Sábado, 17 Febrero 2018

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Comunicado de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Guatemala al finalizar su Asamblea Plenaria Anual. 

“Nos preocupa constatar esa falta de rumbo que muestran los organismos del Estado: el sistema político vive bajo la dictadura de la corrupción y pone en gravísimo peligro su existencia, pues mientras su credibilidad delante del pueblo ha disminuido enormemente, la desconfianza y desencanto hacia él han aumentado.” Obispos de Guatemala, en comunicado “Queremos ser testigos de la Verdad” (cfr. Juan 18,37), dado a conocer el día de hoy al finalizar su Asamblea Plenaria Anual. Mensaje completo acá: http://www.iglesiacatolica.org.gt/dserdoc.htm

 

La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) tildó de “masacre” el operativo policial del pasado lunes 15 de enero en el que murieron 9 personas, entre ellas el ex agente Oscar Pérez que se rebeló contra el gobierno de Nicolás Maduro. 

La jerarquía católica en el país caribeño emitió un comunicado en el que “denuncia la horrible masacre evidenciada en las ejecuciones extrajudiciales y muertes de civiles en acciones perpetradas por fuerzas militares”. 

“Este acto nos pone ante la degradación e irrespeto de la dignidad y los derechos humanos atinentes a cualquier persona”, se lee en el escrito de la CEV en el que exigen a las autoridades una investigación sobre dicha operación. 

Los obispos venezolanos cuestionan en el texto “la falta de resolución pacífica de conflicto frente a un caso de solicitud de entrega, la ausencia de fiscales en el procedimiento y la utilización de grupos civiles armados” en el operativo, defendido por el Ejecutivo. 

Asimismo, piden a la Fiscalía “que vele por la entrega a los familiares de los cuerpos de los fallecidos”, que no se ha dado 72 horas después del operativo policial y “evitando la cremación, sin autorización de estos, para determinar la causa de la muerte”. 

Pérez se rebeló contra Maduro el pasado mes de junio cuando sobrevoló Caracas con un helicóptero de la Policía científica y disparó contra dos edificios oficiales sin causar heridos o muertos. 

Desde entonces grabó desde la clandestinidad varios videos en los que pedía un alzamiento popular contra el gobierno chavista, y el mes pasado asaltó junto a sus hombres una base militar de la que sustrajo armamento y sometió a los soldados, a los que les recriminó su lealtad hacia Maduro. 

Antes de ser abatido el ex agente de 36 años difundió en las redes varios videos en los que pedía entregarse para salvar las vidas de los “civiles inocentes” que decía que había en la vivienda donde se atrincheró en el oeste de Caracas. + 

 

El papa Francisco se dirigió a los jóvenes chilenos súper conectados con sus celulares, amantes de la tecnología y de Internet para centrarlos con una “contraseña” para una vida más espiritual, alegre y comprometida con la patria y con los más necesitados.

“Veo que se bajaron del sofá y se pusieron los zapatos”… así fue como el Papa rompió el hielo con los jóvenes chilenos, en su tercer día de visita apostólica, este miércoles 17 de enero de 2018.

https://aleteiaspanish.files.wordpress.com/2018/01/img_7415.jpg?resize=0%2C0&quality=100&strip=all&ssl=1" data-lazy-loaded="true">
@Barbara Krzisnik
Jovenes en Maipu 2 (Chile)

Tras la etapa en Temuco con la misa y el almuerzo con ocho mapuches, el Papa ha regresado a Santiago para el encuentro con la juventud chilena.

https://aleteiaspanish.files.wordpress.com/2018/01/img_7332.jpg?resize=0%2C0&quality=100&strip=all&ssl=1" data-lazy-loaded="true">
@Barbara Krzisnik
Jovenes en Maipú 3 (Chile)

El Santuario Nacional de Maipú, es un lugar ubicado en la Región Metropolitana de Santiago de Chile, con un fuertemente arraigo a la historia del país y que forma parte de su identidad. En su interior se encuentra la Virgen del Carmen, la patrona de Chile.

