Jueves, 23 Noviembre 2017

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las celebraciones navideñas de ninguna manera son fábulas o cuento de hadas, al contrario, nos confrontan con la realidad. El cristianismo no es simplemente una doctrina, tiene su fundamento en el rostro de una persona llamada Jesucristo. La ternura del Nacimiento no tiene nada de infantilismo o de algo puramente sentimental, el portal de Belén más bien nos presenta una escena de servicio muy concreta, María y José, así como los pastores y los Magos, nos dan ejemplo de un serio compromiso, llamándonos a servir a Dios en la humildad de un Niño que se identifica con los pobres y marginados.

La fuerza del pesebre consiste en la bondad de Dios que asume nuestra carne para servir hasta dar la vida en la Cruz. El pesebre es ya un anticipo de la Cruz, donde un día será puesto de manera humillante el Dios de la Gloria. Entre las pajas se nos manifiesta la bondad divina de Aquel que viene al mundo abajándose hasta el extremo.

La Navidad no es un pretexto para que seamos conformistas y nos quedemos contentos en la mediocridad. Más bien Jesús se pone a nuestro nivel para abrirnos una perspectiva a ideales grandes; el corazón humano se engrandece en la medida en que nos disponemos a imitar a Jesús. El camino de la infancia espiritual es exigencia de un amor sin límites.

Esta paradoja de la grandeza en la pequeñez es el misterio que nos descubre la Navidad. Un Dios Niño envuelto en pañales, arrullado en los brazos de María y custodiado por José, es la esperanza para todo el pueblo. La estrella que se detiene sobre el portal iluminará al mundo entero. La Sagrada Familia llevará, en medio de sus angustias, la enorme alegría que habrá de consolar a cuantos se acerquen con fe a contemplar al recién nacido.

Dios Padre, que quiso poner en manos de María y José a su Hijo hecho hombre, quiere también hoy confiarlo a nuestro cuidado. Nosotros, igual que la Virgen y su Esposo, debemos hacernos cargo de la esperanza evangélica, acogerla y cuidarla con todo esmero para poder transmitirla a la sociedad, especialmente en estos tiempos difíciles de crisis. El Misterio que contemplamos debe llevarnos al compromiso de vivirlo en favor de los demás. En medio de propagandas comerciales y políticas, entre gritos estridentes y músicas que aturden, estamos invitados a contemplar en un silencio profundo el Misterio de la Navidad. La oración cristiana, si es auténtica, no nos lleva a encerrarnos en nuestra propia interioridad, sino que nos impulsa a hacernos cargo de la vida de la gente, especialmente de los grupos más débiles de la comunidad.

La Navidad es un misterio de bondad. Una bondad que no es un sentimentalismo pasajero. En ese pequeño Niño, afirma San Pablo, “aparecieron la bondad de Dios, nuestro Salvador y su amor por los hombres” (Carta a Tito 2,11). La bondad del Padre celestial resplandece para nosotros en la oscuridad del pesebre. Ahí hemos de pedir una gracia: el deseo y el propósito firme de ser buenos. Cuando Jesús respondió al joven rico “Nadie es bueno sino sólo Dios” (Lc 18,19) nos quiere dar a entender cuál es el origen y la fuente de toda bondad, nos muestra el camino para llegar a ser buenos, para dejarnos compenetrar de la Suma Bondad que se nos manifestó en Belén.

En una homilía de Navidad, cuando era Arzobispo de Buenos Aires, el papa Francisco decía: “Trabajando, rezando, luchando, sin cruzarnos jamás de brazos, acercándonos a las personas a quienes se les cierran las puertas para ayudarlos a que se les abran otras, sosteniendo a nuestros ancianos que sufren y asimilando su sabiduría, preocupándonos del crecimiento de nuestros niños; hoy se nos pide, delante del Niño que es la Luz capaz de disipar las tinieblas, que seamos fuertes con la certeza de que para Dios nada es imposible, aun en medio de la desolación, de la destrucción y el rechazo”.

La tradicional “Misa de Gallo” del 24 de diciembre y la Misa de Vísperas de Año Nuevo 31 de diciembre, se celebrarán a las 21.00 horas en la Catedral y serán presidida por: Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de la Arquidiócesis de Santa Cruz.

Horario de las Misas navideñas

24 de diciembre – Misa de Gallo. 21.00 horas: Preside Mons. Sergio Gualberti

25 de diciembre – Misas Navideñas

En la Mañana: 07:00, 08.30, 10:00 y 11:30 horas
En la Noche: 18:30 y 190:30 horas
El viernes 26 de diciembre la Catedral estará cerrada

Misas de Año Nuevo

31 de diciembre – Misa de Vísperas de Año Nuevo: 21:00 horas: Preside Mons. Sergio Gualberti

01 de enero del 2014- Misa de Año Nuevo: 18.00 y 19:30 horas.

