Domingo, 19 Noviembre 2017

logo de la TAPA 6

10   Banner    Anunciate Aqui

Mons. Eugenio Scarpellini durante la homilía dominical Mons. Eugenio Scarpellini durante la homilía dominical Archivo

Mons. Scarpellini: "Jesús nos llama a rechazar la violencia y las manipulaciones ideológicas a nuestros hermanos"

Escrito por  Ago 22, 2017

En este vigésimo domingo del tiempo ordinario, Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de la Diócesis de El Alto, durante su homilía llamó a la reflexión sobre el respeto a la vida y que estamos llamados a discernir.

Tomó el ejemplo del asalto terrorista en Barcelona, el hecho de la aprobación de la ley que elimina la intangibilidad del parque TIPNIS. Pues Jesús nos llama a "rechazar todo lo que daña la dignidad de nuestros hermanos, la violencia, los atentados contra la vida, las manipulaciones ideológicas de los sencillos y pobres, superar la lógica de la confrontación como único camino para solucionar nuestros problemas".

Las lecturas de este domingo son "un llamado a la acción misionera, al diálogo, al compromiso fiel y constante por el Reino, a construir el “derecho y la justicia”.

A continuación la homilía completa de Mons. Eugenio Scarpellini:

XX domingo del tiempo ordinario.
“Tu fe te ha salvado”