Conexión 

El Papa les contó una anécdota. Se trata de la historia de un joven al que le preguntó que era lo que le ponía de mal humor: Cuando “al celular se le acaba la batería o cuando pierdo la señal de internet”, contestó.

De ahí, Papa Francisco hizo una metáfora sobre la fe, como cuando comienza “a bajar nuestro ancho de banda” y “empezamos a quedarnos sin conexión, sin conexión a Jesús, sin batería”.

El Papa ofreció una contraseña para los jóvenes y una solución que le gana al mal humor. Una clave para no ser “descreídos, tristes, sin fuerza, y todo lo empezamos a ver mal”. Al quedarnos sin esa “conexión” que le da vida a nuestros sueños, “el corazón comienza a perder fuerza”, afirmó.

Sin conexión, continuó el Papa, “sin la conexión con Jesús, terminamos ahogando nuestras ideas, nuestros sueños, nuestra fe y nos llenamos de mal humor”.“De protagonistas —que lo somos y lo queremos ser— podemos llegar a sentir que vale lo mismo hacer algo que no hacerlo”.

El Papa instó a los jóvenes a no quedarse en el sofá. No decir: “No quiero líos”.

Nunca pienses que no tienes nada que aportar o que no le haces falta a nadie”. El Obispo de Roma citó a san Hurtado: “ese es el consejo del diablo” que quiere hacerte sentir que no vales nada… pero para dejar las cosas como están. Todos somos necesarios e importantes, todos tenemos algo que aportar”.

En ese momento el Pontífice pidió a los jóvenes que se miraran por dentro y reconocieran que tienen por aportar a la patria.

Para ello siguió con el ejemplo del Santo Hurtado y su clave para cuando se les pierda la contraseña de la fe: “¿Qué haría Cristo en mi lugar?”, expresó el Papa, que pidió a los jóvenes que lo repitieran en varias ocasiones.

También el Papa con su humor característico recordó a dos ladrones que en una película robaron la caja fuerte y luego se olvidaron la “contraseña”. “La contraseña de Hurtado era muy simple, si se animan me gustaría que la apunten en sus teléfonos. Él se pregunta: “¿Qué haría Cristo en mi lugar?”.

“En la escuela, en la universidad, en la calle, en casa, entre amigos, en el trabajo; frente al que le hacen bullying: «¿Qué haría Cristo en mi lugar?». Cuando salen a bailar, cuando están haciendo deportes o van al estadio: «¿Qué haría Cristo en mi lugar?”.

“Es la contraseña, la batería para encender nuestro corazón, encender la fe y la chispa en los ojos”.

Valentía 

Sucesivamente Papa Francisco les invitó a ser valientes. “Salgan al tiro, al encuentro de sus amigos, de aquellos que no conocen o que están en un momento de dificultad. Ser samaritanos. ¿Alguna vez abandone a alguien en el camino?”.

Una vez más el Papa les pidió levantar el teléfono y les volvió a interpelar: ¡Recuerden la contraseña!

“Queridos amigos, queridos jóvenes: Sean ustedes los jóvenes samaritanos que nunca abandonan a un hombre tirado en el camino. Sean como Zaqueo, que transforma su corazón materialista en un corazón solidario. Sean como la joven Magdalena, apasionada buscadora del amor, que sólo en Jesús encuentra las respuestas que necesita”.

“Tengan el corazón de Pedro, para abandonar las redes junto al lago. Tengan el cariño de Juan, para reposar en Él todos sus afectos”, explicó el obispo de Roma, “tengan la disponibilidad de María, para cantar con gozo y hacer su voluntad”.

Sean Patriotas 

La patria y el amor a la tierra de nacimiento fue otro de los temas abordados por el Papa. Con ellos quiso comenzar: “Jóvenes amen a su patria, si no lo hacen no les creo que amen a Dios o a Jesús”, sostuvo vehemente el Papa: “Si no son patriotas, no van a hacer nada. Den lo mejor de ustedes por Chile”.

De hecho, manifestó su alegría de este encuentro en Maipú; “tierra donde con un abrazo de fraternidad se fundó la historia de Chile” y con ocasión del bicentenario de la independencia del país, recordó “la Virgen del Carmen los acompaña para que sean los protagonistas del Chile que sus corazones sueñan”.