“Monseñor Sergio te desea Feliz Navidad y Bienaventurado Año Nuevo”

Ante la inminencia de la Navidad, a la hora del Ángelus del cuarto y último Domingo de Adviento, el Papa Francisco recordó a los fieles y peregrinos reunidos en una Plaza de San Pedro adornada con los símbolos típicos de este período – el Pesebre y el Árbol – que la liturgia nos invita a meditar el relato del anuncio del Ángel a María.

Y afirmó que al contemplar el momento en que esta sencilla muchacha de Nazaret se vuelve disponible al mensaje divino con su “sí” vemos dos aspectos esenciales de su actitud, que es para nosotros modelo de cómo prepararse a la Navidad.

Ante todo su fe, que consiste en escuchar la Palabra de Dios y abandonarse a ella con plena disponibilidad de mente y de corazón.

Y también la capacidad de la Madre de Cristo de reconocer el tiempo de Dios. Porque Ella – dijo el Papa Francisco – es la que ha hecho posible la encarnación del Hijo de Dios en ese “sí” humilde y valiente, enseñándonos, de este modo, a comprender el momento favorable en que Jesús pasa por nuestra vida y pide una respuesta generosa.

El Papa Bergoglio no olvidó mencionar la presencia silenciosa de San José en este misterio, cuya figura se representa siempre en todo pesebre.

Después de destacar que el don precioso de la Navidad es la paz, que Cristo es nuestra paz verdadera, el Santo Padre concluyó pidiendo la intercesión de nuestra Madre y de San José, para vivir una Navidad verdaderamente cristiana, libres de toda mundanidad y dispuestos a acoger al Salvador, es decir de Dios-con-nosotros.

Un libro poco conocido sobre Cuba que escribió hace 16 años el entonces arzobispo coadjutor de Buenos Aires, monseñor Jorge Mario Bergoglio, hoy papa Francisco, revela sus puntos de vista sobre la sociedad cubana, el marxismo y el embargo comercial estadounidense que influyeron en su papal decisivo para que Estados Unidos y Cuba restablezcan las relaciones bilaterales.

Bergoglio compiló la obra “Diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro”, editado en 1998 por Ciudad Argentina, poco después de la histórica visita del Papa polaco a la isla de gobierno comunista.

En la publicación, criticó duramente el socialismo por negar a las personas su “dignidad trascendente” y por colocarlas exclusivamente al servicio del Estado.

Al mismo tiempo, el Papa denunció el embargo de Estados Unidos y el aislamiento económico de Cuba como factores que empobrecieron a la isla. "El pueblo cubano debe superar este aislamiento”, escribió.

Es significativo que el primer capítulo del libro se titulara “El valor del diálogo”, y está claro que Bergoglio creía fervientemente —como lo hizo Juan Pablo II— que el diálogo es la única manera de acabar con el aislamiento de Cuba y con las hostilidades contra la Iglesia Católica por promover la democracia.

Al citar los discursos tanto de Juan Pablo II como de Castro durante el viaje, Bergoglio subrayó que el entonces Papa insistió en un espacio para que la Iglesia operara en Cuba y que Castro enfatizó las similitudes entre el marxismo y el cristianismo.

“Pero ambos tuvieron que escucharse el uno al otro”, escribió.+

Monseñor Adolfo Uriona FDP tomó posesión de la sede episcopal de Villa de la Concepción del Río Cuarto e inició su ministerio como quinto obispo diocesano en una celebración multitudinaria que se desarrolló en la tarde del viernes 19 de diciembre. En su primer mensaje a la comunidad, el prelado exhortó a los fieles a permitir que Cristo impere y derrame su amor sobre su pueblo.

La toma de posesión del obispo fue acompañada por una multitud de fieles de la cabecera departamental y de otras localidades del sur cordobés, que se congregaron en la catedral de la Inmaculada Concepción, donde se leyó la bula pontificia y fue puesto en posesión por el arzobispo metropolitano de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, y en presencia del nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig.

Monseñor Tscherrig, en nombre del Papa, aseguró sentirse feliz de participar de uno de los misterios más significativos de la Iglesia: la sucesión apostólica. "El obispo es un sucesor de los apóstoles; está representando a Cristo en la diócesis, y es el primer testigo de la misericordia de Dios entre ustedes", explicó.

