Costero”, el barrio de Buenos Aires. De allí tenemos esta simpática imagen llevando un chullo peruano mientras saluda a un niño.

En su reciente visita a Chile (en el marco de una gira que también incluyó Perú), el papa Francisco tuvo un momento tenso cuando una periodista le preguntó por el obispo Juan Barros. Este está acusado de encubrir los abusos sexuales del exsacerdote Fernando Karadima.

Ante la consulta, el líder de la Iglesia católica aseguró que se trataba de "calumnias". "El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, voy a hablar. No hay una sola prueba en contra", sostuvo.

Estas declaraciones le valieron el repudio de las víctimas, lo que llevó al Sumo Pontífice a pedir disculpas. No obstante, mantuvo su defensa de Barros. En diálogo con los periodistas que lo acompañan en sus viajes explicó: "La palabra 'prueba' me jugó una mala pasada", y consideró que "no era la mejor para acercarme a un corazón dolorido".

"Pido perdón si herí, yo hablaba de evidencia", añadió el papa, que señaló que "hay mucha gente abusada que no puede traer una prueba, no la tiene. O a veces la tiene, pero la vergüenza lo tapa y sufre en silencio". "El drama de los abusados es tremendo", sentenció.

No obstante, aunque remarcó que "el testimonio de víctimas siempre es una evidencia", insistió que "en el caso de Barros no las hay".

El Papa Francisco cierra su último viaje latinoamericano con un mensaje sobre la crisis política que vive todo el continente y con fuertes condenas a la corrupción.

"¿Qué le pasa a Perú que cada vez que sale un presidente lo meten preso? Humala está preso, Toledo está preso (en realidad está fugado en EEUU), Fujimori estuvo preso, Alan García está que entra que no entra; y presos con rabia ¿no? El sistema llama la atención", les dijo a los obispos peruanos, que le habían pedido una reflexión sobre la crisis política que paraliza el país después de que Pedro Pablo Kuczynski se quedara al borde de la destitución por su implicación en el escándalo de Odebrecht y se salvara tras pactar el indulto a Alberto Fujimori, publica el diario español El País.

El Papa se mostró muy pesimista sobre la política latinoamericana, y pidió a los obispos que hagan lo que puedan para recuperar el valor de la honestidad. "La política enferma y está muy enferma. Y ojo que hay excepciones pero en general la política en América Latina está más enferma que sana".

"La crisis no es solo en Perú, es un problema que sufre América Latina, una gran desconfianza. El caso Odebrecht es simplemente una anécdota chiquita, el quid pro quo que no es la sana negociación política, sino te tapo esto y tú me tapas esto. Hay una crisis por corrupción. Uno llega a una posición y acusa de corrupto al anterior, y los dos tienen algo de razón", llegó a decir, planteando que la corrupción se ha generalizado, algo que ya apuntó en el primer día de su visita. 

 Luego de la Misa que presidió en la Base Aérea Las Palmas donde lo acompañaron más de 1,3 millones de fieles, el Santo Padre se dirigió al Grupo Aéreo N° 8 donde se realizó una ceremonia de despedida.

El Pontífice escuchó las notas de la orquesta Sinfonía por el Perú y recibió el saludo de aproximadamente un centenar de niños de los albergues del Instituto Nacional de Bienestar Familiar (INABIF).

En la ceremonia de despedida se pudo ver a los tres aviones caza Mirage 2000 que lo acompañaron en cada uno de sus vuelos, sobrevolando el Grupo Aéreo N° 8.

El Papa se despidió en el aeropuerto de algunas autoridades civiles como el Presidente Pedro Pablo Kuczynski, con quien conversó brevemente.

Al concluir la Misa que celebró en Las Palmas, el Papa agradeció a todos los que hicieron posible la organización de la visita, y también dio gracias “al grupo de arquitectos que han diseñado los tres altares en las tres ciudades. ¡Que Dios les conserve el buen gusto!”

Francisco recordó que el país sudamericano es tierra de esperanza y les dijo a los jóvenes que “no son el futuro, sino el presente de Perú. A ellos les pido que descubran en la sabiduría de sus abuelos, de sus ancianos, el ADN que guió a sus grandes santos”.

“Chicas y chicos por favor no se desarraiguen. Abuelos y ancianos, no dejen de transmitir a las jóvenes generaciones las raíces de su pueblo y la sabiduría del camino para llegar al cielo. A todos los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI”.

Para concluir, el Papa dijo: “no hay mejor manera de cuidar la esperanza que permanecer unidos, para que todos estos motivos que la sostienen, crezcan cada día más. La esperanza \no defrauda. Los llevo en el corazón. Que Dios los bendiga. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias”.

Se estima que el avión de Latam que lleva al Papa Francisco a Roma aterrice en el aeropuerto de Ciampino a las 2:15 p.m., hora local.

Hoy, tercer domingo del tiempo ordinario, he tenido el privilegio de presidir la Eucaristía en la comunidad de Puerto Ballivián, que se ha convertido en una comunidad con gran atracción turística. Hemos escuchado de Jesús la llamada a convertirnos y a creer en El, que es el Evangelio encarnado, la Buena Noticia que nos alegra y que hay que anunciarla con nuestra palabra y con nuestros hechos.

También hemos escuchado que ese salir de nosotros mismos y poner a Jesús en el centro de nuestras vidas, familias y comunidad es para que lo sigamos y seamos pescadores de personas para el Reino en nuestras familias, nuestro trabajo y allí donde nos encontremos: "Síganme, y yo los haré pescadores de personas". Tengamos presente que nada más escuchar Pedro y su hermano Andrés, Santiago y su hermano Juan, quienes eran pescadores en el mar de Galilea, esas palabras de Jesús, dejaron redes y barca y lo siguieron.