Sean inquietos 

El Papa también pidió a los jóvenes que no dejen de ser “inquietos, buscadores, idealistas” y que no escuchen a esos adultos que los consideran inmaduros. “Pareciera que madurar es aceptar la injusticia, es creer que nada podemos hacer, que todo fue siempre así”.

“No dejarse comprar por dos chirolas”, dijo en un lenguaje juvenil. Les instó a no dejarse corromper por  aquellos adultos que dicen siempre se ha hecho así. Unirse y reflexionar: “No vender las ilusiones”.

Sínodo 

Con los jóvenes quiso compartir sus impresiones sobre el próximo Sínodo y dijo que tiene miedo a los filtros. Por eso, ha pedido a los jóvenes de expresarse en el pre-sinodo de los jóvenes de marzo 2018. “Si ustedes no hablan como los vamos a ayudar, y que hablen con valentía”.

“Necesitamos que nos interpelen. La Iglesia necesita que saquen el carnet de mayoría de edad espiritual”. Subrayó que los jóvenes deben “mover el piso”. “Qué nos muevan el piso si estamos instalados y nos ayuden a estar más cerca de Jesús”.

“Si este encuentro no nos ayuda a estar más cerca de Jesús pedimos el tiempo”, reiteró.

El Papa invitó a los jóvenes desde el corazón a pedir a la Virgen del Carmen a que les ayude a estar más cerca del Señor.

Al final el Papa se despidió y rezó el Padre Nuestro con los Jóvenes.


El testimonio de un joven 

En el evento, se escuchó el testimonio de Ariel Rojas, un joven que saludó al Papa y recordó la celebración del próximo Sínodo de Obispos (en octubre 2018) sobre los temas juveniles y la vocación. Preparación que ya inició en las diócesis del país.

“Los jóvenes deben ser los protagonistas del cambio, de una sociedad más justa, que se preocupe del débil, que aprecie el valor de la vida, que pueda gustar el amor de Dios en cada hermano y hermana”, expresó Rojas parafraseando al Obispo de Roma.

El joven ofreció con afecto y a nombre de Chile un “respaldo” de oraciones para el Papa y sus “infinitas tareas” como Sucesor de Pedro.  Rememoró la visita de hace 30 años de Juan Pablo II al país y le aseguró que la nación ha cambiado, pero el afecto por el Papa no.

La Virgen del Carmen 

El Pontífice ha puesto un rosario a los pies de la Virgen del Carmen. Cuenta la historia que en pleno proceso de Independencia de España, el ejército chileno se encomendó a la Virgen del Carmen. En agradecimiento, el padre de la patria, O’Higgins, se comprometió a construir una iglesia (en 1818) en homenaje a la patrona en el mismo lugar donde se libró la Batalla de Maipú.

En la actualidad el santuario de Maipú se ha convertido en uno de los focos de peregrinación más importantes del país y cada 16 de julio, día de la Virgen del Carmen, miles de fieles llegan al lugar.

San Marcos 3, 7-10: “Los espíritus inmundos gritaban: ‘Tú eres el Hijo de Dios’. Pero Jesús les prohibía que lo manifestaran”.

 