Entre los cientos de fieles, también participaron el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, y el intendente de Río Cuarto, Juan Jure. De la Sota transmitió sus mejores intenciones al obispo, para que pueda tener éxito fomentando "el diálogo, la reconciliación, la recuperación"; en tanto, el intendente Jure indicó que la llegada del obispo significa "un día importante y lleno de alegría", porque llega "el pastor de nuestra casa".

Ya habiendo asumido la diócesis, monseñor Uriona encabezó una procesión hasta la iglesia de San Francisco Solano, donde presidió su primera Eucaristía pública y dio el primer mensaje a la comunidad.

En su homilía, el nuevo obispo utilizó el concepto de “imperio”, tal como suele ser conocida la ciudad de Río Cuarto, e indicó que en esta ciudad y en esta diócesis debe imperar Cristo, “derramando su amor misericordioso sobre su pueblo”.

En ese sentido, exhortó al imperio del respeto, de la contención y del diálogo en las familias; la reconciliación y la paz social y la “cultura del encuentro” como pide el papa Francisco.

Monseñor Uriona consideró hacer memoria del contenido central de nuestra fe, esto es el núcleo, “el corazón de la fe”, y adelantó que llegó a la diócesis para anunciar a un “Cristo crucificado, escándalo para el mundo, pero fuerza y sabiduría de Dios para los que han sido llamados”.

“Ese Señor crucificado es también el Resucitado, el que venció a la muerte, el Viviente. Él vive en su Iglesia, pueblo que peregrina en esta historia, dándole fortaleza, y sentido a su caminar”, manifestó el obispo

En otro tramo de su prédica, manifestó que desea ser un obispo que esté, como Jesús, “en la cosas del Padre”, alimentándose del Evangelio y de la Eucaristía. De esta forma, deseó poder encontrar un espacio interior donde pueda acoger a todos los hombres y mujeres y ser un obispo que “participe, con aceptación plena y gozosa, de la cruz de Cristo”.

Monseñor Uriona señaló que busca ser un obispo “fundamentado en la fuerza del Espíritu” que trabajará incansablemente por “la comunión en la diversidad”.

Finalizada la oración poscomunión, monseñor Julio Estrada, administrador diocesano durante el tiempo de sede vacante, exhortó a los presentes a iniciar una nueva etapa de “gracia, evangelización y renovación diocesana”.

A su turno, la hermana Josefina, de la congregación de San Carlos Borromeo, agradeció, en nombre de las religiosas, a Dios por haber enviado a un obispo que caracterizó por su “sencillez, cercanía y sensibilidad con el dolor de los hermanos”. Luego, el matrimonio de Viviana Rodríguez y Néstor Gatti, en nombre de los fieles laicos, deseó que el obispo se sienta parte de la “gran familia diocesana” y manifestó su compromiso de “renovar el esfuerzo y el compromiso de anunciar la Buena Noticia a los más alejados y necesitados”.

Finalizada la ceremonia, Monseñor Uriona compartió junto a obispos, sacerdotes y a centenares de fieles una cena en la Ciudad de los Niños.+

Por segundo año consecutivo, la Fundación Casa Editorial Bienaventuranzas desarrolla la campaña “Angeles por la Dignidad”, en esta oportunidad se quiere beneficiar con útiles escolares a 500 niños de escasos recursos de diferentes ciudades del país.

“Angeles por la Dignidad” inició el 2013 de la mano de la Hna. Micaela Princiotto, directora de la Fundación Casa Editorial Bienaventuranzas y que pretende superar las espectativas, pues se benefició con una mochila equipada con textos y material escolar a 200 niños y niñas de escasos recursos, de nivel primario, en unidades educativas fiscales y de convenio, en áreas periféricas y rurales de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Tarija.

La segunda version de la campaña está en marcha y mediante la venta de rifas se reunirán los fondos necesarios para la compra de las mochilas, compuesta por textos de acuerdo al grado escolar correspondiente, cuadernos, boligrafos, lápiz, borrador y tajador, lápices de colores y estuche geométrico, todo el material requerido para su desmpeño en clases. Este material se entregará antes del inicio de la próxima gestión escolar.

Otra forma de unirse a la campaña es mediante el apadrinamiento, con esta modalidad una persona puede apoyar de manera directa a un niño donando el monto total de una mochila (cada una tiene un valor de Bs. 500) haciendo un depósito a la cuenta 2400093507 del Banco Nacional de Bolivia.

Al entregar las mochilas, se hace un registro de los personales de los niños y niñas para un seguimiento y posterior informe a los padrinos, quienes en muchos casos solicitan información.