La Palabra de Dios, como siempre, llega a nuestra vida y la interpela. Es una palabra encarnada y como tal es siempre nueva y siempre sorprendente. Al hacerse presente en la historia de cada uno, de nuestra sociedad y de los pueblos nos permite discernir las situaciones que estamos viviendo. “Es tarea de las comunidades cristianas discernir desde el Evangelio los desafíos sociales para transformar las nuevas realidades” (EG 108), nos dice el papa Francisco en la Evangelii Gaudium.
Hoy estamos llamados a discernir lo que hemos vivido en la semana. Nos acongoja, nos llena de dolor el brutal asalto terrorista en Barcelona. Desde un supuesto compromiso religioso se mata al hermano: toda religión se fundamente en el Dios de la vida, en el Dios que ha vencido la muerte, en el Dios capaz de dar su vida para que el hermano viva. Por eso condenamos categóricamente lo sucedido en Barcelona y todos los hechos de muerte que acontecen en nuestro mundo. También encomendamos a Dios la vida de los fallecidos y le pedimos que consuele sus familiares así como ayude la pronta recuperación de los heridos.
Estamos llamados a discernir el hecho de la aprobación de la ley que elimina la intangibilidad del parque TIPNIS: este parque, así como toda la naturaleza, es un don de Dios, es la casa común nuestra y de las generaciones futuras. “Practiquen la justicia y el derecho”, nos dice la primera lectura. La justicia y la paz se construyen con el diálogo, con el respeto, evitando toda clase de manipulación, mentira e imposición. Los proyectos, los problemas y sus soluciones se deben discernir desde el punto de vista de los pobres y excluidos. Los indígenas no pueden ser considerados objeto de un desarrollo impuesto; ellos son sujetos responsables de su vida, de su futuro y su desarrollo.
Así mismo hemos vivido una semana de conflictos que ha paralizado nuestra ciudad. El Papa Francisco nos orienta cuando nos dice “Siempre hay que ampliar la mirada para reconocer un bien mayor que nos beneficiará a todos. « ¡Felices los que trabajan por la paz!» (Mt 5,9)”. (EG 235). Si bien debemos atender y escuchar los requerimientos de un sector, tampoco podemos afectar y perjudicar a toda la comunidad.
Miremos al Evangelio. Una lectura superficial parecería no ofrecernos caminos de solución frente a tantos problemas. Una mujer extranjera le pide a Jesús que sane a su hija. Las respuestas de Jesús son duras: “no se da la comida de los hijos a los perritos”. Así llamaban los Israelitas a los extranjeros. No tenían derecho de participar del pueblo elegido, del pueblo de la alianza.
Surgen acá algunas preguntas: ¿quiénes tienen derechos hoy y quiénes no? ¿Quiénes se atribuyen derechos de decisión sobre otros?, ¿Hay quienes piensan que son dioses y lo pueden todo?
La insistencia de la mujer pone de relieve su fe en Jesús; ella sabe su primera misión era llegar a las ovejas perdidas de Israel. Pero como “pobre” siente que también ella pertenece al Pueblo de Dios y hace que Jesús se manifieste como el Mesías enviado a todos los pobres y necesitados para conducirlos a su casa de su Padre. No se puede encerrar el Pueblo de la Alianza dentro de límites geográficos, raciales y culturales. El final del diálogo de hecho manifiesta que la misión de Jesús es para todos, sin distinciones de raza o condición social: “Mujer, que grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas”. La fe profunda y grande de la mujer la coloca adentro del pueblo elegido de Israel aunque no lo sea por raza.
Esta visión es retomada por el Apóstol Pablo en la carta a los Gálatas, donde afirma que “ya no hay ni judío ni griego, ni esclavo ni libre, ni varón o mujer” (3,28).
También en la primera lectura Isaías anuncia la acción salvadora de Dios dirigidas a todos los hombres “A los extranjeros que me adoran, que respetan el derecho y la justicia, yo los traeré a mi monte santo y los haré dichosos en mi casa de oración” (Is. 56, 6-7)
El mensaje de las lecturas de hoy entonces abre horizontes de diálogo y de apertura universal. La salvación está destinada a todos los pueblos de la tierra, sin distinción o exclusión alguna, rechazando los fanatismos nacionalistas y étnicos, los privilegios económicos, sociales y políticos.
También en Israel, la comprensión de este mensaje ha sido lenta y gradual. Por medio de los profetas, Dios ha conducido a su pueblo en la comprensión que la condición de Pueblo de la Alianza no es un privilegio, sino una misión que llevar adelante hasta que todos los pueblos de la tierra sean un solo y gran pueblo de la salvación. Dios de hecho le encarga a Isaías (49,6): “Yo te haré luz de las naciones para que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra”.
En Cristo esto llegó a cumplimiento a través de cada gesto y palabra suya y de manera especial en la muerte y resurrección: en su vida encontró, perdonó y salvó a judíos, samaritanos, romanos, galileos y cananeos: a todos devolvió la alegría de sentirse amados por su Padre y la esperanza de la vida nueva.
Antes de volver a la casa del Padre, este ha sido el mandato de Jesús a los apóstoles, a la Iglesia naciente: “Vayan por todo el mundo y anuncien la buena nueva”. En el gesto de Jesús y en la fe de la Iglesia emerge claramente que la salvación no tiene confines de raza o cultura, sino pasa por la conciencia de cada persona, por su libertad y por su fe.
Es un mandato dirigido a cada uno de nosotros y a toda la Iglesia para que sea capaz de vencer la tentación de la autodefensa, del cómodo encerrarse en un estilo tranquilo y quieto; es un llamado a la acción misionera, al diálogo, al compromiso fiel y constante por el Reino, a construir el “derecho y la justicia” como nos dice Isaías, porque hay una “íntima conexión entre evangelización y promoción humana; la caridad es necesaria en toda acción evangelizadora” (EG 178). De manera especial la acción evangelizadora tiene que dirigirse a aquellos que el papa Francisco llama “los excluidos y desechados de hoy” promoviendo así “la inclusión social de los pobres” y “superando la cultura del descarte”.
El camino, el ejemplo de Jesús es hoy nuestra misión: rechazar todo lo que daña la dignidad de nuestros hermanos, la violencia, los atentados contra la vida, las manipulaciones ideológicas de los sencillos y pobres, superar la lógica de la confrontación como único camino para solucionar nuestros problemas; “…una paz que no surja del desarrollo integral de todos, tampoco tendrá futuro y siempre será semilla de nuevos conflictos y de variadas formas de violencia” (EG 219).
Al terminar la celebración de esta Eucaristía acojamos el mandato a ir en la paz del Señor y ser constructores de su paz con nuestra vida.

Información adicional

  • Fuente: Infodecom

Ultimas noticias - La Paz

pulacayo 

15 - Banner - Publicite Aqui

Banner Reflexion dominical ok

10 - Banner  - Anunciate Aqui

  06 - Infodecom - Diakonia

11   Infodecom   Religion Digital

banner papa francisco sitio web 2015

13 - Infodecom - Colobora sosteniendo Infodecom