Mientras leo, repaso y medito este pasaje de San Marcos, no puedo dejar de pensar en una pregunta que hoy me han planteado: ¿Por qué los jóvenes no siguen a Jesús? A la vez yo respondía con otra pregunta: ¿Es culpa de los jóvenes, es culpa de nosotros o ya Jesús no responde a las inquietudes de hoy? Mientras en el Evangelio se manifiestan las multitudes con ansias de encontrar a Jesús, vemos como ahora los jóvenes que no quieren oír hablar de valores, de religión y tampoco de Jesús. ¿Les ha fallado Jesús? Creo que no, que Jesús ahora tendría respuestas muy válidas para las profundas inquietudes juveniles, pero me parece que estamos equivocando el camino en su educación. Los niños y los jóvenes de ahora han vivido ya sumergidos en un mundo de tecnología, de imagen, de cambios, y se han acomodado a este estilo de vida a tal grado que parecen fundirse con los mismos aparatos: con el celular, con la televisión y con el internet. Es el vertiginoso cambio de escenas, de novedades y de placeres lo que atiborra la mente de los jóvenes y que no les permite detenerse a mirar qué es lo que quieren para el futuro. A veces muchos de ellos me dan la impresión de eternos niños que no asumen sus responsabilidades y solamente quieren divertirse. El sumario que este día nos ofrece San Marcos presenta a Jesús como la fuente oculta de la salud y como el médico de la humanidad. Nos narra el desbordante entusiasmo con que las multitudes se aglomeran en torno a Jesús que lo obligan a subir a una barca para desde ahí proclamar la palabra. No creo que Jesús les haya fallado a aquellas personas y tampoco creo que Jesús nos falle a nosotros, o les falle a nuestros jóvenes. Más bien me da la impresión de que estamos tan llenos de “cosas”, que no hemos despertado ni en ellos ni en nosotros el deseo ardiente de valores que vayan más allá. Nos hemos saturado de bagatelas y hemos atrofiado el gusto por las cosas espirituales. No estoy en contra del progreso ni de los maravillosos medios de comunicación. Para estar en contacto con ustedes yo mismo los estoy utilizando. Estoy en contra de la manipulación de la conciencia, de la dependencia que crean y de la superficialidad que generan. Como padres de familia, como educadores y como maestros, tenemos el gran reto de acercar a los jóvenes a Jesús para lo toquen, para que lo experimenten, para que se enamoren de Él. ¿Podremos lograrlo?

 

+ Mons. Enrique Díaz Díaz

Obispo de Irapuato

“BIENAVENTURADOS USTEDES CUANDO LOS INSULTEN Y PERSIGAN POR MI CAUSA” (Mt 5,11)

La Presidencia de El Consejo Episcopal Latinoamericano –CELAM-, en comunión con los Obispos de América Latina y El Caribe, desean expresar una vez más su cercanía y solidaridad con el pueblo venezolano y sus pastores, ante la dura situación de crisis humanitaria que golpea a la población, con sus secuelas de hambre, desnutrición, falta de medicamentos e insumos médicos, junto con graves violaciones a los derechos humanos, que han deteriorado la calidad de vida y generado un éxodo sin precedentes de millones de venezolanos, que se han visto obligados a migrar a otros países en búsqueda de salidas y mejores oportunidades.

De manera particular, queremos manifestar nuestra defensa, apoyo y fraternidad con nuestros hermanos en el Episcopado, Monseñor Antonio López Castillo, Arzobispo de Barquisimeto y Monseñor Víctor Hugo Basabe, Obispo de la Diócesis de San Felipe, ante la solicitud del Señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela a la Fiscalía, la Contraloría General y el Tribual Supremo de Justicia, que sean investigados por sus mensajes pastorales expresados durante la Celebración Eucarística de la visita 162 de la Imagen de la Divina Pastora a la Ciudad de Barquisimeto - Venezuela, el pasado 14 de enero de 2018.

Hacemos nuestras las palabras del Episcopado Venezolano quienes han afirmado que “el gobierno venezolano, con la Ley contra el Odio y la Intolerancia, nacida de la Asamblea Nacional Constituyente, criminaliza toda manifestación en su contra y propicia la multiplicación y difusión de toda clase de rumores y especulaciones, cuyo efecto es consolidar un control absoluto de actividades y provocar el miedo y la autocensura" (Exhortación Pastoral de los Obispos Venezolanos, 12 de enero de 2018).

Asimismo, compartimos lo expresado recientemente por la nueva Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana en respaldo de nuestros hermanos Obispos: “El Presidente ha tergiversado totalmente el mensaje dado por los Obispos, particularmente por Mons. Víctor Hugo Basabe, con el objetivo de hacer ver que los obispos incurren en delitos. La verdad de lo que sucede en el país, ha quedado evidenciado en las homilías pronunciadas ese día. El aval de esto lo han confirmado los miles de feligreses presentes en la misa en la Avenida Venezuela, que con sus gestos certificaban lo que escuchaban” (Comunicado de la Presidencia de la CEV “La verdad los hará Libres”, N 3, 16 de enero de 2018).