El sorteo se realizará el 17 de diciembre a horas 9:00 am. Y la entrega de premios el día 20 de diciembre de 2014, ambos en las oficinas de la Fundación Casa Editorial Bienaventuranzas ubicadas en la Av. Cordecruz Nro 45.

La lista de números ganadores y los premios, serán publicados en la página Web de la Fundación Casa Editorial Bienaventuranzas: www.bienaventuranza.org

Esta actividad está bajo la supervisión de la Autoridad de Fiscalización y Control Social del Juego

Bajo el lema “Vengan, síganme y los haré pescadores de hombres”, el Consejo Nacional de Asociaciones de Profesores y Profesoras de Religión, Ética y Moral de Bolivia (CONAPREM ) organiza el segundo Congreso Pedagógico Nacional.
Este evento se realizará del 18 al 20 de este mes en el Colegio Pedro Poveda, en la ciudad de Cochabamba.

Serán tres días en que los maestros del área se darán a la tarea de reafirmar la identidad católica y promover una comunión eclesial en el marco del nuevo modelo educativo.

Para este efecto, el CONAPREM convoca a todas las Asociaciones de Profesores del país a ser parte de este magno evento que cumplirá, además, con una revisión exhaustiva de las bases de su estructura.
El área de Valores, Espiritualidad y Religiones instaurada en el modelo sociocomunitario productivo será uno de los principales ejes de trabajo, con relación al desempeño de los educadores que participen.
Las actividades programadas para este evento son diversas, entre las que destacan la eucaristía de inauguración, misma que se realizará el día viernes 19 a horas 11:15 a.m.

Los obispos integrantes de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) dedicaron gran parte del primer día de reuniones a realizar un intercambio pastoral sobre diversos temas relacionados a la actividad de la Iglesia en su misión de acompañar al pueblo de Dios, especialmente a los más pobres. Los prelados decidieron redactar un mensaje de Navidad, que será dado a conocer este miércoles 17 de diciembre. También definieron a lo secretarios ejecutivos de las comisiones episcopales y otras autoridades.

Luego del intercambio pastoral, los obispos procedieron a votar a los secretarios ejecutivos de las comisiones episcopales y otras autoridades de diferentes instituciones y movimientos eclesiales. Por la tarde los obispos continuaron con el trabajo de las asambleas anteriores, en especial sobre las prioridades pastorales para el trienio 2015-2017.

Los obispos encomendaron a la secretaría general la redacción de un documento base con las propuestas presentadas para ser tratado en la reunión de la Comisión Permanente de marzo de 2015. Finalmente, abordaron temas referidos a la Pastoral Bíblica con la presencia de los responsables de esta comisión.

Autoridades elegidas
Los obispos confirmaron en el cargo de subsecretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal Argentina al presbítero Pedro Brassesco, quien también será secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Misiones y de la Comisión Episcopal para la Universidad Católica Argentina (UCA).

La Comisión Episcopal de Fe y Cultura tendrá como secretaria ejecutiva a la licenciada María Inés Franck; Catequesis y Pastoral Bíblica, al presbítero Fabián Esparafita; Ministerios, al presbítero Fernando Laguna; Vida Consagrada, al padre Rodolfo Pedro Capalozza SAC, y Liturgia, al presbítero Walter Hugo Perelló.

La Comisión Episcopal de Pastoral Social continuará teniendo al presbítero Adalberto Odstrcil como secretario ejecutivo, del mismo modo que la Comisión Episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar será coordinada por el presbítero Gustavo Antico.

La Comisión Episcopal de Comunicación Social, ahora presidida por el obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, tendrá como secretario ejecutivo al presbítero Martín Bernal, sacerdote diocesano de Morón.

La Comisión Episcopal de Ayuda a las Regiones más Necesitadas, que realiza cada año la colecta Más por Menos, tendrá como secretario ejecutivo al presbítero Alejandro Ignacio Vignale; Pastoral de Migraciones y Turismo, al presbítero Flavio Lauría; Pastoral Universitaria, al presbítero Guillermo Marcó; Pastoral de la Salud, al presbítero Andrés Rousseu Salet.

La Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones tendrá como secretario ejecutivo al presbítero Fernando Giannetti; la Pastoral Aborigen, a la hermana María Josefa Ramírez, y la Comisión de Iglesias Orientales, al diácono Ricardo Dib.

El secretario ejecutivo del Consejo de Asuntos Económicos será el profesor Mariano Dalla Cia, y en la Tesorería continuará el señor César Maccione.+