Desde el Consejo Episcopal Latinoamericano -CELAM-, hacemos votos para que se respeten la libertad religiosa y la libertad de expresión, como derechos consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y los tratados internacionales, garantizando la integridad y el bienestar pleno de Monseñor Antonio López Castillo, de Monseñor Víctor Hugo Basabe y de todo el pueblo venezolano.

En comunión con el Papa Francisco, pedimos al Señor Jesús, Vida plena para nuestros Pueblos, que en Venezuela renazca la paz y reconciliación, fruto de la justicia y que, “se responda sin demora a las necesidades primarias de la población, se creen las condiciones para que las elecciones previstas durante el año en curso logren dar inicio a la solución de los conflictos existentes, y se pueda mirar al futuro con renovada serenidad” (Mensaje del Papa Francisco ante los Representantes Diplomáticos, 8 de enero de 2018).

Que nuestra Señora de Guadalupe cubra y bendiga con su manto protector a todo el pueblo venezolano.

Dado en Bogotá, Colombia, en la sede del Consejo Episcopal Latinoamericano - CELAM-, a los dieciocho (18) días del mes de enero de dos mil dieciocho (2018).

Cardenal Rubén Salazar Gómez                                                                                                + Mons. Juan Espinoza Jiménez
Arzobispo de Bogotá, Colombia                                                                                                Obispo Auxiliar de Morelia, México 
Presidente del CELAM                                                                                                                  Secretario General del CELAM 

“BIENAVENTURADOS USTEDES CUANDO LOS INSULTEN Y PERSIGAN POR MI CAUSA” (Mt 5,11)

La Presidencia de El Consejo Episcopal Latinoamericano –CELAM-, en comunión con los Obispos de América Latina y El Caribe, desean expresar una vez más su cercanía y solidaridad con el pueblo venezolano y sus pastores, ante la dura situación de crisis humanitaria que golpea a la población, con sus secuelas de hambre, desnutrición, falta de medicamentos e insumos médicos, junto con graves violaciones a los derechos humanos, que han deteriorado la calidad de vida y generado un éxodo sin precedentes de millones de venezolanos, que se han visto obligados a migrar a otros países en búsqueda de salidas y mejores oportunidades.

De manera particular, queremos manifestar nuestra defensa, apoyo y fraternidad con nuestros hermanos en el Episcopado, Monseñor Antonio López Castillo, Arzobispo de Barquisimeto y Monseñor Víctor Hugo Basabe, Obispo de la Diócesis de San Felipe, ante la solicitud del Señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela a la Fiscalía, la Contraloría General y el Tribual Supremo de Justicia, que sean investigados por sus mensajes pastorales expresados durante la Celebración Eucarística de la visita 162 de la Imagen de la Divina Pastora a la Ciudad de Barquisimeto - Venezuela, el pasado 14 de enero de 2018.

Hacemos nuestras las palabras del Episcopado Venezolano quienes han afirmado que “el gobierno venezolano, con la Ley contra el Odio y la Intolerancia, nacida de la Asamblea Nacional Constituyente, criminaliza toda manifestación en su contra y propicia la multiplicación y difusión de toda clase de rumores y especulaciones, cuyo efecto es consolidar un control absoluto de actividades y provocar el miedo y la autocensura" (Exhortación Pastoral de los Obispos Venezolanos, 12 de enero de 2018).

Asimismo, compartimos lo expresado recientemente por la nueva Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana en respaldo de nuestros hermanos Obispos: “El Presidente ha tergiversado totalmente el mensaje dado por los Obispos, particularmente por Mons. Víctor Hugo Basabe, con el objetivo de hacer ver que los obispos incurren en delitos. La verdad de lo que sucede en el país, ha quedado evidenciado en las homilías pronunciadas ese día. El aval de esto lo han confirmado los miles de feligreses presentes en la misa en la Avenida Venezuela, que con sus gestos certificaban lo que escuchaban” (Comunicado de la Presidencia de la CEV “La verdad los hará Libres”, N 3, 16 de enero de 2018).

Desde el Consejo Episcopal Latinoamericano -CELAM-, hacemos votos para que se respeten la libertad religiosa y la libertad de expresión, como derechos consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y los tratados internacionales, garantizando la integridad y el bienestar pleno de Monseñor Antonio López Castillo, de Monseñor Víctor Hugo Basabe y de todo el pueblo venezolano.

En comunión con el Papa Francisco, pedimos al Señor Jesús, Vida plena para nuestros Pueblos, que en Venezuela renazca la paz y reconciliación, fruto de la justicia y que, “se responda sin demora a las necesidades primarias de la población, se creen las condiciones para que las elecciones previstas durante el año en curso logren dar inicio a la solución de los conflictos existentes, y se pueda mirar al futuro con renovada serenidad” (Mensaje del Papa Francisco ante los Representantes Diplomáticos, 8 de enero de 2018).

Que nuestra Señora de Guadalupe cubra y bendiga con su manto protector a todo el pueblo venezolano.

Dado en Bogotá, Colombia, en la sede del Consejo Episcopal Latinoamericano - CELAM-, a los dieciocho (18) días del mes de enero de dos mil dieciocho (2018).

Cardenal Rubén Salazar Gómez                                                                                                + Mons. Juan Espinoza Jiménez
Arzobispo de Bogotá, Colombia                                                                                                Obispo Auxiliar de Morelia, México 
Presidente del CELAM                                                                                                                  Secretario General del CELAM 

La Conferencia Episcopal Panameña expresa su solidaridad y cercanía con los Obispos venezolanos, con todo el pueblo de Dios y en especial con nuestros hermanos en el episcopado monseñor Antonio López Castillo (Arzobispo de Barquisimeto) y monseñor Víctor Hugo Basabe (Obispo de San Felipe), ante las acusaciones de haber incurridos en “delitos de odio”, hechas por el presidente de Venezuela, quien tergiversó las homilías de la celebración de la advocación mariana de la Divina Pastora el pasado 14 de enero de 2018. 

Los obispos, como pastores, tenemos el deber de ser auténticos defensores de los derechos humanos, de la promoción de la dignidad de las personas, inspirados en el mensaje liberador del Evangelio, que nos compromete a denunciar lo que atenta contra el bien común y violenta al ser humano; y a la vez en ser portavoces de la paz y la reconciliación.

Hemos seguido muy atentamente los padecimientos del pueblo venezolano y lo expresado por estos hermanos nuestros es el reflejo de la grave situación que vive Venezuela. Los gestos del pueblo de Dios durante la celebración “certificaban lo que escuchaban”, siendo esto una muestra del descontento ante quienes ostentan el poder.

Esta realidad del pueblo venezolano nos interpela, por lo que no podemos ser indiferentes y menos callar ante las intenciones de “criminalizar” la verdad o a todo aquel que piense diferente.

Nos unimos al deseo de los Obispos Venezolanos quienes hacen esfuerzos por un país “que desea vivir en paz y reconciliación, que anhela un futuro con esperanza”. Ofrecemos nuestras oraciones y el abrazo solidario para con estos hermanos que simplemente cumplieron con su deber, ser pastores comprometidos con los más necesitados.

Ratificamos nuestra comunión fraterna deseando que la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela, les siga iluminando para conseguir caminos eficaces llenos de valentía y esperanza, para salir adelante ante la crisis que viven.

Tras el trágico accidente aéreo ocurrido en Antioquia, donde fallecieron diez tripulantes del helicóptero MI-17 de la Fuerza Aérea Colombiana, que se precipitó a tierra este martes, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), ofreció su cercanía al obispo Castrense, monseñor Fabio Suescún Mutis y a las Fuerzas Militares por la pérdida de sus hombres.

Los Obispos también hicieron llegar sus expresiones de consuelo y esperanza a los familiares y seres queridos de los fallecidos y ofrecieron sus oraciones por el eterno descanso de las víctimas

El helicóptero MI-17 con matrícula EJC 3380, trasladaba personal de la Aviación del Ejército entre los municipios de Caucasia y Segovia, en el departamento de Antioquia (norte).